Los fármacos que, estando autorizados, no deberían usarse por sus peligros

Prescrire es con probabilidad el mejor boletín sobre medicamentos del mundo. Es francés (tiene edición también en inglés) y no acepta dinero ni de industrias, ni de instituciones privadas, ni de organizaciones gubernamentales. Se mantiene sólo con las cuotas de sus socios, que suelen ser médicos generales. Acaba de publicar su lista de medicamentos que no han de utilizarse (aunque estén aprobados).

Dicha revista cada año publica una lista de medicamentos a no utilizar, aunque estén aprobados. Son medicamentos en que los daños no superan a los beneficios. Muchísimos fármacos muy utilizados (todos los del Alzheimer, las gliflozinas, la cimetidina por ejemplo) sería mejor no usarlos.

¿Qué medicinas mejor evitarlas? Pues por ejemplo la fenfluramina (marca Fintepla), una anfetamina que se receta para una forma grave de epilepsia infantil y que ofrece graves riesgos cardiovasculares.

Cuentan los franceses que allí se han retirado no hace mucho algunos fármacos aprobados en España. Como Duavive, para el tratamiento de los síntomas de la deficiencia de estrógenos en mujeres postmenopáusicas.

Un grupo de fármacos es particularmente sospechoso para Prescrire. Se trata de las gliflozinas (canagliflozina, dapagliflozina, empagliflozina, ertugliflozina). Están autorizados en diversas situaciones: diabetes tipo 1 o tipo 2, insuficiencia cardíaca o insuficiencia renal crónica.

El balance beneficio-riesgo de todas las gliflozinas es generalmente desfavorable para prevenir las complicaciones de la diabetes tipo 1 o tipo 2.

Son fármacos de marcas conocidas como Forxiga. Hace ya cinco años puyblicamos que este grupo de fármacos NO suponen avances terapéuticos importantes, producen reacciones adversas graves y no justifican su alto precio para la población y el sistema de salud.

Otro tratamiento señalado es el colirio de ciclosporina autorizado para los ojos secos, marca Ikervis. También usado en nuestro país cuando, como cuentan en la prestigiosa publicación, no ha demostrado eficacia clínica más allá de la de un placebo y expone a riesgos desproporcionados.

La cimetidina es un antihistamínico autorizado en diversos trastornos gastroesofágicos pero cuando se combinan con ella un buen número de fármacos aumentan los efectos adversos.

Ulipristal (marca Esmya), utilizado en fibromiomas uterinos (tumores benignos que afectan a la mitad de las mujeres de 50 años y se encuentran en el útero). Tiene un balance beneficio-riesgo desfavorable porque expone a las personas a un daño hepático grave, lo que a veces justifica el trasplante de hígado.

En marzo de 2020, se suspendió la autorización de comercialización europea de Esmya. Pero con posterioridad, ulipristal ha sido autorizado nuevamente, en particular comercializado en Bélgica, de ahí su regreso a la revisión de 2022 de medicamentos para ser excluidos que publica Prescrire.

Es interesante recordar que aacetato de ulipristal también es el principio activo del medicamento EllaOne, autorizado como anticonceptivo de emergencia.

No se han notificado casos de daño hepático grave relacionado con su uso, al menos hasta cuando publicamos sobre ello en marzo de 2020, pero desde hace años venimos advirtiendo que existen motivo más que de sobra para que estos anticonceptivos no se vendan sin receta.

La lista de la revista francesa es amplia, hasta 105 medicamentos peligrosos. Aconsejo que la veáis completa. Un ejemplo más es Yondelis, un medicamento de la farmacéutica española PharmaMar para tratar el cáncer.

Está haciendo de oro a los empresarios gallegos que lo promueven pero en los últimos años las autoridades sanitarias advierten que, entre otros graves efectos secundarios, puede haber uno mortal, el raro Síndrome de fuga capilar.

La Agencia de Medicamentos lo confirmó de nuevo en julio de 2018.

Si quieres realizar cualquier consulta legal sobre estos medicamentos puedes contactar con nuestro Bufete Almodóvar & Jara que estamos especializados en litigar por daños provocados por tratamientos médicos.

Un Comentario a “Los fármacos que, estando autorizados, no deberían usarse por sus peligros”
  1. Ruben Roa

    Justamente ayer los publiqué traducidos al castellano aqui: https://rubenroa.blogspot.com/2021/12/medicamentos-evitar-en-2022.html

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.