Como sabéis ya muchas de las personas que me seguís, una de las medidas que he tomado por la CENSURA a la que estoy sometido, sobre todo, desde la pandemia, ha sido crear mi propio canal de tv: migueljara.tv 

Es un canal privado SIN CENSURA en el que publico vídeos de entrevistas con personas interesantes o cuyo discurso no sale en medios de comunicación masivos, y análisis personales sobre lo que publico. Lo que vengo haciendo desde hace 23 que investigo la corrupción sanitaria, pero en formato audiovisual.

Para pagar el canal, los gastos de producción y seguir aportando con mi trabajo, una parte de los vídeos, los clasificados como Premium son de pago; hace falta suscribirse para verlos (son 6 euros al mes o 60 por un año).

En este vídeo titulado Traficantes de salud. Parte I, por ejemplo, hablo sobre la pandemia pasada y su relación con anteriores episodios como la gripe aviar o la gripe A, las vacunas Covid-19 y cómo han batido todos los récords de efectos secundarios, o la corrupción sanitaria y los intereses políticos y económicos en el ámbito de la salud.

Los vídeos pasan a estar en abierto, gratis, un tiempo después de publicarse, pues mi intención es que estas informaciones lleguen a la mayor parte posible de personas, como siempre. Por eso es muy importante que los difundáis en vuestras redes sociales.

También, huyendo de la CENSURA, he abierto un canal en Telegram, al que os aconsejo que os apuntéis. Cada vez que se publica un vídeo de migueljara.tv se difunde automáticamente en mi Telegram, al que le estoy dando más importancia que a otras plataformas.

El resto de mis redes siguen igualmente activas (ahí las tenéis todas) y las atiendo a diario.

Ya lo sabéis, si queréis apoyar mi periodismo de investigación y análisis, independiente y combativo, podéis ayudarme:

Suscripción a migueljara.tv

Y me habéis preguntado sobre cómo hacer donaciones. Para ello tengo mi cuenta segura en PayPal.
Gracias!☺️

Leer más...

En el sector farmasanitario se conocen como «transferencias de valor». Son lisa y llanamente los pagos que hacen las compañías a los médicos e instituciones sanitarias para atraer su interés, lo que redunda en mayor facturación, siempre en nombre de la ciencia.

Vaya, lo que vulgarmente es «comprar» la receta; conseguir que muchos médicos receten tus fármacos y que, por ejemplo, las sociedades llamadas pomposamente así mismas «científicas», recomienden de una u otra manera tus productos.

Y se trata de muuucho dinero. En concreto, Bayer gastó en 2021: 7.801.561,12 millones de euros, solo en España. El documento al que hemos accedido es el informe de transparencia de 2021 de Bayer Spain.

Captura de pantalla del informe de Bayer.

Se trata de un documento exhaustivo, de 66 páginas, donde la empresa especifica el nombre completo de todos los médicos y colaboraciones que lleva a cabo, sus datos personales, ciudad donde ejercen, las «Actividades formativas y reuniones científicoprofesionales» por las que cobran, la «Prestación de servicios», y por supuesto, las cantidades que han recibido.

A algunos, pobres, les han caído ese año, en plena pandemia, solo 10 euros, pero otros tuvieron con qué alegrar las penas epidémicas al cobrar 19.905,66 euros. No está mal esta «transferencia de valor», te sacas un sobresueldecito al cabo del año. ¡Qué suerte tuvo Antonio Alcaraz Asensio de Barcelona!

O como Jesús García-Foncillas López, de Madrid, que se llevó 32.074 euros. ¡Enhorabuena a nuestro ganador del año 2021!, esforzado médico dedicado a la investigación en oncología.

No a todos les ha beneficiado esta «lotería» por igual, pero los hay que se llevan, 2.000, 4.000, 8.000, 15.000 o 18.000 euros al año prestando unos «servicios» que desconocemos.

Eso por lo que respecta a las colaboraciones individuales. Luego están, como digo, las sociedades que se denominan científicas. La que se lleva la palma es la RIGHT CARE FOUNDATION con 799,272 euros, seguida de la FUNDACIÓN HUMANS con 734,400 y la SOCIEDAD ESPAÑOLA DE CARDIOLOGÍA con 328,061.04.

Con ese dinero se pueden hacer muchas cosas. ¿Para qué sirve todo esto? Pues por ejemplo tenemos el caso Essure (que llevamos en el Bufete Almodóvar & Jara), el anticonceptivo que Bayer introdujo en el mercado y que hubo de retirar hace unos años por los muchos y variados daños que causaba a las mujeres que se lo implantaron.

Para introducirlo Bayer contó con el apoyo y el marketing de la sociedades de ginecología y obstetricia, entre otras. Y en su informe de transparencia constan pagos a algunas de esas entidades.

Pero vaya, que sin haber hecho la suma concreta, lo que se ve es que Bayer está muy interesada en el cáncer. Y no es de extrañar sabiendo que es un «negocio» que crece cada año (a costa de nuestra salud). No es por malpensar, pero claro, es que Bayer es uno de los mayores vendedores mundiales de pesticidas y agrotóxicos… demostradamente cancerígenos.

Al hilo de todo esto, no dejéis de ver mi entrevista a Rafael Fernández, el Jefe de Lobby de Boheringer (fabricante de Nolotil) en mi canal migueljara.tv En ella, cuenta cómo esta compañía disponía de datos personales de médicos que entregaba a sus empleados para presuntamente presionar en las instituciones en su favor:

Y ya sabéis, si queréis apoyar mi periodismo de investigación y análisis e independiente, podéis ayudarme:

Suscripción a migueljara.tv

Para hacer donaciones tengo mi cuenta segura en PayPal.
Gracias!

Leer más...

Es algo que se conoce desde hace tiempo, y ahora vemos cómo la prestigiosa revista Prescrire lo recoge en su informe anual, el de 2024, de los fármacos que deberían estar retirados del mercado, su lista negra. ¿Qué sucede con la finasterida?

Hay medicamentos para combatir la calvicie que provocan graves problemas sexuales y neurológicos, además de depresión y riesgo de suicidio, y uno de ellos es la finasterida. Los «crecepelos» en píldoras que están poniendo en riesgo la salud pública.

¿Por qué este principio activo entre esos tratamientos a evitar por su relación beneficio/riesgo desfavorable, según la revista francesa especializada en farmacovigilancia? Pues porque entre sus riesgos están:

Problemas sexuales, depresión, ideación suicida, cáncer de mama».

Prescrire.

Esta publicación explica que la finasterida es «a veces una opción en la hiperplasia benigna de próstata, cuanto los bloqueantes alfa adrenérgicos no son suficientes para aliviar los síntomas urinarios, son inapropiados o provocan efectos adversos inaceptables«.

propecia
Foto de Brett Sayles.

Pero que a cambio, el hombre que tiene agrandada la próstata, por ejemplo, y toma este fármaco puede experimentar todos esos males, que no son pocos ni banales.

La marca más conocida del tratamiento es Propecia y sus genéricos se usan para el tratamiento de pérdida de cabello masculino (también conocida como alopecia androgenética) en varones de 18 a 41 años.

No hay que hacer un uso prolongado pero si se te cae el pelo puede que te lo receten de por vida, de hecho en el prospecto pone que se ha de tomar una píldora al día. Y, como casi siempre ocurre con los daños provocados por fármacos, por el uso prolongado es por donde vienen los problemas y daños.

Decía antes que todo esto era conocido desde hace tiempo, ya en 2016 publicanos el post titulado Propecia, las pastillas «crecepelos» que te pueden salir más caras que un peine.

Pero es que desde antes, desde 2011 al menos, ya se advertía de que el cáncer de próstata también puede estar causado por fármacos para el cáncer de próstata… como la finasterida.

Y es que Los medicamentos que contienen como principio activo finasterida dutasterida y que se comercializan bajo la marca de ProscarPropeciaAvodart Jalyn aumentan el riesgo de tener cáncer de próstata, según la Agencia estadounidense del medicamento.

Si tiene algún problema con este fármaco consulte con la Asociación de Afectados por Fármacos (ADAF)

Leer más...

La vacunación universal covid con productos que probablemente hayan sido los más mortíferos en la historia de la Medicina ha constituido el mayor escándalo de salud pública de la Historia.

Según el autor de ese texto:

Su implementación se basó en la exageración interesada de la mortalidad del covid, en la presión social, en la negación del poder de la inmunidad natural tras pasar la enfermedad y en el bombardeo de historias de terror, que hizo creer a la población que la enfermedad era mucho más peligrosa de lo que en realidad era.

Fernando del Pino Calvo-Sotelo.

Y es que se sabía desde el mismo 2020 que los posibles daños más graves se centraban en ancianos y personas con cuatro comorbilidades muy concretas. El propio Bill Gates afirmó con enorme cinismo:

Al principio no entendíamos que el covid tenía una letalidad bastante baja y que sobre todo afectaba a los ancianos, de modo similar a la gripe».

Bill Gates.

Al engaño sobre la peligrosidad real del virus -indica Del Pino- hay que añadir otro: nos dijeron que las “vacunas” evitaban el contagio y la transmisión y que detendrían la epidemia si alcanzábamos «inmunidad de rebaño» vacunal. Pero no fue verdad.

La realidad era que el covid tenía menor gravedad que la gripe en niños y era estadísticamente leve en jóvenes y adultos sanos hasta cierta edad, que la inmunidad natural otorgaba una protección muy superior a la vacunal y que las “vacunas” no impedían el contagio ni la transmisión.

Desde el punto de vista del paciente, no cumplían ninguno de los requisitos exigidos para toda vacuna: no eran necesarias (para la inmensa mayoría de la población) ni eficaces ni seguras. Pero acabarían convirtiéndose en el medicamento más lucrativo de la Historia.

A la muerte súbita de niños, jóvenes y adultos sanos (con un inexplicado exceso de mortalidad estadísticamente significativo), hay que sumar graves efectos isquémicos y cardiovasculares, como ictus, trombosis, embolia pulmonar, miocarditis y pericarditis, fibrilación atrial, angina de pecho y arritmias, efectos oculares, dermatológicos, inmunitarios y neurológicos, como mielitis transversa aguda, herpes zoster, desórdenes menstruales y una reducción de fertilidad masculina.

Algunos estudios incluso han identificado el mecanismo que explicaría la potencial relación causal directa entre las vacunas ARNm y enfermedades neurodegenerativas, miocarditis, trombocitopenia, parálisis de Bell, enfermedad hepática, alteración de la inmunidad adaptativa, daños en el ADN y cáncer.

Sus efectos adversos se han intentado silenciar, y pese a la tremenda censura en las plataformas globales de comunicación, la información ha corrido porque no se pueden poner puertas al campo.

Y eso hay quien no quiere que se repita. Desde la cumbre de Davos, pasando por el nuevo Tratado de pandemias que impulsa la Organización Mundial de la Salud (OMS), a las nuevas intenciones de Google (que ha anunciado que endurece sus condiciones para publicar sobre temas sanitarios), lo que viene es el intento del Poder establecido, del stablishment global, de censurar cualquier crítica.

En línea con todo esto, a mediados de febrero, la Asamblea Nacional de Francia examinó el “proyecto de ley destinado a reforzar la lucha contra las derivas sectarias”

Entre las disposiciones contenidas en el texto, una es particularmente controvertida: la creación de un nuevo delito que penaliza la provocación para abandonar la asistencia médica

Se trata de castigar el hecho de empujar a un paciente a no seguir el tratamiento prescrito por la medicina convencional u oficial, exponiéndolo así supuestamente a graves riesgos para su salud.

Esto conduciría a prohibir las críticas a la vacuna Covid, por ejemplo. Se amenaza con castigar a cualquiera que se atreva a cuestionar o criticar los tratamientos médicos oficialmente aprobados, incluidos los medicamentos y las vacunas. Es censura pura y dura.

La campaña de vacunación covid ha provocado tantos daños y se ha hecho de una manera tan autoritaria y torticera, que ha conseguido el efecto contrario, que se critiquen no solo las vacunas covid sino las vacunas en general.

Llevo mucho tiempo diciéndolo, los peores enemigos de las vacunas, los peores «antivacunas», son sus fabricantes y quienes les ayudan en sus campañas de marketing del miedo para colocarlas en la población, pese a las dudas sobre su necesidad, eficacia y seguridad.

El sistema está molesto y responde con censura institucionalizada.

Suscribiros a migueljara.tv mi canal privado SIN CENSURA

Leer más...

Nueva arremetida de miedo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ahora a cuento del dengue. La prensa comienza a publicarlo: La OMS alerta de que la mitad de la población mundial está en riesgo de padecer el dengue.

En 2023 Europa la OMS contabilizó 72 casos, cifra que supera con creces a los años anteriores, dicen, y el máximo responsable de Salud Veterinaria del organismo, indica:

Se puede convertir en breve en el mayor problema de salud pública».

Raman Velayudhan, Jefe de la Unidad de Salud Pública Veterinaria, Control de Vectores y Medio Ambiente de la OMS.

«La globalización, el calentamiento global y las inundaciones», comentan, han ayudado a crear un ambiente perfecto para que se asienten nuevos vectores.

Entre ellos, mosquitos como el de la foto, Aedes aegypti, que transmiten el dengue a las personas por medio de picaduras.

Y es de sentido común entender que con la subida de las temperaturas que experimenta todo el planeta Tierra, cada vez haya más ejemplares de estos insectos en Europa.

Por cierto, que las declaraciones del mandatario de la OMS las ha hecho en el Congreso Expocida Iberia 2024, que está dedicado a la «salud ambiental», léase matar bichos con fuertes productos químicos tóxicos.

Pues bien, entre sus patrocinadores están algunas de las mayores empresas fabricantes de sustancias que atentan contra la salud ambiental.

Menudo foro ha elegido un representante de la salud global para anunciarnos la que puede ser una de las próximas campañas de marketing del miedo, la del dengue. Esta seguramente vendrá acompañada de otra plaga, la del uso masivo de plaguicidas nocivos para la salud.

bayer
Bayer o BASF, en los Premios de «sanidad ambiental».

La foto tiene su historia, y es que Bayer y BASF que aparecen en ese «fotocall», son dos de las mayores empresas químicotóxicas del planeta (a las que persigue la herencia maldita del nazismo). Una vez llegada la ¿próxima pandemia de dengue?, lo que habrá que matar a mansalva será bichos malos, por nuestro bien, y eso es un buen negocio.

Y es que dicen que los vectores se asientan en España. Este verano, la OMS ya advertía que especies como el mosquito tigre o el mosquito japonés ya se habían asentado en nuestro país.

Eso aumenta las posibilidades de que se generen brotes de enfermedades como el dengue, el chikungunya, el zika o la fiebre del Nilo.

La situación, de momento, no es para alarmarse. Pero sí para estar atentos pues este es el escenario que nos espera para los próximos lustros.

El anuncio del responsable de la OMS en un foro tan destacado de la industria química no es casual. La OMS ha ido pudriéndose con el tiempo, traicionando sus principios fundacionales por los cuales su financiación habría de ser pública, como su interés.

¿Quién maneja hoy con su dinero la OMS, con qué intenciones? Eso es lo que nos explica en este vídeo de mi canal migueljara.tv el médico de familia e investigador social Silvano Baztán.

Se da la circunstancia de que una de la máximas financiadoras de la OMS es Hoffmann-La Roche, que ha tenido negocios junto a Bayer. Aquí tenéis la foto de la web de la OMS donde puede verse:

Empresas químicas y farmacéuticas (algunas fabricantes de vacunas como, por ejemplo, las dos primeras, Sanofi y GlaxoSmithKline) que tienen intereses en que el dengue (y otras muchas enfermedades infecciosas) llegue a ser epidemia, financian a la OMS. Ahí lo dejo, que cada cual saque sus conclusiones.

Suscripción a migueljara.tv
Mi cuenta segura en PayPal para donaciones

Leer más...

Los fármacos llamados «protectores de estómagos» por el marketing (los inhibidores de la bomba de protones -IBP-) como omeprazol, son de los más usados en España (y en muchos países). Existe sobremedicación con los mismos. Y, por supuesto, tienen sus peligros.

Hace poco se ha publicado un estudio realizado en los hospitales pues los IBP se encuentran entre los fármacos más utilizados en pacientes críticos. Y es que aunque se aplican temporalmente para la profilaxis de las úlceras por estrés, con frecuencia no se pone fin a su aplicación cuando la persona ha salido del centro sanitario.

Y, claro: Los posibles efectos adversos del tratamiento con IBP podrían afectar al enfermo en caso de seguir usándolos sin motivo.

Los investigadores han probado la hipótesis de que la continuación del tratamiento con IBP no indicado después del alta hospitalaria se asocia con una mayor morbilidad, tasa de rehospitalización y ¡mortalidad!

Para este trabajo, se examinaron datos de 591.207 pacientes y se identificaron 11.576 pacientes en UCI que recibieron terapia con IBP sin que fuera correcto pautárselo a la salida del hospital, tras su alta hospitalaria.

La muestra se estratificó en dos grupos:

1) Personas sin tratamiento adicional con IBP.

2) Enfermos que continuaron el tratamiento con IBP más allá de 8 semanas después del alta hospitalaria.

Y, ¿cuál fue el resultado? Pues que la proporción de pacientes que continuaron el tratamiento con IBP sin indicación justificable fue del 41,7%. Estas personas tenían un riesgo 27% mayor de neumonía y un riesgo 17% mayor de eventos cardiovasculares.

También hubo mucha más rehospitalización en ellos y un riesgo casi 20 % mayor de mortalidad a 2 años de su primera salida del hospital.

Quizá esté usted pensando que bueno, que esto solo ocurre en las personas que han sido tratadas con omeprazol en un hospital, pero lo cierto es que los daños de este medicamento están bien documentados en otras situaciones.

Uno de los efectos secundarios que puede provocar el omeprazol es hipomagnesemia (carencia de magnesio), se han dado casos graves cuando se ha usado durante al menos tres meses y en la mayoría de los casos tratados durante un año.

Se pueden presentar síntomas graves de hipomagnesemia como fatiga, delirio, convulsiones, mareos y arritmia ventricular que aparecen de forma insidiosa y pasan desapercibidos.

El tratamiento con IBP puede llevar a un ligero aumento del riesgo de infecciones gastrointestinales. Como en todos los tratamientos a largo plazo, especialmente cuando se sobrepasa un periodo de un año, se debe mantener a los pacientes bajo vigilancia regular. Aunque es infrecuente también se han dado casos de lupus eritematoso cutáneo por el consumo del fármaco.

También se dan reacciones adversas a modo de trastornos psiquiátricos. Son poco frecuentes los casos de insomnio, raras la agitación, confusión o depresión y muy raras la agresividad o alucinaciones. Raras pero se dan. Si tenéis que usarlo durante bastante tiempo, lo que está desaconsejado, leeros bien antes su ficha técnica.

Y hace unos años Fresenius Medical Care realizó un estudio en sus 40 centros en España, cuyos resultados muestran que el uso de inhibidores de la bomba de protones puede elevar el riesgo de mortalidad cardiovascular y por todas las causas en pacientes en hemodiálisis.

Cada vez más médicos se dan cuenta de los riesgos de estos medicamentos, ya que la mayoría de ellos funcionan reduciendo o incluso eliminando el ácido estomacal, que es esencial para la digestión.

Y por eso, muchos estudios han hecho hincapié en la importancia de seguir tratamientos basados​​ en productos naturales.

Destaca un estudio que incluyó a cerca de 5.000 personas con enfermedades por reflujo. Todos fueron tratados con un complejo de plantas medicinales, incluyendo Aloe vera, Malva sylvestrisAlthaea officinalisGlycyrrhiza glabra y Matricaria recutita.

Tomarlo redujo los síntomas en un 62%, mientras que el 73% de los afectados reportaron una mejora significativa en su calidad de vida.

Este sorprendente efecto se debe a las sustancias presentes en estas plantas que fortalecen la barrera natural del estómago aliviando los síntomas digestivos, pero sin afectar la secreción de ácido gástrico.

El riesgo de que el dolor de estómago se vuelva crónico aumenta con la edad. Por eso es importante apostar por un enfoque natural para el primer síntoma de reflujo, en lugar de recurrir a medicamentos peligrosos como el omeprazol.

Si tiene algún problema con este fármaco consulte con la Asociación de Afectados por Fármacos (ADAF)

Leer más...