Como sabéis ya muchas de las personas que me seguís, una de las medidas que he tomado por la CENSURA a la que estoy sometido, sobre todo, desde la pandemia, ha sido crear mi propio canal de tv: migueljara.tv 

Es un canal privado SIN CENSURA en el que publico vídeos de entrevistas con personas interesantes o cuyo discurso no sale en medios de comunicación masivos, y análisis personales sobre lo que publico. Lo que vengo haciendo desde hace 23 que investigo la corrupción sanitaria, pero en formato audiovisual.

Para pagar el canal, los gastos de producción y seguir aportando con mi trabajo, una parte de los vídeos, los clasificados como Premium son de pago; hace falta suscribirse para verlos (son 6 euros al mes o 60 por un año).

En este vídeo titulado Traficantes de salud. Parte I, por ejemplo, hablo sobre la pandemia pasada y su relación con anteriores episodios como la gripe aviar o la gripe A, las vacunas Covid-19 y cómo han batido todos los récords de efectos secundarios, o la corrupción sanitaria y los intereses políticos y económicos en el ámbito de la salud.

Los vídeos pasan a estar en abierto, gratis, un tiempo después de publicarse, pues mi intención es que estas informaciones lleguen a la mayor parte posible de personas, como siempre. Por eso es muy importante que los difundáis en vuestras redes sociales.

También, huyendo de la CENSURA, he abierto un canal en Telegram, al que os aconsejo que os apuntéis. Cada vez que se publica un vídeo de migueljara.tv se difunde automáticamente en mi Telegram, al que le estoy dando más importancia que a otras plataformas.

El resto de mis redes siguen igualmente activas (ahí las tenéis todas) y las atiendo a diario.

Ya lo sabéis, si queréis apoyar mi periodismo de investigación y análisis, independiente y combativo, podéis ayudarme:

Suscripción a migueljara.tv

Y me habéis preguntado sobre cómo hacer donaciones. Para ello tengo mi cuenta segura en PayPal.
Gracias!☺️

Leer más...

Agencia de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos, la conocida por sus siglas en inglés como FDA, reconoce ahora que violó su autoridad como institución de salud al decirle a la ciudadanía que dejara de tomar ivermectina, medicamento estudiado para la prevención y tratamiento de la Covid.

La ivermectina, un principio activo con mucha literatura científica detrás y que todo apunta a que podría ser un buen medicamento para tratar infecciones como las del coronavirus, pero que parece que no interesa. 

Un estudio realizado en la Clínica Universidad de Navarra ha encontrado que un la ivermectina tiene la capacidad de disminuir la carga viral y la duración de los síntomas en pacientes Covid-19. Ayuda a reducir la transmisión del virus. Pero ¿por qué está pasando desapercibido para la población?

La profesora y licenciada en Ciencias Físicas, Marga Mediavilla, me llamó la atención sobre el tema. Ella lo ha trabajado. Los resultados de este estudio que cito coinciden con 30 similares realizados en varios países y todos ellos encuentran que la ivermectina es eficaz, tanto para la prevención de la Covid-19 como para el tratamiento temprano y hospitalario, con mejoras en varios indicadores del orden del 75% o mayores en el caso del tratamiento temprano.

La ivermectina tiene el «defecto» de ser extraordinariamente barata, de no estar sometida al pago de patente y de poder fabricarse en muchos países del mundo, ya que es utilizada frecuentemente para el ganado. ¿Quizá por ello no fue la «solución» a la pandemia de Covid?

Ahora vemos lo que pasó con las mascarillas, la tremenda especulación y corrupción que rodearon sus compras. Y también hemos visto lo de las vacunas Covid, con su baja eficacia y los récords de notificaciones de muertes y graves daños que han provocado.

Foto: Cottonbro studio.

Quizá por ahí vayan los tiros, no era interesante para dar un pelotazo económico en plena pandemia. Y la FDA jugó sucio. Como cuenta la noticia de La Razón:

La FDA accedió a eliminar publicaciones de sitios web tras haber llegado a tuitear que el medicamento era para caballos y que la gente debía suspenderlo. El post más famoso, decía: «Tú no eres un caballo, no eres una vaca, habla en serio».

Durante la pandemia se especuló mucho con qué fármacos y tratamientos podrían ser buenos para la Covid. Existe un informe que ha publicado la FLCCC, organización creada en enero de 2020 por el Dr. Paul E. Marik, profesor de medicina y jefe del Departamento de Neumología en la Eastern Virginia Medical School, que reúne a un grupo de prestigiosos médicos e investigadores norteamericanos que han desarrollado algunos de los protocolos de tratamiento de la Covid‐19 más utilizados.

Dicho trabajo hace una revisión de los principales medicamentos utilizados contra la enfermedad, ahora que los estudios clínicos empiezan a mostrar claramente sus resultados. Concluye que tratamientos como la hidroxicloroquina, el remdesivir, el interferon y el suero de convalecientes, que en su día despertaron grandes esperanzas, han mostrado tener poca o ninguna eficacia.

En junio de 2021 comenzó a venderse la ivermectina en España. Fue incluido en el catálogo de prestaciones farmacéuticas.

El producto se vende en las farmacias con el nombre de Ivergalen 3 mg comprimidos EFG. La caja contiene cuatro pastillas y sus indicaciones de prospecto son para el tratamiento del Estrongiloidiasis digestiva, la filariasis y la sarna, entre otros (se trata de un potente antiparasitario). Ya no está en el catálogo de medicamentos extranjeros.

Algo se movía en el Ministerio de Sanidad, aunque todavía no estaba aprobado su uso para la Covid. Y la FDA no ha autorizado ni aprobado el uso de ivermectina para prevenir o tratar la enfermedad.

Leer más...

El sulfonato de perfluorooctano (PFOS) es un disruptor endocrino -sustancia que altera el sistema hormonal del organismo- que se puede ingerir a través de los alimentos que comemos.

Las personas más expuestas a este compuesto, que es aportado mayoritariamente por los pescados, mariscos y huevos, tienen más riesgo de desarrollar alteraciones en el metabolismo de la glucosa y por tanto de desarrollar una diabetes tipo 2.

Esta es la principal conclusión de una investigación liderada por la Unidad de Nutrición Humana de la Universitat Rovira i Virgili (URV) y del Instituto de Investigación Sanitaria Pere Virgili (IISPV), que forman parte del consorcio CIBERObn del Instituto de Salud Carlos III.

Los investigadores han estudiado cómo el consumo de PFOS afecta a los niveles de azúcar en sangre y la cantidad de grasa corporal en 4.600 adultos de 55 a 77 años que carecían de diabetes.

Los resultados pusieron de manifiesto que las personas que presentaban un mayor consumo de PFOS a través de la dieta al inicio del estudio tenían niveles más altos y, por tanto, peores, de glucosa en comparación con aquellos participantes que consumían menos.

También se observó una asociación positiva entre el consumo a través de la dieta de PFOS y el índice de masa corporal o la resistencia a la insulina -común en personas que tienen mayor riesgo de desarrollar una diabetes del adulto- después de un año de seguimiento.

La investigación también determinó cuáles fueron los principales grupos de alimentos que contribuían al consumo total de PFOS a través de la dieta: pescados y mariscos (62%), huevos (25%) y frutas y verduras (8%).

La elevada presencia de estos disruptores endocrinos en alimentos de origen animal podría explicarse, según el equipo investigador, debido a la afinidad por los lípidos que tienen estas sustancias químicas, algo que puede llevar a su acumulación y persistencia en la cadena alimentaria.

Su presencia en algunas frutas y verduras se debe a la contaminación generalizada del suelo y agua superficial, que hace que se puedan acumular los disruptores endocrinos en estos alimentos.

Foto: Valeria Boltneva.

Ante los resultados obtenidos, el equipo investigador resalta la importancia de examinar más estrechamente los posibles efectos que pueden tener los disruptores endocrinos en la salud pública.

También subrayan la necesidad de establecer regulaciones más estrictas para reducir la exposición a estas sustancias a través de la alimentación.

Hay que añadir que los efectos adversos para la salud de los PFOS no solo son la diabetes. También pueden provocar daños en el desarrollo del feto durante el embarazo, o en los bebés que son amamantados (por ejemplo, bajo peso al nacer, pubertad acelerada, variaciones esqueléticas). Y cáncer (por ejemplo, testicular y renal), efectos en el hígado (como daño a los tejidos), efectos inmunológicos y daños en la tiroides.

Una buena idea, desde luego, es consumir alimentos ecológicos certificados. Nos aseguramos así que no contienen este y otros contaminantes. Sobre todo en lo que se refiere a huevos y hortalizas.

El pescado, si es azul y de gran tamaño siempre contendrá más químicos tóxicos como el citado debido a que tiene más grasa. Por ello, es aconsejable, apostar por pescado pequeño y con menos grasa. Por ejemplo, sardinas o boquerones.

Leer más...

Los efectos adversos de las vacunas Covid están trayendo cola, como se esperaba. Las inoculaciones se realizaron con productos desarrollados a toda velocidad y han causado un número de daños y afectados que es casi imposible de saber.

Lo que sí conocemos es que en uno de los primeros procesos judiciales civiles contra la farmacéutica AstraZeneca en Alemania el demandante ha logrado que el Tribunal Regional Superior (OLG) de Bamberg, obligue a la empresa a revelar todos los datos sobre los casos de trombosis sufridos por personas que fueron vacunadas con su producto.

La información la publica el diario ABC, asegura que desde que comenzó la vacunación se han presentado 2.712 demandas de reconocimiento de daños por la inmunización y hasta la fecha se han tramitado más de 2.000 solicitudes y se han reconocido los daños en 140 casos.

La publicación de los datos de efectos secundarios puede inclinar la balanza en muchos de los casos pendientes e incluso propiciar la presentación de más demandas que pueden dar lugar a multimillonarias indemnizaciones.

En este caso concreto, el demandante exige 250.000 euros de indemnización, 17.200 euros por lucro cesante y hasta 600.000 euros por daños futuros.

Se trata de una mujer de 33 años de Hof, que sufrió una trombosis de las venas intestinales tras ser vacunada con la vacuna Vaxzevria, cayó en coma y aún hoy sufre las consecuencias.

Está demandando al fabricante AstraZeneca y ha conseguido que la compañía proporcione toda la información relativa al cuadro clínico de las trombosis asociadas a su vacuna.

Foto de Towfiqu Barbhuiya.

En principio, el Tribunal considera que la vacuna es capaz de provocar trombosis y AstraZeneca debe presentar una declaración exhaustiva. 

El caso es que cuando aparecieron en el mercado las vacunas Covid, también aparecieron sus daños. Y la de AstraZeneca fue la primera, con los conocidos trombos. Enseguida se intentó ocultar el asunto negando esa relación entre vacuna y trombosis.

Pero la realidad en estos casos es tozuda y como continuaron apareciendo casos, yo mismo publiqué algunos con resultado de muerte, finalmente se reconoció. Y la vacuna de AZ fue retirada del mercado (en julio de 2021).

Si tiene o conoce a alguien que padece por esta causa contacte con ADAF, la Asociación de Afectados por Fármacos.

Leer más...

Los fármacos para tratar el dolor son de los más consumidos en España. Por una parte está el Nolotil (metamizol), pero pese a que es el medicamento más recetado en nuestro país está en horas bajas por la investigación de sus mortales efectos adversos que está desarrollando la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

Y por otra, como alternativa a una posible retirada o incremento de las restricciones de Nolotil, está el paracetamol, que también tiene sus «cosillas».

Publica La Razón sobre los graves peligros para el corazón de este fármaco, incluso a dosis que hasta ahora se consideraban «seguras».

El paracetamol comenzó a comercializarse bajo el nombre de Tylenol, en 1955. Y hoy es el segundo o tercer tratamiento más empleado. Es uno de los analgésicos más populares del planeta. Según el citado periódico es el fármaco genérico más vendido del mundo.

Ahora un nuevo estudio realizado con un modelo de ratón ha descubierto que el paracetamol modifica las proteínas del tejido cardiaco cuando se utiliza regularmente a dosis moderadas, lo que puede alterar la función cardiaca.

Lo que se ha descubierto es que el consumo regular de paracetamol en concentraciones consideradas seguras (500 mg al día) altera numerosas vías de señalización del corazón.

Lo «sano» pues es tomar paracetamol a la dosis efectiva más baja y durante el menor tiempo posible. Pero bueno, eso hay que aplicarlo a TODOS los medicamentos realmente.

En el estudio a algunos roedores se les administró agua sola, mientras que a otros se les dio agua con una cantidad de paracetamol equivalente a 500 mg, la concentración que se encuentra en un comprimido normal.

A los siete días, los investigadores observaron cambios significativos en las proteínas del tejido cardiaco de los ratones a los que se administró paracetamol, en comparación con los que solo tomaron agua.

Y estas alteraciones estaban asociadas a vías bioquímicas responsables de muchas funciones, como la producción de energía, el uso de antioxidantes y la descomposición de proteínas dañadas: Más de 20 vías de señalización diferentes se veían afectadas por los cambios proteínicos.

Así sabemos que el máximo de la dosis normal (4 gramos al día en personas adultas) puede causar daños hepáticos importantes.

Así que ya lo sabéis: El consumo prolongado de dosis medias o altas de paracetamol podría causar problemas cardiacos.

Si tiene o conoce a alguien que padece por esta causa consulte con nosotros o contacte con ADAF, la Asociación de Afectados por Fármacos.

Leer más...

Cuenta la Asociación Vida Sana que España está incumpliendo sistemáticamente la normativa de contaminación del agua.

Digámoslo claro: El modelo agroindustrial está envenenando el agua. ¿Qué, cómo, de qué va esto? Os cuento.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha condenado hace poco a España por no poner en marcha las medidas necesarias para prevenir y revertir la contaminación del agua por nitratos que provocan la agricultura y la ganadería.

La Comisión Europea abrió este proceso contra nuestro país en noviembre de 2021. Tras numerosas llamadas de atención a España por no estar cumpliendo la Directiva de Nitratos, decidió llevar a nuestro país ante este tribunal.

Desde que se aprobó la Directiva de Nitratos, hace ya 30 años, los sucesivos gobiernos de España y demás autoridades competentes han permitido el incremento del uso de fertilizantes y la descontrolada intensificación de la ganadería.

Estas son las principales causas de esta contaminación por nitratos y están identificadas en el texto original de la Directiva:

Una de las grandes causas de la contaminación del agua por nitratos en España es la desmesurada cabaña ganadera en intensivo. No se reducirá esta contaminación si no se reduce la ganadería intensiva, es así de claro. La condena de hoy debe ser el empujón definitivo para pasar a la acción e ir a la raíz del problema: cambiar el modelo agroindustrial”.

Luis Ferreirim, responsable de Agricultura y Ganadería de Greenpeace.
Foto de Steve Johnson

Pero, ¿qué son los nitratos? Nitratos y nitritos son compuestos que forman parte del ciclo del nitrógeno. Éste es uno de los compuestos de la atmósfera y tras diferentes transformaciones también lo encontramos en los suelos, en la tierra y en el agua.

Y una vez en el aparato digestivo, tras beber agua, por ejemplo, o tomar alimentos contaminados, pueden reaccionar con aminas procedentes de alimentos proteicos, de origen animal y formar nitrosaminas que son las moléculas realmente peligrosas para el organismo.

Y cuidado porque las nitrosaminas tienen efectos carcinógenos probados.

La situación del agua en España es alarmante y la contaminación por nitratos es considerada ya, según el propio Gobierno español: Uno de los principales problemas en las masas de agua de España”.

Según los datos oficiales, casi la mitad de las masas de agua están contaminadas por nitratos, lo que provoca que cada vez más pueblos sufran cortes en el agua de consumo. Esta situación afecta muy en particular a las aguas subterráneas, las reservas estratégicas de agua para el presente y el futuro.

¿Cuál es la solución? Pues reducir el uso de fertilizantes sintéticos y fomentar una transición a un modelo basado en la agroecología. Y por cierto, España es el primer productor de la Unión Europea en agricultura y ganadería ecológicas. Algo tenemos ganado.

Leer más...