Francia confirma que la vacuna Covid de Astrazeneca puede provocar trombos tras otras dos muertes en pocos días

El culebrón de la vacuna para intentar prevenir la Covid desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford continúa y podría ser anecdótico si no fuera porque siguen habiendo notificaciones de muertes que pueden estar relacionadas con el producto. En Francia han «validado» dos en la última semana.

La Agencia Nacional de Seguridad de los Medicamentos (ANSM) de Francia ha difundido su sexto informe de farmacovigilancia de las vacunas Covid.

Están siguiéndose con especial atención los trastornos tromboembólicos que se notifican relacionados con la vacuna de AstraZeneca (aunque, por cierto, las de Moderna y Pfizer también los pueden causar).

El sexto informe de farmacovigilancia sobre reacciones adversas notificadas con la vacuna AstraZeneca cubre datos validados del 12 al 18 de marzo de 2021, es decir apenas seis días.

Cuentan desde la citada Agencia que se analizaron un total de 16 casos nuevos de trombos achacados a la vacuna durante el comité de seguimiento semanal de la ANSM, de un total de 29 casos desde el inicio de la vacunación.

La mayoría de los eventos tromboembólicos han ocurrido dentro de los 15 días posteriores a la vacunación en pacientes con factores de riesgo», explican.

Entre todos estos eventos adversos, se reportaron nueve casos de trombosis de las grandes venas, atípicas por su localización (principalmente cerebrales, pero también digestivas), que «pueden estar asociadas a trombocitopenia o trastornos de la coagulación, incluyendo dos muertes», indican las autoridades sanitarias galas.

Estos casos -siguen explicando- ocurrieron en una media de 8,5 días después de la vacunación en personas sin antecedentes específicos identificados hasta la fecha (siete pacientes menores de 55 años, dos pacientes mayores de 55 años).

La naturaleza muy atípica de estas trombosis, sus cuadros clínicos similares y el tiempo homogéneo de aparición, llevan al comité de seguimiento a confirmar la muy rara aparición de este riesgo trombótico en personas vacunadas con la vacuna AstraZeneca», cuentan.

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) ha convocado a un grupo de expertos para discutir el mecanismo de acción, cualquier factor de riesgo subyacente y cualquier dato adicional para explicar estas reacciones adversas tan graves. Desde el inicio de la inmunización con la vacuna AstraZeneca, los investigadores de la Agencia de Medicamentos de Francia han analizado 5.693 casos de efectos adversos.

La gran mayoría de estos se refieren a síndromes similares a los de la gripe, a menudo de alta intensidad (fiebre alta, dolores corporales, dolores de cabeza). Se han puesto más de 1.430.000 inyecciones a día 18 de marzo de 2021. Aún así, no se toman medidas de ningún tipo y la institución francesa recuerda que la EMA ha confirmado el balance beneficio-riesgo positivo de la vacunación con AstraZeneca en la prevención de Covid-19.

Claro que la Agencia Europea ha incluído los trombos en el prospecto de esta vacuna para «curarse en salud».

Y reconoce que el producto puede estar asociado con casos «muy raros» de coágulos de sangre asociados con trombocitopenia (niveles bajos de plaquetas en la sangre que son elementos en la sangre que ayudan a que se coagule).

Recordemos una vez más que aunque las autoridades sanitarias de todo el mundo se esfuerzan por explicar que los trombos se producen en muy contadas ocasiones tras la vacunación, la infranotificación de reacciones adversas a los medicamentos es tal que dependiendo de los países van del 2 al 20%.

Es decir, las agencias reguladoras de fármacos trabajan con datos mínimos con respecto a la realidad porque casi nadie se molesta en advertir a las autoridades de los daños que sufre tras una vacunación. Así, sólo vemos la punta del iceberg. Si en un país sólo se notifican el 10% de las reacciones adversas cabe esperar que en realidad haya un 90% de efectos secundarios sin advertirse, luego el problema podría no ser «muy raro».

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.