Prolia: El fármaco para los huesos que rompe huesos y que no debería usarse

El fármaco Prolia o Xgeva (cuyo principio activo es denosumab) sigue siendo medicamento que conlleva más daños que beneficios. La prestigiosa revista francesa Prescrire, lo ha vuelto a incluir en 2024 en la lista de medicamentos a no utilizar.

Así lo cuentan desde el blog Sano y salvo: Medicamentos a evitar para una atención más segura: la lista negra de Prescrire 2024.

Esta publicación es la más destacada del mundo en farmacovigilancia, en contar los daños que provocan muchos medicamentos que están en el mercado pese a su casi nula necesidad, su baja eficacia y múltiples efectos adversos.

Y resulta que actualizó, a finales de 2023, la lista de los tratamientos a evitar para ofrecer una asistencia de calidad y no causar daños desproporcionados a los pacientes.

En concreto, Prolia, se receta para la osteoporosis, la pérdida de materia ósea que a veces aparece con la edad. Pero precisamente sus daños están relacionados con lo que intenta «curar»: dolores de espalda, musculares y óseos, osteonecrosis, fracturas múltiples tras su interrupción, y también alteraciones inmunitarias, endocarditis y otras infecciones.

Así lo expone Prescrire que, además, explica que denosumab 120 mg está autorizado en varias situaciones, incluyendo pacientes con metástasis óseas de tumores sólidos.

Con este diagnóstico, el fármaco es solo una de las varias opciones disponibles, pero sus daños no superan claramente sus beneficios. 

Y es que, como hemos publicado en diferentes ocasiones, Prolia es un fármaco para los huesos que puede provocar roturas de huesos. El tratamiento da problemas hasta cuando se deja pues la retirada del medicamento produce un efecto rebote negativo.

Vaya que es un producto muy completito. Además, es que hay alternativas. Os dejo un enlace a una publicación de este blog donde explico algunas de las alternativas naturales al medicamento.

Si has sufrido daños contacta con nosotros para analizar tu caso.


Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.