Afectadas por Essure buscan donaciones para litigar

En unos días van a cumplirse ocho años de este post en mi blog: Erin Brockovich contra la farmacéutica Bayer por el anticonceptivo Essure. Fue, quién iba a decirlo, el pistoletazo de salida de una exitosa campaña de comunicación por parte del Bufete Almodóvar & Jara, para dar conocer los daños producidos en miles de mujeres por el anticonceptivo Essure, de Bayer.

Todo comenzó cuando detectamos este posible problema. Esa publicación fue la primera en el ámbito español -hasta entonces no se conocía nada del asunto- y pronto trajo consecuencias.

Cientos y luego miles de mujeres que no sabían qué les ocurría, que sufrían distintas dolencias, se informaron a  través de nosotros pues a ese post le han seguido decenas de publicaciones más y de apariciones en la prensa generalista.

Y fueron atando cabos. Leyendo o viendo los testimonios de otras mujeres en similares circunstancias llegaron a entender que ese maldito muellecito o espiral metálica que les pusieron en las trompas de Falopio les estaba dañando, consumiendo su salud.

Desde el Bufete ayudamos a crear la Asociación de Afectadas por Essure y luego aparecieron otras.

Entre todos conseguimos que Bayer retirase este producto defectuoso del mercado.

Durante todos estos años hemos emprendido numerosas acciones legales y administrativas para que se reconozca el daño producido en tantas mujeres y se les compense económicamente por ello.

Litigar no es barato, hay que echar muchas pero que muuuuchas horas de trabajo y hay gastos adyacentes como procuradores o peritos.

Para que pudiesen entrar en el proyecto todas las mujeres que necesitasen ayuda nos apretamos el cinturón desde el principio y por un precio simbólico, decenas de afectadas pueden contar con asistencia legal y Comunicación del caso.

Karina y Mary.

Desde el Bufete hemos adelantado mucho trabajo.

Por eso nos ha conmovido el caso de estas mujeres víctimas del Essure -que no están con nuestro despacho- que buscan donaciones para sufragar los gastos de su búsqueda de Justicia.

Se llaman Karina y Mary, de 49 y 43 años, que ss conocieron a través de redes sociales. Karina fue implantada en el año 2012 y comenzó su calvario, apareciéndole diferentes enfermedades y diferentes síntomas.

Mary fue implantada en 2011 y a los diez días ya acudió a Urgencias. Las dos tienen muchas cosas en común y sobre todo su lucha para que alguien se haga responsable de lo ocurrido. Por eso merece la pena que les ayudéis.

Y ¿qué ocurre con Bayer? Pues que a sabiendas que su producto puede ocasionar daños, sigue obligando a las mujeres a afrontar un litigio con todo lo que supone: rememorar sus daños, luchar contra una gran farmacéutica que niega todo de manera sistemática, que contrata a grandes despachos de abogados, que trata a las afectadas estadounindenses de manera distinta que a las españolas, etc.

Y que cuenta con la connivencia de la SEGO -la sociedad de médicos de ginecología- y de los servicios de salud de las comunidades autónomas y sus aseguradoras.

Como explica el abogado Francisco Almodóvar:

Las engañaron, ocultaron los daños, miraron para otro lado, las trataron como locas y ahora que se sabe, niegan y se defienden a tope en juzgados».

Bayer está provocando un daño moral importante, pues que el laboratorio y los servicios de salud no reconozcan el daño provocado por Essure, provoca que las consumidoras tengan que ir a los juzgados.

Ir a los juzgados requiere recursos y no todas los tienen. Bayer, sin embargo, se forra en la bolsa y le va bien la estrategia de negar, negar y obviar y desatender a las que fueron sus clientas o consumidoras finales.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.