Nuevos daños de las vacunas Covid: En la médula espinal y en la menstruación

Continúan apareciendo nuevas reacciones adversas de las vacunas para la Covid-19. La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) ha asociado los preparados de AstraZeneca y Janssen con la mielitis transversa, una afección causada por la inflamación de la médula espinal. También está documentándose que las vacunas Covid causan desajustes en el ciclo mestrual.

El comité de seguridad de la citada Agencia ha recomendado un cambio en la información del producto de Vaxcevria (la vacuna de AstraZeneca) y en la de Janssen para incluir una advertencia dirigida a profesionales de la salud y pacientes que reciban una de estas vacunas. Han de estar atentos a los posibles síntomas de mielitis transversa (MT) tras la vacunación.

Lo consideran como un

efecto secundario de frecuencia desconocida».

La EMA ha señalado que «hay una posibilidad razonable» de que haya una «relación causal» entre las dos vacunas y la mielitis transversa, aunque, como casi siempre hace, añade la coltetilla de que el

balance entre el beneficio y el riesgo de ambas sigue siendo positivo a la hora de evitar la Covid-19″.

La EMA explica que la mielitis transversa se produce por la inflamación de uno o ambos lados de la médula espinal y puede causar debilidad en los brazos o las piernas, síntomas sensoriales (como hormigueo, entumecimiento, dolor o pérdida de la sensación de dolor) o problemas con la función de la vejiga o el intestino.

También hemos conocido que, según la Agencia de Medicamentos, hay 1.809 casos de trombocitopenia notificados en todo el mundo. 1643 fueron después de la primera dosis y 166 tras la segunda.

Recordad que al poco tiempo de empezar a administrarse la vacuna de Astrazeneca se produjo el escándalo de los trombos. Las autoridades sanitarias tardaron en reconocerlo pero finalmente relacionaron estas vacunas (AZ y Janssen) con ese efecto secundario.

La EMA desaconseja en la actualidad una segunda dosis de AstraZeneca en personas que hayan experimentado trombocitopenia después de la primera vacunación. Acordáos también de lo que hemos comentado en diversas ocasiones sobre la infranotificación de daños por medicamentos; se estima que sólo se reportan entre un 2% y el 20% de las lesiones por fármacos, dependiendo de los países (en la mayor parte no llegan al 5%).

Las posibles reacciones adversas de las vacunas Covid han ido apareciendo con su aplicación masiva e indiscriminada. Otro de los efectos adversos de estos tratamientos del que se sospecha desde hace meses es la alteración del ciclo menstrual de las mujeres.

Se han realizado varios trabajos como el que enlazamos sobre estas línea, el Proyecto Eva de la Universidad de Granada. Uno de esos estudios, auspiciado por la Universidad de Extremadura, acaba de adelantar sus resultados preliminares.

De las algo más de 17.500 mujeres que respondieron la encuesta lanzada por varias investigadoras, la mitad –entre el 45 y el 50%– sufrió alteraciones de su ciclo como consecuencia de enfermar o de vacunarse contra el coronavirus.

Esta investigación española señala cambios en la duración de la regla, el patrón de sangrado o la sintomatología premenstrual, algo que no fue evaluado en los estudios clínicos de los fármacos contra el coronavirus.

Entre las vacunadas (también respondieron mujeres que pasaron la enfermedad y que todavía no se habían vacunado), un 46,8% reportó cambios en la duración del ciclo y un 44,5% registró cambios en el flujo menstrual después de recibir la primera dosis.

La prevalencia de esas dos alteraciones se eleva ligeramente con la segunda dosis.

El 25% de las vacunadas que refirieron estos cambios y que tenían una dosis inoculada manifestaron seguir experimentándolos; el 30,5% en el caso de las que tenían la pauta completa.

Todo esto debería incluirse como efecto secundario de estas vacunas. Las investigadoras animan a las mujeres a que notifiquen sus alteraciones a los sistemas de salud y farmacovigilancia.

Así que, como vemos, las vacunas siguen experimentándose, sus ensayos no han concluído ni lo harán en muchos meses, mientras las posibles reacciones adversas continúan surgiendo.

2 Comentarios a “Nuevos daños de las vacunas Covid: En la médula espinal y en la menstruación”
  1. Jose Ignacio

    Hola Miguel, muy interesante el artículo.

    Has visto el último estudio del CDC donde se confirma que la inmunidad natural protegió más que las vacunas en EEUU?

    https://www.abc.es/sociedad/abci-coronavirus-inmunidad-natural-protegio-mas-vacunas-durante-delta-eeuu-202201200942_noticia.html

    https://www.cdc.gov/mmwr/volumes/71/wr/mm7104e1.htm

    Ver para creer, un saludo.

  2. Cristina

    La infranotificación de efectos adversos de las vacunas no es exclusiva de este país, tampoco lo es la absoluta falta de transparencia al respecto. De hecho, en algunos países europeos ciudadanos corrientes decidieron crear plataformas para poder recabar datos de las personas que han sufrido efectos adversos, sea de la gravedad que sea. Existen diferencias importantes entre países, los Países Bajos con tan solo 17,4 millones de habitantes notificaron 184.763 mientras que España, con más del doble de habitantes, 47.5 millones de habitantes, sólo ha registrado 106.642 efectos adversos. Alemania es el país que más ha notificado hasta la fecha (noviembre de 2021)
    Por otra parte, los médicos, quizás por miedo o por no querer complicarse la vida, evitan relacionar los efectos adversos con la vacuna, salvo cuando son demasiado evidentes.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.