La represión de los NO vacunados y la inutilidad de los pasaportes de vacunación

¿Se puede ser provacunas (o estar, en general, a favor de la vacunación) y estar totalmente en contra de medidas coercitivas contra no vacunados? Claro que sí y cualquier persona que ame la libertad y se considere democrática debería estar en contra de la represión de quienes no acepten determinado tratamiento sanitario. Y más con tantas dudas como plantean las actuales vacunas Covid-19.

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, se ha vuelto a mostrar partidario de que se obligue a vacunar a todo el mundo

Por las buenas o por las malas, por lo civil o por lo militar«.

Se una así a la catarata represiva contra quienes han elegido libre y legalmente no vacunarse contra la Covid-19.

Comparte así frente antiNoVacunados con su homólogo el presidente gallego Alberto Núñez Feijóo, quien insiste en que «no tiene ningún sentido» que el pasaporte Covid, el certificado que acredita que una persona está vacunada con la pauta completa frente al coronavirus, solo sirva «cuando un español sale de España».

Galicia obliga a presentar bien este certificado u otros que acrediten haber dado negativo en las últimas horas o haber superado la enfermedad, para acceder al interior de la hostelería.

En Europa destaca por la agresividad de sus medidas Austria que aplica ya el confinamiento parcial para los no vacunados. Dichas personas sólo podrán salir de sus hogares para comprar productos esenciales, ir a trabajar o visitar a un médico.

Parto de la base de que siempre defenderé la libertad de quienes elijan vacunarse y por cualquier razón no les dejen o no puedan (los vacunados con tres dosis en los países ricos superan a la población con una en los más pobres).

Las vacunas en general y las del Covid-19 no son una excepción son una elección individual, NO son obligatorias, se ponen de manera voluntaria. Pese a que son voluntarias -así lo garantiza la Ley de autonomía del paciente, hay quienes no pierden la oportunidad para intentar hacer realidad sus sueños húmedos de una vacunación de la Covid obligatoria (lo hacen siempre que las circunstancias se lo ponen fácil).

Y esta vez la mentalidad reaccionaria está muy crecida auspiciada por el miedo que a diario generan los grandes medios de comunicación que en buena medida es lo que mueve a los políticos a tomar medidas impopulares.

En Bélgica, por ejemplo, en cada instalación y en cada bar donde entras te piden hoy el certificado de vacunación (nunca antes la Humanidad fue tratada en masa como ganado, literalmente además pues vacuna viene de vaca, ya que fueron descubiertas gracias a estos animales).

En España, como observamos, las comunidades autónomas quieren avanzar por ese camino. Según los expertos, es una medida fácil de aplicar pues bastaría con un Decreto ley del Gobierno que puede conseguirse en unas pocas semanas.

Pero ¿es totalmente efectiva la medida o directamente absurda y sólo se entiende desde el ansia del Poder por el control social?

Los vacunados pueden seguir contagiando.

Y se observa que estar rodeado de personas vacunadas hace que bajes la guardia por ejemplo usando menos la mascarilla.

Las vacunas Covid son las menos útiles de la historia (no obstante se hicieron a toda prisa). Estos productos apenas previenen la infección ni detienen la transmisión viral por lo que no existe justificación médica para hacerlas obligatorias.

reducen la gravedad de la enfermedad y la mortalidad, además de las hospitalizaciones. ¿Es motivo ello como para justificar la obligatoriedad? Nuestra legislación es clara, no se puede obligar a una persona sana a recibir un tratamiento médico que no desee.

Se apela entonces a la «solidaridad» de los vacunados con el resto de la población pero es falso. Las vacunas Covid no producen inmunidad de grupo. Para que las vacunas permitieran alcanzar la inmunidad de grupo deberían ser capaces de reducir significativamente la transmisión del virus.

Si esta premisa no se cumple, la vacunación termina siendo una opción individual, respetable, pero sin repercusiones sociales.

Y hay que tener algo muy importante en cuenta, que en conjunto el descenso de la inmunidad postvacunal es bastante rápido en la población.

Por ello, se insiste en la tercera dosis y como en unos meses se reduce de manera muy notable la inmunidad se dan cada vez más casos de vacunados que siguen infectándose, lo que hace más discriminatorio aún que sean reprimidos sólo los no vacunados: en meses un vacunado se convierte en un no vacunado si no vuelve a vacunarse. Una bucle vacunal que parece que no va a tener fin…

Escrito de otro modo, que un vacunado enseñe su pasaporte Covid NO quiere decir que no esté en ese momento infectado ni que no vaya a infectar a quienes le rodean. De ahí su inutilidad desde el punto de vista sanitario… otra cosa será el control social ya apuntado.

La urgencia por conseguir vacunar con estos productos a toda la población o la imposición de pases Covid para acceder a espacios públicos se conviertan en medidas absurdas e, incluso, contraproducentes, porque crean una falsa sensación de seguridad (los vacunados han de guardar las mismas medidas de seguridad que los que no han elegido «protegerse»).

Aún así, la autorización para la tercera dosis de la vacuna contra la Covid-19 sigue llegando a más capas de la población.

Hay un repunte de casos. Es la prueba de que estas vacunas no funcionan en una amplia capa de la población.

En torno al 30% de los ingresados hoy en las Unidades de Cuidados Intensivos, están vacunados, según comentaba ayer un médico en un espacio televisivo), Pedro Sánchez ha anunciado que los mayores de 60 años y el personal sanitario serán vacunados de nuevo.

¿Se entiende lo del bucle vacunal? Esto, como comenta Juanlu Sánchez, analista de elDiario.es:

Es un salto cualitativo, ya que hasta ahora la tercera vacuna estaba limitada a personas especialmente vulnerables y mayores de 70 años».

Esta escalada represiva contra no vacunados nos lleva de nuevo a otro capítulo de desigualdad insoportable.

35 Comentarios a “La represión de los NO vacunados y la inutilidad de los pasaportes de vacunación”
  1. Jacob

    Hola, lo primero muchísimas gracias Miguel por tu planteamiento y amplitud al tratar este tema tan controvertido, sobre el que tanta confusión se está vertiendo.

    Tu punto de vista, al menos el que planteas en artículos como este, me parece sensato, racional y extremadamente necesario y oportuno.

    Queria exponer algo para algunas de las personas que han comentado antes que yo y para quien tenga a bien leerlo y aprovecharlo:

    Obviamente, si a mi alguien me dice que dos más dos son tres y le creo sin pararme a reflexionar amplia y detenidamente sobre ello… y cuando entro en conversación o discusión con otras personas sobre cuánto suman dos más dos, simplemente me dedico a repetir aquello que me han dicho y que no he verificado y lo que es peor, tengo gran dificultad en verificar… Simplemente estaré repitiendo algo que de hecho no conozco, tomando una creencia o teoría como si fuera un hecho observable o conocido directamente por mi, como si fuera la verdad.

    Como dijo Pla: «Es mucho más difícil describir que opinar. Infinitamente más. En vista de lo cual, todo el mundo opina.»

    Y esto que describo, es exactamente lo que están haciendo todos aquellos que dan datos y porcentajes de efectividad de las vacunas, de las hospitalizaciones de vacunados y no vacunados y demás casuística sobre este tan complicado asunto.

    Todos, desde los políticos y supuestos expertos, hasta el taxista o camarero del bar de desayunos.

    Es imposible saber la verdad de lo que está sucediendo… Y eso es lo más trágico de todo esto.

    Ahora… ¿Por qué o en base a qué, se puede, y debe, confiar en las mismas empresas , lobbys, industrias y grupúsculos político-economicos que producen armas y tóxicos para otras industrias secundarias como son la agricultura, farmacia y veterinaria?

    ¿Y en base a que, se puede confiar en la palabra de politicos, científicos gubernamentales y gerifaltes de todo tipo, cuando dicen que se preocupan por la salud de los ciudadanos, cuando estos mismos supuestos «lideres» inician guerras, bombardean indiscriminadamente, permiten la crueldad y el abuso según les convenga geopolíticamente aquí y allá y permiten la miseria y la corrupción fuera y dentro de sus Países?

    ¿Es que acaso vamos a ser tan «almas de cantaro» como para obviar que existen pública y privadamente descarados intereses personales, industriales, gubernamentales que estan totalmente intrincados en este asunto de las vacunas e industrias farmacéuticas?

    ¿Y vamos a creer candidamente que estos intereses no influyen y condicionan el orden de las cosas?

    Por favor, es necesario seriedad y amplitud para siquiera empezar a abarcar este endiablado asunto de la vacunación.

    Por tanto… No es cuestión de vacunas si o vacunas no… sino de si verdaderamente es posible confiar, en las intenciones y «buen hacer» , de gobiernos y entramados socio- económicos, medios de comunicación, ciencia e industria químico-farmaceútica, que se mueve por intereses económicos y qué son controlados por los mismos que inician guerras y desastres por todo el planeta, según le convenga a sus agendas, bolsillos e ignorantes intereses personales.

    No es cuestión por tanto, de ciencia si o ciencia no… Si no de si existen verdaderamente científicos libres de ambición personal e ignorancia y que no dependan o sean controlados por los mismos que, según les conviene, producen desorden y daño o hablan de salvar el planeta o al ser humano que ellos mismos destruyen.

    Actualmente veo que la vacunación nada tiene que ver con una acción de verdadera prevención… Sino que los hechos son que la inmensa mayoría de la población se vacuna por miedo, que no es lo mismo que atender y valorar los peligros y riesgos, y para abandonar la poca prevención que tenian.

    No hay ni ha habido verdaderamente prevención ni prudencia en ningún momento de la pandemia.

    Ni se ha actuado con prevision y prevención al inicio, ni con inteligencia y amplitud durante la pandemia, ni con racionalidad en el momento de buscar soluciones, ni al introducir la vacunación como única solución posible.

    Obviamente, esto no es nuevo ni se ha dado de repente con la llegada del coronavirus… Esta falta de prudencia, previsión y prevención, es el proceder común de los gobiernos, sanidad establecida y población en general.

    Es posible ser una persona sedentaria, alcohólica, con problemas de drogadicción, mala alimentación, obesidad, diabetes, complicaciones cardiovasculares y desestructuración familiar y personal… Pero sin embargo si se vacuna, ya está siendo cuerdo y prudente… Espero se entienda el ejemplo.

    Volviendo a lo de antes…

    Es Posible confiar en un gobierno como el de EEUU o el de Rusia o China? O el de cualquier país de la ideología que sea? Obviamente hay grados… pero esa es la cuestión lejos de conspiranoias… La realidad veraz es mucho más difícil de digerir que cualquier conspiración o extravagante teoría. No hay conspiración que supere los hechos.

    Y que quede claro que para nada soy negacionista o antivacunas como he dejado claro antes… Considero que lo que falta son verdaderos científicos, verdaderos lideres, verdadera industria racional y verdaderas soluciones… y porque no, una verdadera población madura, ilustrada y racional que viva en el preveer y prevenir en vez de en el continuo tener que llegar tarde a tener que «curar».

    Dicen que «la verdadera vacuna es otra forma de vivir.»… Estoy completamente deacuerdo con esta afirmación.

    La verdadera vacuna, sea la situación la que sea, es la prevención y después sino hay mas remedio, se puede pasar a tener que curar con inteligente medicina y proceder… Pero la verdadera medicina es la preventiva, el higienismo, lo demás es llegar tarde y mal… Y el negocio de la vacunación además de ser eso, un goloso y lucrativo negocio, nace actualmente de la fragmentación, ignorancia y cortoplacismo de la ciencia establecida.

    Y este es ante todo, la mayor tragedia a la que asistimos… Que todo esté fragmentado, separado, divido.

    La nutrición, el ejercicio, el estilo de vida, la salud, la forma en que habitamos este mundo, nuestra forma de relacionarnos con lo que en nosotros sucede y con lo que sucede en los demás… Todo esto forma parte de un todo indivisible, de un solo movimiento y orden… y sin esta visión no dividida, el desorden y la tragedia están servidas no solo por malas intenciones, sino también por la ignorancia de los supuestamente bien intencionados.

    Gracias de nuevo por este espacio Miguel y mucha suerte con tu labor y proyectos.

    Un saludo.

    • Maribel

      Jacob, gracias por compartir tus reflexiones aquí, estoy completamente de acuerdo contigo, creo que hablando de la Covid-19 nos estamos olvidando completamente de hablar de la Salud, con mayúscula, el mantenerse sanos, no la salud entendida como aquello que tomamos o cortamos cuando el problema ya ha llegado.

      • Jacob

        Efectivamente Maribel, en estos dos últimos años sigue pasando lo mismo que en los milenios anteriores… Falta de amplitud, confundir los síntomas o consecuencias con la causa y llegar tarde y mal tratando de curar, cuando lo útil siempre es y será la prevención y atención al vivir cotidiano.

        La fragmentación rige, no solo en la salud, sino en todos los aspectos de la vida y se impone por tanto la limitación y la Ignorancia. Esa es la tragedia que no está siendo atendida, no solo en la sociedad sino en cada ser humano que la forman.

        La sociedad es una consecuencia del estado de los seres humanos que se relacionan… Y la única revolución posible por tanto, es la que en cada «uno» se dé.

        Queremos una sociedad justa y clara, formada por personas egocentricas y confundidas… Grave error este.

        Suerte y un saludo.

  2. Mar

    Parece que las mentes que por formación deberían ser las más lúcidas, son incapaces de ver más allá de sus narices, ya varios políticos lo han reconocido, no es un tema médico es de control y así como es fácil acabar en una dictadura, salir de ella es difícil y cuesta sangre. Cientos de años para reconocer Derechos Fundamentales y ahora 4 niñatos en nombre de su “ciencia” los regalan? https://twitter.com/farmaceuticoac1/status/1410106243671334912?s=21

  3. José Manuel

    Javier, si tú, como dices, estás vacunado, te considerarás inmunizado, entonces ¿Qué miedo tienes a encontrarte el virus cara a cara?. Por otro lado, serán los no vacunados los que sufrirían las consecuencias y no tú. O es que no tienes confianza en la vacuna?

    • Alem

      Que no inmuniza la vacuna leches . Cuantas veces hay que decirlo . No te as leído nada de nada .

  4. José Manuel Rodríguez

    Hola Miguel, hace tiempo que no entro en tu blog, pero veo que sigues la misma línea que yo conocí, con rigor y respeto a cualquier pensamiento. Felicidades.
    He leído los anteriores comentarios y veo que la discusión está en marcha y, desgraciadamente no acabará nunca, porque ni siquiera entre los profesionales de la medicina se ponen de acuerdo aunque muchos no se atrevan a manifestarse públicamente por miedo a ser señalados con el dedo. Esto, de por sí ya es muy grave.
    Si pegamos un pequeño repaso de lo importante (para mi):
    1. Todos sabemos que las vacunas covi se desarrollaron en un año, cuando en realidad, por protocolo, se necesitan unos cuantos años para un producto como este salga al mercado. Primera conclusión, la están probando directamente con nosotros.
    2. Luego, varias farmacéuticas informan que ya tienen desarrollada la vacuna y una dice que la eficacia de la suya es de un 90% (no recuerdo el número exacto), luego sale otra con un 92% y entonces de forma inmediata la primera dice que la suya tiene un 93%. Esto denota un mercadeo entre las propias farmacéuticas que en nada ayudó a la confianza de los ciudadanos.
    3. Se habló desde el principio de que la inmunidad de grupo se conseguiría con un 70% aprox de vacunados, cuando en la realidad la inmunidad de grupo no existe, dicho por especialistas en la materia, pero se sigue insistiendo. Otro punto que indica que nos mienten descaradamente. Aún hoy, se habla de la inmunidad de grupo cuando se sabe con certeza que un vacunado puede contagiar con la misma carga viral que un no vacunado. De juzgado de guardia.
    4. Se vacuna a todos los ancianos de las residencias y ya se dice que están inmunizados pero resulta que a los 2 meses surgen de nuevo los brotes y casos graves, luego nos justifican que los anticuerpos duran unos pocos meses. De película de terror.
    5. Cuando un vacunado acaba en la UCI o se muere, se dice que «es que tenía patologías previas». Pero bueno, eso está en el historial, no se puede decir que no se sabía. Vale, que no hay tiempo para ello, pero podía preguntársele en el momento de vacunarle o informar públicamente a través de los medios de vacunación los que no se pueden vacunar por ese motivo. Pero no interesa, lo que interesa es vender las vacunas prioritariamente sobre los derechos de los ciudadanos. Siempre hay una justificación para disculpar a la vacuna.
    6. Sin embargo cuando el que se muere o ingresa en la UCI es un no vacunado, ahí si, se saca toda la artillería para menospreciar y meter el miedo a los no vacunados. Aquí, en ningún caso se dice que tenía patologías previas. Patético.
    7. Si hablamos de los medios de comunicación más importantes, todos podemos ver que la campaña de hostigamiento sutil hacia los no vacunados es extremadamente fiera, no permiten el menor resquicio a la duda. Señor mío, no hay ninguna cosa en el mundo que ofrezca la verdad absoluta, por tanto, en mi opinión, estamos entrando en una dinámica absolutista.
    8. En las últimas semanas se decía que la mayoría de los ingresados eran no vacunados, y yo me preguntaba, porqué no dan los datos concretos, porque no es lo mismo que los vacunados ingresados fuesen un 51% que un 99%. Pues bien, en los últimos días se dice que el 70% de los ingresados son no vacunados. Suponiendo que esa cifra sea cierta, pregunto ¿porqué no dicen que el 30% de los vacunados, mal llamados inmunizados, están en la UCI? Y ahora lanzo otra pregunta, ¿Dónde está ese noventa y pico de eficacia de las vacunas?. Esto da mucho que pensar, y casi me atrevería a decir que esos % en la UCI no son extremadamente rigurosos.
    9. Otro dato falto de rigor es cuando se nos dice que los vacunados están inmunizados. La RAE, define la palabra inmunizar como «Hacer inmune a una persona, un animal o una planta contra una enfermedad o un daño». Claramente se nos miente y nos mantienen cautivos».
    10. Al hilo de lo anterior, ¿Cómo se puede decir que los no vacunados ponen en riesgo a los vacunados? En qué quedamos, los vacunados están inmunizados o no?. Inaudito.
    11. Estoy seguro de que la vacuna algo hará, pero lo que dicen, no.
    12. Ahora mismo, parece ser que somos el ejemplo a seguir en Europa, porque parece ser que en Austria, Alemania, Reino Unido, ….. se están incrementando considerablemente los casos en comparación con nuestro pais, pero yo, dentro de mi ignorancia (no soy médico) me pregunto ¿no será que en la Europa septentrional ya está el invierno más adelantado que en España? Esperemos a Navidad o a Enero haber que pasa y así podremos comparar.
    13. En definitiva, a mí la vacuna que no me falla es la mascarilla y esa, entiendo que no tiene daños adversos.
    Buenas noches.

    • Javier Peteiro Cartelle

      Sólo una puntualización al texto de D. José Manuel Rodríguez.
      Las vacunas Covid se desarrollaron, efectivamente en un tiempo corto, del orden de un año. Pero esa es una verdad parcial. Hubo mucho trabajo científico previo, de años, sobre el uso de mRNA para el desarrollo de vacunas. https://www.nature.com/articles/nrd4278
      Pocos años antes de la aparición de este virus, se investigaba en el uso del mRNA vectorizado en estructuras nanolipídicas para su uso como vacuna frente al plasmodium, el VIH y la gripe; también como posible herramienta antitumoral (por mecanismo inmunológico).
      Las vacunas DNA también son un tanto antiguas
      La rapidez se dio en los ensayos clínicos y, muy especialmente, en el proceso de industrialización favorecido por el desarrollo técnico.
      Por supuesto, sería deseable contar con abundancia de datos basados en ensayos clínicos (hay que agradecer a los participantes en ellos y, en general, en cualquier ensayo clínico). El virus nos ha situado en una elección: la de incluirnos entre la opción de una vacuna sobre la que aún hay lagunas epistémicas (% eficacia en distintos puntos finales, efectos secundarios, etc.) o descartarla y quedar a merced del virus, contando sólo con medidas de distancia y barrera como protección. Es decir, lo miremos como lo miremos, somos sujetos experimentales (de la industria o de la naturaleza), al menos de momento.
      Esa elección tiene obvias consecuencias colectivas.
      Un saludo

  5. Ruben

    Que las vacunas son efectivas, ni duda: https://rubenroa.blogspot.com/2021/10/efectividad-de-las-vacunas-en-esta.html
    Que se puede contagiar, que claro, pero eso no significan que no funcionan.
    Aqui: https://rubenroa.blogspot.com/2021/11/las-vacunas-disminuyen-el-contagio.html
    y aqui: https://rubenroa.blogspot.com/2021/10/covid-en-vacunados.html
    Que hay autoritarismo claro, que hay violencia, y desde los dos lados, pero es cierto que los gobiernos son poco creativos, ya que toda la evidencia está diciendo que una de las causas de la reticencia vacunal reside en una ruptura social con quienes gobiernan y también con el sistema de salud. Por eso no funciona el solo dar datos. La gente busca relatos. Los datos solo sirven a los que ya estan convencidos.

  6. Alicia

    Completamente de acuerdo con tu artículo. Para todos estos defensores del pasaporte, se me ocurre que también se podrían sacar de la manga unos cuantos pasaportes más para combatir SIDA, GRIPE, TUBERCULOSIS, TABAQUISMO, PIOJOS, LOMBRICES… . Y puestos a recortar Derechos y Libertades pues oye también un pasaporte para los que NO DEFRAUDAN a HACIENDA, o uno de CIUDADANO EJEMPLAR. Muy moderado y correcto como siempre Miguel.
    Un saludo

  7. Javier Peteiro Cartelle

    Miguel,
    Creo que ayer no introduje adecuadamente mi comentario, ya que no lo he visto (quizá por largo).
    La libertad de no vacunarse colisiona con el riesgo que eso supone para los demás (vacunados y no vacunados), no sólo para uno mismo.
    En este post dices muchas cosas que son verdad (como la falsa sensación de seguridad, que las vacunas no sean precisamente perfectas, etc.), pero no toda la verdad, porque ocurre que las vacunas son eficaces, aunque no eviten transimisiones y supongan para muchos una negativa sensación de seguridad, que les «permite» incurrir en comportamientos de riesgo.
    Deploro que entradas como ésta y la postura de médicos que citas por algún lado parezcan defender una posición que roza el negacionismo con respecto a la vacuna contra este coronavirus.

    Cordialmente
    Javier

    • Miguel Jara

      Bueno, yo dejo claro que estas vacunas son válidas para lo que lo son, reducir la gravedad de la enfermedad, la mortalidad y las hospitalizaciones. No soy negacionista porque reconozco la cara A de estos productos experimentales pero incido en la cara B, en primer lugar porque parece que casi nadie lo hace y en segundo porque hay que contar todo y no vender las vacunas como «la solución».

      Además, tú conoces mejor que nadie qué es el cientifismo y estamos ante un claro ejemplo.

      Yo antepongo la libertad individual a las imposiciones de gobiernos y farmacéuticas que mediante el marketing del miedo y el chantaje emocional con el tema de la inmunidad de rebaño, que con estas vacunas no se produce, intentan criminalziar a quien legal, informada y libremente deicda no vacunarse.

      Es un juego peligroso acusar a alguien de no cuidar lo suficiente su salud o de ser «suicida», ten en cuanta que también existen fumadores, alcohólicos, drogadictos, etc.

      Por no citar la falta de seguridad de estas vacunas, experimentadas a toda velocidad. Cada cual corre el riesgo que quiere.

      Estoy convencido que con políticas más abiertas, transparentes y con mejores vacunas (no producidas por empresas tan sospechosas) se conseguiría convencer para la vacunación a más personas. Demasiadas dudas.

      • Javier Peteiro Cartelle

        Miguel,
        La relación inversamente proporcional entre tasa de vacunación y efectos nocivos del virus es obvia y tienes acceso, como todos, a fuentes adecuadas para constatarlo.
        Todas las vacunas usadas contra la Covid son adecuadas. Las vacunas basadas en mRNA suponen un punto de inflexión que nos mejorará la vida y no me refiero sólo a esta pandemia. Y eso no es cientificismo, es ciencia.
        Y sí, las farmacéuticas hacen su agosto, pero más lo llevan haciendo las diagnósticas.
        No eres negacionista, pero lo pareces. Sólo tenemos dos opciones a estas alturas, vacunar o no. La libertad de cada cual tropieza en este caso con la salud de los demás.
        No confundas cientificismo con ciencia y, lo que sería peor, pseudociencia.
        Cordialmente
        Javier

        • Jordi

          Increases in COVID-19 are unrelated to levels of vaccination across 68 countries and 2947 counties in the United States

          https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC8481107/

        • Jacob

          Hola… Parece que usted habla desde una visión condicionada y limitada de la situación.

          La vacunación, además de toda la controversia que tiene encima y que como todo fármaco actual, está repleto de consecuencias negativas y efectos secundarios… jamas puede ser una obligación social ni una imposición estatal.

          ¿Cuántas veces en la historia el estado y la sociedad han estado equivocadas en sus lógicas y decisiones?

          Por mucho miedo en que usted viva, jamas la obligación será la solución a nada … Cuando usted impone una idea por la fuerza, lo que impone es la fuerza no la idea… tengalo bien presente.

          Lo necesario es racionalidad e inteligencia, de lo cual está sociedad y los que la forman carecen en demasía.

          Mas allá de la alopatía, la medicina tradicional, oficial o establecida y de las medicinas mal llamadas alternativas… Existe todo un mundo, hoy totalmente desconocido para usted por lo que se intuye en sus palabras, donde la prevención y racionalidad son la base de un funcionamiento cuerdo donde prima que el «terreno no sea el hábitat idonea para el desarrollo de lo que pueda venir.»

          Y a partir de aquí, si fuera necesario alguna medicación, sera usada con amplitud y atención.

          Muy lejos está esto que le expongo de la imagen que usted trata de vender de quienes no optan por la vacunación como la correcta, unica o primera solución.

          Obviamente no todos lo que no se vacunan actuan racionalmente, pero obviamente también la mayoría de los que se vacunan tampoco lo hacen.

          Le aseguro que un cuerpo sano sin vacunar con un comportamiento racional, previsor y cívico, es mucho menos peligroso para el resto de la sociedad que un cuerpo enfermo, lleno de malos hábitos y con un comportamiento imprudente, vacunado… y esto último es lo común por desgracia.

          Por favor, reflexione e ilustrese, porque parece que hay un interes en devolvernos a una época oscura y oficialista donde «la verdad de la autoridad pueda siempre más que la autoridad de la verdad.»

          Insisto, favorezcamos un debate esclarecedor con verdadero escepticismo y amplitud de miras.

          Gracias por su atención.

          Un saludo.

          • Javier Peteiro Cartelle

            Estimado D. Jacobo, cuyos apellidos no muestra, contrariamente a lo que yo hago.
            Concluye su comentario relacionado conmigo instándome a “un debate esclarecedor con verdadero escepticismo y amplitud de miras”. Nada parece más sensato. Ahora bien, es difícil establecerlo por mi parte cuando Vd se refiere a mi visión “ condicionada y limitada de la situación”, al “mucho miedo” en que yo “viva”. A que impongo “una idea por la fuerza, lo que impone es la fuerza no la idea”, diciéndome “tengalo bien presente”.
            Indica que “Lo necesario es racionalidad e inteligencia”, pareciendo así suponer que yo carezco de tales virtudes.
            Antes de instar al debate me sugiere que “reflexione” y me “ilustre”.
            Semejante visión peyorativa y gratuita de un servidor contrasta de modo extraordinario con su instancia a un debate.
            Deploro que un comentario tan despectivo hacia mi persona por parte de Vd. (anónimo para mí) no haya sido moderado por D. Miguel Jara.

        • Jacob

          Javier, lo primero: ¿por qué responde usted solamente a mi comentario de esta forma, cuando varios otros comentarios le señalan a usted directamente la gravedad de sus palabras y lo extremo y peligroso de su posicionamiento y juicios?

          ¿Por qué incita usted a que Miguel Jara tenga que funcionar de censor?

          No es útil para nada, sacar las cosas de su contexto ni personalizar lo señalado para creerse atacado por lo que ampliamente se señala.

          Siento si usted ha visto una agresión en mis palabras o una personalización… Pero simplemente he señalado lo que veo.

          Por favor, estamos llegando a grados de susceptibilidad y «ofendidismo» muy peligrosos… Estamos usando palabras para comunicar algo, nuestro acuerdo o desacuerdo con algo, nada más.

          Nadie le esta a usted amenazando ni agrediendo, ni nadie le esta pidiendo a Miguel que le censure a usted ni nadie le pide que no se exprese.

          No confundamos señalar lo que sucede o lo que uno ve suceder… con decir a otros lo que tienen o no que hacer y decir, por favor.

          Yo invito en general a hablar ampliamente este asunto y ampliar las miras, eso tampoco era una personalización hacia usted.

          ¿Pero que voy a hacer yo, si usted se identifica con una creencia y se siente atacado cuando ésta creencias es cuestionada?

          Esto no es cuestión de nombre o apellidos por favor, que parece que estamos ante el tribunal de la Inquisición.

          Igualmente yo le respondería si usted omitiera por el motivo que fuere, su nombre y apellidos.

          Y por desgracia, dado el nivel de susceptibilidad y orgullo que impera, parece más útil que sea así.

          Considero que usted se ha centrado y ha mal interpretado cuatro expresiones de mi respuesta sin atender el mensaje completo que trato de transmitir.

          Por tanto, si usted quiere hablar de lo dicho y conversar puede hacerlo con toda tranquilidad se lo aseguro, que ante todo, pase lo que pase, lo que ante todo, repito, veo importante es que usted pueda expresarse libremente… Eso sí, por favor, prestando atención también no solo a lo que nos dicen, sino también a lo que uno mismo dice.

          Porque si no caeremos fácilmente en eso de : «decir lo que sabemos, pero no saber lo que verdaderamente decimos.»

          E imagino que es desde esta posibilitación de la libertad de expresión, desde donde Miguel Jara, nos permite expresarnos a usted y a mi .

          Gracias por ello Miguel.

          Y por favor Javier, si puedo pedirlo, atendamos a nuestros «orgullos» y miedos, a nuestro creernos amenazados a pesar de que los hechos no muestren tal cosa.

          Usted ha hablado de «riesgo homicida», de pseudociencias y de negacionismo… Insisto, escuchar no es sólo oir lo que nos dicen o señalan, sino que es también escuchar nuestra reacción a ello y escuchar lo que decimos en todo momento.

          Y para que sepa usted desde donde se le habla, seamos claros: estoy «cansado» de ver gente y gente vacunada que ni lleva mascarilla o la lleva mal y la que no sirve, que esa es otra… Que no cumplen ni han cumplido las medidas de seguridad de distanciamiento social ni la reducción del número de visitas a familiares y amigos, o gente trabajando que incumplen igualmente las normativas de seguridad y los mil desfases en la hostelería y en los botellones y fiestas universitarias… Esos son los verdaderos negacionistas y «homicidas» y los que están haciendo que haya olas y olas si esque nos atenemos a sus números y estadísticas oficiales como veraces.

          Esos los verdaderamente peligrosos ya sea en esta pandemia o en cualquier situación de emergencia o extraordinaria que suceda y esos deberían ser los verdaderamente señalados por los medios de comunicación y los gobernantes y expertos… que no perseguidos, jamas es útil perseguir o coaccionar a nadie como se está haciendo y tratando de hacer con quién no es partidario de la vacuna.

          Asi que por favor, si quiere conversar lo haremos con todo, absolutamente todo, sobre la mesa y con escepticismo hacia lo que uno cree o considera correcto y verdadero o no.

          Yo estoy abierto a indagar, a investigar, que no a discutir peleando en donde cada cual suelta sus opiniones para volver a su aislamiento personal.

          Ya he hecho un comentario general en esta misma entrada en donde expongo brevemente mi visión de la situación, le aconsejo Javier, si es que puedo pedirselo, que lo lea detenidamente.

          Por suerte o por desgracia, las cosas no son blancas ni negras, o al menos no son el blanco y negro que se insiste en pintar.

          Yo llevo desde diciembre de 2019 atendiendo las noticias que llegaban desde China y avisando desde entonces a familiares y amigos, que por prudencia y para ir viendo como se iba desarrollando la situación, limitaran los movimientos y visitas de fuera del país que llegaran por los aeropuertos… He reducido mi vida social al mínimo desde entonces y cumplo con las normas impuestas a pesar de algunas encontrarlas incongruentes… Uso mascarilla mínimo ffp2 en todos mis movimientos fuera de mi casa y no he permitido ninguna visita a mi casa sin mascarilla y por suerte no soy ni de bares ni de restaurantes.

          Y todo esto desde la prevención, precaución y el sentido común… No hago las cosas simplemente porque la ley lo diga… porque las leyes son hijas de hombres de su tiempo, ignorantes y limitados en su visión con sus intereses y condicionamientos.

          Pienso en mis conciudadanos, en mis vecinos, soy extremadamente cívico, no puede usted imaginar hasta que punto y no puedo contarle mi vida por aquí tampoco.

          Pero si quiero Miguel, que sirva este comentario para que personas que miran desde el mismo prisma que Javier, vean que hay mucho mundo más allá de sus etiquetaciones y limitadas conclusiones.

          Y que por favor, no se nos englobe a todos en el mismo saco… Es imprescindible distinguir y poner cada cosa en su lugar.

          Ya he dicho que la cuestión no es vacunas sí o vacunas no, o ciencia si o ciencia no… Sino que la cuestión es si existe verdaderamente amplitud y comprensión de la situación y si es posible confiar en los mismos poderes que igual hoy te bombardean que mañana dicen querer salvarte la vida con una lucrativa vacuna o llenarte de venenos la comida y la tierra.

          Soy extremadamente escéptico y me atengo a los hechos escrúpulosamente, a la par que trato de ilustrarme escuchando todo tipo de puntos de vista, que no es lo mismo que ser desconfiado o neurótico. Y ante todo antepongo el sentido común y la amplitud de miras, por encima de lo que digan cualquier gobierno, industria farmacéutica o élite de poder socio político y económico.

          Y si esta situación actual que vivimos desde hace un par de años ya, tiene algo que la distinga de la anormalidad que tantos años y años lleva acompañando al confuso ser humano… Es que esta situación actual, como digo, está especial y terriblemente endiablada, osease, es muy difícil, para los ciudadanos de a pie y me parece que también para la mayoría de gobernantes, saber verdaderamente que es verdad y que no y que es realmente lo que está sucediendo.

          Por lo que cuando escucho a alguien decir que todo lo oficial es verdad, soy escéptico… Pero cuando escucho a otros decir que es todo una pantomima y que no hay virus o riesgo, también soy esceptico al respecto… Porque digo yo, ¿que pueden saber estás personas de lo que verdaderamente puede o no estar pasando y que pueden estar haciendo o no (a propósito, accidentalmente o aprovechando que «el Pisuerga pasa por Valladolid») aquellos que en mil y unas situaciones de nuestra historia, es de sobra sabido que han mentido, manipulado, escondido sus hechos y cometido mil tropelías contra su propia población?

          En fin… Gracias de nuevo Miguel por permitir y posibilitar que nos expresemos.

          Ahora Javier, si quiere indagar conjuntamente y describir los hechos observables, hay plena disposición para hacerlo… pero para discutir opiniones, emitir juicios innecesariamente, animar a la censura, fomentar bandos y guerras y fortalecer el egocentrismo y la limitación… no cuente conmigo.

          Un saludo.

          • Javier

            Verá, D. Jacob,
            Usar los apellidos no conceden autoridad a quien lo hace. No usarlos facilita el anonimato (¿Cuántos Jacob o Javier hay en el mundo?
            Sigue Vd. en una línea claramente hostil y confunde las cosas. No me he basado en creencias cuando hay, que la hay, ciencia.
            Si Vd no quiere vacunarse, es cosa suya. Si Vd proclama que las vacunas no son la solución, también. Yo delimite a expresar mi opinión decirle a Vd que un debate exige lo que Vd en un post previo no ha mostrado en absoluto, respeto al otro. Le he expresado los motivos.
            No tengo más que decirle.
            Que tenga Vd. un buen día.

      • Marino

        Miguel,
        Se agradece en tu blog el espíritu abierto al conocimiento progresivo, receptivo a la discrepancia argumentada, comprensivo con los que piensan distinto y tolerante con quienes deciden diferente, espíritu que debe prevalecer en todo intercambio en asuntos de la envergadura sociosanitaria como el que ahora nos ocupa. En consecuencia, se agradece que des entrada incluso a comentarios de perfil tan extremo, dogmático, incivil y totalitario como los 3 de ese señor al que aquí respondes.

        Con la excusa de conjurar no sé qué “omisión potencialmente homicida” (por menos, muchos han sido arrojados a infiernos conspiranoicos), se pasa por el forro libertades y derechos cívicos fundamentales, el principio de autonomía de los usuarios de la sanidad, la libertad de conciencia, de opinión y de prescripción facultativas y lo que se le ponga por delante, con tal de forzar la vacunación masiva e indiscriminada de “vacunas” experimentales.

        Después de todo, agradece en lo que te toca la magnánima “sentencia” de este juez y parte: “no eres negacionista, pero lo pareces”.

        Que pase el siguiente.
        A ver si con este epítome del conocimiento en ristre (“los grandes números han hablado”) se digna permitirle ir a su trabajo en centro sanitario o residencia geriátrica (“por poner un ejemplo”) o, simplemente, le deja compartir “aire de restaurantes”.

        Atroz.

    • Rosa

      Hola Javier. Gracias por expresar tan respetuosamente tu opinión, de la cual discrepo.
      Hay un informe en la revista LANCET, donde explica que los no vacunados y los vacunados contagian casi por igual.
      Y hay varios informes de los CDC americanos donde se pueden ver como los casos de miocarditis han aumentando exponencialmente conforme se van poniendo las vacunas de Pfizer y Moderna.
      Creo que no nos debemos quedar con lo que nos cuentan los medios de comunicación. Hay que buscar siempre en las fuentes oficiales.
      Cdc, Vaers. y otros que ahora no recuerdo.
      Los conocías?. Muchas gracias por tu tiempo

      • Javier Peteiro Cartelle

        Rosa, Gracias a ti.
        Abundo en tu contenido. Hoy mismo leí en Nature que hay bastante «Long Covid» en vacunados, lo que, sin duda, es de lamentar.
        Suelo leer Lancet, NEJM BMJ y Nature. Trato de mantenerme informado por revistas médicas y científicas de lo que ocurre. También atiendo a informes de CDC, de «Our World in Data» y de algunas fuentes más.
        Nunca negué que las vacunas tuvieran efectos secundarios. Simplemente y a la luz de la información disponible deduzco que la vacuna es mucho más eficaz frente a los efectos de este virus que no vacunarse. Los muertos apilados en el Palacio de Hielo de Madrid no se debieron al efecto de la vacuna sino al del virus. Ese horror y todos los acompañantes deben ser conjurados por medios científicos y no mágicos.
        Por lo que leí y vi, entiendo que el hecho de vacunarse no sólo facilita la protección de quien lo hace, sino, indirectamente, la de quienes le rodean; en ese sentido, considero que vacunarse es una acción ética desde mi punto de vista.
        Reitero lo que ya dije en algún otro lugar de este blog, que todos somos sujetos experimentales.Lo somos de una vacuna (varias modalidades) de la que no sabemos todo lo que quisiéramos. También lo somos de la Naturaleza si actuamos como si no hubiera esta pandemia. En manos de cada uno está elegir en que brazo experimental se sitúa, algo que ya se ha dado con buenas y malas vacunas previas no relacionadas con la Covid.
        Un saludo

  8. Rosa

    El hospital Ramón y Cajal sacó una circular impidiendo la entrada a acompañantes no vacunados.
    Una medida claramente discriminatoria e injustificada, ya que está científicamente demostrado que los vacunados pueden contagiarse y transmitir la enfermedad igualmente, por lo que deben seguir llevando mascarilla como indica el CDC. Incluso hay varias sentencias que han echado atrás este tipo de segregación cuando se ha intentado solicitar el pasaporte covid para limitar la entrada de personas no vacunadas en otras comunidades autónomas.

    También hay evidencia científica de la disminución de la eficacia de las vacunas a partir de los 3 meses de vacunación, motivo por el que se están administrando dosis de refuerzo a personas de riesgo. Esto puede hacernos pensar incluso si una persona que hace 7-8 meses se vacunó, puede entrar en igualdad de condiciones que una que se vacunó hace 1 mes. Lo que puede hacer surgir el paradigma de aumentar el ámbito de la discriminación.
    Sin embargo, una persona que ha pasado la enfermedad y con inmunidad natural, que es
    permanente y esterilizante, es decir, impide la transmisión, no puede acceder. La propia comunidad de Madrid dice explícitamente en su página que no está de acuerdo con que personas que han pasado el covid y tienen anticuerpos no puedan tener el certificado covid.
    Sería por tanto una decisión poco coherente el limitar la entrada a estas personas a los centros sanitarios.
    Estas decisiones sin base científica deben detenerse lo antes posible.
    El personal sanitario puede ser el siguiente al que se decida limitar el acceso, porqué limitar el acceso a familiares y no a pacientes no vacunados. Son muchas las decisiones que pueden surgir a partir de esta primera iniciativa de restringir la entrada a vacunados.

    Puse una queja en el colegio de enfermería, y me comunican que ha salido la noticia de que el ramón y Cajal ha dicho que ha sido un error tipográfico. Lo que me ha alegrado enormemente, no sé si por el aluvión de reclamaciones que habrán recibido.
    Pero como estas cosas suelen hacerse por imitación, hoy he leído la circular del hospital la Paz diciendo que no pueden entrar familiares no vacunados (no sé si será otro error tipográfico…).
    Mucho me temo que esta va a ser la tónica habitual, y que va a cundir el ejemplo en otros hospitales y ámbitos de la sociedad.

    Estas decisiones deberían tomarse estrictamente con la evidencia científica en la mano, más aún si cabe en el ámbito sanitario.
    Gracias.

  9. Cristina

    Del Presidente de Cantabria Miguel Ángel Revilla poco se puede esperar. Un «exabrupto» más, muy en su estilo. De otros, sin embargo, se podía esperar algo más de reflexión y respeto hacia opciones tan razonables como la de los que se han vacunado, por las circunstancias que fueran. Me refiero al político/médico Gaspar Llamazares supuestamente progresista, que ha dedicado muchos años a la política (Izquierda Unida). En un artículo a toda página de un diario regional, este señor defiende con mucha vehemencia la necesidad de implantar el pasaporte Covid, sin tener en cuenta que, atenta contra derechos tan elementales como el de la libre circulación y otros tanto o más importantes. Es mucho más sibilino que Revilla, por consiguiente más peligroso. De momento exigen solo el pase covid, más adelante igual piden a gritos que se confine a los que no se vacunaron, convertidos en el enemigo nº 1, como en Austria y otros países . Todas las mañanas, me «desayuno» columnas y artículos que destilan odio contra los que no se vacunaron y, lo que es peor, incitan al odio.

  10. Javier Peteiro Cartelle

    Apreciado Miguel.
    Comparto aquí algo que acabo de colgaren FB.
    Estoy de acuerdo en que la vacuna no es perfecta de momento, Conozco algún caso (un compañero) que estando vacunado (dos dosis de Pfizer) contrajo Covid y le dio bastante la lata. No obstante, mantengo aquí lo que he puesto en FB:

    LA OMISIÓN POTENCIALMENTE HOMICIDA
    Suele decirse que la libertad de alguien acaba cuando colisiona con la de otra persona. Hay gran parte de razón en eso. Ser libre implica la responsabilidad del respeto al otro. Y no sólo a sus opiniones y actuaciones; también a su propia salud. No cabe la libertad, por ejemplo, para conducir en carretera pública a 200 km/h, por el obvio riesgo que comporta para los demás.
    En nombre y mal uso de la libertad, también se dieron todo tipo de autoritarismos y excesos.
    Ahora asistimos a uno bien claro. Hay quien opta por no vacunarse y está en su legítimo derecho de no hacerlo, pero esa decisión no sólo puede tener consecuencias en su salud, sino también en la de los demás.
    Las vacunas actuales, frente al coronavirus que nos afecta, son eficaces. Es un hecho que se han reducido todos los índices negativos en la población con mayor tasa de vacunaciones: contagios, presión en UCIs, ingresos por Covid y gravedad de la enfermedad en quienes, a pesar de estar vacunados, son afectados. Los grandes números han hablado. Hay quien, como algún médico general prestigiado, señalan que asociación no implica causalidad, y es cierto… si no hay manipulación de variables. Así, bien pudiera darse una correlación entre visitas de cigüeñas y nacimiento de niños; nadie en sus cabales concluiría una relación causal. Ahora bien, en este caso, una de las variables, vacunación, ha sido experimental (con las bondades y maldades que ese concepto sugiera), por lo que sí cabe hablar de relación causal en términos poblacionales entre vacunación y disminución de contagios y efectos nocivos por Covid.
    Una persona inmunizada puede contagiar y contagiarse, pero esa probabilidad decrece en proporción a la tasa de vacunados. Una persona no vacunada es claramente más susceptible a ser invadida por el coronavirus y a actuar como vector del mismo. Es aquí donde juega un papel muy importante la inmunidad grupal.
    En síntesis, podría perfectamente decirse que, si alguien se vacuna, no sólo se protege mejor a sí mismo que si no lo hace; también contribuye a proteger a los demás. Eso implica una responsabilidad al elegir si vacunarse o no contra el Covid. No hacerlo, supone, en la práctica, una omisión potencialmente homicida (no sólo potencialmente suicida).
    Y, dicho claramente, de los potenciales homicidas debemos ser protegidos. Un negacionista no debiera poder trabajar en centros sanitarios o residencias geriátricas, por poner un ejemplo, pero tampoco debiera poder compartir aire de restaurantes, bares, cines… No porque piense o deje de pensar en maldades vacunales, sino porque su actitud perjudica a los demás. Simplemente. Lo estamos viendo ahora en Europa y en nuestro país.
    Si surge, como parece una nueva oleada de Covid, parece claramente deberse a la negación de muchos, demasiados, a no vacunarse.
    Ha habido mucho avance en Medicina, pero parece que Jenner, Pasteur, Koch y tantos otros lo tuvieron más fácil en épocas ya antiguas que en estos tiempos modernos que parecen medievales en muchos aspectos, desde el de la diversión con realities hasta la negativa a protegerse y proteger.
    Negarse a ser vacunado debiera tener implicaciones coercitivas. Mientras se siga con blanduras permisivas de la estupidez, sólo seguiremos padeciendo sufrimientos y muertes evitables.

    Un abrazo
    Javier

    • María Blanca

      Los de la obligatoriedad en aras de una supuesta salud pública me parecen perversos. El cuerpo es propiedad privada del individuo, no de la sociedad, ni del estado. Si aceptamos que el estado o algunos científicos decidan que inocularnos estaríamos hablando de qué tipo de estado y de qué sociedad? Animales en la granja global

    • Observadora69

      Precisamente el mismo razonamiento puede aplicarse a la inversa. Que usted se esté vacunando del experimento génico, está poniendo seriamentr en riesgo la vida de los no inoculados a su alrededor. En cambio, una persona sana, con un sistema inmune fuerte, ni significa peligro alguno para nadie. Y porqué ni citarle la direccion Mac en Bluetooth que emiten los inoculados? Desde mi punto de vista, los tragacionistas son pobres victimas de la pysop más grande e ignominiosa de la historia de la humanidad. Y será tarde cuando la hipnosis empiece a desvanecerse, la rana estará hervida. Mucha suerte en su ruleta rusa.

    • José Manuel

      Javier, si tú, como dices, estás vacunado, te considerarás inmunizado, entonces ¿Qué miedo tienes a encontrarte el virus cara a cara?. Por otro lado, serán los no vacunados los que sufrirían las consecuencias y no tú. O es que no tienes confianza en la vacuna?

    • Carlos

      Javier, veo que usted equipara a aquellos que no han decidido vacunarse-por las razones que fueran- a terroristas, a potenciales homicidas, de los que hay que protegerse. Me preocupa seriamente su afirmación y me pregunto cuál será su idea al respecto, digo si usted propone que se los vacune o si cree mejor que se los ejecute en juicio sumarísimo. Espero su respuesta.
      Cordialmente.
      Carlos.

  11. Ruben

    Las vacunas si reducen los contagios, no son esterilizantes pero lo hacen entre un 27 y 63%. Y no se puede minimizar que disminuyen los casos graves y las muertes. Una cosa es la obligatoriedad, y otra la efectividad de las vacunas. Son cosas diferentes. El primero es un tema político y el otro uno sanitario. Con respecto a 3 dosis mi opinión aqui: https://bityl.co/9fIm

    • Miguel Jara

      Gracias por tus precisiones Rubén. No minimizo pero sí incido en lo que parece que otros no cuentan sobre estos productos experimentales.

      Ese post tuyo lo reseñé en otro mío hace unos días.

      • Javier Peteiro Cartelle

        Miguel,
        Hay algo en lo que estamos de acuerdo plenamente. Se trata de la expresión «productos experimentales». Claro que sí. Somos sujetos de experimentación y tenemos dos opciones al respecto,
        1) Arriesgarnos a padecer Covid transitorio y banal, persistente, o incluso letal
        2) Disminuir ese riesgo notablemente si nos vacunamos (asumiendo un riesgo bajo, pero real, de efectos secundarios por la vacuna).

        No hay otra elección. No podemos dejar de ser sujetos experimentales del virus o del «producto experimental». Todas las vacunas fueron en su momento productos experimentales. Los datos existentes (CDC, Our World in Data, publicaciones varias) abundan en el sentido del beneficio más que aparente de la vacunación (quedan tristemente lagunas a cubrir, como duración de eficacia).

        Cordialmente,

        Javier

    • Carlos

      Rubén, a usted no le llama la atención que se le aplique no ya a un lactante, sino a un recién nacido, la vacuna Hepatitis B. Que se repita a los 2 , 4, y 11 meses? A todos. Dicen que se trata de sistemas inmunes inmaduros y que por eso hay que entrenarles. Quizás me lo pueda explicar, le agradeceré su ayuda.
      Cordialmente.
      Carlos.

    • Carlos

      Y le aclaro, Ruben, que me aplico todos los refuerzos de la gripe japonesa y el sarampión.
      Saludos.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.