Johnson & Johnson tendrá que pagar otros 8.000 millones de dólares por los daños causados por su fármaco Risperdal

La compañía Johnson & Johnson tendrá que pagar 8.000 millones de dólares por los daños causados a un hombre al que le crecieron los pechos tras tomar el fármaco Risperdal (risperidona). Hoy es algo que se sabe pero esos efectos secundarios propios del conocido antipsicótico nunca fueron advertidos al paciente. Se medica por la fuerza a niños autistas con medicamentos como ese que NO ESTÁN INDICADOS.

Nicholas Murray tenía 26 años cuando un psicólogo le diagnosticó un trastorno del espectro autista y comenzó a tomar Risperdal en 2003. Hay muy poca información sobre el caso pero lo que me llama la atención es la parte judicial del mismo. Quien ha puesto esa enorme cantidad de dinero como indemnización ha sido un jurado popular. La misma persona ya ganó otro juicio por el que le concedieron una compensación de 680.000 dólares en el caso por el mismo medicamento en el Tribunal de Causas Comunes de Filadelfia.

Lo que destaco es que a la empresa J&J la condenan por «daños punitivos». En Estados Unidos además de daños morales y físicos los tribunales llevan años ofreciendo un escarmiento, básicamente lo que se pretende con esa figura legal es que no vuelvan a reincidir.

Y no me extraña que las personas, ciudadanos de a pié que conforman esos jurados, pongan penas tan altas porque la verdad es que la farmacéutica es reincidente.

Por ejemplo, tenemos esta sentencia de un tribunal de Estados Unidos. La cuantía de la indemnización es de 70 millones de dólares por ocultar de manera intencionada información sobre la seguridad del fármaco. La víctima, un niño, sufrió graves daños «sexuales». En esta ocasión fue Andrew Yount la víctima, un niño de cinco años al que se prescribió el medicamento por una discapacidad. Sufrió lo mismo, ginecomastia, el crecimiento de los pechos en los varones y otros daños como priapismo (erección continua y dolorosa del pene, sin apetito sexual).

Hace unos cinco años que publicamos el post Hombres a los que les crecen los pechos (tetas) tras tomar el medicamento Risperdal. En él contábamos que el «popular» medicamento antipsicótico está relacionado con un aumento del riesgo de ginecomastia, según recientes informes médicos.

Más grave aún si cabe, es que los fiscales estadounidenses han dicho que de 1999 a 2005, Janssen promovió Risperdal entre los médicos para usos no aprobados por su agencia de medicamentos.

Entre ellos, alteraciones en personas con demencia, Déficit de Atención e Hiperactividad y autismo en los niños, a pesar de saber de sus riesgos.

En 2013, Janssen, la farmacéutica de J&J, perdió un juicio iniciado por la FDA y hubo de pagar 2.200 millones de dólares por «información engañosa».

En el Bufete Almodóvar & Jara hemos conseguido dos sentencias que vienen a corroborar nuestra teoría que al tiempo es un grave problema social pues se medica por la fuerza a los niños autistas con medicamentos antipsicóticos que NO ESTÁN INDICADOS para ellos y son peligrosos.

Janssen_Johnson-Johnson_logo1Los casos de Murray o Yount son algunos de los muchos casos similares ya sentenciados lo que lo diferencia del resto es la cantidad dictaminada por el jurado pues deja pequeña a la siguiente más grande de 2,5 millones dólares.

Y los 8.000 millones de ahora suponen un gran salto cuantitativo en busca del punto en que la farmacéutica deje de jugar sucio con la salud pública.

¿Servirá de lección? Veremos qué ocurre porque de momento se trata de la mayor indemnización hasta la fecha contra J&J pero es que le esperan más de 13.000 demandas en su contra de personas que afirman que el Risperdal les ha causado ginecomastia cuando eran niños. Seguiremos informando.

Un Comentario a “Johnson & Johnson tendrá que pagar otros 8.000 millones de dólares por los daños causados por su fármaco Risperdal”
  1. Clyde Shelton

    Es que es un antidopaminérgico potente. Algo así como un haloperidol mejorado si se mira con detalle la estructura molecular de ambos. Muy posiblemente hoy en día se haga un uso más racional al conocerse estos efectos sobre el sistema endocrino y por supuesto para otros usos off label que no sea la esquizofrenia y más en niños o adolescentes. En los 90 cuando salió y algo más de una década se daba mucho en niños o adolescentes con conductas disruptivas fueran por espectro autista, TDAH, anorexias graves. Por lo que he llegado a conocer en algunos centros de menores tutelados se daba a veces a los «conflictivos» y en ancianos con demencia también, para tenerlos tranquilos, o sencillamente que no sufran por su situación. Esto de los pechos se da en hombres y mujeres por bloqueo de la actividad dopaminérgica en la hipófisis dando lugar a la secreción descontrolada de otra hormona que es la prolactina, a corto plazo secreta leche o líquido, disfunción sexual. Lo de estos chicos que acabaron con senos sin que nadie reparará lo encuentro una barbaridad. A largo plazo puede dar microadenoma que es un tumor benigno y al alterar la hipófisis suele alterarse la tiroides también. A dosis altas parkinsonismo, rigidez. En chicas es muy notorio porque los efectos endocrinos es como si estuvieran embarazadas y creo que lo desaconsejan cuando hay antecedentes de cáncer de mama y por algo será. De hecho cuando ven algo torcido te mandan al endocrinólogo directamente si es un buen psiquiatra. Por otro lado he conocido gente con esquizofrenias que les ha ido relativamente bien, pese a todo. Y casos de TDAH donde al cabo de una semana han empezado con temblor en la piernas o el cuello rígido. Y en trastorno bipolar todos los que conocido suelen dar bajadas impresionantes con el risperdal. Siempre ha sido un medicamento muy poĺémico el risperdal. Desde hace décadas. Tanto por sus opiniones positivas como de sus efectos efectos funestos. No soy médico, solo un adulto con un grado de autismo que tomó este fármaco en su día, y ha visto y conocido de todo, la verdad.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.