Comité de bioética: vacunar a la fuerza a bebés cuyas familias no quieran hacerlo

La vacunación en España no es obligatoria, hay unos calendarios que recomiendan una serie de vacunas y existen otras vacunaciones que no están oficialmente recomendadas. No es obligatorio vacunarse, existe libertad para elegir o no un tratamiento sanitario pero hay lobbies que intentan que las vacunaciones sean obligatorias y acabar con la libertad de elección de tratamientos sanitarios.

La historia es la siguiente. El diario El Mundo entrevistó ayer a Federico de Montalvo, nuevo presidente del Comité de Bioética de España. Éste organismo se encarga de asesorar a los gobiernos central y autonómicos sobre las implicaciones éticas de las leyes.

Federico de Montalvo. Foto InfoVaticano.

El garante de la ética, profesor de Derecho Constitucional, dice que hay que retirar la custodia a los padres que no quieren vacunar, al menos hasta que se consiga vacunar a la fuerza a los bebés.

Los periodistas le preguntan: ¿Es admisible éticamente no vacunar a los hijos? Y el jurista responde:

«Si es de las vacunas recomendadas y que se consideran beneficiosas, es un ejercicio incorrecto de la patria potestad. Los padres pueden decidir sobre sus hijos lo que quieran siempre que actúen en su mejor beneficio». Y añade que existen tres fórmulas para ello:

Una es obligar a vacunar, lo cual es complicado; otra es educar y volver reforzar las campañas de las ventajas de las vacunas, que ya se está haciendo porque aquí hay muchos mitos y una tercera en la que se está trabajando que consiste es incentivar a los padres con ayudas económicas, que pueden ser en especie».

Los informadores vuelven a la carga: ¿Y penalizar a los padres que se niegan a administrar vacunas a sus hijos? El entrevista responde:

Hay países que hablan de multas. Pero yo lo que haría, y la ley lo tiene previsto, es retirarle temporalmente la patria potestad para vacunar a su hijo y después devolvérsela».

Un problema es saber cuales son las vacunas recomendadas y que se consideran beneficiosas. Lo escribo porque en realidad hay dos calendarios de vacunaciones, uno el de Sanidad (y otro que «hacen» los laboratorios a través de la Asociación Española de Pediatría (AEP) con la que mantienen numerosos lazos económicos).

Desde noviembre de 2018 hay un calendario único oficial (no confundir con el de la AEP) para todo el país.

Calendario único de vacunaciones de 2019.

El calendario único incluye las siguientes vacunas: poliomelitis; difteria/tétanos/pertussis; Haemophilus influenza b; sarampión, rubeola y parotiditis; hepatitis B; enfermedad miningocócica c; varicela; virus del papiloma humano; enfermedad neumocócica y gripe.

En todas ellas hay recomendaciones determinadas por edad, desde la época prenatal a los mayores de 65 años, pasando por la edad infantil, la adolescencia y la edad adulta.

Una pregunta ¿no tenéis la sensación de que no hay nadie en España que esté correctamente vacunada según dicho esquema? ¿TODA la población entre los 19 y 65 años está inmunizada contra la difteria y el tétanos, contra el sarampión y la rubeola o la parotiditis y la varicela?

Los que tenéis más de 65 años ¿os vacunáis cada año contra la gripe? Mi padre lo hacía… hasta que le conté sobre la eficacia de la vacuna. Las evidencias científicas (pruebas) concluyen que

es una vacuna innecesaria que no tiene efecto positivo alguno ni en ancianos ni en grupos de riesgo; tampoco disminuye el contagio ni la propagación de la enfermedad (no produce inmunidad de grupo). Como mucho disminuye los síntomas de gripe, pero ni la morbilidad ni la mortalidad por gripe».

¿Saben Montalvo y quienes estén en línea con la obligatoriedad de las vacunaciones que el Gobierno de Japón dejó hace unos años de recomendar la vacuna del papiloma tras un exhaustivo análisis de los numerosos casos de efectos secundarios graves producidos en las niñas y adolescentes vacunadas (investigación y debates que incluyeron a las industrias fabricantes)? ¿Por qué habría de ser obligatorio aquí lo que no es recomendado en un país avanzado como el nipón?

¿Conoce el jesuita esto que le voy a contar? La persona más influyente en España en el ámbito de las vacunas, el más provacunas quizá sea Francisco Salmerón García. Desde 1990 y hasta 2015 trabajó en la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), siendo su Jefe de División de Productos Biológicos, el área de Vacunas. Pues bien, lleva años denunciando y esto le costó el puesto (ahora está jubilado), las presiones industriales y políticas para abrir mercados a las vacunas de la varicela y del meningococo así como el marketing ilegal de las mismas.

La vacuna de la varicela estaba incluida en los calendarios de vacunaciones a partir de los 12 años de edad si no se había pasado de manera natural la varicela. Las presiones de su fabricante consiguieron que ahora se recomiende, sin pruebas científicas de ello, que se haga a partir de los 15 meses.

Francisco Salmerón García.

La vacuna del meningococo B, Bexsero, es la estrella del calendario privado de vacunas. La incidencia de la enfermedad en España es baja y decrece; la eficacia del producto es del 70% (baja); no está incluida en el calendario oficial de vacunaciones (por eso escribo “privado”).

Se agota a un precio de 106 euros. ¿Conoce el jurista pro obligatoriedad las irregularidades que el fabricante de ese producto intentó colar a las autoridades sanitarias para conseguir vender su producto? Salmerón lo cuenta con todo detalle en esta entrevista que le hice.

Ya veis que no es tan fácil saber cuales son las vacunas recomendables. Ni cuales son las claramente «beneficiosas». Ni siquiera es posible saber cómo se hacen esas recomendaciones por la falta de transparencia de esos procesos y las claras manipulaciones de los fabricantes. Falta mucha ética en los sistemas de inmunizaciones.

No es la primera ocurrencia de Montalvo. Este hombre hace tiempo que obvia la libertad individual y quiere dar todo el poder al Estado, dando por hecho que las vacunas son “buenas” y por tanto existen motivos de salud pública para obligar a vacunar.

Se da la circunstancia de que este profesor de Derecho es miembro del Comité Internacional de Bioética de la UNESCO que ha centrado su trabajo en cuatro ámbitos: el consentimiento informado, la responsabilidad social y la salud, el respeto a la vulnerabilidad del ser humano y su integridad personal y la no discriminación y no estigmatización. Pues eso que la idea de separar a familias y bebés para vacunarlos a la fuerza en plan nazi es justo lo contrario de lo que promueve la UNESCO.

9 Comentarios a “Comité de bioética: vacunar a la fuerza a bebés cuyas familias no quieran hacerlo”
  1. Miquel

    Querido Jara, no sea tan cucaracha y deje de propagar mentiras por favor. Si como periodista no tienes mucha idea sobre la vacunación ni de las ventajas que esta supone para una población, por favor le pido que no malinforme y mienta como lleva haciendo desde hace tanto tiempo. Tenga un poco de vergüenza y antes de decir cosas como las que dice piense dos veces que repercusiones en genete desinformada puede tener. Que lleva años erre que erre con la antivacunación cuando, imagino por lo que dice, no tiene mucha idea sobre medicina.
    La vacunación, en mi opinión, no debería ni ser «libre» tal y como dice usted, ya que no es únicamente una protección individual, sino poblacional, de ahí que pueda no depender al 100% de los progenitores.
    Así que por favor, para decir cosas que no son verdad, mejor no diga nada. No obstante sé que no podrá estarse callado, ya veo que viene desinformando como trabajo.
    Háganos el favor y dedíquese a otra cosa, queridísimo Sr. Jara.
    Seremos muchos los que le daremos las gracias, incluso muchos de ellos serán de los que ahora están convencidos por gente como usted, cuando su nene tenga una enfermedad casi erradicada.

    • Ania V.T.

      A ver si deja usted, de defender lo indefendible; le podría decir que cuando unos padres que tenían miedo de vacunar a su hijo vean que se ha quedado paralítico, o autista o lo que sea por esa imposición, no sé si usted y demás mafiosos van a tener dónde esconderse.

    • Ester

      Antivacunas Miguel Jara??
      Pues si que lo has leído bien…
      Miquel si te molestas en ir mirando sus posts te darás cuenta que el que no se entera eres tú!!!
      Un saludo

    • Frank

      Buenas Miquel.
      Una pregunta, usted que habla de estar informado, sabe cuál es la mecánica de una vacuna?
      Por si acaso le voy a compartir lo que estudié en la facultad de Veterinaria.
      Cuando a alguien se le vacuna, se le inocula una cantidad mínima del virus en cuestión buscando que el cuerpo reaccione desarrollando anticuerpos específicos para dicho virus.

      Dicho esto:

      1. No es seguro que el cuerpo vaya a hacerlo. De ahí que a cada vacuna se le otorgue un porcentaje de efectividad.

      2. Si el individuo inoculado está con el sistema inmune debilitado por cualquier otra situación, el cuerpo no tendrá capacidad de respuesta y será más vulnerable a otros virus por abrirle un nuevo frente de ataque.
      3. Los individuos vacunados son todos portadores de dichos virus. Los no vacunados, pueden ser portadores o no, depende de su exposición a los mismos.
      Por cierto, dicha probabilidad, en el caso de enfermedades erradicadas o prácticamente erradicadas, es prácticamente nula (salvo que tengamos en cuenta a los miles de portadores vacunados).

      4. Dicho ésto y centrandonos en el riesgo para la salud pública, un individuo vacunado es de mayor riesgo para la salud pública puesto que ya ha sido portador seguro del virus, mientras que un no vacunado no.

      Y para terminar me gustaría lanzar una pregunta a todos/as los/as defensores/as se las vacunas:

      Si las vacunas son tan buenas y tan efectivas, y vosotros/as y vuestros familiares están vacunados, por qué tenéis tanto miedo de los no vacunados/as? Son ellos los que se ponen en riesgo, pero no ponen en mayor riesgo a los demás que los vacunados.

      Y yo me pregunto y le preguntaría al sr. Montalvo, si nos vamos a ocupar de todo lo q pone en riesgo a la salud pública o la vida de nuestros/as hijas, que haremos con el alcohol que tantas muertes provoca en carretera? Que hacemos con el tabaco? para evitar el riesgo de Cáncer de pulmón tanto en fumadores activos como pasivos? Los prohibimos, les quitamos la patria potestad de forma transitoria mientras consumen?
      Por qué tanto debate y recursos a este tema de las vacunas? A nadie le preocupa que cada año suba el % de enfermedades de transmisión sexual entre los/as jóvenes?
      O por qué dejan a los padres/ madres que elijan alimentar a sus hijos/as con alimentos precocinados y bolleria industrial que tan contrastado está que perjudican la salud?
      Eso no es salud pública?
      Es salud pública y mucho gasto público. Dinero que se podría destinar a investigación o a mejorar la asistencia sanitaria.
      Si todo es por una cuestión de salud pública… por qué no se prohiben ese tipo de alimentos o drogas legales?

      Volviendo a las vacunas. Me van a obligar a mi, como adulto a vacunarme de la gripe cuando no me he contagiado en 20años?
      Porque no se nos obligo a todos/as a vacunarnos de la gripe A cuando poco menos que se estaba convirtiendo en una “epidemia”?
      Porque ni siquiera la OMS las aconseja.

      Que cada uno/a reflexione y actúe en consecuencia. Pero sobre todo respetemos la libertad de elección de cada uno/a.

      Un saludo y buen día.

  2. Ania V.T.

    Madre mía… Si acaso hay poca corrupción en los SS, que quitan niños con falsos informes y sin necesidad de que haya un juicio antes ( éste se celebra después a petición de los padres), ahora esto. En El Mundo, donde salió la noticia, al leer los comentarios parece que casi todo el mundo está a favor de lo que dice el nazi y consideran «nazis» a los padres que no llevan a sus hijos a vacunar, por eso si esto llega a instaurarse y puede ser dado que la mayoría de la masa cree que las vacunas han hecho que apenas haya mortalidad infantil y cree en la teoría microbiana de las enfermedades casi como la única causa de las mismas (lo que ya no entiendo es que les cuelen que los no vacunados son un peligro para los vacunados), solo los padres bien informados y, que sepan defender su dignidad podrán escapar a esa imposición. Por cierto, informo desde aquí, que VOX incluye claramente en su programa, la OBLIGATORIEDAD de las vacunas, así que, a ver si nos pensamos mejor el voto…

  3. Marino

    Manhattan no era sino el primer objetivo, necesario pero insuficiente. El definitivo es Berlín.
    El cientifismo supremacista necesitaba antes infiltrar y poner en la misma senda «racional» del pensamiento único sanitario los medios de comunicación, las organizaciones sanitarias profesionales y colegiales, su misma deontología, la bioética casi al completo, casi todo ámbito académico y universitario, el poder ejecutivo y, finalmente («Parlamento basado en la evidencia»), el poder legislativo.
    Conseguido Manhattan: atemorizar a la población con recursos de salud que «matan», poniendo sobre la mesa un número de muertos no inferior a mil por año, ya puestos. Sembrar la desconfianza en sus decisiones personales libres, informadas y responsables. Narrativa es poder.
    Ahora toca «proteger» a la ciudadanía de sus propias, inmaduras, erróneas, peligrosas para sí y para los demás decisiones individuales no «validadas por la ciencia». Con el «cientufismo» por bandera, el último asalto del paternalismo de garrafón más rancio a la autonomía de personas y pacientes.
    Berlín, más cerca.

  4. Rafael Domínguez Losada

    Ingentes y criminales intereses de farma-industria que son ya la tercera causa de muertes, además de innumerables enfermedades iatrogénicas: «La pucha que los tiró a todos esos mafiosos».

  5. Rafael Domínguez Losada

    En la misma línea que estos otros mafiosos «La vacunación compulsiva para todos los argentinos ya es ley»: https://es.sott.net/article/64673-La-vacunacion-compulsiva-para-todos-los-argentinos-ya-es-ley – Mi comentario fue: «Procedería hacer como los chalecos amarillos en Francia hasta largar a esos mafiosos del poder político».
    Y aunque ese jesuita no esté en el poder político, sin duda que defiende los mismos ingentes y criminales intereses que el gobierno argentino (los de farma-industria). Tengo el convencimiento de que la tasa de infecciones caería a prácticamente cero sin precisar en absoluto de vacunaciones, con solo sanear el medio ambiente (estercoleros, basureros, arroyos infectos, etc.), con agua potabilizada con clorito de sodio en lugar de hipoclorito, y vida saludable (estabilidad emocional porque no esté la gente en el paro, y alimentación sana, ejercicio y reposo suficientes). Pero de eso tampoco quieren saber por mor del negocio de los agrotóxicos, pesticidas, supermercados abastecidos por un montón de basura seudo-allimentaria, etc.

    • Ana

      Rafael Domínguez Losada, es muy cierto todo lo que dices.
      Pero acá no es cuestión de quien tenga la verdad o no, sino que estamos ante lo inaceptable: la obligatoriedad, que nos transforma en esclavos de un sistema que se erige en administrador de una conducta única para cada persona de manera inapelable y con amenaza de obligarla compulsivamente. Cómo se llama éso? Todos lo sabemos. Solo queda impedirlo de todas las formas posible. Basta de discursos.
      Ya han llegado demasiado lejos por culpa de nuestra pasividad.
      Ya no olvidar que vienen por nuestros órganos, por nuestros hijos y nuestras almas. Y el esperpéntico género ya fue aceptado? Tan locos estamos?

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.