Televisión e hiperactividad: Bob Esponja, el peor amigo de la infancia

¿Influyen la televisión y demás pantallas electrónicas en la “epidemia” de déficit de atención e hiperactividad de la infancia? Estoy leyendo el libro TDAH un nuevo enfoque (Península, 2012) de los hermanos Paulino y Marta Castells (pediatra y psiquiatra el primero, farmacéutica la segunda). Un capítulo confirma mi sospecha.

La revista de referencia Pediatrics publicó en el año 2004 un exhaustivo estudio sobre la exposición de la “tele” de los bebés y sus efectos nocivos en la atención de los pequeños. Su autor es el doctor Dimitri Christakis (a quien vemos abajo dando una conferencia sobre el tema) y sus colaboradores del Hospital Infantil de Seattle en Estados Unidos.

Imagen de previsualización de YouTube

Los resultados no dejan indiferente porque relaciona las horas de tele de bebés de uno a tres años con problemas de atención posteriores. La razón es que los estímulos ambientales que recibe cada infante desde su nacimiento pueden incidir en su crecimiento intelectual, ya que fijan unos determinados circuitos cerebrales e impiden otros.

El cerebro en la infancia es maleable y susceptible de modificarse mediante la educación. Una de las conclusiones de Christakis es que la exposición repetitiva a la pantalla televisiva incide de manera desfavorable en el establecimiento de la sinapsis o unión de las neuronas cerebrales. También incide en neurotransmisores como la dopamina.

televisión tdah hiperactividad niñosEn concreto, por cada hora de televisión diaria que consumen los bebés de uno a tres años de edad, aumenta en un 10% el riesgo de presentar trastornos de atención cuando tengan siete años.

Ver la tele entre tres y cuatro horas diarias, algo que hacen el 14% de los críos en USA, por ejemplo, ofrece un riesgo del 30 al 40% sobre quienes no la ven nunca.

Los Castells se preguntan si no estaremos ante una de las causas más destacadas para explicar el notable aumento del diagnóstico de TDAH en la infancia. Citan que las asociaciones de pediatras tanto en USA como en España recomiendan la ausencia de pantallas para los menores de dos años.

Una de las claves está en que la rapidez con la que se suceden las imágenes acaba por “aturdir” a los chicos. Se ha estudiado con ejemplos de dibujos animados concretos como Bob Esponja o Caillou. La famosa esponja amarilla “acelera” a quienes lo ven. Es sólo un ejemplo pues ya escribo que la clave está en cuánto se mueven las imágenes en las pantallas y cuánto tiempo pasan frente a ellas los chavales.

tdah atención hiperactividad

La verdad es que no ayuda que más de una cuarta parte de los niños menores de dos años tenga tele en su habitación (al menos en EE.UU.) y el 68% dedica algo más de dos horas a alguna pantalla electrónica.

Todo esto no es nuevo, los maestros llevan tres décadas avisando de que observan los síntomas de lo que se conoce como TDAH en las escuelas y ya apuntaban a la tele como una de las posibles causas. Claro, que la exposición a pantallas y el efecto estresante tanto de aparatos como de contenidos no ha parado de creer desde aquel ya lejano en el tiempo 2004.

De lo anecdótico de ver la tele hemos pasado a la era de la hiperestimulación. Tele, tablets, móviles, redes sociales (facebook, Twitter, You Tube), el mail, el Wasap y los SMS, etc. Nuestros sentidos trabajan cada vez más y más rápido. Todo se acelera. Los contenidos de nuestras comunicaciones se han ido reduciendo en tamaño y extensión y al cabo del día recibimos y emitimos numerosos estímulos que nos tienen en constante estado de alerta.

Reina la superficialidad porque con tanto trabajo mental ¿cómo profundizas? No tenemos tiempo y lo que es peor, hemos perdido el hábito. Cada vez nos cuesta desarrollar actividades que requieren mantener la atención, como leer un libro. Esto lo analiza muy bien el periodista Pascual Serrano en su libro La comunicación jibarizada. Cómo la tecnología ha cambiado nuestras mentes, (Península, 2013). Es la sociedad que hemos creado los adultos y en la que se desenvuelven y educan los niños y niñas.

2 Comentarios a “Televisión e hiperactividad: Bob Esponja, el peor amigo de la infancia”
  1. Wirkal

    Alan Watt (no confundir con Alan Watts con “S”) hace ya tiempo hablo sobre el tema en profundidad.

  2. Marta

    Hola, no lo dudo porque con tanto aparato hay hiperestimulación, pero y ¿Speedy González en nuestra época, que el propio nombre lo indica? jaja. Creo que en esto también hay una exageración en el asunto ante todo porque el aumento del diagnostico de TDAH (recuerdo enfermedad QUE NO EXISTE) es por las farmaceúticas y los medicamentos que sacan al mercado, osea que no creo que tengan mucho que ver los dibujos en sí, sí los jueguitos y las pantallas que ya desde bebes los “padres” se lo permiten tener a los hijos y el tiempo que dedican a ello. Pero no sólo a los niños, los adultos también nos sobreestimulamos. Y hay algo que me ha sorprendido, porque trato de ver dibujos con mis sobrinas para ver que contenidos hay, y Caillou es uno de los pocos que considero que son relajados, y el contenido es bonito, no sé que ven de malo en Caillou, ahh ok!! he pinchado en el link, comparaban bob esponja con Caillou y sí dicen que ésta no presentaba problemas. Gracias!

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.