Nuevos datos sobre el fármaco Depakine: malformaciones en bebés y graves enfermedades

A principios de junio de 2013 advertimos que los fármacos cuyo principio activo es el valproato, como Depakine, pueden causar graves daños en los fetos durante el embarazo. En enero pasado, la Agencia Española de Medicamentos lanzó una advertencia corroborando que Depakine está provocando bebés con malformaciones. Ahora dicho organismo advierte que este medicamento causa también enfermedades de las mitocondrias.

Las enfermedades mitocondriales son un grupo de alteraciones que resultan de la modificación genética, estructural o bioquímica de las mitocondrias (orgánulos celulares encargados de suministrar la mayor parte de la energía necesaria para la actividad celular). Sus síntomas son variados y pueden incluir: fallo del control motor, debilidad muscular y dolor, problemas gastrointestinales, retraso en el desarrollo, enfermedad cardíaca, hepática o respiratoria, diabetes mellitus y convulsiones.

Depakine autismo mitocondrias malformaciones epilepsia bipolar

En personas con mitocondropatías previas los tratamientos antiepilépticos, como Depakine -fabricado por Sanofi Aventis-, susceptibles de producir toxicidad mitocondrial, pueden empeorar los síntomas de enfermedad mitocondrial.

Recientemente, uno de los laboratorios titulares de la autorización de comercialización de ácido valproico genérico en Alemania generó una señal de seguridad que relacionaba el uso de valproato con toxicidad mitocondrial. Como consecuencia de ello, comenta la Agencia de Medicamentos:

se realizó una evaluación en profundidad de esta posible relación causal (…) llegó a la conclusión de que existe evidencia suficiente para respaldar una asociación causal entre el uso de valproato y el empeoramiento de enfermedades mitocondriales subyacentes, incluido el riesgo de hepatotoxicidad“.

En consecuencia, se van a actualizar las fichas técnicas y los prospectos de los medicamentos que contienen valproato (y sustancias relacionadas) con esta información, en particular la contraindicación de su uso en pacientes con enfermedades mitocondriales causadas por mutaciones de la polimerasa gamma.

Cabe preguntarse porqué no se retira de la circulación esta peligrosa sustancia. Que lleve años en el mercado y sea ahora cuando se hace el aviso es una prueba más de que la farmacovigilancia que hacen las agencias reguladoras de medicamentos es insuficiente. También de que se ponen a la venta medicamentos dañinos sin los suficientes ensayos clínicos sobre su seguridad.

Sanofi Aventis Gardasil vacuna papiloma reacciones adversas agreal veralipridaAdemás, Sanofi Aventis tiene un pasado como laboratorio que ha comercializado medicamentos a sabiendas que provocaban graves daños. Es el caso de Agreal, retirado del mercado en España en 2005 porque causaba graves daños neurológicos y psíquicos en miles de mujeres a las que ha dañado de por vida.

2 Comentarios a “Nuevos datos sobre el fármaco Depakine: malformaciones en bebés y graves enfermedades”
  1. Nils Bergman

    Josep Pàmies publica sobre geoingeniería, con una nueva entrevista de Alícia Ninou, a Josefina Fraile.

    https://joseppamies.wordpress.com/2015/02/14/nos-roban-las-nubes/

  2. Antonio Larrosa

    No hay que fiarse de los medicamentos quimicos, prefiero los naturales aunque sean más lentos. Los quimicos solo para cuando el riesgo es muy grande y no tienes más remedio que emplearlos.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.