El control de los fármacos en Europa depende ahora de Industria, no de Salud

En Europa y Estados Unidos los medicamentos son la tercera causa de muerte tras el cáncer y las enfermedades del corazón. Es evidente que hace falta un mayor y urgente control de los fármacos comercializados pero la “nueva” Comisión Europea de Jean Claude Juncker, ha quitado a la Dirección General de Salud y Consumo el control de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) para dárselo a la de Empresa e Industria, dependiente de la comisaría de Mercado Interno, Industria, Emprendedores y Pymes.

Juncker medicamentos

Jean Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea.

El presidente recién elegido de la Comisión Europea -el Gobierno de la Unión Europea (UE)-, Jean Claude Juncker, va a devolver el máximo órgano de control de los medicamentos que se usan en la UE a la Comisión de Industria.

En realidad, con esta aberración comenzó la EMA su andadura en 1995, gestionada por Industria. La sensatez hizo que en 2009 el antecesor de Juncker en la presidencia de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, se la llevase a la comisaría de Salud.

¿Cómo se justifica esta medida si el objetivo de las agencias de medicamentos es velar por la proteger la salud pública mediante la evaluación y farmacovigilancia de los medicamentos?

Juncker y sus colaboradores quieren impulsar a la industria farmacéutica europea y en ello es clave la EMA.

Ésta es la que revisa la documentación que le aportan los laboratorios sobre nuevos medicamentos y decide si son dignos de ser aprobados como tales y comercializados. Cuanto antes haga su trabajo antes puede venderse un medicamento y antes genera beneficios económicos al fabricante. Y a la industria siempre le parecen lentas las agencias.

Todo medicamento es tóxico y por ello requiere mucho tiempo revisar a fondo los ensayos clínicos sobre seguridad del fármaco que hacen los laboratorios (nótese que las agencias NO hacen apenas estudios independientes sino que se limitan en la mayor parte de los casos a revisar la documentación que les ofrecen las farmacéuticas). La industria lleva años intentando que se rebajen los tiempos de aprobación de sus fármacos.

Otro punto de conflicto son las tasas que cobra la EMA (y otra agencias) a la industria en concepto de revisión de sus fármacos. Esto supone un conflicto de interés pues en definitiva los laboratorios están financiando a quien ha de controlarles. No contentos con ello la industria se queja desde hace tiempo de que la Agencia “no es transparente” en sus cuentas. Vaya, que le parece mucho lo que paga esta industria por lo demás destacada, como todo el mundo sabe, por su transparencia (sobre todo de sus ensayos clínicos, herramienta fundamental para que se aprueben sus fármacos).

Si hoy por hoy los fármacos son la tercera causa de muerte veremos si no escala posiciones en el ranking con la posible decisión de aprobar con mayor rapidez nuevos medicamentos.

¿Cual sería una política democrática y coherente de salud pública?

-Aquella que en la que los medicamentos fueran controlados por Salud y personal sin conflictos de interés con las industrias sanitarias.

-Las tasas a la industria para mantener agencias podrían mantenerse pero con un exhaustivo control de los citados conflictos y del fenómeno de “puertas giratorias” (los cargos públicos de un ramo habrían de quedar “en barbecho”, sin trabajar, en el sector que han regulado durante años -¿cinco, diez?-)

-El control de las reacciones adversas a los medicamentos debería ser prioritario para la EMA, es inconcebible que los medicamentos maten en Europea diez veces más que el tráfico automovilístico.

-Durante los últimos años la industria, por lo general, ha preferido apostar por producir copias de fármacos exitosos que estaban en el mercado (los conocidos como me too o “yo también”) que investigar nuevos fármacos de calidad. Esto es un fraude científico pues están patentándose mayoritariamente medicamentos que no aportan novedad terapéutica alguna y la EMA ha de intervenir no permitiéndolo.

4 Comentarios a “El control de los fármacos en Europa depende ahora de Industria, no de Salud”
  1. Wolf

    Me diagnoticaron transtorno esquizoafectivo. Me pinchan antipsicóticos una vez al mes y me recetan ácido valproato y litio. Tengo muchos temblores. Esto no puede ser bueno. Estoy probando poco a poco de ir reduciendo los medicamentos que yo se por experiencia que no necesito y lo tengo que hacer yo solo sin ningún tipo de soporte profesional. Juegan con nuestro miedo a enfermar. No dan otra opción. Pero lo voy a intentar.
    Gracias.

  2. Elias

    Todo es muy lógico. Dentro de su mundo estos tios se mueven como un rebaño (lo que son realmente), su educación, privilegios, “estatus”, etc, es lo único que defienden. Da igual el ámbito en que se muevan. El sistema los fabrica como productos de magnífica calidad (para servir sus intereses, claro): “borregos excelentes” como los define este artículo muy acertadamente: http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2014-09-16/la-educacion-de-elite-produce-borregos-excelentes-segun-un-profesor-de-yale_180647/ habla de la educación de élite y sus productos manufacturados, pero yo lo extiendo a profesionales que han alcanzado cierto nivel en su organigrama, ya sean políticos, médicos, investigadores, etc, etc, están ahí porque son incapaces de plantearse, ni remotamente, que el paradigma en el que viven tan cómodos, donde son “alguien”, no es real, no pueden ni quieren ver que son solo parte de una cadena de transmisión. Obedecen, callan y a cambio reciben su parte. Tiempo llevo pensando en la razón profunda de tanta ceguera, intransigencia, crueldad incluso, de estos empleados, estos capataces, por así decirlo, para con los “usuarios” de su trabajo, en los ejemplos anteriores tenemos buena prueba de lo que quiero argumentar. En el primer caso legislando para las élites financieras e ignorando las necesidades reales de la inmensa mayoría de todos nosotros y en el segundo y tercero ignorando a las víctimas de productos farmacéuticos y defendiendo a capa y espada a esas mismas compañías. Son solo dos ejemplos, no todo es, por supuesto, blanco o negro. Pero creo que se capta la idea, ¿no?. En suma: el pastor bien adiestro no piensa ni defiende realmente a las ovejas sino a los intereses de su amo… A pesar de que esos pastores sean ovejas también.

    • Claudia Gonzalez G.

      Estoy en tratamiento de dialisis peritoneal automatizada desde hace 15 años, los que saben de esto pueden decir que pocas personas sobreviven tanto tiempo. Reemplazo los medicamentos por su igual en homeopatía. Ademas soy paciente en controles de cáncer de mama, por miedo me sometí a 30 sesiones de radio y mastectomía radical y vaciamiento total de ganglios del lado derecho. No permiti quimio por vena ni oral. Esto fue en 2006. Opte por limpieza de colon + cambio en la alimentacion (vegetariana), todo esto con todo y el miedo que tenia de perder la vida, pues mis hijos estaban pequeños. Lo Unico que no he podido reemplazar es la maquina de dialisis y no he permitido ni una sola mutilacion mas en mi cuerpo. Saludos. Creo en la desobediencia pacifica.

      Bogota-Colombia.

      • Elias

        Claudia, mira por favor este video del oncólogo Dr. Alberto Martí Bosch https://www.youtube.com/watch?v=TCfZtRszq58&hd=1. Creo que te podrían ayudar algunos de sus consejos. Te aseguro que merece la pena. Yo también estoy por la desobediencia pacífica, la autodefensa inteligente y – siempre – por la libertad. Salud.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.