Peter Gotzsche compara a Big Pharma con la mafia en su libro Medicamentos que matan y crimen organizado

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) acogió ayer la presentación del libro del médico danés Peter Gotzsche, Medicamentos que matan  y crimen organizado. Cómo las grandes farmacéuticas han corrompido el sistema de salud. Gotzsche ha trabajado en las industria farmacéutica y después se ha convertido en uno de los adalides de la llamada Medicina Basada en la Evidencia (MBE) que, como explica, ha degenerado en el marketing de Big Pharma para vender medicamentos ineficaces y mortales.

Medicamentos que matan libroSe define “crimen organizado” como una actividad en que se cometen los mismos delitos repetidas veces: extorsión, fraude, sobornos, malversación, obstrucción a la justicia y a la ley, falsos testimonios y corrupción política.

En un libro denso e hiperdocumentado, el danés va desgranando las irregularidades de las principales compañías y sus consecuencias para la salud de las personas y los sistemas sanitarios.

La presentación de Peter fue impactante:

-En Estados Unidos y en Europa los medicamentos prescritos son la tercera causa de muerte, tras las enfermedades cardíacas y el cáncer.

-Sólo en USA mueren cada año 200.000 por los daños de los fármacos.

-En EE.UU. las compañías farmacéuticas son el principal defraudador federal y en el mundo son líderes en soborno y corrupción.

-Un ejemplo: Pfizer, el primer laboratorio del ranking mundial lleva firmados cuatro acuerdos de “honradez empresarial” con el Gobierno de USA y prometió a los fiscales que no promocionaría fármacos para usos no aprobados… mientras estaba en ello.

Puso numerosos ejemplos de medicamentos que matan y se extendió en el diagnóstico de hiperactividad o TDAH en la infancia (“no es más que un nombre, carece de entidad biológica”, dijo). De los medicamentos ad hoc expuso sus efectos a largo plazo: daños cerebrales (experimentos en animales), ansiedad, depresión, etc.

Este especialista fue muy crítico también con los antidepresivos: dudosa eficacia y graves peligros (de “inútiles” los calificó). También indicó que el conocido riesgo de suicido relacionado con estos tratamientos es mucho más grave de lo que han contado las autoridades sanitarias. Cuestionó también lo que denomina “el bulo del desequilibrio químico cerebral” para recetar psicofármacos.

Peter gotszcheFui el primero en intervenir en el debate. Le expliqué a Gotzsche que ya en 2007 publiqué mi primer libro titulado Traficantes de salud. Cómo nos venden medicamentos peligrosos y juegan con la enfermedad cuya primera parte se titula precisamente Medicamentos que matan.

Hice una observación retórica. Tanto él como figuras internacionales que prologan su texto, como Robert Smih, ex director de British Medical Journal (BMJ) o Joan Ramon Laporte catedrático de Farmacología catalán, dedican muchas frases a justificar el texto de Gotzsche y a explicar que lo que cuenta no es exagerado. Tal justificación, que yo he debido de hacer en ocasiones, me llama al atención y Peter respondió en su línea, claro y directo:

estamos contando la verdad”.

Salió a relucir otro dato. Los casi 200.000 muertos anuales en Europa por medicamentos, diez veces más que el tráfico. El danés se pregunta ¿si fuera un virus quien causase tantos fallecimientos qué creéis que ocurriría?

El miedo de los pacientes al dolor y sufrimiento, a la enfermedad, es lo que hace que aceptemos todo este tipo de cosas”.

Tras la presentación oficial algunas personas nos quedamos en petit comite con el autor del libro y tuvimos una entrevista informal. En ella también surgieron temas muy interesantes. Con respecto a la sobremedicación con psicofármacos, el médico propone que los psiquiatras pongan consultas para quitarle medicamentos a los pacientes como ya se hace en su país. También respondió que

la corrupción sanitaria es generalizada, hay menos en los países nórdicos pero aún así hay muchos médicos daneses entran en el juego de la industria farmacéutica”.

Se planteó igualmente dónde buscar información crítica sobre medicamentos y demás asuntos relacionados. Peter considera esencial a la hora de consultar sobre un determinado medicamento buscar en internet su ficha técnica.

En alguna ocasión podemos saber más sobre un fármaco leyendo la ficha técnica que consultando al médico”, apostilló el también galeno Juan Gérvas, impulsor del encuentro con el autor de Dinamarca. 

medicamentos matanNo quise concluir sin hacer una observación que me parece clave. Comencé diciendo que Gotzsche es uno de los impulsores y máximos defensores en el mundo de la llamada Medicina Basada en la Evidencia, no obstante es uno de los fundadores de Cochrane Collaboration.

La MBE es la corriente hegemónica en la medicina moderna y me parece valiosa pero, añadí ¿no está siendo utilizado, manipulado el concepto por Big Pharma para hacer marketing de sus productos ineficaces y peligrosos?

Es la pregunta del millón de dólares -contestó entre sonrisas-. La industria farmacéutica ha secuestrado los ensayos clínicos y da lustre con ellos a medicamentos que no podían tenerlo de otra manera. La MBE es muy buena pero a ella también se deben las guías clínicas manipuladas, hechas en base a estudios clínicos manipulados y redactadas por médicos con conflictos de interés con los laboratorios.

Big Pharma te fuerza acreer en ella porque tiene un enorme poder de interpretación de los resultados de sus ensayos y lo hace sobre todo con las guías clínicas. En un principio la MBE era buena y ahora es correa de transmisión de la industria“.

9 Comentarios a “Peter Gotzsche compara a Big Pharma con la mafia en su libro Medicamentos que matan y crimen organizado”
  1. Gloria

    Cuando tengo la tos y la fiebre o dolor de las orejas

    Como mucho los limones. Cuando lo veo los primeros síntomas del gripe me meto en la ducha. Pongo la ducha con agua muy caliente sobre la garganta y el pecho (los órganos que sufren más por esta enfermedad). Lo hago varias veces al día, durante 3 días (por lo menos 2 veces, por la mañana y por la noche). Por la noche mejor ir directamente en la cama.
    No hace falta tomar las pastillas. Dentro de 3 días no hay ni rastro.

    Igual hago si me duelen las orejas. Uso solo agua caliente, nada de pastillas.
    Pero este método funciona mejor si la enfermedad se capta desde principio y no hay que esperar que la enfermedad se hace más fuerte.
    Más – http://ventaunpocodetodo.jimdo.com/echar-una-mano-a-dios-alzheimer-tos-y-fiebre-dejar-de-fumar-medicina-natural-piedras-en-los-ri%C3%B1ones/
    Con amor. GloriaV

    • Pedro Navarro

      Un día leí que cuando tienes los primeros síntomas de la gripe lo primero que hay que hacer es echarse dos gotas de agua oxigenada en cada oído y repetir esto cada dos horas hasta que los síntomas hayan remitido. Lo he probado ya dos veces y la gripe me ha durado unas 8-10 horas. Por lo visto cuando el virus de la gripe entra en nuestro cuerpo establece en el oído su nave nodriza, desde la que manda miles de virus a la sangre. El contacto con el agua oxigenada les mata y si un día te levantas por la mañana con los síntomas y haces esto ya verás cómo a las 7 de la tarde se han pasado los síntomas. Combina muy bien con las duchas bien calientes que has comentado, yo también lo hago.

  2. Abraham

    Saludos muy interesante, dentro de poco me van hacer una operacion maxilofacial debido a mi mandibula mi pregunta es, exíste algun metaestudio que compruebe la calidad de vida de esta operacion entiendo que el 70% de responsabílidad es del paciente pero que me dicen y disculpen si la pregunta no va pero es un comentario que quise hacer.

  3. Alredol

    Ya va siendo hora que se traduzcan al español “The Anatomy of an epidemic” Y “Phramageddon” absolutamente esenciales para entender la burbuja de Big Pharma y el primero los desarrollos de la psiquiatría.

  4. María

    ONCÓLOGOS AUSTRALIANOS CRITICAN LA QUIMIOTERAPIA

    Por Ralph Moss, Ph.D. –

    Un importante estudio ha sido publicado recientemente por la revista Clinical Oncology. Este meta-análisis, titulado “La contribución de la quimioterapia citotóxica a la supervivencia de 5 años en adultos con tumores” (The Contribution of Cytotoxic Chemotherapy to 5-year Survival in Adult Malignancies) (documento original en PDF) ha sido realizado para cuantificar cuidadosamente los beneficios del tratamiento quimioterapéutico en adultos afectados por los cánceres más comunes. A pesar de que el estudio ha despertado algo de atención en Australia, país de origen de los autores del mismo, ha sido acogido con un silencio total en el resto del mundo.

    Los tres autores del estudio son oncólogos. Grame Morgan, profesor asociado y autor principal, es radiólogo en el Hospital Royal North Shore de Sydney. La profesora  Robyn Ward es oncóloga en el Hospital de St. Vincent, de la Universidad de New South Wales. El tercer autor el Dr. Michael Barton es radiólogo y miembro del Collaboration for Cancer Outcomes Research and Evaluation, del Servicio Sanitario de Liverpool, en Sydney.
    La profesora Ward también forma parte del organismo oficial (Therapeutic Goods Authority of the Australian Federal Department of Health and Aging) que aconseja al gobierno australiano acerca de la conveniencia y eficacia de los fármacos que han de aparecer en la relación del Programa de Beneficios Farmacéuticos (Pharmaceutical Benefits Schedule), una especia de equivalente al estadounidense Food and Drug Administration (FDA).

    Su meticuloso estudio se ha basado en los análisis de los resultados de todos los estudios clínicos randomizados (RTC) llevados a cabo en Australia y Estados Unidos  que habían indicado un incremento significativo de 5 años en la supervivencia de adultos con cánceres malignos, debido al uso de la quimioterapia. La información sobre supervivencia se obtuvo de los registros sobre cáncer australianos, y del estadounidense Instituto Nacional de Cáncer, Seguimiento de Epidemiología y Resultados Finales (SEER), durante el período comprendido entre enero de 1990 y enero de 2004.

     

    Cuando los datos eran inseguros, los autores deliberadamente estimaron en exceso los beneficios de la quimioterapia. Aun y así, el estudio ha concluido que la quimioterapia no contribuye más allá de un 2% a mejorar la supervivencia de los pacientes con cáncer 

    Sin embargo, a pesar de la creciente evidencia de que la quimioterapia no prolonga de hecho la supervivencia del enfermo, los oncólogos continúan presentando el tratamiento como una aproximación racional y prometedora contra el cáncer.

    “Algunos médicos continúan pensando optimistamente que la quimioterapia citotóxica mejorará significativamente la supervivencia en el cáncer”, escriben en la introducción, “La realidad, a pesar del uso de nuevos y costosos fármacos, solos o combinados, para mejorar los índices de respuesta…es que se ha conseguido muy poco resultado del uso de los nuevos protocolos”. (Morgan 2005)

    Los autores australianos prosiguen: “en el cáncer de pulmón, la supervivencia media se ha incrementado sólo en dos meses (durante los últimos 20 años, ed.), y el beneficio total de supervivencia de menos del 5 por ciento se ha conseguido en el tratamiento adyuvante de cánceres de mama, colon, cabeza y cuello”.

    Los resultados del estudio se han resumido en dos tablas, reproducidas más abajo. La tabla 1 muestra los resultados en pacientes australianos. La tabla 2 muestra el resultado en los pacientes estadounidenses  Los autores señalan que la similaridad de cifras entre Australia y Estados Unidos hacen que sea muy probable que el 2,5 % de beneficio o menos registrado  pueda ser también extendido a otros países desarrollados.

    Tabla 1
    Resultados en pacientes australianos 
    Tabla 2
    Resultados en pacientes estadounidenses

    Básicamente, los autores encontraron que la contribución de la quimioterapia a una supervivencia superior a 5 años en adultos, era de un 2,3 % en Australia, y de un 2,1 % en Estados Unidos. Resaltan que, por las razones explicadas en detalle en el estudio, estas cifras “deberían ser vistas como el límite máximo de eficacia” (es decir, que son un cálculo más bien optimista que pesimista).
    Comprendiendo el “Riesgo relativo”
       ¿Cómo es posible que a los pacientes se les ofrezca rutinariamente el tratamiento quimioterapéutico, cuando los beneficios obtenidos son tan insignificantes? En su discusión, los autores citan la tendencia por parte de la profesión médica, de presentar los beneficios de la terapia en términos estadísticos que, aunque técnicamente correctos,  raramente son comprendidos por el paciente.
    Por ejemplo, con frecuencia los oncólogos expresan los beneficios de la quimioterapia en términos de lo que se llama “riesgo relativo”, en lugar de proporcionar información lisa y llana del porcentaje de supervivencia total. El riesgo relativo es una jerga estadística que permite presentar el beneficio de recibir una intervención médica de manera que, aunque técnicamente correcta, tiene el efecto de hacer que la intervención parezca mucho más beneficiosa de lo que  realmente es. Si recibir un tratamiento hace que el riesgo del paciente descienda de un 4 % a un 2 %, esto puede ser expresado como un descenso del riesgo relativo del 50%.  Es un valor nominal que suena bien.  Pero otra manera de expresarlo, igualmente válida, es decir que ofrece un 2% de reducción del riesgo absoluto,  lo que resulta menos probable que convenza a los pacientes para que se apliquen el tratamiento. 

    • Juan

      Prolongar la vida de un paciente por 5 años, yo le llamo prolongar el sufrimiento,esto es ridículo la mayoría de los tumores llamados cancerosos no lo son y pueden ser tratados con cosas sencillas y el paciente se cura, de verdad que es una mafia que lo único que busca es ganancias y no salud en los seres humanos.

  5. Sam

    Algo está pasando, algunos medios están empezando a informar de 2 nuevos libros sobre Big Pharma.

    El de “Medicamentos que matan y crimen organizado” aparece en la Vanguardia

    http://www.lavanguardia.com/salud/20140908/54414794791/experto-danes-alerta-medicamentos-tercera-causa-muerte.html

    Y el de ¿Somos todos enfermos mentales? aparece en el confidencial y en la cadena cope

    http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2014-09-09/la-industria-farmaceutica-esta-causando-mas-muertes-que-los-carteles-de-la-droga_188426/

    http://www.cope.es/player/Escucha-la-entrevista-a-Allen-Frances-en-La-Manana&id=2014090912530002&activo=10

  6. Carlos

    “Big Pharma te fuerza acreer en ella porque tiene un enorme poder de interpretación de los resultados de sus ensayos y lo hace sobre todo con las guías clínicas. En un principio la MBE era buena y ahora es correa de transmisión de la industria“.

    Difícil creer que en un principio MBE era buena y ahora es mala y peligrosa. La MBE siempre estuvo y estará defendiendo y promocionando a la Big Pharma, sólo que hoy es descarado y no está dirigido ,como en otros tiempos ,exclusivamente a las almas bellas (científicamente hablando).
    Saludos.

  7. Jesús García Blanca

    Este Peter Gotzsche, por muy fundador que sea de Cochrane es un peligroso pseudocientífico, un curandero infiltrado que pretende vender libros a costa de la salud de la gente.

    (Como la ironía es tan difícil de trasmitir en un comentario escrito, aclaro que reproducía los habituales argumentos de los fanáticos defensores del cientifismo moderno cuya fe ciega les hace creer que van a detener las críticas honestas como la de Gotzsche y los esperanzadores avances hacia una medicina más humana).

    Salud. Jesús García Blanca.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.