Volver a responsabilizarnos de nuestra salud

El viernes 9 de mayo unas sesenta personas asistieron a una jornada organizada por Entorno Escorial y Casa Abierta Escorial sobre la autogestión de la salud, con charlas de tres ponentes: la médica naturista Belén Igual Díaz, el periodista de investigación Miguel Jara y la farmacéutica naturista Palmira Pozuelo. Así comienza la nota publicada por la organización que resumo y edito para vosotros.

Los tres expertos explicaron cómo la población en España está cada vez más “medicalizada”.

A millones de personas se les recetan fármacos de por vida, por ejemplo para el colesterol, la tensión arterial, el asma y problemas psicológicos. Los grandes beneficiados de este proceso son las empresas farmacéuticas y otras compañías sanitarias que utilizan métodos poco éticos y a veces ilegales para vender sus productos e influir en las decisiones de las administraciones, los médicos y los pacientes.

Frente a esta situación y los nefastos efectos secundarios sobre nuestros organismos, los ponentes recomiendan que asumamos la responsabilidad sobre nuestra propia salud.

Belén Igual médico medicina

La doctora Belén Igual en el acto público.

La médico Belén Igual Díaz afirmó que muchos de los avances en longevidad se explican por las mejoras en alimentación e higiene pública desde el siglo XIX y no se deben a los tratamientos, muchas veces agresivos, de la medicina convencional.

La ponente describió cómo en la sociedad actual, individualista y consumista, la medicina se ha convertido en una herramienta para la sumisión de la población.

Utilizó como ejemplo la “patologización” del embarazo, un proceso natural que ahora es una prueba de obstáculos y un martirio para las mujeres.

Según la doctora Igual, los protocolos médicos imponen el sobreuso de ecografías, screenings para diabetes y la anestesia epidural que desnaturaliza el embarazo y el parto.

Frente a este proceso, Belén recomendó la reducción de intervenciones agresivas y el parto natural en casa, por ejemplo con el uso de técnicas de respiración para afrontar el dolor.

Terminó diciendo que en otros campos, millones de personas sanas han sido convertidas en enfermos por sus niveles de colesterol, tensión arterial y problemas psicológicos.

medicalización medicina medicamentos miguel jara autogestión salud

Un servidor.

Miguel Jara es un periodista que lleva 14 años investigando a la industria farmacéutica y los casos de las personas dañadas por medicinas. Explicó como los visitadores médicos de las empresas “compran” las recetas de los doctores y que, en España, los medicamentos se han convertido en objetos de consumo.

Miguel describió cómo, en general, las medicinas se descubren en las universidades públicas y cómo las empresas las patentan y luego en muchos casos manipulan los ensayos clínicos. De hecho, estas pruebas clínicas se han convertido en un instrumento de marketing más para los medicamentos de superventas.

Habló también del enorme poder del lobby farmacéutico, ilustrado por el gran pelotazo de la “pandemia de la gripe A” en 2009 cuando la empresa Roche ganó millones de euros con su medicina Tamiflu. La OMS (Organización Mundial de la Salud) fue manipulada para declarar un estado de pandemia y convencer a los gobiernos de comprar esta medicina masivamente aunque no sirve para nada.

Según Miguel, hay muchos conflictos de intereses. Por ejemplo, las mismas agencias reguladoras de medicamentos en los EE.UU y Europa están financiadas por los laboratorios farmacéuticos y las revistas médicas publican estudios financiados por las mismas empresas, que no son nada independientes.

Otras prácticas poco éticas son las subvenciones a las asociaciones de pacientes que luego presionan a las administraciones para el uso de medicinas y las “puertas giratorias” entre altos funcionarios y políticos y las grandes empresas sanitarias. Miguel terminó diciendo que no hay que delegar nuestra salud al complejo médico/farmacéutico y que es imprescindible tener información veraz y formación independiente sobre temas médicos.

Palmira Pozuelo farmacéutica medicamentos farmacia

Palmira Pozuelo.

La farmacéutica Palmira Pozuelo habló de su experiencia en un pueblo madrileño donde la gente le pedía pastillas para tratar sus síntomas de manera rápida y barata (“algo que me lo quite”) en vez de buscar el origen de los problemas y sus soluciones, que en la mayoría de las veces estaban en la forma de vida, mala comida. etc.

Según Palmira, la medicina convencional es una “medicina de guerra” que funciona bien en casos de urgencia pero que no soluciona muchos problemas crónicos comunes y además tiene muchos efectos secundarios.

España es el segundo país en consumo de fármacos con sobreuso de medicinas como los antibióticos que dañan la flora intestinal y destruyen las “bacterias buenas”.

Frente esta situación, Palmira recomienda la “medicina integrativa” con el uso de la medicina convencional para emergencias y la medicina natural, combinada con una dieta y vida sana para solucionar muchos problemas crónicos. Por ejemplo, en vez de tomar estatinas para altos niveles de colesterol, se puede controlar la dieta (ej. con más fibra), reducir el estrés y aumentar el ejercicio físico.

Así que ya sabéis, empoderaros de vuestra salud, no la deleguéis en nadie más que para asesoraros. Seamos responsables de nuestro bien más preciado.

15 Comentarios a “Volver a responsabilizarnos de nuestra salud”
  1. Carlos

    Que el Sr. Nils no sea médico no le exime de leerme correctamente. Refuta mi comentario con argumentos que no utilicé. Está claro que el tabaco no provoca cáncer, ni somos adictos por tomar una cerveza de vez en cuando. Creo que debería tratar su agresividad.
    Saludos.

    • Nils Bergman

      Bueno. Me parece evidente que ni tomarse una cerveza ni fumarse un pitillo de vez en cuando conlleva contraer una cirrosis o una EPOC o enfisema. Seamos coherentes: estas enfermedades son causadas por la adicción. Y por cierto, si usted comparte mi opinión acerca de la inexistencia de causalidad entre cigarrillos y cáncer no podrá sino convenir conmigo en el monumental fracaso de las “políticas de prevención”.

      ¿No será usted el mismo Carlos que dijo aquello de ‘la eficacia de los psicofármacos depende del entorno del paciente’? Que es como decir: Oh! La eficacia de este anticonceptivo depende con quien realice usted la cópula, y alcanza plena efectividad cuando su pareja es estéril…

      Sin embargo, reconozco que mi tono es censurable. Pero también creo que tengo razón. Lo expuesto en el primer párrafo lo demuestra.

      • Carlos

        Bueno Nils, parece que usted está buscando el debate. Se ha despedido de Miguel, que lo ha tratado muy cordialmente, y ahora cree reconocerme por algún comentario-que yo no recuerdo haber hecho-pero si usted deja de lado la ironía-lo comprendería perfectamente. Comparar la eficacia de un tratamiento psicofarmacológico con la de los anticonceptivos, solo para desmerecer a su interlocutor, demuestra su escasez de argumentos. Por último, reconocer que su tono es censurable, pero al mismo tiempo considerar que lleva la razón, lo hace aparecer como un gruñon, lo cuál no creo, pero usted se esmera demasiado en parecerlo.
        Saludos.

        • Nils Bergman

          ¡Qué cosas! ¡Buscar el debate! Yo pensaba que ciencia era precisamente debatir, preguntar y cuestionar… Marcianos…

          “Comparar la eficacia de un tratamiento psicofarmacológico con la de los anticonceptivos, solo para desmerecer a su interlocutor, demuestra su escasez de argumentos.” ¿Qué escasez de argumentos, si acabo de rebatir los suyos en lo referente a EPOC y las cirrosis? Y ya me dirá usted la diferencia que existe entre psicofármacos y anticonceptivos o cualquier otro tratamiento. O funcionan o no funcionan. Punto. O curan o no. Punto. El hilo al que me refiero puede leerse aquí, y me da a mi que no solo en capacidad de argumentación sino también en memoria le supera servidor a usted.

          Por cierto, que las apariencias en lo que deberían ser discusiones científicas debieran ser lo de menos. Centrémonos en los hechos, sino cae usted en ataques ad hominem y desvaríos afines.

  2. Carlos

    Pero que contrapunto tan interesante y ninguno menciona la Prevención Primaria o Medicina Preventiva. Veamos, si se hacen campañas masivas que advierten acerca del daño que produce el cigarrillo o el consumo de alcohol, el Estado, los gobiernos y la Salud Pública están trabajando mancomunadamente para que el ciudadano tome conciencia de los riesgos y se responsabilice por el daño que puede causar a su salud. Si luego llegan a la consulta médica con enfisema, EPOC, cáncer de hígado o cirrosis, será una lástima, pero han sido, en parte, responsables de contraer dichas enfermedades. Por último quiero hacer notar el tono violento y hasta grosero del Sr. Nils, será médico, que hace esos comentarios respecto al juramento Hipocrático? Yo soy médico y me parece que su comentario no aporta nada.
    Saludos.

    • Nils Bergman

      No, no soy médico, ni ganas.

    • Nils Bergman

      Por cierto, que la prevención debería hacerse ajustándose a la ciencia: el tabaco no provoca cáncer. Y para el tratamiento de adicciones, están las correspondientes especialidades, que lo único que se dedican a hacer es recetar psicofármacos. Mi agresividad es una reacción a la estupidez y crueldad del gremio. Quieren los médicos mi respeto? Que se lo ganen.

  3. Nils Bergman

    Yo lo siento, pero estos eslóganes buenrollistas, perroflautistas y pseudoprogres me sacan de quicio. Que me vengan con que ahora tenemos que responsabilizarnos de nuestra salud, es como que me digan que la culpa de la crisis es de la gente que vivió por encima de sus posibilidades, y no de la bajada de los tipos de interés y de las actitudes depredadoras de los bancos. Si tenemos órganos reguladores, autoridades y quién sabe cuantos más soplagaitas que se arrogan la pericia de gestionar la salud de los demás, que apechuguen con sus errores. Quiero ver juicios, quiero ver cabezas rodar. O eso o instauramos de una jodida vez un estado libertario y que cada uno haga lo que le plazca. Pero, y disculpad la acritud, a mi tanta diplomacia me da asco. Las empresas farmacéuticas y todos y cada uno de los colegiados de este maldito país tienen una responsabilidad para con sus clientes. El juramento hipocrático se hace por algo, aunque algunos se laven el culo con el mismo.

    • Miguel Jara

      Bueno, no me parece un eslogan sino algo muy serio y lo de responsabilizarse de la salud cada uno y el compromiso colectivo con el análisis de lo que ocurre y su denuncia tanto pública como jurídica NO es incompatible.

      • Nils Bergman

        A mi me parece que estamos apuntando en la dirección opuesta. El sistema médico empieza en la consulta del médico y éste tiene la obligación de dispensar el mejor tratamiento y asesorar al paciente de la mejor manera posible: para eso estudia y para eso se le prepara. Cuando falla en eso, todo el sistema está fallando: falla él, falla la Universidad en la que ha estudiado, falla la Agencia Española del Medicamento, fallan las empresas farmacéuticas, falla el Ministerio de Sanidad, etc.

        Evidentemente, ante tal panorama, no queda otra que responsabilizarse de la salud. No hay más, o sino pringas y acabas como Tito Vilanova. Yo mismo he tenido que hacerlo. Pero parece que con eso obviamos la realidad, y es que siempre pagan justos por pecadores. Lo siento y me diculpo por la contundencia de mi comentario anterior, pero la responsabilidad de la salud del paciente recae sobre todo en el médico al que éste se pone a disposición, puesto que éste, se supone, sabe más que el primero; sino, para empezar, no acudiría a él. Es un contrato social basado en la confianza. O eso o, como digo, desmantelamos el sistema y que cada uno que se apañe con lo que pueda, con lo cual, no obstante, y en eso creo que estamos todos de acuerdo, seguro que nos iría mejor.

        • Miguel Jara

          Estoy de acuerdo en todo lo que comentas solo que hay personas que entendemos que hay un campo enorme por abarcar ANTES de ir al médico y esa es la responsabilidad nuestra. Es nuestra salud y somos quienes hemos de cuidarla, por nuestro bien y sin paternalismos. Sé lo que quieres explicar, que en una sociedad neoliberal como la nuestra intenta echarse la culpa al enfermo de sus males para justificar recortes sanitarios, estoy también de acuerdo.

          • Nils Bergman

            No sé cuál es ese campo enorme por abarcar. Y, en cualquier caso, ¿no sería ésa una tarea que compete al médico o al gremio, también? Porque cuando uno acude al médico, es porque desconoce la raíz de su problema.

            Yo el día que el mecánico no me arregle el coche, no voy a responsabilizarme de la mecánica de mi coche, porque no tengo formación en eso, ni la quiero: para eso le pago. Lo voy a denunciar.

            Estamos derrochando recursos pagando a gente que no hace más que estropear al personal, porque están al servicio de empresas criminales.

          • Miguel Jara

            Nils, salgo a menudo con mi bici de montaña. Hace meses que pierde aceite en uno de los retenes de la horquilla de suspensión delantera. La bici no está mal pero necesita arreglar eso y hacer una revisión general para solucionar algunos problemillas. Lo voy dejando, dejando… y yo seré responsable de que cualquier día me quede tirado a kilómetros de casa por no haberla cuidado lo suficiente. Si le echo la culpa al mecánico soy injusto pues es mi responsabilidad llevar la bici en condiciones.

            Hoy mismo pido presupuesto para el arreglo 😉

          • Nils Bergman

            Entiendo, pero no comparto. Tito Vilanova no enfermó por abandonarse. Yo tampoco. La nutrición también es una especialidad médica y la psicología se ocupa de las motivaciones humanas y las depresiones. Lo dejo aquí, no quiero ponerme más pesado. Saludos y, como siempre, agradecido por lo que haces.

          • Miguel Jara

            Ok, lo dejamos, sólo dejar claro que no considero que seamos “culpables” de enfermar como tampoco puede ser el médico culpable. Asumamos nuestra responsabilidad y si perdemos la salud que el resto también la asuma. Gracias por participar.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.