Talidomida y Agreal: La “caprichosa” geografía de la distribución de medicamentos dañinos

¿Sabéis que el laboratorio Grünenthal, condenado como responsable de Caso Talidomida, también comercializaba Agreal -el medicamento para los sofocos de la menopausia dañino- en Francia? En España no pues lo vendió la farmacéutica Sanofi Aventis pero no deja de ser curioso que la compañía ahora sentenciada en nuestro país tenga tal historial de daños por medicamentos. Talidomida se recetaba para las náuseas y “molestias” del embarazo y Agreal para las “molestias” de la menopausia. Ambos resultaron más que molestos para sus consumidoras y descendencia.

Agreal3No existe ninguna duda, es público. Grünenthal fue el comercializador de Agreal en Francia. El 19 de julio de 2007, publican una carta conjunta Valérie Legout (Directeur Médical Laboratoires Grünenthal) y Alain Saint-Pierre (Directeur des Affaires Pharmaceutiques Sanofi Aventis France)- titulada Información importante: retirada del mercado de Agreal (Veraliprida).

Si os hacéis con un ejemplar del libro El caso Agreal. Responsabilidad por daños por medicamentos, podréis encontrarla traducida por sus autores, Antonio Piga y Teresa Alfonso Galán. En ella advierten de los daños de Agreal

Agreal lo comercializaron Grünental y Sanofi, que es la casa madre en Francia en 20 países africanos, Brasil y once latinoamericanos. No quiero ni pensar en el tipo de sistemas o centros de Farmacovigilancia con que contaban -¿cuentan?- esos países.

Mirad que es “caprichosa” la geografía de la distribución de los medicamentos dañinos. En Estados Unidos, los fabricantes de Agreal ni siquiera intentaron comercializarlo. No es que en Estados Unidos sean modélicas la industria farmacéuticaBig Pharma, como allí se la conoce- y la Administración encargada de regularla pero allí les habría salido muy caro este escándalo (en España a Grünenthal le va a salir por un pico ¡¿eh?!).

En América el único país que continúa comercializando Agreal es México que hasta el año 2000 no comenzó a tener un sistema de Farmacovigilancia. El laboratorio que lo hace se llama Aplicaciones Farmacéuticas y lo denomina Aclimafel.

Sanofi Aventis logo FranciaGrünenthal tiene 26 filiales por todo el mundo. Es interesante que esta multinacional farmacéutica, siendo alemana la casa madre, no comercializó nunca Agreal en Alemania (¿caprichos de la geografía, de nuevo?) pero sí en Francia; aunque la casa madre para Agreal es Sanofi Aventis, ya que es ella a la que se dirigen sus preguntas los inspectores de la Agencia Europea de Medicamentos en 2007, antes de decidir que se acabe su comercialización.

En la sentencia de Talidomida la jueza explica que,

a pesar del tiempo transcurrido desde los hechos, en la actualidad no se tiene un conocimiento cierto, cabal, seguro, exacto y absolutamente definitivo sobre el alcance de las lesiones y secuelas producidas por la talidomida, es decir, los daños derivados de su ingesta no están plena y absolutamente determinados ni consolidados, por lo que, en aplicación de la doctrina jurisprudencial descrita anteriormente, la acción rectora del procedimiento no puede considerarse prescrita”.

Existen numerosas similitudes entre los casos Talidomida y Agreal y sabemos que llegaron a compartir laboratorio comercializador.

Sin comentarios a “Talidomida y Agreal: La “caprichosa” geografía de la distribución de medicamentos dañinos”

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.