Cribado de cáncer de mama: sobrediagnóstico y falsos positivos, miedo y realidad

El cribado de cáncer de mama es una de las intervenciones preventivas más discutidas. Hay incluso quien ha escrito que si las mamografías fueran un medicamento estarían prohibidas (y no un cualquiera, sino el responsable del Centro Cochrane de Copenhagen). Se observa escasa atención en los ensayos clínicos a los daños que puede provocar el cribado. El sobrediagnóstico de cáncer de mama se ha cuantificado solo en el 7% de los ensayos clínicos y los falsos positivos -cuando el médico te dice que tienes ese tipo de cáncer pero luego resulta que no– se ha cuantificado sólo en el 4% de los ensayos clínicos.

Es decir, en los estudios experimentales (ensayos clínicos) se suelen ignorar y no considerar los daños del cribado de cáncer de mama, de manera que ni siquiera se estudian ni se siguen. El sesgo implícito es que “la mamografía sólo produce beneficios”. Esto supone un grave error conceptual pues la práctica científica honrada exige considerar siempre que toda intervención médica puede producir beneficios al tiempo que daños.

Así lo documenta la reconocida publicación médica British Medical Journal (BMJ) en un estudio reciente titulado Quantification of harms in cancer screening trials: literature review y que supone una revisión exhaustiva de la literatura científica en torno al cribado.

Al tiempo están apareciendo textos nuevos sobre la locura en la que están convirtiéndose las mastectomías “preventivas”. La mastectomía bilateral en cáncer se ha multiplicado por cuatro (hasta en el 25% de las mujeres se extirpa la mama sana al tiempo que la mama con cáncer) mientras que el riesgo de cáncer es de un 0,5% (0,5%-0,75% y no ha aumentado a lo largo de los años).

En cuanto a la mastectomía contralateral “profiláctica” podemos concluir que existe verdadero miedo contra realidad y que está produciéndose una sobreestimación del riesgo por las mujeres y sus médicos y doctoras.

Sería bueno que hubiera más prudencia en las consultas. Estudiar bien los datos que aportan estos estudios. No podemos dejarnos guiar por el miedo sino por los datos concretos. De otro modo se puede hacer más daño que bien:

La mamografía disminuye un 21% la mortalidad por cáncer de mama al cabo de diez años de cribados, pero en sentido absoluto se disminuye la mortalidad por cáncer de mama un 0,1%, del 0,5% al 0,4%.

Hace poco que se ha publicado una revisión Cochrane sobre el cribado de cáncer de mama mediante mamografía:

La disminución de las tasas de mortalidad por cáncer de mama se deben principalmente a la mejora de los tratamientos y la concienciación sobre el cáncer de mama, por lo que no estamos seguros de los beneficios del cribado en la actualidad. El sobrediagnóstico tiene costes humanos y aumenta el número de mastectomías [cirujía de mamas] y muertes.

La probabilidad de que una mujer se beneficie del asistir a las pruebas  de cribado es pequeña y en el mejor de los casos -si nos basamos en los resultados de ensayos aleatorios- diez veces más pequeño que el riesgo de que pueda experimentar daños graves en términos de sobrediagnóstico. Así que seamos más críticos con determinadas pruebas “preventivas” y apostemos por una verdadera prevención basada en hábitos saludables.

4 Comentarios a “Cribado de cáncer de mama: sobrediagnóstico y falsos positivos, miedo y realidad”
  1. Juana

    El cribado de cáncer de mama, posiblemente no sea la prueba ideal, ni sea inocua, pero conozco a muchas mujeres, que gracias a está prueba, su sufrimiento ha sido menor, al ser detectado su enfermedad en un estadio inicial o incluso salvar la vida. Mientras no tengamos algo mejor, no desvaloricemos lo que tenemos.

  2. Anne

    Mi hermana, quien estudio química biológica y genética, me dijo hace muchos años que ella piensa que las mamografias son dañinas con la posibilidad de crear cáncer (células deformes que se reproducen deformes).

  3. Beatriz

    No me queda claro si el cribado es lo mismo que la mamografía.

    Gracias.

    • Miguel Jara

      Beatriz, la mamografía es uno de los métodos de cribado del cáncer de mama.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.