Caso Agreal (II): El laboratorio indujo a los médicos a error de prescripción

Hemos comentado que el dañino medicamento Agreal nunca tuvo ficha técnica. Este documento es muy importante para que los profesionales sanitarios puedan conocer y recomendar o no a sus pacientes un medicamento. Los médicos sólo dispusieron de prospecto y este presentaba multitud de irregularidades para inducirles a error con el objeto de ampliar su mercado.

Mientras que en países como Francia el prospecto del fármaco explicaba, de manera escueta, que Agreal sólo estaba indicado para los sofocos de la menopausia, en España se argumentaba que el medicamento tenía efecto, además de en los sofocos, en las “manifestaciones psicofuncionales de la menopausia“. ¿Mandé…?!

La ambigüedad, amplitud e inconcreción de ese concepto no se sustenta en base científica alguna. Falta estudios sobre esas “manifestaciones” por lo que expresar tal denominación en un prospecto indujo a múltiples errores en los médicos que prescribieron Agreal. Así lo concluyen los peritos judiciales de varias afectadas, Antonio Piga y Teresa Alfonso Galán en su libro El caso Agreal (veraliprida).

Se abusó de un medicamento que provocó graves reacciones adversas psiquiátricas. Pero eso no es todo, ni mucho menos. Cuando las mujeres, ahora enfermas de Agreal (mujeres antes sanas, los sofocos de la menopausia no son una enfermedad) querían dejar el medicamento, se encontraban con otro de sus fuertes efectos secundarios, el síndrome de retirada; Agreal causaba adicción en tratamientos prolongados (buena parte de los recetados).

Aparecía entonces ansiedad intensa, depresión, inquietud, tristeza, falta de energía vital, fatiga, falta de concentración, insomnio y otros problemas psíquicos. Engañados por un prospecto perverso que les decía que Agreal era eficaz en el tratamiento de las “manifestaciones psicofuncionales de la menopausia”, los médicos continuaban recetándoselo a las mujeres que continuaban empeorando. El síndrome era causado precisamente por el medicamento con el que se quería tratar.

Cualquier fármaco puede ser peligroso si se aplica más allá de las indicaciones para las que se hicieron ensayos clínicos. Las pruebas hechas con Agreal fueron de muy pocos ciclos del medicamento. Como es obvio, no se hicieron ensayos para comprobar si funcionaba en las “manifestaciones psicofuncionales de la menopausia” porque es algo que no existe, fue un invento del laboratorio fabricante Sanofi Aventis.

Todo esto recalca la importancia de que los médicos sepan lo que recetan; que conozcan a fondo los medicamentos que emplean. Para ello sus fuentes de información han de ser independientes, no como ocurre ahora que mayormente son los laboratorios quienes les “forman”. Claro que también hay que plantearse la responsabilidad de la Agencia de Medicamentos en todo esto pues fue la que le permitió a un laboratorio inventarse una indicación de su medicamento con funestos resultados.

Los médicos fueron engañados por el laboratorio. ¿Hicieron algo para que no vuelva a repetirse (si es que no está ocurriendo con otros laboratorios y otros medicamentos)? De momento NO.

PD: En el Bufete Almodóvar & Jara-Bufete RAM revisamos casos aún no juzgados por encargo de un numeroso grupo de afectadas.

Un Comentario a “Caso Agreal (II): El laboratorio indujo a los médicos a error de prescripción”
  1. Maria Jose

    Este MEDICAMENTO no solo causo daños irreversibles, ansiedad
    depresión, perdida de memoria, miedos ect, si no que, todos los
    tratamientos recetados para curarnos, ansiolíticos, antidepresivos y pastillas para dormir durante ¡ 12 AÑOS ¡ no sabemos que daños están causando en nuestro organismo, ni cuando
    podremos prescindir de ellos.
    Necesitamos saber que enfermedad concreta nos ha causado y…
    cuando recibiremos la atención adecuada.
    Somos miles de afectadas de AGREAL en todo el mundo.
    María José.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.