Una visión crítica del calendario vacunal único

Por

22 de marzo de 2013Vacunas4 Comentarios

El Ministerio de Sanidad español y las comunidades autónomas han acordado la creación del primer calendario de vacunación infantil común y gratuito para todo el Sistema Nacional de Salud.

Estará integrado por las vacunas de la poliomielitis, la triple vírica (sarampión -con sentencia en España por graves reacciones adversas-, rubeola y parotiditis), haemophilus influenzae b, hepatitis B, meningitis meningocócica C, varicela -junto con otras, algunos médicos las tachan de “negocio”-, difteria-tétanos-tos ferina (se han asociado varias decenas de muertes de bebés a una presentación heptavalente) y virus del papiloma humano, de la que hemos publicado tanto sobre su falta de eficacia y seguridad

La dosificación de estas vacunas es generosa, como han explicado las autoridades sanitarias; alguna requiere hasta cuatro dosis.

Las vacunas de este calendario son de aplicación “recomendada”, NO OBLIGATORIA. Hay otras vacunas que no sé cómo calificar porque si no están en un calendario recomendable debe de ser que no lo son. Por ejemplo, la del neumococo, Prevenar. También la de la gripe, cuyas verdades parece que no interesa conocer, igual que la peligrosidad de algunas contra la gripe A. O la del rotavirus, en el punto de mira tras la muerte de un bebé recién vacunado en Portugal.

En resumen, hay un calendario de vacunas para todo el país (menos el País Vasco) de libre elección. En él se han incluido vacunas sin la evidencia científica sobre su eficacia necesaria para aplicarse y menos financiadas por el Estado. Y se da apariencia de normalidad obviando que la seguridad de muchas vacunas está en entredicho.

4 Comentarios a “Una visión crítica del calendario vacunal único”
  1. MARI CARMEN

    Pues yo lo que creo es que está muy bien que la vacunación sea gratuita, que para eso pago mis impuestos. Pero los padres debemos de preocuparnos por lo que se les administra a nuestros hijos y porqué. Hay que recordar que no es obligatorio vacunarlos, y que hay vacunas que aunque no están incluidas se pueden administrar si los padres quieren.
    Un ejemplo: la vacuna del rotavirus, yo no se la administré a mi primera hija porque ni siquiera sabía de su existencia, y he de decir que ójala se la hubiese puesto, ya que pasó dos gastroenteritis horribles. A mi segundo hijo sí se la he puesto y las gastroenteritis no han pasado de ser anecdóticas.
    Otro ejemplo: Vacuna de la Varicela, hay gente que ya se la está poniendo a sus hijos. Yo prefiero que pasen la varicela y se inmunicen de manera natural (ya que esta inmunización no conlleva muchos riesgos) y si con 11-12 años no la han pasado entonces se la administraré aunque tenga que pagarla (si es que la han quitado). Y así con todas. Hay que informarse de lo que son y de los pros y contras de ponérselas o no.

  2. Hipocrates

    Es lo mismo, ¿tiene el mismo clima, está expuesto a un mismo entorno, linda con los mismos paises, un niño de Extremadura que uno de Canarias que uno de Melilla que uno de los Pirineos?

    Pues entonces no se les puede tratar clinicamente igual como si fueran borregos. Vacunacion sistematica e unificada: borreguil. Es lo contrario a personalizada y estudiada.

  3. Txu

    A ver cuanto les dura el calendario vacunal único. No doy un chavo porque resista. No hay que olvidar que quien más y quien menos en cada C. Autónoma tienen sus intereses creados en vacunas, así es que cada cual ahora peleará lo suyo para tratar de recuperar lo que consideren que han perdido. No es necesario ejercer de profeta para pronosticar por donde se van a mover en cada C. Autónoma, basta comparar con lo que había antes y lo del calendario único.

    Dirán que las razones de su pelea es el velar por la salud de los ciudadanos. Que con la crisis no hay que recortar en vacunas antes gratuitas porque estas no las puede pagar ahora directamente el ciudadano escaso de ingresos. Se apañarán para que la gente piense que este es otro atropello más de los dirigentes -es cierto que estamos sufriendo muchos-. Algunos les creerán, pero otros desde luego que no y cada vez más gente abre los ojos. ¿Qué se creen, qué se puede matar a la gallina de los huevos de oro y que esta siga dando huevos? La avaricia rompe el saco y además con las vacunas ya ha llovido a cántaros.

    Estoy de acuerdo con el comentario de Helen.

  4. HELEN

    Hola,
    en primer lugar, gracias Miguel por tu gran trabajo y estar simpre al dia.
    Quería aportar mi simple opinión sobre el tema de las vacunas; creo que una de las cosas que más ha contribuido a generalizar la vacunación sistemática y la falta de interés por los padres por saber que son y que contienen, es el hecho de que SON GRATUITAS. Es muy fácil para una familia dejarse llevar por la opinión del pediatra o enfermero de turno. Solo tienes que saber una cosa sobre vacunas y es el día que toca llevar al niño a revisión para que se las pongan. Por otro lado, ¿quién va a desconfiar de los profesionales que “velan” por nuestra salud??

    Aunque la gente no supiera de los efectos adversos de éste procedimiento a corto y a largo plazo, sólo con que tuviera que desembolsar la módica cantidad de 500€, lo que cuesta la del papiloma que se incluye en el calendario, se lo pensaría dos veces antes de vacunar. Bueno, no sé el precio exacto, pero baratas no son.
    Un gran saludo a todos.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.