Del parto "tecnológico" al natural, una cuestión de Ciencia

Por

18 de diciembre de 2012Medicalización12 Comentarios

Una lectora y colaboradora me envía una reseña sobre el libro Nacimientos. Memorias de una comadrona del parto natural, de Ina May Gaskin.

Ina May, en su primer libro traducido al español, nos demuestra cómo el denominado “parto natural” no es una moda, sino que tiene una base científica y profundas implicaciones en la salud física y emocional de los bebés, sus padres y la sociedad. El embarazo y parto respetuoso con la fisilogía y el estado emocional de la mujer debería ser el eje central de todos los actores implicados (ginecólogos, obstetras, comadronas, familias, políticos…), dejando al margen intereses económicos, de honorarios, estatus y sobre todo de protocolos obsoletos sin base científica que se siguen aplicando de manera indiscriminada.

Ina May demuestra cómo la fe ciega en la tecnología, sin tener en cuenta otras capacidades (como maniobras manuales de diagnóstico del estado del feto) ponen en riesgo la vida de la madre y del bebé. Llama la atención que Estados Unidos (EE.UU.) sea el país occidental con mayor índice de morbi-mortalidad materna y que, sin embargo, sea el que más gasta en tecnología (“el modelo tecnológico es inadecuado y caro”).

El prólogo del libro lo ha escrito Isabel Fernández del Castillo (autora de La revolución del nacimiento). No se a quién interesa la confrontación parto natural versus parto medicalizado. Quizás para esconder que en la atención médica de los partos se comenten muchísimas malas praxis sólo por comodidad de los sanitarios, por dinero o que se yo o porque no quieren cambiar, pero que van en contra de toda evidencia científica de esa de la que tanto gusta hacer alarde cuando conviene.

Muchas veces me enfado cuando una madre me dice “me hicieron todo el kit completo: oxitocina, epidural, episiotomia… pero me trataron muy bien”. Pues yo si voy al médico prefiero que me traten con los últimos avances científicos y no con los de hace más de 30 años. La cuestión es que existe una violencia contra las mujeres y la peor de las violencias es la que no se habla, la que se esconde.

Fernández del Castillo comenta que, pese a que el Ministerio de Sanidad español elaboró un Plan de Parto y Nacimiento bastante bueno, la realidad es que prácticamente todo sigue igual. No existe ningún mecanismo que obligue a los sanitarios a actualizarse. Eso provoca que en algunos hospitales se aplique y en otros no. En estos depende de quién te atienda ese día (así no me extraña que muchas decidamos dar a luz en casa).

Esta situación, según esta autora, es atípica si se compara con el funcionamiento de otros servicios públicos. Mientras que en Educación, por ejemplo, cada plan educativo nuevo se aplica por decreto y desde arriba y ningún centro se atrevería a no aplicarlo, en Sanidad y concretamente en Obstetricia, todo queda al libre albedrío de los profesionales dejando a la mujer desprotegida.

12 Comentarios a “Del parto "tecnológico" al natural, una cuestión de Ciencia”
  1. Mabel

    En el parto lo más importante es que haya coordinación con cariño entre la mamá, el papá y la matrona, para dar la bienvenida al hijo, eso no pasa en los partos tecnológicos.

  2. Isabel

    Entrevista a Claudio Naranjo, psiquiatra que habla sobre el parto tecnológico.

  3. Isabel

    Sólo un apunte: cuando se sacan estadísticas sobre la mortalidad materno-infantil, en el caso de partos en casa, no se discrimina entre los PARTOS ATENDIDOS POR UN PROFESIONAL y los partos que no lo son, muchas veces en estratos de población con pocos recursos y educación….. No es lo mismo.

  4. Isabel

    La mujer gestante se tiene que informar, claro, que algunas saben más del último modelo de carro que de cómo funciona su cuerpo. Pero esto no es excusa para que los profesionales sean quienes tienen el deber de dar la mejor evidencia científica. ¿O acaso si te tienes que operar del corazón te tienes que aprender un máster sobre cómo hacerlo? Se supone que es el profesional el que tiene que estar actualizado, reciclándose continuamente y sobre todo mostrando las diferentes opciones al paciente. ¿Por qué en el parto es diferente?? No creo que haya que hacerse un máster sobre cómo parir para que te atiendan bien. Lo peor es que a veces te haces este máster y los profesionales te fallan.

    Con respecto al caso que comenta Maribel, lo cierto es que lo desconozco, así que no puedo dar ninguna opinión al respecto. Habrá que ver si hubo mala praxis o no y cada cual tendrá que asumir responsabilidades. La gente se escandaliza mucho cuando se pierden bebés en casa y parece que nadie se quiere acordar de que, por desgracia, también fallecen muchos bebés en el hospital, por mala praxis o no y no se le da tanta publicidad. (Justo tengo una amiga que acaba de perder sus dos bebés en el hospital por desgracia, debido a que venían con muchas complicaciones).

    Si nos guiamos por experiencias puntuales no avanzamos nunca. La prensa puede ser muy sensacionalista…. y siempre hay intereses detrás. Cuando falleció una defensoroa del parto en casa en Australia, muchos medios aprovecharon para desprestigiar el parto en casa. Y sacar una conclusión sin saber qué ocurrió realmente, me parece, a parte de una manipulación, poco ético e interesado.

    Y malos y buenos profesionales, gente con sentido común y sin él lo habrá en todos los lados, y los extremos, efectivamente, no son buenos.
    http://www.elpartoesnuestro.es/relatos/historia-de-ana-parto-gemelar-despues-de-dos-cesareas-en-casa

  5. Maribel

    Bueno…la verdad es que tenéis mucha razón en muchas cosas.Por suerte no vi el programa que mencionáis (imaginaba su contenido) así que como directamente lo vivo…Sólo decir que “este cambio” debe ser por ambas partes, mujeres y profesionales. Que cada uno su parte de responsabilidad en el proceso y no acudir a parir sin haberte informado y formado previamente, pues nueve meses dan para casi un máster y sin embargo la actitud pasiva y pasota de muchas gestantes es palpable, sin querer asumir que es “su proceso”.

    Respecto a lo parir en casa, tampoco se puede ser tan “irresponsable” (como fue un caso recientemente ocurrido) de querer parir en casa un parto gemelar, tras tramiento con FIV, permitir que “muera el primer hijo y acudir al hospital “8 horas” después y por insistencia de quien atendía el parto, a parir el segundo, que también murió (bueno ya llegó muerto.Me parece que como bien defendéis, hay que asumir lo que le corresponde a cada uno.

    En fin, espero que esta madre lleve un duelo también “de lo más natural posible”. No hay bueno ni malos, hay personas y que cada una reflexione lo que hace o deja de hacer para que venir a este mundo sea un acto de “Corresponsabilidad”, satisfación y alegría y no una guerra, que para eso ya están los telediarios. Los extremos nunca resuelven problemas, hay opciones intermedias, NEGOCIEMOS!!!

    • Miguel Jara

      Maribel, me ha gustado especialmente tu comentario por su autenticidad, gracias. Espero que sigas leyéndonos y aportando. Suerte.

  6. Nuria

    Muy buen post, el parto es una asignatura pendiente, el día que se normalice cambiara la sociedad.

  7. Isabel

    Ángeles, yo sólo vi el trailer del anuncio y ya decidí no ver semejante programa porque sabía todo lo que me iba a remover y sobre todo lo furiosa que me iba a poner. Aún así, un día, casi sin querer, acabé viéndolo.

    Y puedo decir a todas luces, que la persona que está minimamente informada y sabe leer entre líneas, sabe que lo que se presenta como normal no lo es en absoluto. Y la típica frase de les dicen a las madres para tenerles a su merced: “si no haces tal… pondrás en peligro la vida de tu bebé” es cruel a más no poder, sobre todo teniendo en cuenta que la postura de litotomía es peligrosa para la madre y el feto (lo dice la OMS) y sin embargo es el pan nuestro de cada día.
    Violencia en toda regla……

  8. Synchro

    Dejo esta bella historia: http://consumasalud.blogspot.com.ar/2012/11/un-parto-peculiar.html

  9. Ángeles

    Efectivamente, un buen resumen. Lo trágico es que socialmente esa mala praxis generalizada sigue siendo ampliamente aceptada. Jamás voy a llegar a entender como en el programa “Baby Boom” (La Sexta, emisión 2012) la violencia obstétrica televisada podía parecer “emocionante, precioso y bonito” a tantas personas, especialmente a mujeres y madres, mientras yo estaba delante de la tele con ganas de vomitar y sin creerme lo que estaba viendo (en prime time, para rematar).

    Un programa que ya estaba “filtrado” en sus contenidos, al que los profesionales le habían dado su ok para emitir, el jefe de obstetricia del hospital en cuestión además encantado- le hicieron a medida una escena solo para él, para que tuviera también su protagonismo particular- pues este programa lo mostró todo: a todas las mujeres “les tocó” parir tumbada sobre su espalda y atada en tobillos y/o muslos durante la última fase del parto, vimos maniobras desaconsejadas y peligrosas, extracción de bebés sin cuidado, vimos como regañaban a mujeres por “no saber empujar” por “poner en peligro la vida de sus bebés”, por “quejarse durante el parto”, vimos bebés recién nacidos separados de sus madres porque sí, vimos mujeres muertas de miedo a las que nadie les hablaba o les intentó calmar o quitarles su ansiedad, sin informarles ni pedirles consentimiento para las intervenciones que se iban haciendo, vimos mujeres a las que se les negaba el derecho a acompañamiento, bueno, un sinfín de mala praxis y violencia obstétrica gratuita que nadie se merece y nadie dijo nada. El otro día me enteré que iban a repetir la serie y casi me atraganto del susto. Me pareció lamentable.

    http://www.elpartoesnuestro.es/blog/2012/06/14/nota-de-prensa-el-programa-baby-boom-graba-y-emite-la-violencia-obstetrica

    • Miguel Jara

      Ángeles si se confirma la cosa avísanos por favor.

      Gracias.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.