Anteanoche me llamaron los compañeros del diario colombiano El Tiempo a los que conocí en mi viaje a Bogotá hace ya unos años. Al hilo de lo que publico sobre el laboratorio GlaxoSmithKline (GSK) querían hacer un reportaje sobre las prácticas irregulares de muchas multinacionales farmacéuticas. El resultado es Los pecados de la industria farmacéutica. Lo más escandaloso de todo, y ya es difícil elegir con tanta variedad y calidad de prácticas escandalosas, es que continúe permitiéndose vender en el mercado fármacos que son mortales.

El reportaje del Tiempo recoge el caso del antidiabético Avandia, uno de los tres fármacos involucrados en el escándalo de GSK esta semana. Una serie de estudios relaciona su uso con infartos o fallecimientos de más 50.000 pacientes con diabetes en todo el mundo, pero el laboratorio lo publicitó y comercializó sin alertar a los consumidores sobre sus potenciales efectos adversos.

En Colombia y en España y Europa, este medicamento fue retirado del mercado en el año 2010, pese a que años antes ya varios investigadores médicos habían advertido sobre los riesgos que implicaba su uso continuo. El ocultamiento de los efectos secundarios de los medicamentos es norma y no me cansaré de repetirlo, en el mercado hay más fármacos peligrosos de los que imaginamos pese a ello España es un país consumista de medicamentos, el segundo consumidor mundial.

Es necesario redoblar esfuerzos en farmacovigilancia. En recursos públicos para la formación del personal sanitario y que su aprendizaje no recaiga en la industria. Las administraciones han de invertir en investigación básica y controlar con mayor rigor los ensayos clínicos pues es evidente que la medicina basada en la evidencia está tocada al basarse en la “evidencia” que les interesa dar a conocer a los fabricantes. Todo ello en plena crisis sí, porque el desastre humano que resulta de morir buscando la salud no es permisible en una sociedad civilizada. Las fiscalías han de actuar de oficio pues conocer que un medicamento puede causar daños e incluso la muerte y aun así continuar vendiéndolo es un crimen.

Por cierto, a los compañeros del diario colombiano les ha quedado muy bien el gráfico donde se explica la composición del mercado farmacéutico, cuales son los medicamentos más vendidos y el aumento constante del gasto en fármacos.

9 Comentarios a “Morir buscando la salud”
  1. Liv

    Sin duda debemos poner en contexto lo siguiente, el enfoque de la medicina convencional sin duda alguna es muy necesaria para situaciones de emergencia o para sacar a algún paciente de una crisis. Sin embargo lo que se cuestiona es cuando se pretende que los medicamentos formen parte habitual de las personas, y que deban tomarlos de por vida. Debemos tener claro que en el largo plazo, un estilo de vida saludable es lo que nos permitirá tener verdadera salud con calidad de vida.

  2. Txu

    Un amigo, es conveniente distinguir el trigo de la paja y que los árboles no impidan ver el bosque. Nadie está diciendo que la industria farmaceutica no sea necesaria. Pero entre ofrecer fármacos adecuados y necesarios para los ciudadanos con lógica rentabilidad para las compañías, y el casi todo vale para vender, aunque no sea adecuado ni necesario o sea contraproducente, con tal de hacer un buen negocio y enriquecerse, se está apostando más por esto último. El sistema está pervertido, porque pese a todas las complicaciones que pueden surgir cuando se descubre que una compañía ha mentido en la actividad y los efectos de un fármaco, no pasa nada, se retira el fármaco y después de todo, incluido pagos a los afectados, el balance de la cuenta de resultados en dólares/euros es positiva, y marchando a por otro.

    • Miguel Jara

      Txu, gracias por explicar lo evidente. Por supuesto que entiendo así el asunto y para que haya cambios es necesario investigar y difundir información sobre lo que los interesados no nos cuentan.

  3. Nikita

    Leyendo la noticia del link del asiduo comentarista de este blog –Un amigo– y su comentario, se deduce que gracias a la industria farmacéutica se producen milagros…

    Para su conocimiento, estimado Un amigo, la mayoría de los mortales no esperamos milagros de la industria farmacéutica. Lo único que esperamos es que los fármacos sean eficaces en las indicaciones para las que han sido aprobados y no produzcan más efectos secundarios que los que figuran en su ficha técnica.

  4. Carlos

    “Es evidente que la medicina basada en la evidencia está tocada al basarse en la “evidencia” que les interesa dar a conocer a los fabricantes. Todo ello en plena crisis sí, porque el desastre humano que resulta de morir buscando la salud no es permisible en una sociedad civilizada”.
    Miguel, más EVIDENTE,imposible.
    Saludos.

  5. Un Amigo

    http://blogs.periodistadigital.com/vidasaludable.php/2009/09/03/un-neoyorquino-salva-la-vida-pese-a-tene

    Buenas tardes Miguel:
    Me tomo la libertad de enviarte este link sobre un paciente que da las gracias a los medicos y a la sustancia que le inyectaron para volver de entre los muertos.
    Como veras , al final la industria farmaceutica no es tan mala como sueles pintarlo ( ser objetivo e imparcial) son razones de un buen periodista , y la verdad que este paciente te lo va rebatir seguro.

  6. Maria

    Cada uno, esta en su derecho a defender sus intereses de la forma que crea conveniente, dentro de la legalidad.

    ¿En este pais hay parados de primera y de segunda, incluso tercera?

    ¿Cuantos trabajadores se van al paro cada día por falta de subvenciones?

  7. Reno

    Miguel, el 11 de Julio llegan los mineros a Madrid, al parecer el 15 M está con ellos, si puedes al menos nombrales en algún párrafo de algún artículo.

    Gracias.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.