La gestión de los recursos sanitarios con criterios sociales

Me pidieron un artículo para el periódico mensual Madrid 15M que se ha pubicado este mes en el especial para conmemorar el primer año del movimiento. Os lo dejo resumido pues es algo largo para el blog:

Vivimos tiempo de desmantelamiento de lo público, de lo que es de todos, para generar nuevos mercados controlados por compañías privadas. El ámbito sanitario, la salud de las personas, no escapa a este tsunami especulativo y corrupto. El sector público se está poniendo al servicio de intereses privados, con la intención no de mejorar la sanidad pública, o al menos que no empeore, sino de trasvasar actividad sanitaria pública a un número concreto de empresas. Ese desmontar el sistema sanitario público que, aunque cargado de defectos y aspectos a mejorar no deja de ser un valor para la ciudadanía, es una constante que eleva la crisis a rango de estafa en todas las comunidades autónomas.

Los ataques que recibe la salud de las personas no sólo llegan de la descarada apropiación de lo que es de todos por una parte. Los recortes que están produciéndose siguen una línea común, tocar el bolsillo de los más débiles. El copago decretado por el Gobierno hace unas semanas, afecta sobre todo a quienes más fármacos consumen, los jubilados, aunque no sólo a este colectivo. Es una medida injusta pero además es una medida hipócrita entre otros motivos porque durante decenios se ha creado en esa y en las demás capas de población, la necesidad medicamentosa a través del sobradiagnóstico y el sobretratamiento.

Vivimos en la era de la “medicalización de la vida”:

se inventan enfermedades y se exageran otras; se sobreestiman los tratamientos farmacológicos; la ciencia se enfoca en su mayoría con criterios de rentabilidad económica antes que social; se rinde culto a la tecnología sanitaria sin prever las consecuencias de su abuso -en el plano económico pero sobre todo en el humano-; se receta y hacen pruebas diagnósticas en exceso y bajo la presión, en muchas ocasiones sutil, de los laboratorios farmacéuticos; se hace lobby comercial en ministerios y consejerías; y gestores públicos y directivos de empresas privadas así como responsables de y en instituciones sanitarias se confunden en un solo gobierno especulativo.

Si se quiere ahorrar y hacer más eficaz el sistema sanitario es necesario cambiar el rumbo torcido de la corrupción. Pero también es necesario atajar la medicalización de la vida. En la actualidad, el gasto farmacéutico público a través del Sistema Nacional de Salud (SNS) es de unos 13.000 millones de euros anuales. Los recortes del Gobierno en materia sanitaria se han fijado en 7.000 millones de euros. No, no se trata de proponer que no nos mediquemos o que no utilicemos los recursos sanitarios cuando es necesario, aunque está claro que una sociedad menos medicada es una sociedad más sana y por ello debemos concluir que no somos una sociedad muy sana pues España está entre los cinco países que más fármacos consumen de todo el planeta.

Un medicamento nuevo, una novedad comercial, no tiene por qué ofrecer una mejora terapéutica, la mayor parte de los fármacos nuevos son los denominados me too, yo también, copias de otros ya existentes que no aportan nada nuevo y que eso sí, se han repatentado para venderlos igual de caros que si fueran nuevos. La selección de los medicamentos y en general de los recursos sanitarios más idóneos debería de realizarse con procedimientos públicos y transparentes. De aplicarse una regulación de precios proporcional al valor terapéutico del producto, el ahorro sería mayúsculo por la baja eficacia de tantos preparados farmacológicos existentes en las farmacias y que hay actuaciones médicas con poca justificación que se han institucionalizado.

La promoción comercial en las universidades y centros sanitarios públicos deberían estar prohibidos, libres de humos empresariales, y el control de la información publicitaria ser más efectivo. La formación de los profesionales sanitarios tendría que estar patrocinada por la Administración –ahora se encuentra en su mayoría en manos de las compañías farmacéuticas y de tecnología sanitaria-. Es una inversión, más gasto al principio pues hay que formar al personal, pero a medio plazo supone un ahorro, al lograrse una racionalización en la dispensación de medicamentos -la Organización Mundial de la Salud (OMS) cifra en 400 los medicamentos que considera esenciales apara atender las necesidades básicas humanas pero en nuestro país encontramos más de 12.000 marcas de fármacos distintas-.

Mediante el desarrollo de un sistema de información y evaluación de los medicamentos y la tecnología que incluyera una monitorización de sus resultados así como la desfinanciación en caso de no obtenerse los beneficios prometidos puede extremarse el ahorro. Algo similar ya lo hace la Oficina de Evaluación de Medicamentos de Extremadura, independiente de las industrias.

Urge que la población encare los responsables con sus responsabilidades legales. Al mismo tiempo es necesario urgir a quienes tienen capacidad de decisión en estos ámbitos a “recortar” y racionalizar los recursos con criterios sociales con el objetivo de que quien más se haya visto favorecido en los años de “bonanza” sea quien haga ahora un mayor esfuerzo.

Enlace recomendado Bufete Almodóvar & Jara

4 Comentarios a “La gestión de los recursos sanitarios con criterios sociales”
  1. Artesano

    Está bien criticar la medicalización creciente y la drogadicción generada pero un Sistema de Salud que no tiene claro, o lo tiene eqivocado, el propio concepto de “Salud” dificilmente la podrá mantener o mejorar, por mucho dinero que invierta.
    Son necesarias otra Investigación y Formación.

  2. Almudena Garcia

    Ha salido hoy un estudio de la Oxford University publicado en The Lancet:

    “All over 50s should be taking statins.
    Everyone over the age of 50 should be given statins because they reduce the risk of a heart attack even in healthy people, a study has found.”

    Mucho me temo que en breve el Ministerio de Sanidad tendrá un Departamento de Pre-enfermedad (lo mismo que la policia de Minority Report tenía una oficina de pre-crimen).

  3. Yubil

    Muy buen artículo. Yo propongo que entre las alternativas se incluya que la investigación y producción farmacéutica sean de propiedad y control público. Hay que sacar a la salud del mercado.

  4. Mabel

    Me he quedado sin saber que escribir, me ha parecido un retrato fiel de la realidad y me he quedado sin palabras, supongo que algo así no se debería de escribir y esperar a cuando tenga palabras, pero como estoy me medio de las consecuencias de este desastre pasándolo mal, no sé que otro día podría dejar el comentario. Miguel Jara sigue reflejando la realidad porque todavía es peor.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.