Ahorro en fármacos en tiempos de crisis

Decretar un copago que afecta sobre todo a quienes más fármacos consumen es una medida injusta, entre otros motivos porque durante decenios se ha creado en esa, y en las demás, capas de población la necesidad medicamentosa a través del sobradiagnóstico y el sobretratamiento. Si se quiere ahorrar hay que atacar la medicalización de la vida. En la actualidad, el gasto farmacéutico público a través del Sistema Nacional de Salud (SNS) es de unos 13.000 millones de euros anuales. Los recortes del Gobierno en materia sanitaria se han fijado en 10.000 millones de euros. No no se trata de proponer que no nos mediquemos aunque está claro que una sociedad menos medicada es una sociedad más sana y por ello debemos concluir que no somos una sociedad muy sana pues España está entre los cinco países que más fármacos consumen de todo el planeta. Los médicos más conscientes lo saben y cada vez optan más por lo que llaman un prescripción saludable. Algunos consejos:

Un medicamento nuevo, una novedad comercial, no tiene por qué ofrecer una mejora terapéutica, la mayor parte de los fármacos nuevos son los denominados me too, yo también, copias de otros ya existentes que no aportan nada nuevo y que eso sí se han repatentado para venderlos igual de caros que si fueran nuevos.

La selección de los medicamentos más idóneos debería de realizarse con procedimientos públicos y transparentes.

Debería de aplicarse una regulación de precios proporcional al valor terapéutico, el ahorro sería mayúsuclo por la baja eficacia de tantos preparados farmacológicos.

La promoción comercial en los centros del SNS y en las universidades públicas deberían estar prohibidos, libres de humos empresariales, y el control de la información publicitaria tendría que ser más efectivo.

La formación médica continuada debería ser patrocinada por la Administración. Es una inversión más gasto al principio pues hay que formar a médicos y farmacéuticos pero a medio plazo supone un ahorro al lograrse una racionalización en la dispensación de medicamentos.

Mediante el desarrollo de un sistema de información y evaluación de los medicamentos y la tecnología que incluyera una monitorización de sus resultados y la desfinanciación en caso de no obtenerse los beneficios prometidos puede extremarse el ahorro. Algo similar ya lo hace la Oficina de Evaluación de Medicamentos de Extremadura, independiente de las industrias.

Como alguien ha escrito:

Hay muchas posibilidades y oportunidades para mejorar el uso de medicamentosen el SNS, de manera que la mejora de la calidad y la atención a las necesidades de los pacientes no implique un aumento de los costes, sino al contrario. Pero para que así sea, hay que impulsar decididamente medidas sin interferencias comerciales ni políticas”.

Enlace recomendado Bufete Almodóvar & Jara

14 Comentarios a “Ahorro en fármacos en tiempos de crisis”
  1. Pilar Jiménez

    Sospecho que nos van a promover la vacunación para todo como una forma de ahorro ¿apostais? Si leeis este artículo muy documentado, quizás entendereis por qué.
    El Pais.cr 2012-04-19
    Carlos Sánchez Guillén
    Bill Gates y la Vacunación
    hyyp://www.elpais.cr/frontend/noticia_detalle/3/65734

  2. M Carmen

    Para fumar todo tipo de prohibiciones pero luego:
    http://www.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2012/04/21/feria-marea/898986.html
    Mª Carmen

  3. Natalia

    Soy farmacéutica, he trabajado de cara al público durante muchos años en oficinas de farmacia y doy fe de que hay un porcentaje elevadísimo de personas que se llevan medicación que no necesita porque tiene cantidades ingentes en casa. Como es gratis se lo llevan y ya caducará en casa. Eso es una realidad no opinable. Hay una empresa, a la que aspiro a unirme en breve porque me acabo de quedar sin trabajo, que hace atención farmacéutica en residencias de Mayores y ahora aspira a hacerlo en ayuda a domicilio. Controlan y preparan la medicación de cada usuario, piden las recetas a medida que se va terminando su medicación y estudian posibles interacciones, reacciones adversas, duplicidades, etc. De esta manera el paciente toma lo que tiene que tomar y no toma lo que no tiene que tomar, mejora la calidad asistencial, y se produce un control del gasto farmacéutico. Así sí se ahorra haciendo las cosas bien.

  4. Ricardo

    Reportaje sobre “Obsolescencia programada”, en TVE2, “Comprar, tirar, comprar”.

    http://www.rtve.es/television/documentales/comprar-tirar-comprar/directo/

  5. PacoA

    Teniendo en cuenta que casi ningun medicamento cura nada sino todo lo contrario,es indudable que tendremos mas salud a partir de ahora.Sin quererlo,nos estan haciendo un favor,pues la gente tomará menos venenos.

  6. M Carmen

    Noticias chorraradas lo de los farmaceuiticos no lo veo como tal,porque sí que era verdad……….aquí en Valencia tengo una amiga que trabajando en un hospital hace unos meses,no tenian medicamentos y les tocaba de ir a las farmacias a pedirlos para darles a los enfermos……ella me comentaba que al segundo o tercer día ya no podían ir a pedir más porque no habían pagado lo que les habían prestado……entonces le pregunté que como se las apañaban y me dijo que al final se lo sustituyeron por otra cosa.
    También me comentó que en la nueva fe tenian salas que no podian utilizarlas porque no tenian ni muebles,y otra persona me dijo que algunos hospitales de los viejos no tenian medicamentos porque para quedar bien se lo pasaban casi todos al nuevo hospital de la Fe.Y más cosas que me comentó como una temporada que robaban unos medicamentos y quien lo hiciera se sabía a bien seguro donde ponerse porque pasaba por donde no lo pillaban las camaras………..en fín.
    Mª Carmen

  7. María

    Es verdad que tenemos un sistemas de salud buena, pero es verdad también, que hay que renovarlo desde los cimientos. Hay que poner a un profesional con conocimientos de gestión. Hay que destituir a tantos altos cargos que no aportan nada. A la farmaindustria hay que alejarla de las universidades y ambulatorios, las novedades en medicamentos tendría que hacerla a través de otras personas y no así que cada médico compre lo que le oferten y caigan en la tentación.

    La prescripciones debían de tener en cuenta otras ya hechas, para no abundar en cóctel de químicos innecesario, recetar lo justo, lo necesario, y no tener que sacar un jubilado una bolsa del supermercado de medicamentos,¿a cuantas pastillas tocan a diario?, imposible de tomar esa cantidad, cada médico y especialista recetan lo suyo sin tener en consideración el anterior, eso es inasible, también imposible de tomar. Así revisar todo el tema.

  8. Victoria Caminos

    Como siempre felicidades por tus artículos. Con respecto a este tema la verdad es que ya llevaban tiempo preparándonos para meternos el copago por donde no llega el sol, como por ejemplo las noticias tan sonadas de que los “pobres farmacéuticos a punto de cerrar porque la administración no les pagaba” y esas chorradas.

    Todxs sabemos que estando la sanidad en manos privadas (porque aunque se diga pública, la realidad es k lo k hace la administración es pagar.nuestras medicinas a empresas privadas) jamás podrá solucionarse los problemas de déficit ya k el lobby farmacéutico lo que quiere es GANAR DINERO y una persona sana, que no requiere medicación, que se cura con los alimentos o mejor dicho que se mantiene sana comiendo realmente sano, o que sabe utilizar otros tipos de medicina que la cura de forma definitiva, que no le daña otras partes, que no la cura a medias….. Esa persona NO ES RENTABLE. Y cuando la salud de las personas depende de los beneficios que se puedan lograr…La tentación es grande.

    La educación y la producción de medicamentos está dominada por corporaciones así k obviamente jamás harán nada para orientar la medicina hacia una medicina preventiva, saludable, porque sino los hospitales estarían medio vacíos al igual k los bolsillos d las multinacionales farmacéuticas…

    Bueno, perdón por lo largo del mensaje, seguimos en la lucha por una medicina más justa y social para todxs, y gratuita de verdad.

  9. Luis Piña Cuadrado

    Desde luego no podemos negar que el gobierno y las autoridades sanitarias que tenemos son unos auténticos genios de los negocios, en este caso el de la salud de toda la población.

    Mediante campañas, perfectamente coordinadas, promueven el miedo a la enfermedad para potenciar el consumo del medicamento.

    En lugar de prevenir la aparición de enfermedades facilitando el que podamos respirar un aire mas limpio promueven todo aquello que lo contamina, como es el uso del coche privado en detrimento del transporte publico que limitan los servicios que prestan y ponen los billetes a unos precios muy altos.

    En lugar de facilitar la vida saludable y sencilla mediante la practica del ejercicio físico el deporte popular, quitan los espacios públicos para ello, promueven el deporte espectáculo y la vida sedentaria. Pero desde luego estamos muy entretenidos.

    En lugar de garantizar el derecho a la salud de las personas, como es su obligación, dan la gestión de los centros sanitarios a empresas privadas, echan a la calle a los/as trabajadores/as de la sanidad publica, limitando el servicio y haciendo de este derecho un negocio rentable para unos/as Pocos/as.

    La enfermedad no siempre se instaura de forma repentina, sino que en muchos casos puede comenzar por alteraciones funcionales o de la salud, que en la mayoría de los casos, sin sustituir al médico, pueden ser resueltos perfectamente por las terapias naturales, como la homeopatía, en otros de forma complementaria con la medicina y los demás servicios sanitarios, regulando las terapias naturales, y promoviendo la cooperación entre todas las profesiones pero en su lugar a través de ciertas instituciones promueven la rivalidad y el enfrentamiento. Divide y vencerás.

    Las personas mayores han estado toda la vida pagando un servicio sanitario a través las cotizaciones a la seguridad social, y cuando lo necesitan tienen que volver a pagar lo que previamente ya han pagado. Por supuesto que quienes buscan este modelo de sanidad rentables previamente ya se han asegurado el mercado.

    Luis Piña

  10. M Carmen

    No se acuerdan de Santa Barbara hasta que truena……primero se dan como caramelos, ha habido épocas que algunos jubilados sacaban para ellos y los que no eran ellos, sin control, cuando desde un principio se tenían que dar no por cajas sino por pastillas para controlar las dosis exactas y evitar el abuso. Eso y otras muchas cosas como gente que venía de vacaciones para aprovechar la sanidad de aquí etc…..etc………y ahora resulta que los que esten en el paro a pagar más que un jubilado…….perfecto…así va todo…..
    Me recuerda mucho a la educación donde los libros serán según la renta,así que el que el año pasado trabajara este año aunque no cobre ni para pues que compre los libros escolares y el que este año pueda pagarlos porque trabaje y el año pasado no trabajara pues que se los den……….

    Mª Carmen

  11. Raquel

    Según este estudio del post (el Pdf) (que no es fácil de comprender para mí por lo menos) se medicaliza más a las mujeres y a las personas solas, eso quiere decir ¿que las mujeres se sienten solas? La compensación a la soledad ¿son los fármacos? No es buen camino ese. Si es así aquí están fallando muchas cosas, urge una revisión social.

  12. Carlos

    María, estoy de acuerdo contigo en que los médicos tenemos una tarea por cumplir, diferente de la encomendada por la industria farmacéutica y sus socios, que es, justamente la medicalización, ésto es, considerar eventos normales o banales como enfermedades. Un ejemplo muy común es la vejez, el embarazo, el puerperio, los niños inquietos, los desobedientes, etc.etc. Entonces, el médico está entrenado para medicar a pacientes que no lo necesitan, y allí si que estoy de acuerdo con lo que se espera del médico, una escucha contenedora y no la pastillita que te mande de vuelta feliz a casa, con la pastillita que obtura la posibilidad de elaboración por parte del sujeto de eventos vitales normales, crisis vitales, familiares, sociales, etc. Y no olvidemos que también el médico se alivia al responder con la pastillita que le quita el problema de encima y…que pase el que sigue!
    Saludos.

  13. María

    Aún a pesar de estar de acuerdo con el post, discrepo, bueno en realidad añado, que si hay una sobre medicalización también es debido al poco tiempo con el que cuentan los médicos para visitar, pastillas y a correr…, pero esto hace que el paciente vuelva de nuevo no le sirve lo que le dan y otra prueba con otro medicamento, así no se acaba nunca, claro que hay medicalización, es la compensación por no ser escuchados, es como si nos tratara de niños pequeños, a cambio del tiempo que no te doy te compro esto, aquí se dan medicamentos. Antes el médico escuchaba, sabia cual era la realidad de esa persona, eso se ha perdido, el médico tendría que solicitar un tiempo para hacer bien su trabajo, un dolor sin importancia se puede convertir en algo urgente si no se visita bien y algo muy aparatoso puede solucionarse con poco, para eso hay que escuchar.Los médicos en este campo tienen una tarea a hacer.

  14. Carlos

    Muy claro y oportuno el post, el exceso de medicación es -y está demostrado- unas de las causas de mayor incidencia de enfermedades graves como el cáncer, la diabetes, enfermedades degenerativas del sistema nervioso central, la SQM, la FM y las derivadas de la exposición a ondas electromagnéticas. La industria farmacéutica, junto a sus aliados, la industria química, petroquímica, y demás socios, atentan sin ningún escrúpulo contra la salud de millones en el planeta. Dejo un enlace al respecto, del Dr. Rath, en Berlín, que se refiere a éste y otros asuntos, como por ejemplo, la utilización de medicina alternativa frente a los desastres que producen los medicamentos que propone la industria.
    Saludos.

    http://youtu.be/eY9p-ck2Gp0

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.