El presente es un anuncio publicitario del pasado

Una persona me envía el antiguo anuncio del medicamento Agreal publicado en la revista Medicine del año 1984 que les muestro. Su imagen retro me ha recordado las penurias pasadas por tantas mujeres que durante años consumieron el preparado de Sanofi Aventis y no he podido dejar de pensar en la Dedicatoria del libro El caso Agreal. La responsabilidad por daños por medicamentos que ya comentamos hace unas semanas:

“A todas las mujeres que han sufrido efectos adversos de Agreal (Veraliprida), a veces sin llegar a saberlo, muy a menudo sabiéndolo con retraso, pero viéndose imposibilitadas de que se reconocieran efectos adversos que, en muchos casos, era obvio que se habían producido.

Se han enfrentado a un gran sufrimiento por el daño a su salud, el coste económico, las dificultades de reconstrucción de los hechos acaecidos en el pasado y sobre todo, desde el punto de vista procesal, por los problemas de la prueba judicial ante peritos con tanta competencia profesional como decisión de evitar cualquier posibilidad de que Agreal ( Sanofi-Aventis) resultara condenado.

Que este libro contribuya a que puedan aceptar con coherencia y sentido las penalidades de sus síndromes, patologías que por ser en gran medida neuropsiquiátricas pueden producir además, en la familia, sentimientos de culpabilización de las propias pacientes. Que del conocimiento de las causas y mecanismos de los trastornos surja la posibilidad de su aceptación y, con ésta, la posible racionalización y sublimación de su sufrimiento y la recuperación de la solidaridad en la convivencia con sus seres queridos, indirectamente afectados.

A los alumnos de Medicina Legal y Forense y de Legislación y Deontología Farmacéutica, de las carreras de Medicina, Farmacia y Derecho, y muy especialmente a nuestros alumnos de la Universidad de Alcalá. A los médicos que trabajaron con nosotros, como expertos en farmacología, salud pública o medicina general, y nos acompañaron en algún momento en estos años en las pericias de estos largos procesos judiciales y especialmente a los que no pudieron continuar dedicando parte de su tiempo a los casos de daños por Agreal sin poner en peligro su trabajo, su economía y/o su salud”.

Más info sobre medicamentos peligrosos en el libro Traficantes de salud

2 Comentarios a “El presente es un anuncio publicitario del pasado”
  1. Cómo no ibamos a llegar a Europa las fofas españolas? (Copyright Sanofi Aventis). Si además de dejarnos sin SALUD y siendo un medicamento que era financiado por el SS.SS., y además NO PUBLICITARIO, nos muestra Miguel esa publicación y que además siempre hemos indicado que incluso en los años 90 tuvo su publicidad en TV.
    ¡¡¡ qué poca vergüenza !!!! que NO tiene interacciones con otros medicamentos y contraindicaciones, fijaros lo que indicaba el prospecto de Portugal, Italia …, sobre las contraindicaciones:

    Está contraindicado con la asociación Agreal:
    • La levodopa y los agonistas de la dopamina (amantadina, apomorfina,bromocriptina, cabergolina, entacapona, lisurida, pergolida, piribedil,pramipexol, quinagolida, ropinirol).
    Antaganismo mutua entre los efectos agonistas de la dopamina y los neurolépticos.
    • antipsicótico neuroléptico
    • Los neurolépticos antieméticos
    Aumento de la neurológicos adversos y psicóticos.
    Y el prospecto español NADA.
    Si que se hicieron los Aventis “millonarios” con ese veneno que nos destrozó el Sistema Central Nervioso y todo lo que con ello conlleva, elevación del QT…….

    Es que hasta pensaron tanto Ministerio de Sanidad como Sanofi Aventis, que las luchadoras (e ignorantes y de clase baja, sin saber leer ni escribir …., todo este desprecio hacia las compañeras en los primeros juicios era indicado por los “defensores” de Sanofi Aventis) no saben ellos hasta donde podemos llegar.

    Han “alucinado” con que la Agencia Europea del Medicamento y a petición nuestra ” que algo sabemos tambien de leyes europeas” nos mandaran “todas las declaraciones” que con respecto al Agreal se realizaron ante los expertos (finales 2006 mediados de 2007) en Londres y que el 23 de julio de 2007 determinaron “la retirada” de todos los paises miembros, dándoles un tiempo más a los paises europeos, hasta su retirada definitiva en Octubre de 2007.
    Y que los laboratorios Sanofi Aventis, declaró en dos ocasiones, una verbal y otra la tuvo que hacer por escrito, tambien disponemos de las fechas.

    Y no es muy raro que el Ministerio de Sanidad, sacara en Febrero de 2007 (había declarado ya los laboratorios en Londres, todo lo que aqui en España, se ocultó) una nota informativa en la cual figuraban diversas Sociedades Médicas, indicando entre otras muchas barbaridades “ninguna de las patologías que refieren las afectadas, sean como consecuencia del consumo del Agreal” ???.
    ¿No es cierto, Dª Cristina Avendaño Solá (entonces Directora General del Medicamento? que cuándo esta Secretaria, le llamó por teléfono, usted se quedó sin palabras.

    Sras. Sres. RESPONSABLES DE ESTA ENCARNIZADA HUMANA:

    “SUS MENTIRAS” TIENEN LAS PATAS CORTAS.

    Solo esperamos ahora, que se nos ” HAGA JUSTICIA”.

    Francisca Gil Quintana

    Secretaria.

  2. Txu

    No entiendo como puede haber ocurrido semejante disparate. Bueno, sí, lo entiendo perfectamente, de hecho cada dos por tres sigue ocurriendo con algún que otro fármaco en su día bien autorizado por la agencia correspondiente. Si alguien piensa/cree que las agencias de medicamentos, incluida la española, hacen su trabajo con rigor, se equivoca totalmente.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.