Una cena provechosa

Como les comentaba ayer el lunes por la noche estuve una cena para conmemorar la entrega de Premios Eupharlaw. La European Pharmaceutical Law Group (Eupharlaw) es una empresa que tiene una doble faceta, por un lado su vertiente social en su empeño porque se ofrezca la mejor información posible a los ciudadanos sobre medicamentos y terapias y la otra de asesoría y consultoría en el ámbito sanitario. Está dirigida por el abogado Manuel Amarilla con el que tengo muy buena comunicación y se celebró en el suntuoso Casino de Madrid. En esta ocasión los premiados han sido Juan José Rodríguez Sendín, presidente del Consejo de Colegios Oficiales de Médicos (OMC) y en Mariano Barbacid Montalbán, ex director del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO). Manuel me presentó a Barbacid nada más entrar en el casino me dio la impresión de ser un hombre tímido como un científico. Apenas intercambiamos unas palabras sobre las artes de vender medicamentos y los ensayos clínicos al hilo de que me comentara que estuvo trabajando en el laboratorio Bristol Meyers. Apenas hace unos días que me saludó Sendín en la sede de la OMC con motivo de una jornada sobre prescripción de medicamentos. Se mueve con soltura en este tipo de eventos y se muestra cordial.

Me gustó este encuentro, apenas éramos 25 o 30 personas todas del ámbito sanitario, periodistas, abogados, farmacéuticas, ejecutivos de farmacéuticas, etc. Al celebrarse entre pocas personas se fomentan las relaciones interpersonales. Tuve la ocasión, por ejemplo, de intercambiar impresiones con Carmen Peña, presidenta de los colegios oficiales de farmacéuticos, sobre mi último libro, Laboratorio de médicos y otros asuntos de independencia profesional. La cena muy rica, claro, ya se pueden imaginar deconstrucciones, chuletas de cordero en terrina y esas cosas modernas.

Amarilla dio un discurso emotivo e ideológico. Habló del problema moral de esta sociedad, de la falta de identidad de la  misma, de vanidosos e indignados, de los nuevos ricos y la despersonalización del personal. Suele hablar clarito el abogado. A Sendín le dijo que le daban el premio porque:

“En concreto nos gustó que desde el principio de su mandato, y en agosto de 2009, fue de los únicos que alertaron de lo innecesario de vacunar de la Gripe A, a toda la población española. Lo dijo claro y de forma serena y sencilla”. Y añadió de su cosecha que fue como otras anteriores,  una alarma artificial e interesada, que supuso una de las mayores estafas sanitarias que se han realizado en los últimos años, con el conocimiento, petición y consentimiento de casi todos los grupos parlamentarios, y de la que  nadie ha respondido lo más mínimo, como siempre”.

El presidente de la OMC estaba contento y encantado de presentar el nuevo Código Deontológico que han consensuado los colegios médicos en este siglo XXI. Hacía muchos años que no se reescribía no sé si eso es bueno o malo, supongo que lo segundo. Destacó su apuesta por la figura del médico-informador y responsable de sus actos. Tras la cena habría un turno de preguntas a los dos premiados ocasión que aproveché para preguntarle a Sendín por las novedades reales del Código pues como le dije, sin pretender ser agorero, que cada vez que oigo el concepto Código Deontológico me acuerdo del idem para la Promoción de Medicamentos de Farmaindustria (el lobby patronal de los laboratorios en España) que no se cumple (comentario que despertó algunas sonrisas y ciertos gestos de escándalo a mi izquierda que es donde estaban situados algunos directivos e incluso dueos de laboratorios) comno demuestro en Laboratorio de médicos. Sendín, con mano izquierda me pidió que me lo oleyera entero (ya le había adelantado que todavía no lo tenía siquiera) y se comprmetió a comentarlo personalmente conmigo así que ya saben de qué van a ir los post venideros pues ayer me lo enviaron.

Barbacid habló en su discurso del prestigio e influencia logrados por el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas a su cargo. Su salida de la dirección del mismo, que no del Centro, se debe a que esta institución pese a estar entre las punteras en la investigación mundial no recibe toda la financiación estatal que necesitaría. Apeló a que como “modelo de éxito” que es “se reproduzca”. Barbacid espera que el PP cuando gane las elecciones reactive su programa. Me llamó la atención que lamentara, pues lo dijo en un tono que me pareció entender de reproche, que una sociedad supuestamente del bienestar como la nuestra deje en manos de la industria farmacéutica la práctica totalidad de la investigación en salud. También entendí que para él es posible y deseable que se investiguen fármacos en instituciones públicas y habló de impulsar la Investigación traslacional, es decir, aquella que relaciona lo que se descubre en el laboratorio con la práctica clínica cotidiana de los hospitales, cosa que el CNIO ahora no hace, por ejemplo.

Pero en la ronda de preguntas hice alusión a ese tema y le pregunté si no creía que los gobiernos deberían invertir en investigación hasta cubrir la enfocada a las necesidades básicas de la población al menos. Él me contestó con un tópico, que los gobiernos son los peores gestores posibles y que la investigación biomédica debía estar en manos de la industria, lo que me pareció una contradicción con lo que había dicho en su discurso.

Estas contradicciones no ayudan y pude comprobarlo cuando nos levantamos. Uno de los gerentes de laboratorio que habían acudido a la cena había entendido las palabras de Barbacid a su manera. En un corrillo que formábamos él, un abogado y yo, explicaba que la Investigación traslacional es lo que debía ser, que los estados sufraguen todos los gastos de las investigaciones y que luego la industria farmacéutica comercialice los productos resultantes. Esto, a mi modo de ver, equivale a un saqueo de las arcas públicas por parte de los intereses privados. Otra cosa sería, como le dije que el control de la investigación (financiación, dirección de la investigación en función de necesidades reales, etc) fuera de los estados y que luego por medio de convenios bien auditados hubiera laboratorios que pudieran comercializar los productos resultantes. Esto o algo parecido creo que ya se propuso en Cataluña hace tiempo y la industria se opuso. El debate como ven puede dar para mucho.

Y colorín colorado Cenicienta tuvo que venirse a casa zumbando que al día siguiente tenía que seguir currando. Esta vez no me dejé mi zapato de cristal.

Más info


¿Cuánto crees que vale este post?

18 Comentarios a “Una cena provechosa”
  1. Txu

    Sr. Amarilla, Enhorabuena, la sociedad necesita de empresas como la suya, que persigue un interés particular alineado con el general. Estoy de acuerdo con usted en que las empresas que a partir de ahora sólo tengan intereses particulares sin alinearse con los generales están condenadas al fracaso. Si bien esto no ha sido el caso al menos hasta ahora. Demasiadas empresas han vivido de vender humo con poco más que publicidad y marketing. Pero Internet está permitiendo que los ciudadanos estemos mejor informados y seamos también menos ingenuos, con lo cual las estrategias solo publicitarias de las empresas ya no van a valer a partir de ahora. También el movimiento de indignación 15M sin duda contribuirá a ello. Es obvio que las empresas o cambian y tienen algo útil o bueno que ofrecer o a muchos ya no nos van a vender solo humo y a precio de oro.
    Bienvenido, la nueva sociedad que la mayoría de nosotros deseamos necesita de sus servicios. Lo digo en serio, sin segundas lecturas.

  2. Jara

    Hola;
    muchas gracias por todo lo que hace a este respecto.

    Le envío este artículo para que me diga si sabe algo al respecto y lo que opina: http://bolsonweb.com.ar/diario…..icia=25271

    Jara -es mi nombre, que coincide con su apellido-.

    Un saludo y gracias de nuevo.

  3. Manuel Amarilla

    Hoy me siento franciscano y en consecuencia practicaré la caridad dialectica prometida. Nosotros como empresa perseguimos el interés particular alineado con el general. LLevamos años haciéndolo, le invito a visitar nuestra web,www.eupharlaw.com, y no es por publicidad que no tenemos. Está anticuado si cree que todavía se puede tener algún futuro con otros fines, aunque quedan empresas así. Podría vd. pensar que los Premios a lo mejor fomentan el diálogo y contribuyen a mejorar las cosas entre personas que piensan diferente. Nosotros sí lo creemos. La pureza no está en ningun lado, desgraciadamente, ni en las ONG, Gobiernos, ni en Médicos de la Pública. No me parece correcto que vd. dude sólo de las empresas, pues entonces apaga y vámonos. No hay indulgencia en mis comentarios sobre los suyos, sólo no tengo en cuenta, en los que se equivoca en su apreciación y de los que aún no se ha disculpado. Las preguntas y las dudas están muy bien, pero entonces tambien podremos dudar de Vd. Sin pruebas yo no lo haré.
    Pobre Miguel, le estamos dando mucho trabajo con nuestro aparente duelo al sol. Le invito a que bajemos la guardia y sellemos la paz. No me parece esto muy interesante ya, aunque a lo mejor sí. Siempre se evoluciona algo con la disparidad. Hay mucho asociacionismo subvencionado que tal vez debería empezar a revisarse.

  4. Enrique Gavilán

    Una empresa tiene como objeto ofrecer servicios y cobrar por ello, y están diseñadas para vivir de ellas, para ganar dinero con ellas. No todas las actividades que realizan directamente están relacionados con ese fin, sino que pretenden muchas veces crear corrientes de opinión favorables, establecer vínculos sociales con personas que pueden afectar a tu negocio (sobre todo si son figuras relevantes o personas que en un momento dado me pueden criticar, y de ahí el comentario de utilizar estos eventos para neutralizar voces discrepantes) o simplemente promocionarse. Todo ello me parece lícito. Si luego resulta que los intereses del negocio se alinean con el interés general pues mejor. Pero el fin de una empresa no es servir al interés y el fin general, sino que obedecen a unos fines particulares. Y a veces éstos entran en conflicto con los fines generales.
    Pero todo esto que digo no son comentarios sobre la empresa del Sr. Amarilla. Mi comentario, pues, al hilo de la noticia de Miguel, era un comentario general sobre este tipo de eventos y los fines que buscan. Por tanto, no entiendo la defensa tan airada y encendida de su dignidad, ni el por qué había de documentarme al respecto. No estoy diciendo nada nuevo, nada que todo el mundo sepa.
    Aún así, gracias por su indulgencia, Sr. Amarilla. Que no “tenga en cuenta” mis comentarios y sí los de los que opinan a favor suyo dice mucho de su idea del diálogo.
    Si le he ofendido, Sr. Amarilla, no fue nunca mi intención. Plantear dudas, hacerse preguntas, cuestionarse el por qué de las cosas… no creo que haya nada malo en ello. Si su empresa es tan honorable, perfecto, mejor para usted y sus clientes.

    • Miguel Jara

      Yo Enrique debo ser tan iluso que creo que una empresa sí puede alinearse con el interés general sin ir más lejos yo soy una empresa, soy autónomo, e intento que lo social siempre esté por encima de lo económico. Por supuesto que debo obtener unos ingresos para mantenerme pero no de cualquier manera. Entiendo lo que quieres decir pero me parece importante matizar esto. Es más debemos tender a crear o apoyar a las empresas sociales, mejor nos iría.

      Y con respecto a lo de las voces críticas acalladas es cierto, así ocurre en muchos casos, pero tengo que decir que no fue el del otro dia donde yo fui invitado, siendo como creo que soy una voz disidente, y pude opinar libremente (sólo faltaría) y preguntar lo que quise a los invitados, como comento en el post. Es más y supongo que no comprometo al que fue mi anfitrión Manuel Amarilla si digo que mientras yo hacía preguntas “disidentes” observé que él asentía en señal de apoyo.

  5. Manuel Amarilla

    Sr. Gavilan ha leido mal, efectivamente es como indica Miguel, a vd. sólo le pedía que se documentara antes de opinar. Parece que le han sentado mal los ajos y se ha picado indebidamente. No se preocupe como me gusta el dialogo de verdad, no se lo tengo en cuenta y podemos volver a dialogar. Yo tambien soy de tierra de ajos y sin embargo he aprendido a hacerlo, asi es que me gustaría que le ocurra lo mismo, porque da la sensación de que piensa mal sobre mi desde antes de opinar, y no nos conocemos. Le tiendo la mano para el futuro.
    Miguel, te aclararé todo lo que quieras como siempre y disculpa si te he dado la sensación que dices, no era mi intención.
    Hay que debatir ideas sin personalismos, ni paternalismos, yo el primero, pero con fundamentos y documentos, lo otro sólo es opinar.

  6. Miguel Jara

    Enrique, lo has entendido mal, esas palabras Amarilla las escribe en general, o eso entiendo yo, a ti lo que te dice es que te documentes mejor, la frase antes de citarte. No saquemos las cosas de quicio y comentemos sobre hechos, no entremos en peleas personales. En tu primer comentario da la sensación que tienes algo que contar que no sabemos, sería mejor así, en mi opinión, pues lanzar preguntas que insinúan no contribuye a aclararnos.

    Manuel, me enteré de bastantes cosas aunque habrá otras que se me escapan como es lógico, espero que me las aclares. Creo que tu comentario hacia a mi ha sido algo paternalista.

  7. Enrique Gavilán

    Si no he entendido mal, Sr. Amarilla, me llama usted ignorante, parlanchín, necio y algo más. (dónde está la moderación de comentario, por cierto “Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.”).
    Curiosa forma de entender el debate, Sr. Amarilla. Y lo peor de todo es que no sé a cuento de qué viene, porque en ningún momento me dirigía a usted, y menos aún en términos peyorativos.
    Como dicen en mi pueblo, quien se pica ajos come; su airada respuesta me hace pensar mal, mucho peor de usted ahora. Lo siento pero no me deja mucho margen…
    Saludos

  8. Manuel Amarilla

    Pedraza, muchas gracias por tu sensatez y equilibrio, no porque estés de acuerdo en algo conmigo. Lo único importante es que podamos decirnos lo que pensamos sin tener que descalificar ni atacar a nadie con prejuicios sin fundamento. Quiero aprovechar la ocasión para decir que Eupharlaw no es industria farmacéutica, es sólo una empresa y que se relaciona con todo tipo de agentes de salud en aras de defenderla y conseguirla. Preferimos hacerlo así, a las claras, que no a traves de Ong, etc… aunque nos parece bien que cada uno haga lo que quiera y pueda, siempre que sus fines y objetivos sean licitos. Lo demás son milongas, tibetanas, caribeñas y de todo tipo, las apariencias no hacen más que crear confusión. Preferimos el dialogo.

  9. Pedraza

    Pues yo creo que el Sr. Amarilla está diciendo cosas muy interesantes y sin embargo nadie las está comentando o debatiendo.
    Estoy de acuerdo totalmente con él en que no sabemos debatir: Tenemos nuestra opinión y utilizamos cualquier argumento insignificante (como lo del boli regalado por un visitador médico) para construir o demostrar nuestra verdad.
    Ah, y el que la cena fuera más o menos lujosa creo que no es relevante; si alguien se deja influenciar por una cena lujosa, se lo debería hacer mirar….

  10. Amparo

    Para mí el problema está en que con celeridad se privatiza todo, el gobierno acaba haciendo las normas que favorecen a la industria sin control de ningún tipo, en realidad el control lo tiene la industria. Por eso lo que comentas al final del post, que a mí me parece lógico, es incompatible con la realidad que se continúa generándose. La privatización está haciendo mucho daño y poco a poco los que no se lo creen lo vivirán, con dificultad para poner otro orden más humano.

  11. Manuel Amarilla

    No hay peor ciego que el que no quiere ver, ni mas sordo que el que no quiere oir, etc…En este sentido Walt Kelly decia, que hemos descubierto al enemigo, somos nosotros.El que piensa tanto en la neutralizacion, el boli y el viaje a Viena o es de vision muy corta o alguna vez ha sido tentado por estas magnificiencias y en cuyo caso, debería vigilar sus casa.Uno de los grandes problemas que tenemos es que no sabemos debatir y nos creemos en posesión de la verdad. Yo tambien sufro este defecto pero por lo menos lo intento. Miguel no te relaciones conmigo no vayas a ser contagiado por nuestros defectos aparentes, aunque como tienes mucha personalidad te pido que no nos abandones del todo. Cuanto topico nos invade.

  12. Lucia

    Miguel, como bien dices para gustos los colores, creo que haces una gran labor informativa y reinvicativa para ello hay que estar en todos sitios para coger información y como tu bien dices das información de que la vacunacion de la gripe a fue una estafa sanitaria y han rodado cabezas ,
    creo que hicistes bien en estar alli y que sepan que hay médicos y mucha gente que quiere cambiar la forma de curar y no crear mas enfermedades con los medicamentos un saludo. Una paciente. Lucia Rodriguez.

  13. Enrique Gavilán

    Miguel,
    Uno de los propósitos de este tipo de premios es adular a todos aquellos que pueden afectar a tu negocio. Incluído a los críticos, en este caso a tí. Es una forma de neutralizar a los que pueden hacerte daño y atraer a los que pueden trabajar para tí sin que te des ni siquiera cuenta.
    Son veladas interesantes, como bien dices, para conocer a gente y darte a conocer, pero el efecto que buscan (y que consiguen la mayoría de las veces) es el mismo que el del boli que te regala el representante o el curso al que te invitan en Viena con todos los gastos pagados.
    Asistir a estos eventos, de todas formas, es interesante si sabes mantener con ellos una distancia saludable. No haber ido nunca supone no haberlo conocido en primera persona.
    Un abrazo.

  14. Manuel Amarilla

    Lo paga Eupharlaw, siempre ha sido así, sin publicidad, sin patrocinios, con nuestro dinero declarado pues somos una empresa. Los premiados son los que creemos que se lo merecen y explicamos cada año los motivos gusten o no a otros. No hay lujo, sólo intentamos agradar una vez al año a nuestros invitados. Cada empresa dedica al marketing un porcentaje que considera oportuno y puede. Llevamos más de 12 años dedicados al derecho a la información terapéutica de los ciudadanos, y que este sea una realidad, y se lo decimos continuamente a quien tiene poder para que este se realice. Hay otros que van de idealistas parlanchines y no hacen nada por nadie, sólo por ellos y los aceptamos sin comentarlo. La ignorancia, las creencias y los complejos son cosa mala, y los tópicos. Es mejor al opinar documentarse antes suficientemente para no meter la pata. Esto va por Carlos y por Enrique. Gracias por vuestros comentarios pues me habeis dado la ocasión de hacer los mios. Miguel tú estuviste allí y no entendistes otra vez casi nada aunque creí que sí. Seguiré intentando en persona aclarartelo. Si se entiende algo del tema no hay ninguna contradicción en las palabras de Barbacid, pero hay que leerse el discurso entero.

  15. Dr. Enrique Gavilán

    Miguel,
    ¿Quién paga esos lujos? ¿Por qué esos premiados y no otros? ¿Por qué esos invitados tan selectos, entre ellos tú, y no otros? ¿Qué propósito tienen estos lujosos premios?

    • Miguel Jara

      Enrique el lujo supongo, doy por hecho, que Eupharlaw. Los premiados, para gusto los colores pero los elije la organización. Yo selecto lo que se dice selecto no soy o al menos es un término que no me va mucho. El propósito supongo que doble, una parte social y una de negocio. Supongo que quien tiene más respuestas es la organización o Manuel Amarilla, como la próxima semana hemos de vernos le comentaré tus inquietudes.

      Como comento en el post, a mí lo que me interesa es que puedes acceder a personas que no es fácil tener delante y conoces a otras con oras visiones de un tema común.

  16. Carlos

    Miguel, era altamente sospechoso que, en tan refinado y lujoso ámbito -el casino de Madrid- se discutiera algo que no tuviese que ver con la defensa de las Multis-Farma y sus socios en los gobiernos y en diversas instituciones de variadísimo color. Así, el emotivo discurso de Amarilla hizo honor a su apellido, las palabras de Barbacid estaban llenas de “contradicciones”, y los abogados representantes de las empresas son los que “entienden” y llevan la voz cantante de sus patrones. Es increíble cómo se manejan cuestiones tan sensibles a los intereses de un país, la salud de sus habitantes, el desarrollo e investigación en medicina y fármacos. Al final de la reunión- según he leído en tu nota-cada cuál entendió lo que quiso. Vamos mal así. Saludos.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.