La pastilla del olvido colectivo

Por

23 de febrero de 2011Medicalización18 Comentarios

Durante los últimos meses algunas administraciones, como la gallega, han impulsado medidas encaminadas a reducir el gasto de la factura sanitaria. El diario El Correo Gallego ha entrevistado a Luis Ferrer i Balsebre (Madrid, 1958) que trabajó como jefe del servicio de Salud Mental del ahora hospital Clínico de A Coruña (Chuac) hasta que en el año 2008 tomó las riendas del área de Psiquiatría del servicio gallego de salud. Este médico habla de una burbuja sanitaria igual que la inmobiliaria y de la posibilidad de que el sistema sanitario tal como lo conocemos estalle, como ha sucedido con el negocio del ladrillo con las consecuencias de todos conocidas:

“Creo que hay una analogía absolutamente clara entre la burbuja inmobiliaria y la sanitaria. La industria farmacéutica es también un negocio y, como tal, tuvo sus políticas para incrementar beneficios. También existieron mecanismos de control cuya finalidad es reducirlos. Durante diez años, la empresa que comercializa un producto mantiene la patente. Como en cualquier otra burbuja, los mecanismos de control fallaron, y lo que debería ser la norma, que pasado el tiempo de patente de forma mayoritaria el producto recetado sea el genérico, en Galicia no fue así. En los tratamientos farmacológicos, siempre aparecerá un medicamento más caro en el mercado, sin que eso implique que sea más eficaz. En ocasiones, la novedad simplemente reside en que se presenta en comprimidos en lugar de en cápsulas. Y esto es una clara dinámica de burbuja que, como la inmobiliaria, finalizará en colapso. Es alucinante que desde un punto de vista político no se den cuenta, cuando nos pasó hace dos días con el asunto de la vivienda. Es muy llamativo que España esté a la cola de los países más avanzados en porcentaje de genéricos, como era alucinante que se construyesen tantos pisos”.

Además de apostar por los medicamentos genéricos antes que por los de marca cuando los haya, huelga decir que es necesario racionalizar el consumo, en general, de cualquier tipo de fármaco; tratarse sólo cuando sea necesario, con la menor dosis posible, durante el menor tiempo posible. Y que debemos ser los mayores interesados en conservar la salud llevando estilos de vida saludables. Las administraciones han de hacer mayores esfuerzos por prevenir la aparición de enfermedades fomentando la vida sana con medidas concretas más que con campañas de detección de patologías que tienen como objetivo abrir nuevos mercados para los medicamentos.

La Administración mira para otro lado, cuando no intenta obstaculizar, el avance de muchas terapias no convencionales, menos agresivas, más “naturales” o como se quiera explicar, que son efectivas, casi sin efectos secundarios y cuyo desembolso por la Seguridad Social, como hacen otros países de Europa, conllevaría una bajada en su precio y a la larga un ahorro por la mejora de la salud general de la población.

Los lobbies de la industria de patente han conseguido un cierto rechazo a los genéricos por los pacientes, como a las terapias biológicas o no tóxicas en parte de la población (aunque su uso va en aumento). Dice Ferrer i Balsebre:

“Pienso que la gente lo entendería si se le explicase bien, porque la prescripción de genéricos es algo que repercute en beneficio de todos. El dinero que la sanidad pública no ahorra por no prescribir genéricos incrementa el beneficio de las multinacionales, en lugar de beneficiar a la población”.

En Galicia el sistema de ahorro ya está comenzando a dar sus frutos. Por último preguntan a este médico por el aumento de las cifras de consumo de fármacos en psiquiatría y ofrece una de las claves de todo lo que estamos tratando: un modelo social justo, equilibrado, que respeta a la persona es un modelo que genera salud en la población. Lo otro no:

“La burbuja farmacéutica incidió demasiado en el hecho de que tratar es recetar, cuando en medicina, y en psiquiatría más todavía, son más cosas que la burbuja puso en peligro: pisos protegidos, psicoterapias, empleo protegido, talleres ocupacionales… Pero las cifras de consumo de fármacos aumentan. Los pacientes no nos piden solo que les quitemos o aliviemos el dolor de la enfermedad, sino el dolor de vivir. Y la crisis no ayudó. Las consultas se nos llenan de problemas cotidianos de la vida, nos exigen una solución y además que sea farmacológica. Están llenas de gente normal, que tienen problemas en la vida como tenemos todos. Las unidades de base de salud mental, nuestra consulta externa, están absolutamente colapsadas por problemas de vivir. Por eso aumentan tan exponencialmente los fármacos que alivian la angustia y que te levantan el ánimo, y los analgésicos que te quitan el dolor. La presión ni siquiera es la misma que había, pero lo que disminuyó es la tolerancia a la frustración. Se dio una lógica del alivio de estas tensiones vitales pensando que el alivio farmacológico puede resolver todos los problemas, y no es cierto. El único fármaco que recetaría sería una pastilla del olvido colectivo“.

Más info: En los libros Traficantes de salud y La salud que viene.

18 Comentarios a “La pastilla del olvido colectivo”
  1. SAC

    NO ES CIERTO QUE LOS PACIENTES PREFIERAN MEDICINAS DE MARCA, ADEMÁS A LOS MÉDICOS LES IMPORTA UN COMINO LO QUE PREFIERAN LOS PACIENTES, HACE POCO PROTESTABAN POR LA LIBRE ELECCIÓN DE FACULTATIVO (LO QUE LES JOROBABA EL EXPERIMENTO). MI MADRE TOMA UN SACO DE PASTILLAS Y NO ES QUE ESTÉ ENGANCHADA Y ABUSE POR QUE ES GRATIS…ES POR PRESCRIPCIÓN MÉDICA. Y SIEMPRE PIDE GENÉRICOS POR QUE LOS MAYORES PARECE QUE TIENEN QUE PEDIR PERDÓN POR ESTAR JUBILADOS Y NO PRODUCIR. SIN EMBARGO LA ENFERMERA SIEMPRE SE LOS PONE DE MARCA CON UN GUIÑO COMO SI LE HICIERA UN FAVOR. QUIENES HAN HINCHADO LA BURBUJA FARMACEUTICA SON LOS MISMOS QUE SE HAN ENRIQUECIDO CON ELLA. QUE NO ECHEN LA CULPA A LOS PACIENTES.

  2. Roderich

    Montalbano se ha enterado usted?
    Ha leido los excelentes articulos de Elias y Txu? no tienen despedicio, son escritos de buenos informadores, enterados, conscientes de verdaderos profesionales. A ver si el responsable de tantas muertes como usted comenta no será usted y los suyos? pues seguro que si.

  3. Txu

    Muchas gracias Elias por la información que has aportado. Es muy lamentable que muchos medicamentos prescritos para el alivio de ciertas enfermedades no sólo no las alivien en absoluto sino que además provoquen otras o graves efectos secundarios en los pacientes enfermos. Pero mucho más lamentable aun es que gente que está sana y que por tanto no se encuentra en la necesidad de tener que tomar fármaco alguno, se sienta obligada a hacerlo por un sistema sanitario público que está siendo manipulado por comités de expertos ad hoc inmersos en conflictos de intereses, como es en el caso de las vacunas. Las agencias de autorización de medicamentos y de farmacovigilancia más que servir en estos casos para ejercer un verdadero control, se están convirtiendo en verdaderas agencias del comercio de medicamentos y vacunas y no se puede confiar en ellas. Estas agencias son las primeras implicadas en el ocultamiento de datos sobre la verdadera eficacia de medicamentos y vacunas y mucho más aún respecto a los efectos secundarios. Ejemplos lamentables: Narcolepsia en niños y adolescentes por la innecesaria vacuna de la gripe A, y convulsiones, parálisis, neuritis óptica y otros gravísimos efectos por la tóxica e innecesaria vacuna contra el papiloma. Ojo con los medicamentos y vacunas que se huela a la vista que son un negocio que promueven las farmaceuticas y los expertos interesados.

  4. Roderich

    Muy bien Elias,….plas plas plas, ha estado usted magnifico, pero este señor no se va a enterar, está fuera de si, no sabe lo que dice, ademas se le ve victima de un grave conflicto interior, me atreveria a decir afectivo, confunde conceptos.

  5. Elias

    DATOS: Se publicó en el JAMA, que es la publicación médica con mayor circulación del mundo.

    La autora es la Dra. Barbara Starfield, de la Escuela de Higiene y Salud Pública John Hopkins, y describe cómo el sistema de salud de los EEUU puede contribuir a la mala salud.

    Todas estas son muertes por año:

    12.000 cirugías innecesarias (8)
    7.000 errores de medicación en hospitales (9)
    20.000 otros errores en hospitales (10)
    80.000 infecciones en hospitales (10)
    106.000 efectos negativos de medicamentos (que no son errores) (2)

    ¡Esto suma 250.000 muertes por año por causas iatrogénicas! Artículo de la Dra. Starfield: Journal of the American Medical Association Vol 284 26 de Julio, 2000. Son datos desfasados de cuando las actuaciones médicas eran la TERCERA CAUSA DE MUERTE EN EEUU. ACTUALIZO DATOS: Los tratamientos médicos constituyen ya la PRIMERA CAUSA DE MUERTE. Sólo en Estados Unidos fallecen cada año más de 780.000 personas a causa de los errores cometidos, entre los que destacan las cirugías innecesarias, los errores de medicación, los efectos iatrogénicos de los fármacos y las infecciones que se cogen en los propios hospitales. Los datos, demoledores, demuestran la tragedia del paradigma médico tradicional.
    MUERTE A TRAVÉS DE LA MEDICINA
    Hace no mucho tiempo un grupo de investigadores, a instancias de Nutrition Institute of America -una organización no lucrativa norteamericana-, se propuso conocer el alcance del problema en Estados Unidos. Pues bien, el estudio -desarrollado por Fary Null, Carolyn Dean, Martin Feldman, Debora Rasio y Dorothy Smit- sería publicado a finales del pasado año bajo el título Death by Medicine y en él, a través de una revisión pormenorizada de investigaciones realizadas en todo el país, diarios médicos y estadísticas gubernamentales se llegaría a la conclusión de que “la medicina norteamericana causa más daño que beneficio”. Y datos no les faltan para soportar tan dura afirmación porque resulta que durante el año 2001, sobre una población de 278 millones de personas:

    -Fueron hospitalizados sin necesidad 8,9 millones de estadounidenses.
    -2,2 millones de enfermos sufrieron reacciones adversas mientras estaban en el hospital a causa de los medicamentos que se les prescribió.
    -Se prescribieron numerosos antibióticos sin necesidad. El Dr. Richard Besser -miembro del Centro de Control de Enfermedades (CDC)- afirmó ya en 1995 que el número de antibióticos innecesarios prescritos entonces anualmente para infecciones virales alcanzaba los 20 millones. En el 2003 el propio Dr. Besser situaba la cifra en ¡varias decenas de millones! Y,
    -Se efectuaron 7,5 millones de actos médicos y quirúrgicos innecesarios.

    Las cifras, evidentemente, son escandalosas. Pero donde el repaso estadístico resulta ya devastador es en el número total de muertes causadas por el mal funcionamiento del sistema. Y es que por causas yatrogénicas murieron en Estados Unidos en sólo un año 783.936 personas. Según la investigación, por las siguientes causas:

    -Reacciones adversas a los medicamentos en los hospitales: 106.000
    -Reacciones adversas a los medicamentos de carácter extrahospitalario: 199.000
    -Úlceras mal tratadas: 115.000.
    -Malnutrición: 108.000.
    -Errores médicos: 98.000.
    -Infecciones: 88.000.
    -Procedimientos innecesarios: 37.136.
    -Problemas relacionados con la cirugía: 32.000.

    ¿Sigo aportando datos?, vale: la industria farmamáfica es la tercera más rentable a nivel mundial, solo la superan el tráfico de armas y el narcotráfico (drogas tambien pero en este caso ilegales). ¿Más datos?. Repito porque creo que no ha quedado claro a algunos los datos de mi anterior comentario: “Un claro ejemplo del riesgo que los médicos podemos suponer es el análisis de la mortalidad durante diversas huelgas de médicos con alto seguimiento llevadas a cabo en diversos lugares del planeta (Colombia, Israel, Estados Unidos) que muestran disminuciones de la mortalidad en esos días de entre el 5 y el 45%; tal vez el caso más analizado y publicado fue el de Israel en el año 1983″. (Médico Crítico). NO califico a nadie, se califica por si solo quien solo insulta sin aportar nada. Espero aportaciones y datos yo tambien que demuestren que estoy equivocado en lo que escribo de lo contrario no es necesario que nadie se disculpe, no lo necesito en absoluto. Saludos cordiales a todos.

  6. Montalbano

    Elias y Roderich no comulgais con el ejemplo,todos los datos que aportais son generales,subjetivos y sin una documentacion bibliografica adecuada, sin evidencias que nos ayuden a sacar conclusiones. Basta ya de terrorismo sanitario, sois responsables de todas las muertes que se puedan provocar con vuestros desconocimientos.

  7. Almarchá

    Una herbalista
    Por circunstancias hube de pasar 4 meses en un hospital, no voy a enumerar hechos pero si los resultados de mi estancia allí; No confío ni medio ápice en la medicina que se está practicando, es más, no puedo concebir que aún hayan personas que ciegamente confíe en ella.
    Aprendí a hacer jarabes, extractos, aceites esenciales, etc. pero sobre todo y como dijo Hipócrates,”mi alimento es mi medicamento”.
    “Humano, depredador de humano” ¿es por eso que hay tanta gente sin conciencia, por no hablar de escrúpulos, ni compasión?

  8. Roderich

    Ramon no se si podremos llegar a entendernos porque vivimos en galaxias diferentes y hablamos idiomas diferentes.
    Voy a intentarlo, le explico: soy naturista, no se donde están los medicos, no se donde están las farmacias, no se como son los medicamentos, he criado una familia numerosa sin medicos ni farmacias ni vacunas y con los años he arrastrado a muchos a este calvario de vivir tranquilos en quietud y sin la mafia del sistema medico, por lo tanto no se de que habla usted. Lo que si le puedo asegurar es que el sistema que tenemos de curacion natural no tiene contraindicacion ninguna al contrario y no hemos de desplazarnos a ningun lugar, para curarnos lo hacemos en casa.
    Que lo pase usted bien.

    Post Scriptum
    Inteligencia es el arte de resolver problemas sin crear otros de nuevos

  9. Artesano

    Parece evidente que una Sociedad enferma sólo puede producir enfermos (estupenda la expresión del “dolor de vivir”).
    Soy optimista y confío en la capacidad humana para rebelarnos frente a la adversidad. Mientras esta no se produzca, como ahora en el mundo árabe, la minoría consciente y activa sobre este problema no tiene más posibilidades que compartir información, criterios, inquietudes y reflexiones en nuestro entorno para intentar ayudar a los demás. Este Blog es un claro ejemplo.
    Aquí también se precisa una revolución en nuestro sistema educativo.

  10. Ramon

    Las medicinas no son alternativas ni lo dejan de ser. Son medicinas. Cada una tiene su aplicacion y su uso. Las tecnicas de curación tb son distintas y diferentes y cada una tiene su uso y su oportunidad.

    Lo que falta son valoraciones serias de farmaco-medicina o tratamiento-coste-efectividad. Además de q faltan valoraciones sobre esto, tb falta evaluar algo que se olvida muy a menudo como son efectos secundarios, calidad de vida, reingresos hospitalarios…….y al final de todo, con todos estos datos, con toda esta amalgama estadistica, lo que falta, es informar al PACIENTE diciendole las opciones son esta, esta y esta con su coste, con sus beneficios y con sus riesgos.

    Quizas sea una forma distinta y mas integral de abordar la relaccion Hombre-enfermedad y en esta relacción se pueden incluir todo tipo de tratamientos.

  11. Roderich

    Ramon y por que no se le informa al paciente de que no necesita ni ibuprofenos ni genericos ni marcas de ninguna clase ya que existen tecnicas de curacion natural que no requieren estos engendros del demonio?

  12. Ramon

    Y pq no ponemos en el centro de todo esto a quien realmente importa. Ese es el PACIENTE.

    Lo primero la aportación a la sanidad debería ser variable en función de la renta. Pensionistas ricos pagan, asalariados pobres pagan pero menos y asi con toda la casuistica, pero todos pagando algo.

    Respecto al debate genericos no genericos, creo q es esteril. Siempre habra quien quiera un Mercedes y otros que quieran un Hyunday. Además hay dolencias y DOLENCIAS. No es lo mismo un dolor de cabeza q con un ibuprofeno generico lo arreglas, que un paciente con un incidente cardiovascular con problemas de hta y de coagulación donde el control ha de ser mas riguroso y con farmacos “mas fiables” (aunq sea psicologicamente).

    En definitiva y para no enrrollarme…..el PACIENTE INFORMADO que opte por ir en Mercedes para unas dolencias y en Hyunday para otras asumiendo el coste de ello o no.

    Soy profesional de la Salud y lo q intento es informar al paciente y coresponsabilizarse de las decisiones de su salud y sus repercusiones.

    Por cierto, vivo y trabajo en Galicia y estoy en contra de la medida tomada pq no permite al paciente pagar un plus y llevarse el medicamento que desea. Simplemente le obliga a llevarse el que la Xunta ordena y manda.

    Un saludo.

  13. Roderich

    Señor Elias no haga comentarios de realidades tan claras como “esta sociedad es inviable, no puede, ni debe perdurar tal y como está constituida y no lo hará” a mi me han tirado de las orejas por manifestar lo mismo.

  14. Monica

    ESTOY DE ACUERDO.

  15. Elias

    “Un claro ejemplo del riesgo que los médicos podemos suponer es el análisis de la mortalidad durante diversas huelgas de médicos con alto seguimiento llevadas a cabo en diversos lugares del planeta (Colombia, Israel, Estados Unidos) que muestran disminuciones de la mortalidad en esos días de entre el 5 y el 45%; tal vez el caso más analizado y publicado fue el de Israel en el año 1983”. (Médico Crítico). Lo anterior no es sino una muestra del paradigma médico actual, estoy de acuerdo con Ghislaine Lanctôt cuando afirma que los sistemas sanitarios occidentales están condenados al fracaso (ver su libro “La Máfia Médica”), no es un proceso separado, está sociedad es inviable, no puede, ni debe perdurar tal y como está constituida y no lo hará. La cuestión es: ¿será un cambio pacífico, gradual, consensuado o caerá demolida por sus propios horrores cotidianos?. Las tiranias caen, mirad el norte de Africa, ¿veis las diferencias entre Túnez, Egipto y Libia?, no pensemos que somos mejores, que estamos al margen. La libertad busca, como el agua, su camino, se la puede retener, pisotear, ensuciar… pero siempre fluye por su camino y alcanza su meta. En cada pais es distinto y es igual al mismo tiempo, ya que la base de todo es la misma, pensad en cual es si os apetece. Me viene a la mente un poema de José Martí y no me resisto a reproducirlo:

    Dicen, buen Pedro, que de mí murmuras
    Porque tras mis orejas el cabello
    En crespas ondas su caudal levanta:
    ¡Diles, bribón, que mientras tú en festines,
    En rubios caldos y en fragantes pomas,
    Entre mancebas del astuto Norte,
    De tus esclavos el sudor sangriento,
    Torcido en oro lánguido bebes,—
    Pensativo, febril, pálido, grave,
    Mi pan rebano en solitaria mesa
    Pidiendo ¡oh triste! al aire sordo modo
    De libertar de su infortunio al siervo
    Y de tu infamia a ti! Y en esos lances,
    Suéleme, Pedro, en la apretada bolsa
    Faltar la monedilla que reclama
    Con sus húmedas manos el barbero.

    Perdón el discurso, os deseo auténtica salud para todos.

  16. lluisa

    Que bueno leer este artículo … dios santo! el problema de vivir … ojalá que despertemos todos pronto!!
    Un abrazo y gracias Miguel por tratar el tema tan sencillamente.

  17. Magdalena Barahona

    Estimado Miguel e internautas:

    Sobre el asunto o debate de los génericos yo quisiera conocer más de lo que habitualmente trata, considerando que soy una simple usuaria pero que también soy de talante crítico, intuyo que se deberían diferenciar varios aspectos en ese debate, dado el entramado complejo y de intereses que mueve este debate, aspectos que se deberían diferenciar y no mezclarlos y así obtener nosotros una visión objetiva de ello.

    En primer lugar, el argumento de su coste económico creo que no es objetable desde ningún punto de vista porque supone obviamente “el beneficio social o colectivo” de su uso o generalización progresiva, pero no es suficiente, creo que hay que abordar otros aspectos.

    En segundo lugar, las mejoras o innovaciones que se realicen sobre un medicamento, que pasan a denominarse “especialistas”, suponemos que implican mejoras efectivas, y cuando tomamos o consumimos ambas categorías de un medicamento, el génerico y el especialista, podemos comprobar los efectos (caso de las estatinas, por ejemplo). Por otra parte, el problema inmoral de tener la medicina bajo el imperio del beneficio o en el entramado del capital internacional más especulativo (la industria farmacéutica es un emporio como otro y además está dentro de otros entramados de capitales: producción de armas, por ejemplo) resulta inevitable que condicione no sólo la investigación de nuevos fármacos sino su distribución o consumo. Pero como ciudadana me gustaría conocer mucho más acerca del uso efectivo entre un genérico y otro especialista (amén de sus evidentes efectos sociales-económicos).

    Otras dos cuestiones (la politización del problema): una) la producción de genéricos en España me indican (médicos) que la tienen en casi régimen de monopolio en Navarra, un Laboratorio que está vinculado (en acciones) al Opus Dei y que la compañia es extranjera; dos) estoy a favor total de que el acceso a las medicinas (como el resto de la atención sanitaria) no cree desigualdades sociales. Viçent Navarro (Catedrático de Políticas Públicas en la UB) lleva casi toda su vida académica con el control de estadísticas del gasto público entre países, comunidades autónomas, etc., y comparando las tasas de morbilidad, esperanza de vida, etc., por clases sociales, perspectiva del problema que clarifica el “modelo sanitario” que tenemos (juntos pero no revueltos): la esperanza de vida de la clase trabajadora española respecto de la clase alta es de más de diez años

    Para terminar, no estoy en contra de los genéricos, pero la medicina progresa y ese progreso ha de ser también colectivo, o en igualdad de condiciones. Las guerras políticas o electorales entre los partidos resultan inevitables, pero como ciudadana deseo más información objetiva sobre la cuestión de cambio cualitativo entre un especialista y un genérico (y no eludo que existe una clara intencionalidad perversa de las farmacéuticas, a través de sus agentes comerciales, que busquen confundir a la población (médicos, pacientes) sobre las ventajas comparadas de los especialistas sobre genéricos). Sin embargo, ya tenemos genéricos, pero queremos seguir disfrutando de las mejoras de los especialistas.

    Finalmente, el problema de los ingresos (dinero, dinero) de los gobiernos, sean centrales o autonómicos, se resuelve de OTRAS MANERAS MÁS JUSTAS: UNA FISCALIDAD PROGESIVA, en este país los ricos muy ricos, apenas tiene gravaciones fiscales, y las empresas extranjeras…mucho menos.

    No nos confundamos, por favor.

    Muchas gracias Miguel por este espacio de expresión y seguimos apoyando tu iniciativa tan responsable como democrática.

  18. Ana

    Brillante la exposición del Dr. Ferrer. Unicamente no ha dicho algo que me parece no menos relevante, y es donde la Xunta de Galicia piensa invertir el dinero que se ahorra en los fármacos: ese dinero irá directamente al bolsillo de las constructoras que tienen la concesión del nuevo hospital de Vigo, que no será público sino de gestión privada. Yo creo que este no es un dato baladí. El dinero que no va a las multinacionales de los fármacos va a las constructoras que son responsables de la crisis y de la burbuja inmobiliaria.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.