Epidemia de miedo: Más exigencias de responsabilidades a la ministra de Sanidad

“GRIPE A : TRINI VETE YA”
Manuel Amarilla
Presidente del Foro iberoamericano Ciudadanos y Salud (Foro Ibercisalud)
Me encontraba tan contento un domingo por la mañana del mes de abril del año pasado en Granada (por razones que no vienen al caso) y, de pronto, leyendo el periódico me topo con una alarmante noticia sobre un nuevo virus de la gripe. El asunto era tan grave al parecer de la OMS y, en especial, de su Directora General Margaret Chan, que comunicaban que la mayoría de nosotros, los ciudadanos, no nos comeríamos en 2009 el “turroncito Navideño tradicional”, por estos lares de la piel de toros y zonas colindantes.
La prensa de todo tipo y, en especial, la que es seria habitualmente, lo creía a pies juntillas y se dedicaron desde ese instante, todos, a destrozarnos la vida (como casi siempre en estos casos) con la aparente excusa de informar.
El punto más álgido fue a principios del mes de agosto. Había noches en que los telediarios hacían el recuento de víctimas de la supuesta pandemia con dedicación “espartana”. No existían apenas otras noticias, menos mal que el Real Madrid había fichado a Cristiano Ronaldo y ello, también tenía algún interés para algunos inconformistas respecto de los abusos y manipulaciones del poder establecido.
Ya a finales de este mes de agosto, aparecía Trini de vez en cuando por los informativos, y nos decía más o menos lo que iba a hacer para aliviarnos de nuestros terribles temores griposos.
Verdad es que a pesar de sus aparentes buenos fines y maneras para salvarnos, se la veía muy verde en sabiduría de fondo sobre la cuestión, aunque tenía algunos buenos asesores. De todas formas su desconocimiento y el de los otros era alarmante al principio. Por la mañana iban a vacunarnos a todos, según los comunicados ministeriales y por la noche, a menos; luego, sólo a los que quisieran, etc…
La realidad es que en ese momento no existía ni la vacuna para este fin, aunque no parecía importar a casi nadie, ni tampoco su eficacia y seguridad cuando la hubiere. Eso eran tonterías.
La Ministra que habla en general bastante bien, y que tiene buena imagen, cuando sabe y conoce el tema tratado (no en el caso de la gripe), estaba entonces más preocupada por hacer las cositas griposas con transparencia e informar a la población, lo cual era de alabar, por inhabitual, en cuestiones de salud de especial gravedad.
En este escenario, todo el mundo la presionó de forma exagerada y, claro, se dejó llevar por la corriente favorable. No obstante algunos ciudadanos de este país le advertimos de los peligros de esta actitud mayoritaria: en concreto, Juan Gérvas, Juan José Rodriguez Sendín y el que suscribe.
Gérvas le dijo cosas muy interesantes sobre tan aparatosa y desmedida alarma sanitaria y Sendín, que no era para tanto. Yo llegué a decirle según tribuna adjunta, que la cosita iba de estafa y que tuviera cuidado con el engaño por el bien de todos. Luego nos siguieron otros en lo del aviso, pero ya era tarde.
España es diferente para casi todo. Valga de ejemplo que hace dos años, estábamos a la cabeza económica de la Unión Europea y no sabíamos qué hacer con el excedente del dinero público Estatal y ahora, estamos en el furgón de cola y no tenemos idea de cuándo lo abandonaremos. Somos únicos como se ve y en lo de la gripe, también.
Volviendo al tema de Trini. Independientemente de los efectos adversos, graves o no, de las vacunas de la gripe A -cuestión por determinar, ya que existen numerosas notificaciones al respecto, más de dos mil, que se conozca, sólo en España hasta el día de hoy- quedan muchos asuntos por resolver.
En concreto, el espinoso asunto del negocio económico de la industria farmacéutica participante en el evento, y quizás, de algunos más, si se investigara el temita con detenimiento, lo cual tristemente no ocurrirá. Pagamos los ciudadanos, ya se sabe.
Esta pequeña bagatela económica, se calcula en 7000 millones de Euros en todo el mundo, de los que en España se ha gastado una importante cantidad no demasiado clara. En esto también nos diferenciamos y quisimos ser de los primeros en enfrentarnos con éxito al virus griposo atacador, aunque de naturaleza ya conocida bastante inofensiva.
El gasto real nunca se sabrá, muchos ya han hecho un gran negocio, incluidos los de las mascarillas, envases de desinfectantes de manos, guantes de látex y los famosos Kits de la gripe, en fin, un autentico cachondeo .No olvidemos el indeterminado gasto sanitario que también pagamos nosotros.
Ahora se lanzan muchas irrealidades explicativas desde el Ministerio de Sanidad y ”Pobreza”:
Que si no se va a pagar tanto a la industria farmacéutica por la existencia de clausulitas previas al respecto y otras zarandajas. No me lo creo y me gustaría verlas y, aún así, dudaría de su eficacia legal y política.
La gente es más lista que vosotros y no se ha vacunado. Si hubierais acertado, os hubierais puesto las correspondientes medallas. Al no ser así, lo justo es que ante tamaño descalabro económico, el cual se os avisó con demasiada antelación, dimitáis y os vayáis. No aleguéis que ahora son fáciles las críticas a toro pasado porque no ha sido así.
Se conocía mucho el asunto de Donald Rumsfeld, el Dr. Osterhaus, el club Bilderberg y todos sus acólitos de la OMS, y no obstante habéis dilapidado la pasta, sin resultado favorable alguno en salud.
¡Iros! Y es poco, pues se os debería exigir vuestra responsabilidad política y legal. Juan Gérvas ya ha pedido públicamente la responsabilidad civil e incluso penal de la Ministra (o sea tú) y de todos los Consejeros de Sanidad Autonómicos, por actuar con esta presunta alegría en la gestión de la gripe A. Es normal que esté un poco disgustado.
No sé si me voy a apuntar al Club petitorio que ha fundado Juan con este fin, sin pruebas contundentes, quizás sea excesivo, pero ya veremos lo que nos revela el futuro.
Trini, tú y tus asesores, insisto, no busquéis excusas aduladoras y exculpatorias, vuestra buena fe no os ampara, ante tamaño desatino y, desde luego, ya os digo donde van a ir a parar los doce millones de vacunas sobrantes: Buscad un SIGRE más eficaz que el existente en la actualidad. Galicia después de las vacas locas y el Prestige, ya no da para más.
En conclusión, aunque no me gustó en su día, ni me gusta, ni me gustará nunca la frasecita de Aznar a Felipe, te digo: TRINI VETE YA. Margaret Chan, tú y otros muchos dirigentes políticos no habéis estado precisamente brillantes para seguiros aguantando. Nos habéis fastidiado la salud física y moral, y metido el miedo en el cuerpo absurdamente.
Los errores se tienen que empezar, democráticamente, a pagar. No valen exculpaciones subjetivas. A la prensa le tocará en breve, algunos que te presionaron griposamente ahora incluso arremeten contra ti. Son un poco cínicos, además.
De todas formas no te preocupes, que estamos tan mal, que lo mismo te ascienden políticamente.

El pasado 19 de enero publicábamos una carta abierta del médico Juan Gérvas, muy activo durante la campaña de la “pandemia” de gripe A, en la que explicaba las posibles responsabilidades penales de la ministra en este tema. Leo ahora otra misiva de uno de los abogados que mejor conoce las Reacciones Adversas a los Medicamentos (RAM) en nuestro país, Manuel Amarilla, fundador del Bufete RAM que ha titulado de una manera sencilla a la par que directa: Gripe A. Trini vete ya y que paso a comentarles dado su interés. Comienza así:

“Me encontraba tan contento un domingo por la mañana del mes de abril del año pasado en Granada (por razones que no vienen al caso) y, de pronto, leyendo el periódico me topo con una alarmante noticia sobre un nuevo virus de la gripe. El asunto era tan grave al parecer de la OMS y, en especial su Directora General, Margaret Chan, que comunicaban que la mayoría de nosotros, los ciudadanos, no nos comeríamos en 2009 el “turroncito Navideño tradicional”, por estos lares de la piel de toros y zonas colindantes. La prensa de todo tipo y, en especial, la que es seria habitualmente, lo creía a pies juntillas y se dedicaron desde ese instante, todos, a destrozarnos la vida (como casi siempre en estos casos) con la aparente excusa de informar”.

Epidemia1

Según Amarilla, el punto más álgido fue a principios del mes de agosto. Había noches en que los telediarios hacían el recuento de víctimas de la supuesta pandemia con dedicación “espartana”. No existían apenas otras noticias (…) Ya a finales de este mes de agosto, aparecía Trini de vez en cuando por los informativos, y nos decía más o menos lo que iba a hacer para aliviarnos de nuestros terribles temores griposos. Verdad es que a pesar de sus aparentes buenos fines y maneras para salvarnos, se la veía muy verde en sabiduría de fondo sobre la cuestión, aunque tenía algunos buenos asesores. De todas formas su desconocimiento y el de los otros era alarmante al principio. Por la mañana iban a vacunarnos a todos, según los comunicados ministeriales y por la noche, a menos; luego, sólo a los que quisieran, etc…

“La realidad es que en ese momento no existía ni la vacuna para este fin, aunque no parecía importar a casi nadie, ni tampoco su eficacia y seguridad cuando la hubiere. Eso eran tonterías. En este escenario, todo el mundo la presionó de forma exagerada y, claro, se dejó llevar por la corriente favorable. No obstante algunos ciudadanos de este país le advertimos de los peligros de esta actitud mayoritaria: en concreto, Juan Gérvas, Juan José Rodriguez Sendín y el que suscribe”.

“Gérvas le dijo cosas muy interesantes sobre tan aparatosa y desmedida alarma sanitaria y Sendín, que no era para tanto. Yo llegué a decirle según tribuna adjunta, que la cosita iba de estafa y que tuviera cuidado con el engaño por el bien de todos. Luego nos siguieron otros en lo del aviso, pero ya era tarde (…) Independientemente de los efectos adversos, graves o no, de las vacunas de la gripe A -cuestión por determinar, ya que existen numerosas notificaciones al respecto, más de dos mil, que se conozca, sólo en España hasta el día de hoy- quedan muchos asuntos por resolver”. En concreto, el abogado se refiere al espinoso asunto del negocio económico de la industria farmacéutica participante en el evento…

“y quizás, de algunos más, si se investigara el temita con detenimiento, lo cual tristemente no ocurrirá. Pagamos los ciudadanos, ya se sabe. Esta pequeña bagatela económica, se calcula en 7.000 millones de euros en todo el mundo, de los que en España se ha gastado una importante cantidad no demasiado clara. (…) El gasto real nunca se sabrá, muchos ya han hecho un gran negocio, incluidos los de las mascarillas, envases de desinfectantes de manos, guantes de látex y los famosos kits de la gripe, en fin, un autentico cachondeo”.

Epidemia2

Amarilla afirma en su artículo con su campechano estilo crítico que se lanzan muchas irrealidades explicativas desde el Ministerio de Sanidad:

“Que si no se va a pagar tanto a la industria farmacéutica por la existencia de clausulitas previas al respecto y otras zarandajas. No me lo creo y me gustaría verlas y, aún así, dudaría de su eficacia legal y política. La gente es más lista que vosotros y no se ha vacunado. Si hubierais acertado, os hubierais puesto las correspondientes medallas. Al no ser así, lo justo es que ante tamaño descalabro económico, el cual se os avisó con demasiada antelación, dimitáis y os vayáis. No aleguéis que ahora son fáciles las críticas a toro pasado porque no ha sido así. Se conocía mucho el asunto de Donald Rumsfeld, el Dr. Osterhaus, el Club Bilderberg [desconozco si la ministra de Sanidad pertenece a este club elitista pero sí se ha publicado que está en lobbies como la Trilateral] y todos sus acólitos de la OMS, y no obstante habéis dilapidado la pasta, sin resultado favorable alguno en salud. ¡Iros! Y es poco, pues se os debería exigir vuestra responsabilidad política y legal“.

El artículo de Manuel Amarilla puede leerse completo aquí.

Otro artículo crítico y duro de Amarilla sobre el tema que data de septiembre de 2009.

Más info: El libro La salud que viene. Nuevas enfermedades y el marketing del miedo (Península, 2009), explica cómo se expande de manera premeditada el marketing del miedo.

5 Comentarios a “Epidemia de miedo: Más exigencias de responsabilidades a la ministra de Sanidad”
  1. Danny

    Hola Miguel, queria dejarte enlace a un programa de la Rosa de los vientos de primeros de año, donde Bruno tiene una conversación con Julián Zabala, director de comunicación de Farmaindustria donde, supuestamente, iba a ponerle contra las cuerdas sobre las acusaciones sobre la gripe A y los enormes beneficios conseguidos por la industria.

    http://www.rosavientospodcast.com/podcast/2009-10/rvp-458.html

    Si no lo has oido ya, te animo a que lo hagas, aunque en realidad no es muy interesante, yo he visto un Bruno Cardeñosa muy comedido y pusilanime ademas de complaciente con su interlocutor. La verdad, hubiera preferido tu presencia debatiendo con el señor Zabala.

    No se, creo que es una oportunidad desaprovechada para sacarle los colores a un sector que aunque necesario y en general bueno, debe depurar muchisimo todo lo que está haciendo.

    Un saludo.

  2. Fernando

    Hola a todos, tan solo quiero recordar a propósito de la última frase del artículo “exigir vuestra responsabilidad política y legal”, que ya no es posible porque se cubrieron las espaldas en casi todos los países aprobando decretos en verano con la coletilla de “en casos de pandemia” todo les será permitido legalmente. Me parece que en éste blog se dió la oportuna información sobre el tema y creo necesario hablar de ello otra vez; y de los CDC, y de la OMS, y de donde provenía la cepa del virus de la gripe A, etc. Gracias

  3. David Huerta

    Me gustaria ligar tu pagina con mi blog, ¿es posible?

  4. LUIS PIÑA CUADRADO

    Sobre el circo que unos cuantos organizaron sobre la gripe A, con el proposito de meter miedo a los ciudadanos y de paso justificar
    las millonarias cantidades de dinero procedente de los bolsillos de todos nosotros, hay una cosa que me tranquiliza y me alegra
    mucho que pese a lo que los politicos pretenden, no somos tontos y por eso mismo ha fracasado en su circo mediatico y del miedo, desde aqui mi agradecimiento y mi apoyo a todos aquellos que contribuyeron a demontar el engaño, en especial a la Doctora Teresa Forcades, a Miguel Jara, al Dr Juan Gérvas y al abogado Manuel Amarilla, gracias a todos.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.