La amenaza de la OMS con el dengue mientras se financia con químicas y farmacéuticas

Nueva arremetida de miedo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ahora a cuento del dengue. La prensa comienza a publicarlo: La OMS alerta de que la mitad de la población mundial está en riesgo de padecer el dengue.

En 2023 Europa la OMS contabilizó 72 casos, cifra que supera con creces a los años anteriores, dicen, y el máximo responsable de Salud Veterinaria del organismo, indica:

Se puede convertir en breve en el mayor problema de salud pública».

Raman Velayudhan, Jefe de la Unidad de Salud Pública Veterinaria, Control de Vectores y Medio Ambiente de la OMS.

«La globalización, el calentamiento global y las inundaciones», comentan, han ayudado a crear un ambiente perfecto para que se asienten nuevos vectores.

Entre ellos, mosquitos como el de la foto, Aedes aegypti, que transmiten el dengue a las personas por medio de picaduras.

Y es de sentido común entender que con la subida de las temperaturas que experimenta todo el planeta Tierra, cada vez haya más ejemplares de estos insectos en Europa.

Por cierto, que las declaraciones del mandatario de la OMS las ha hecho en el Congreso Expocida Iberia 2024, que está dedicado a la «salud ambiental», léase matar bichos con fuertes productos químicos tóxicos.

Pues bien, entre sus patrocinadores están algunas de las mayores empresas fabricantes de sustancias que atentan contra la salud ambiental.

Menudo foro ha elegido un representante de la salud global para anunciarnos la que puede ser una de las próximas campañas de marketing del miedo, la del dengue. Esta seguramente vendrá acompañada de otra plaga, la del uso masivo de plaguicidas nocivos para la salud.

bayer
Bayer o BASF, en los Premios de «sanidad ambiental».

La foto tiene su historia, y es que Bayer y BASF que aparecen en ese «fotocall», son dos de las mayores empresas químicotóxicas del planeta (a las que persigue la herencia maldita del nazismo). Una vez llegada la ¿próxima pandemia de dengue?, lo que habrá que matar a mansalva será bichos malos, por nuestro bien, y eso es un buen negocio.

Y es que dicen que los vectores se asientan en España. Este verano, la OMS ya advertía que especies como el mosquito tigre o el mosquito japonés ya se habían asentado en nuestro país.

Eso aumenta las posibilidades de que se generen brotes de enfermedades como el dengue, el chikungunya, el zika o la fiebre del Nilo.

La situación, de momento, no es para alarmarse. Pero sí para estar atentos pues este es el escenario que nos espera para los próximos lustros.

El anuncio del responsable de la OMS en un foro tan destacado de la industria química no es casual. La OMS ha ido pudriéndose con el tiempo, traicionando sus principios fundacionales por los cuales su financiación habría de ser pública, como su interés.

¿Quién maneja hoy con su dinero la OMS, con qué intenciones? Eso es lo que nos explica en este vídeo de mi canal migueljara.tv el médico de familia e investigador social Silvano Baztán.

Se da la circunstancia de que una de la máximas financiadoras de la OMS es Hoffmann-La Roche, que ha tenido negocios junto a Bayer. Aquí tenéis la foto de la web de la OMS donde puede verse:

Empresas químicas y farmacéuticas (algunas fabricantes de vacunas como, por ejemplo, las dos primeras, Sanofi y GlaxoSmithKline) que tienen intereses en que el dengue (y otras muchas enfermedades infecciosas) llegue a ser epidemia, financian a la OMS. Ahí lo dejo, que cada cual saque sus conclusiones.

Suscripción a migueljara.tv
Mi cuenta segura en PayPal para donaciones

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.