Los peligros del omeprazol de nuevo documentados, esta vez en hospitales

Los fármacos llamados «protectores de estómagos» por el marketing (los inhibidores de la bomba de protones -IBP-) como omeprazol, son de los más usados en España (y en muchos países). Existe sobremedicación con los mismos. Y, por supuesto, tienen sus peligros.

Hace poco se ha publicado un estudio realizado en los hospitales pues los IBP se encuentran entre los fármacos más utilizados en pacientes críticos. Y es que aunque se aplican temporalmente para la profilaxis de las úlceras por estrés, con frecuencia no se pone fin a su aplicación cuando la persona ha salido del centro sanitario.

Y, claro: Los posibles efectos adversos del tratamiento con IBP podrían afectar al enfermo en caso de seguir usándolos sin motivo.

Los investigadores han probado la hipótesis de que la continuación del tratamiento con IBP no indicado después del alta hospitalaria se asocia con una mayor morbilidad, tasa de rehospitalización y ¡mortalidad!

Para este trabajo, se examinaron datos de 591.207 pacientes y se identificaron 11.576 pacientes en UCI que recibieron terapia con IBP sin que fuera correcto pautárselo a la salida del hospital, tras su alta hospitalaria.

La muestra se estratificó en dos grupos:

1) Personas sin tratamiento adicional con IBP.

2) Enfermos que continuaron el tratamiento con IBP más allá de 8 semanas después del alta hospitalaria.

Y, ¿cuál fue el resultado? Pues que la proporción de pacientes que continuaron el tratamiento con IBP sin indicación justificable fue del 41,7%. Estas personas tenían un riesgo 27% mayor de neumonía y un riesgo 17% mayor de eventos cardiovasculares.

También hubo mucha más rehospitalización en ellos y un riesgo casi 20 % mayor de mortalidad a 2 años de su primera salida del hospital.

Quizá esté usted pensando que bueno, que esto solo ocurre en las personas que han sido tratadas con omeprazol en un hospital, pero lo cierto es que los daños de este medicamento están bien documentados en otras situaciones.

Uno de los efectos secundarios que puede provocar el omeprazol es hipomagnesemia (carencia de magnesio), se han dado casos graves cuando se ha usado durante al menos tres meses y en la mayoría de los casos tratados durante un año.

Se pueden presentar síntomas graves de hipomagnesemia como fatiga, delirio, convulsiones, mareos y arritmia ventricular que aparecen de forma insidiosa y pasan desapercibidos.

El tratamiento con IBP puede llevar a un ligero aumento del riesgo de infecciones gastrointestinales. Como en todos los tratamientos a largo plazo, especialmente cuando se sobrepasa un periodo de un año, se debe mantener a los pacientes bajo vigilancia regular. Aunque es infrecuente también se han dado casos de lupus eritematoso cutáneo por el consumo del fármaco.

También se dan reacciones adversas a modo de trastornos psiquiátricos. Son poco frecuentes los casos de insomnio, raras la agitación, confusión o depresión y muy raras la agresividad o alucinaciones. Raras pero se dan. Si tenéis que usarlo durante bastante tiempo, lo que está desaconsejado, leeros bien antes su ficha técnica.

Y hace unos años Fresenius Medical Care realizó un estudio en sus 40 centros en España, cuyos resultados muestran que el uso de inhibidores de la bomba de protones puede elevar el riesgo de mortalidad cardiovascular y por todas las causas en pacientes en hemodiálisis.

Cada vez más médicos se dan cuenta de los riesgos de estos medicamentos, ya que la mayoría de ellos funcionan reduciendo o incluso eliminando el ácido estomacal, que es esencial para la digestión.

Y por eso, muchos estudios han hecho hincapié en la importancia de seguir tratamientos basados​​ en productos naturales.

Destaca un estudio que incluyó a cerca de 5.000 personas con enfermedades por reflujo. Todos fueron tratados con un complejo de plantas medicinales, incluyendo Aloe vera, Malva sylvestrisAlthaea officinalisGlycyrrhiza glabra y Matricaria recutita.

Tomarlo redujo los síntomas en un 62%, mientras que el 73% de los afectados reportaron una mejora significativa en su calidad de vida.

Este sorprendente efecto se debe a las sustancias presentes en estas plantas que fortalecen la barrera natural del estómago aliviando los síntomas digestivos, pero sin afectar la secreción de ácido gástrico.

El riesgo de que el dolor de estómago se vuelva crónico aumenta con la edad. Por eso es importante apostar por un enfoque natural para el primer síntoma de reflujo, en lugar de recurrir a medicamentos peligrosos como el omeprazol.

Si tiene algún problema con este fármaco consulte con la Asociación de Afectados por Fármacos (ADAF)
Un Comentario a “Los peligros del omeprazol de nuevo documentados, esta vez en hospitales”
  1. Javier

    Hola,

    Una de las cosas que no se suele comentar es que este tipo de tratamientos a largo plazo aumentan tanto el PH del estómago que vitaminas como la B12 no se pueden absorber adecuadamente ya que requieren como muchas otras sustancias un PH ácido..
    El déficit prolongado de este tipo de vitaminas (grupo B) está relacionado con el deterioro cognitivo (incluso la aparición de un Alzheimer temprano) .

    Un estudio sobre esta posible asociación no estaría demás.

    El Omeprazol en España es uno de esos medicamentos considerados por la población como «inocuo» y obviamente no lo es (hay más ejemplos como el paracetamol, ibuprofeno…).

    Un saludo

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.