La Asociación de Afectados por Fármacos (ADAF) recibe más notificaciones de muertes (y graves daños) de españoles por Nolotil no investigadas por Sanidad

Cristina García del Campo, como presidenta de la Asociación de Afectados por Fármacos (ADAF), ha salido al paso de las numerosas informaciones erróneas, cuando no inciertas, que se están publicando en numerosos medios de comunicación sobre Nolotil (metamizol).

Todo empezó con la difusión de una nota informativa de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), el 1 de diciembre, en la que simplemente remiten a otra nota ¡publicada en 2018! donde exculpan a Nolotil de todo daño (pese a que sabían por nosotros que había numerosas personas muertas o gravemente dañadas):

Lo primero que quiero decirles es que ADAF NO es una asociación de británicos. Es una asociación sin ánimo de lucro registrada legalmente en España y su presidenta, al igual que un gran número de sus integrantes, son españoles.

Si bien, como Nolotil afecta a muchos de los británicos, hay un grupo de personas de dicha nacionalidad en su entorno».

Cristina García del Campo, presidenta de ADAF.

Distintas asociaciones de farmacéuticos han aparecido en prensa estos días diciendo que los controles sobre Nolotil y los fármacos en España son continuos. «Esto no es cierto, de hecho si hemos demandado a Sanidad es precisamente por su inacción en su labores de «farmacovigilancia«, continúa la presidenta de ADAF.

La presidenta de ADAF en las Noticias de Antena 3.

Y es que se dice que los problemas que puede causar Nolotil son mínimos, pero en ADAF tienen notificadas, y aun sin haber sido investigadas por la Agencia de Medicamentos, más de 45 muertes, y el número total de posibles casos de daños por el metamizol supera ya los 400.

Parece una tremenda falta de respeto que consideren como un «problema mínimo» la muerte o graves secuelas que tantas personas han padecido por este medicamento, sean de la nacionalidad que sean.

Se cuenta que los graves daños por consumir tomar Nolotil solo se producen en británicos y esto no es verdad, también ocurre con españoles y españolas, e incluso están apareciendo casos de conciudadanos nuestros muertos cuyas familias sospechan ahora que el fármaco fue decisivo en dicho desenlace fatal.

Dicen farmacéuticos y responsables de Sanidad que el metamizol solo puede usarse bajo receta médica, pero en España es muy fácil adquirirlo SIN RECETA, como ha podido comprobar la familia de Cristina y la prensa británica desplazada a España para comprar sin receta lo que Sanidad dice que solo se da con receta..

Pues bien, se llega a insinuar que los pacientes son culpables o responsables de esta situación porque toman Nolotil por su cuenta o en dosis más altas y durante más tiempo del recomendado, y que es un medicamento seguro siempre y cuando sea recetado por un médico y no se tome en dosis elevadas.

Sin embargo, «en todos los casos que he recibido así se tomó, recetado por un médico y siguiendo las indicaciones del mismo», comenta García.

También hay que tener en cuenta que en la ficha técnica pone que el riesgo de agranulocitosis -potencialmente mortal– no depende de la dosis y puede afectar a cualquiera en cualquier momento del tratamiento, aunque lo haya tomado antes sin problema.

Impresiona que un medicamento se considere seguro cuando puede causar la muerte a cualquiera y sin depender de la dosis. Sorprende que sabiendo todo esto se recete también de forma crónica.

El alcance de los daños por Nolotil en España es imposible saberlo pues apenas se notifican los casos y la Agencia de Medicamentos sigue sin contactar con ADAF para conocer los últimos episodios que les han llegado. Tal es su desinterés.

García del Campo.

Urge que se haga algo para proteger a la población de los posibles daños de Nolotil.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.