La Asociación de Afectados por Fármacos (ADAF) demanda a Sanidad para que proteja a la población de los daños del Nolotil

La Asociación de Afectados por Fármacos (ADAF) ha presentado una demanda de derechos fundamentales ante la negativa de la Administración (Ministerio de Sanidad y Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, AEMPS) de investigar adecuadamente los numerosos casos notificados de daños por Nolotil (metamizol).

Dicho medicamento puede causar una enfermedad conocida como agranulocitosis, que reduce los glóbulos blancos y aumenta el riesgo de infecciones que pueden ser mortales.

Nolotil es el fármaco más consumido en España, pero está prohibido en cerca de 40 países. Por causas que aún se desconocen, los daños del fármaco son mucho mayores entre la población británica que reside en España.

La demanda de ADAF trata de defender los derechos de numerosas personas que visitan España o viven en nuestro país y que son naturales de países como UK, Irlanda, Estados Unidos, Australia, Japón, Suecia, etc., países donde metamizol no se vende por su gran índice de riesgo para la salud.

Según Cristina García del Campo, presidenta de ADAF,

el medicamento se ofrece a los pacientes sin los controles adecuados. Pedimos que se prohíba la administración del fármaco a ciudadanos de países en los que se ha retirado el metamizol y que se analicen de nuevo los factores de riesgo relacionados con la agranulocitosis. También que se revisen la ficha técnica y el prospecto del tratamiento”.

Francisco Almodóvar, abogado del Bufete Almodóvar & Jara, que lleva el caso, afirma que

las reacciones adversas a este tratamiento han provocado sepsis, fallo multiorgánico y amputaciones. ADAF ha identificado unos 350 casos sospechosos de agranulocitosis en unos pocos años. La asociación está examinando más de 40 casos mortales en los que considera que el medicamento puede haber provocado o contribuido a la muerte”.

Cristina García del Campo, presidenta de ADAF.

La ADAF tiene pruebas del coordinador del Centro Autonómico de Farmacovigilancia de la Comunidad Valenciana que afirma que un estudio local en cinco áreas de salud en España había encontrado «sorprendentemente» que la población británica tenía una susceptibilidad al metamizol del orden de «80 a 120 veces mayor» que la española. Ese informe se entregó a la Agencia Española de Medicamentos pero no se ha publicado.

Por todo ello, se ha presentado la demanda de protección de derechos fundamentales, por la inacción de Sanidad a la hora de proteger a la población de los riesgos del Nolotil.

2 Comentarios a “La Asociación de Afectados por Fármacos (ADAF) demanda a Sanidad para que proteja a la población de los daños del Nolotil”
  1. Nuria de Espinosa

    Me parece muy fuerte lo que acabo de leer. Precisamente soy una persona que cuando me duele la cabeza recurro al Nolotil porque es lo único que me calma el dolor. Pero tras este artículo, no creo que sea capaz de volver a tomarme un Nolotil.
    Gracias por la información y a la asociación por su lucha para proteger a los pacientes.
    Un abrazo

    • Miguel Jara

      Nuria, me alegro de que esta info te haya hecho reflexionar, seguramente tu salud lo agradecerá.

      Mira en la Asociación de Afectados por Fármacos (ADAF) existe la figura del simpatizante. Su adhesión es gratuita y basta con enviarnos un correo con tu nombre y apellidos, y DNI. Los simpatizantes recibiréis información periódica y apoyaréis nuestro trabajo.
      Escribe a migueljara(ARROBA)adafspain.org

      Gracias y suerte.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.