Guerra entre farmacéuticas por las patentes de las vacunas Covid-19

Hace unos días conocimos que la ministra de Sanidad de España, Carolina Darias, da por superada la pandemia de Covid-19. Y es ahora cuando Moderna, la empresa fabricante de vacunas Covid, ha decidido demandar a Pfizer y BionTech porque cree que han copiado la patente de la tecnología ARNm, en la que se basan las vacunas contra el coronavirus de ambas compañías.

Moderna considera que la vacuna de Pfizer y BionTech infringe las patentes que presentó entre 2010 y 2016 sobre su tecnología ARNm. En palabras de los responsables de la demanda, esa invención fue fundamental para el desarrollo de la propia vacuna de Covid-19 de ARNm de Moderna.

Pfizer y BionTech copiaron esta tecnología, sin el permiso de Moderna, para hacer su tratamiento, siempre según la denunciante.

Algo paradójico es que Moderna se comprometió a no hacer valer sus patentes relacionadas con el Covid-19 mientras continuara la pandemia.

En marzo de 2022, cuando la pandemia entró en una nueva fase y el suministro de vacunas ya no era un obstáculo para el acceso en muchas partes del mundo, Moderna cambió de parecer.

Dejó claro que, aunque nunca haría valer sus patentes para cualquier vacuna contra el Covid-19 que se utilizara en los 92 países de ingresos bajos y medios de la entente Covax, esperaba que Pfizer y BionTech respetaran sus derechos de propiedad intelectual.

Pero desde Moderna aseguran que la empresa estadounidense y la alemana no lo han hecho.

También es curioso que Moderna no pretende que se retire del mercado la vacuna de Pfizer mientras se dirime el litigio. Y tampoco está solicitando una medida cautelar para impedir su futura venta.

La empresa que se siente agraviada no pide daños y perjuicios en relación con las ventas de Pfizer a los países de ingresos medios y bajos. Tampoco solicita daños y perjuicios por las ventas de Pfizer en las que el Gobierno de Estados Unidos sería responsable de cualquier daño. Digamos que no reclama nada por actividades ocurridas antes de marzo de 2022.

Las cosas van bien para Moderna, en España desde junio se almacenan más de cuatro millones de dosis por falta de demanda de las vacunas Covid. Van bien para su negocio porque sigue vendiendo el producto…

Debido al descenso de la demanda de vacunas Covid-19 en España desde comienzo de 2022 y las fluctuaciones en la donación a terceros países, el Gobierno autorizó a principios del citado mes la contratación de un servicio para almacenar 4.250.000 dosis de la vacuna Covid-19 de la farmacéutica Moderna.

La guerra por la patente de la vacuna contra el Covid-19 que se inició la semana pasada entre las mencionadas farmacéuticas continúa. La biotecnológica alemana BionTech ha argumentado que su vacuna desarrollada junto con Pfizer, es «original» y que se defenderán «enérgicamente» contra todas las acusaciones de infracción de patentes.

Total que todo apunta a que serán los tribunales de Justicia quienes decidan quién dice la verdad y eso será mucho después de que la pandemia pasase. Cabe añadir que si las vacunas Covid se consideran un bien para la salud pública todo el mundo que lo quisiera debería tener la oportunidad de acceder a ellas. Pero esto no fue así.

Durante los peores meses de la enfermedad aparecieron sospechas de que se estaba especulando con las vacunas, sospechas más que justificadas (no sería la primera vez que en la industria farmacéutica se hace).

El suministro de vacunas que sean seguras y eficaces y que puedan ser utilizadas por toda la población que lo desee, se estuvo racionando artificialmente debido a la protección de los derechos exclusivos a modo de patente y los monopolios de las corporaciones farmacéuticas, tal y como ha demostrado la Alianza Popular para las Vacunas (People’s Vaccine Alliance).

Y hubo una campaña de numerosas asociaciones civiles pidiendo que se liberase, al menos temporalmente, el acceso a la producción de esas vacunas. Hay quienes opinan que las patentes lejos de ser un incentivo para la investigación son una rémora. Pero no creo que durante este litigio que os cuento exista ese debate.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.