Los alimentos patentados o la privatización de la lechuga

¿Puede patentarse, es decir, privatizar, un alimento convencional, una creación de la naturaleza, como por ejemplo una lechuga?

En la Unión Europea las leyes sobre patentes de variedades vegetales y animales y sobre métodos de reproducción convencionales son muy claras: Están prohibidas. No se puede patentar, privatizar la vida, la naturaleza.

Pero lo cierto es que en la última década se ha concedido un número creciente de patentes sobre plantas obtenidas de manera convencional, como brócoli, tomates, melón, espinacas, lechuga, maíz, trigo y cebada. Cuentan los amigos de Bio Eco Actual que hay miles de patentes de plantas europeas.

Y ponen el ejemplo de la lechuga, que es una de las especies vegetales afectadas por muchas solicitudes de patente sobre la reproducción convencional. La base de datos PINTO (Información de Patentes y Transparencia en Línea) de Euroseeds, por ejemplo, enumera siete patentes sobre lechuga ¡que afectan a 236 variedades!

En concreto, la patente EP2966992 sobre lechuga de cultivo tradicional que resiste condiciones de clima cálido y fue concedida a la empresa holandesa Rijk Zwaan en 2018. La “invención” reside en que sus semillas son capaces de germinar a temperaturas superiores a los 22 grados.

Este es un rasgo también conocido de especies de lechuga silvestre y es importante en el contexto de la crisis climática actual.

Pues bien, según el texto de la patente, las semillas de esa lechuga, las plantas y toda su descendencia que muestran los rasgos deseados están cubiertas por la citada protección legal.

Claro, solo esa compañía puede producir esa lechuga, y ello podría bloquear el acceso a la diversidad biológica necesaria para conseguir otras variedades mejoradas (lo que se ha hecho toda la vida de modo natural gracias al conocimiento colectivo).

Las patentes de plantas o animales solo pueden concederse si un rasgo se inserta directamente en el genoma mediante ingeniería genética.

Esto da lugar a lo que popularmente se conoce como alimentos transgénicos que son aquellos que han sido modificados genéticamente en un laboratorio para mejorar sus características.

En otras palabras, los genes de una planta o animal se manipulan para producir características deseadas, como mayor resistencia a las enfermedades, mayor productividad, o mejor sabor… y están en los supermercados aunque sea difícil distinguirlos.

Sin embargo, muchas empresas alimentarias quieren que se concedan patentes sobre plantas y animales, incluso si no se obtienen mediante ingeniería genética. También que se concedan a las plantas que heredan cambios genéticos aleatorios (mutaciones).

Todo el espectro de la diversidad biológica debe seguir disponible para el futuro mejoramiento convencional, que también se hace en el cultivo ecológico. Mientras las patentes sobre plantas y animales no estén completamente prohibidas, deben limitarse estrictamente a los métodos de ingeniería genética.

En el fondo de seguir así en un futuro cercano dependeremos cada vez más de un puñado de empresas de semillas para la adaptación al cambio climático y nuestra futura seguridad alimentaria. Y solo se cultivarán las hortalizas más rentables.

Por supuesto, todo esto no afecta al ámbito de la agricultura y ganaderías certificadas como ecológicas, donde no existen alimentos patentados ni se venden transgénicos.

Un Comentario a “Los alimentos patentados o la privatización de la lechuga”
  1. Borja

    Las variedades comerciales en agricultura, son hoy en dia muy habituales. Me refiero a las empresas, amenudo ligadas a complejos de multinacionales, que reproducen semillas y las venden. Cierto que la autoproduccion de semillas se dejo progresivamente de lado, hace unos 50 años, en favor de la especializacion que es cuando unos plantan, otros venden, otros reproducen y seleccionan semillas…Pero quedan resistencias de muchas asociaciones de variedades locales y de conservacion. Conozco de primera mano el caso de la lechuga y de Rijk Zwaan. La apropiacion de patentes obviamente es destestable, igual pasa en medicina u otros sectores, mas exacrable cuando a naturaleza se refiere. Se plantan lechugas de RZ en ecologico, de hecho es la firma que mejor trabaja la lechuga… La resistencia al mildiu es util en ecologico, proviniente e hibridada de lechugas silvestres, y de esta forma sobrepasan la infeccion del hongo. Es algo que se renueva amenudo, no es panacea, pero una herramienta mas, y evita aplicar fitosanitarios eco para el mildiu. Las variedades locales son sensibles a mildiu y los calores, entonces las empresas que pueden mejorarlo son utiles. Siempre podemos repensar los modelos de alimentacion. En el enlace, dejo un video con el mejorador de RZ explicando el caso de la lechuga. Un abrazo
    https://m.youtube.com/watch?v=pZb5BtwaJaI

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.