Una sentencia condena a Lilly por causar diabetes a una paciente con el fármaco Zyprexa

Zyprexa (olanzapina) es un fármaco antipsicótico de Eli Lilly aprobado sólo para tratar personas adultas que padecen esquizofrenia y episodios maníacos productos del desorden bipolar. Es el medicamento estrella de la farmacéutica que ofrece más de 4.200 millones dólares anuales. Pero desde el año 2000 distintos investigadores denuncian que centenares de pacientes que tomaban Zyprexa desarrollaron diabetes, pancreatitis y obesidad.

En el año 2005, Eli Lilly había llegado a un primer acuerdo por 700 millones de dólares para atender los reclamos de 8.000 pacientes, que afirmaban haber desarrollado diabetes y otras enfermedades a causa del consumo de dicha sustancia. Este fue el comienzo de una avalancha de demandas.

En 2006, Medicaid, programa de salud público del Estado de Virgina en USA, demandó a la empresa por fraude, afirmando que Eli Lilly promovió la venta de Zyprexa ilegalmente en ese estado a pacientes de todas las edades para el tratamiento de demencia, ansiedad, insomnio, cambios de humor, déficit de atención e hiperactividad, patologías todas no aprobadas por la FDA (agencia de medicamentos estadounidense).

También Medicaid del Estado de Mississippi demandó a dicha empresa sosteniendo que “Mississippi está gastando millones de dólares en Zyprexa para pacientes para los que no está indicado el medicamento, es más que están siendo dañados por él”.

Con esos antecedentes Elli Lilly comenzó un experimento con olanzapina intravenosa en 500 pacientes de Argentina. La señora Carbonne, que iniciaría juicio por daños y perjuicios, nunca había sido diagnosticada como ezquizofrénica.

Lo cual demuestra que también en Argentina se probó el fármaco en pacientes que sufrían otras patologías, sabiendo que afectaban su salud en manera irremediable. En la misma época en que Eli Lilly afrontaba miles de demanda donde se acusaba al laboratorio de ocultar que el medicamento causaba diabetes, contrató con el Hospital Alemán, prestigioso hospital privado de Buenos Aires, la realización de un protocolo de investigación con olazanpina en pacientes con esquizofrenia.

En los consentimientos que debían firmar los pacientes que aceptaban participar en el mismo se ocultó la relación entre olazanpina y la diabetes, entre otras graves enfermedades. El 30 de diciembre de 2004, el hijo de Carbonne, Pablo Ariza, asistió a un recital en una discoteca y se produjo un incendio que causó 194 muertos y 1.492 heridos. Pablo sobrevivió, pero quedó con graves secuelas físicas y psicológicas a causa de lo vivido, ello le produjo a su madre mucho temor porque conoció casos de jóvenes que habían sobrevivido, pero después se suicidaron a causa de la tragedia.

Tras sufrir problemas para dormir, cayó en manos de una psiquiatra sin escrúpulos que le diagnosticó esquizofrenia. Ante esta situación, abrumada, Carbonne se sintió obligada a ir al Hospital Alemán para curarse una supuesta enfermedad. Aceptó firmar el consentimiento informado para participar en el ensayo, pero nunca comprendió los verdaderos riesgos que asumía.

Dos años después de participar en el ensayo con olanzapina otros médicos le informaron que padecía diabetes y que seguramente sería por haber tomado Zyprexa. Al advertir todos los daños que podía causarle la diabetes, como ceguera o problemas cardíacos, comenzó a tratarse con otros médicos que le dijeron que nunca padeció esquizofrenia, solamente depresión y pánico.

La sentencia ahora conseguida por Carbonne condena a todos los médicos demandados por considerar que actuaron con mala praxis.

Por admitir en el protocolo una paciente que nunca fue esquizofrénica, que tenía que estar excluida del ensayo por sus antecedentes de diabetes en padre y madre.

Y también por brindarle información errónea y por no haberla apartado del experimento cuando advirtieron que el excesivo aumento de peso (20 kgs) estaba relacionado con la olazanpina que le inyectaban.

En cuanto al laboratorio sostiene que tenía conocimiento de la relación causal “frecuente” del uso del fármaco con la diabetes. En otras palabras, la información a la paciente fue deficiente pues no se le indicaron con precisión “los riesgos de contraer diabetes por la prescripción de olanzapina” los cuales además eran mayores en el caso de Carbonne “por presentar antecedentes familiares de diabetes”.

Un Comentario a “Una sentencia condena a Lilly por causar diabetes a una paciente con el fármaco Zyprexa”
  1. Rafael Domínguez Losada

    Y yo erre que erre: La culpa «del inicuo sistema capitalista» y asimismo sostengo que, a fin de poner fin a la corrupción generalizada de la forma más suave y racional de entre todas las posibles, se debería acabar con la moneda como factor de intercambios (de derechos a cambio de deberes debidamente cumplidos, etc., etc.).

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.