Los programas de detección de cáncer de mama están causando más daños involuntarios que beneficios

Ha vuelto a haber polémica por los cribados de cáncer de mama, las conocidas como mamografías. Un grupo de 15 expertos del Reino Unido ha escrito una carta en el periódico Times, el más importante, advirtiendo que las pruebas de rutina del cáncer de mama pueden hacer “más daño que bien”. El sistema de salud británico olvidó hacer casi medio millón de revisiones pero lo que se cuestiona no es tanto ese error sino el propio cribado, de dudosa eficacia.

Esos especialistas en salud escriben explicando que las mujeres no deben ser sometidas a “miedo-mongering” lo llaman. Esto lo podríamos traducir como “tráfico de miedo”, un concepto similar al marketing del miedo aplicado a temas sanitarios que describí en 2009 en la segunda parte de mi libro La salud que viene. Nuevas enfermedades y el marketing del miedo. O lo que es lo mismo:  el negocio de crear miedo para vender su tratamiento.

La polémica en el país anglosajón llega después de que 450.000 mujeres de Inglaterra de entre 60 y 71 años de edad, por un error informático no fuese avisadas de que tenían que pasar una revisión de rutinaria para prevenir el cáncer de mama. Según el secretario de salud de UK, entre 135 y 270 mujeres pudieron haber muerto de cáncer de senos, enfermedad que esta fuente asegura que podría prevenirse con las mamografías.

Los médicos y académicos que han publicado en el periódico citado indican que las mujeres de entre 70 y 79 años a las que se les ofrecen citas para ponerse al día solo deberían buscar ayuda si notan un bulto u otros síntomas.

Los programas de detección de cáncer de mama están causando más daños involuntarios que beneficios que poco a poco se están reconociendo a nivel internacional, argumentan. Cada vez más los médicos están evitando las mamografías porque “no tienen ningún impacto en la muerte por cualquier causa”.

Los especialistas aseguran que si bien estos programas de cribados “salvan vidas” esos datos son contrarrestados por las muertes que resultan de las intervenciones. Una vez más hay que recordar que más puede ser menos en medicina. Los cánceres más peligrosos y avanzados no son prevenidos por los programas de detección, escriben esos médicos, escapan a la tecnología, vaya.

Más allá del error lo que hay que cuestionar es el propio cribado, de dudosa eficacia explican en The Guardian. El gobierno dice que las pruebas de detección reducen el riesgo de morir por cáncer de mama en un 35%. Pero es más significativo observar cuántas mujeres necesitarían ser examinadas para prevenir las muertes por cáncer de mama.

Michael Baum, profesor emérito de cirugía en el University College de Londres, calculó que 10.000 mujeres tendrían que someterse a un cribado para prevenir de tres a cuatro muertes y que esto provocaría que se diagnosticara a más de 120-140 mujeres (con tumores que no se desarrollan o creen de manera muy lenta, sin supuesto peligro e incluso inofensivos) y tienen un tratamiento innecesario que además conlleva riesgos. Este profesional fue tajante:

La atención médica eficiente requiere doctores informados y pacientes informados. Nuestro sistema de salud actual no cumple con los dos requisitos”.

Sin embargo las mamografías están sobrevaloradas en nuestra sociedad. Y hay países que están planteándose el prescindir de estos programas de cribados. En octubre de 2016, el ministro de Salud francés publicó el informe de una investigación independiente sobre el cribado de mamografías. Las opciones son abandono o cambio radical del programa de cribado de cáncer de mama. Lo que hay no sirve.

Es algo que también se plantean en nuestro país asociaciones de profesionales sanitarios como No Gracias. Hace ya unos años tras una exhaustiva revisión de los principales trabajos científicos publicados sobre la efectividad de las mamografías concluían:

La razón fundamental para el cribado mediante mamografía debe ser reevaluada urgentemente por los responsables políticos. Necesitamos mecanismos más eficientes para reconsiderar las prioridades, las recomendaciones para el cribado de mamografía u otras intervenciones médicas”.

Y añadían una de las claves para entender porqué si pueden estar generando más daños que beneficios sigan desarrollándose:

Los gobiernos, quienes financian la investigación, los científicos y los médicos tienen intereses creados en las actividades que generan estos programas”.

3 Comentarios a “Los programas de detección de cáncer de mama están causando más daños involuntarios que beneficios”
  1. Marimar Alonso

    Estoy totalmente de acuerdo y además por experiencia propia, a mí me hacían mamografías desde los 36 años por ser hermana de una paciente de cáncer de pecho con 38 años, le dieron mucha quimio y radio, ella murió de metástasis con 50 años, el mismo año que me detectaron a mi el mío pero que estoy convencida de que en mi caso fue un falso positivo porque me dijeron que eran como granos de sal y me operaron seguido varías veces hasta que al final me quitaron todo el pecho, por tal motivo no me dieron quimio ni radio solo Tamoxifeno que solo tomé durante año y medio cuando recomiendan 5 años. Ahora después de informarme sobre el tema he llegado a la conclusión de que mi cáncer se hubiese reabsorbido por eso creo que fue un falso positivo. Estoy segura de que ésta enfermedad es reversible en casi todos los casos simplemente cambiando de alimentación, y algunos cambios más y sobre todo dejando de tener miedo que es lo que te inculcan en las consultas y en los medios de desinformación.

  2. Concha

    Además de los tratamientos innecesarios hemos de tener en cuenta el impacto que la mamografía provoca en los senos mamarios.
    Recordemos que se trata de una glándula que se ve sometida a una presión excesiva que lesiona en el mejor de los casos, tejidos blandos, arterias, venas y glanglios linfáticos, al mismo tiempo que recibe una radiación local de Rx que favorece la desestructuración celular mamaria.
    Quien ha sufrido esta prueba analítica, sabe de lo que hablo. El dolor producido es comparable al daño que recibe la glándula mamaria.
    Existen pruebas menos invasivas, como la palpación por parte del médico, para descartar bultos o anomalías, el seguimiento de la mujer con palpaciones periódicas y evitando medidas que perjudiquen a las mamas, como por ejemplo, los desodorantes con aluminio, antitranspirantes, evitar igualmente el excesivo depilado de las axilas, o los sujetadores con aros que fuerzan a las mamas a posiciones anómales, y la dieta con la sustitución de los derivados lácteos por bebidas vegetales, etc.
    Asegurar que la mamografía es una técnica preventiva, es como decir que el bombardeo preventivo es mejor que la guerra. ¿Qué diferencia hay?. Los Rx son dañinos y más en las glándulas; de hecho se evita irradiar la glándula tiroides cuando se hace una Rx odontológica y sin embargo se permite irradiar las mamas cuando están sometidas al estrés del aplastamiento impuesto par tal fin.
    Creo que la medicina debe evolucionar y corregir muchos errores que están demostrando que no sirven sino que perjudican.
    ¿Quién puede asegurar que no sean las propias pruebas de mamografía las que aceleran o produzcan el desarrollo del cáncer de mama, en personas sensibles a las radiaciones?.
    Espero y deseo por el bien de todas las mujeres que acaben con este despropósito que tanto daño está haciendo y se tomen medidas más eficaces y menos peligrosas.

    • Medicamentos que matan

      Hola. La pildora anticoceptiva .tambiem puede producir cancer de mama. Y seguro muchos fármacos

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.