Traficantes de cáncer: farmacéuticas que especulan con los fármacos para esa enfermedad

El imparable crecimiento de los precios de los medicamentos para el cáncer, se han duplicado en solo diez años, está arruinando los sistemas sanitarios. En España, algunas de las terapias más empleadas para tratar tumores alcanzan los 100.000 euros por enfermo al año. ¿Son eficaces? Las cifras de muerte por cáncer no decrecen y cada vez es mayor el número de casos diagnosticados: de 247.000 en 2015 pasaremos a 315.000 en 2035, casi un 30% más, según las previsiones. Existe un lucrativo “mercado del cáncer” y somos las mercancías de los traficantes de remedios.

Los tratamientos para el cáncer son uno de los grupos de medicamentos con precios más altos y que más ingresos generan para la industria farmacéutica. Pero hay una realidad que pasa desapercibida para la población, existe una importante inversión pública en las fases de investigación y en los ensayos clínicos de muchos de los fármacos usados contra el cáncer. Esta es una de las principales conclusiones del informe Los medicamentos para el cáncer: altos precios y desigualdad, que ha publicado la organización sanitaria No es Sano en el marco de la campaña Nos la juegan.

Estamos pagando dos veces estos medicamentos. Primero, al financiar con nuestros impuestos su investigación y luego, cuando están a la venta, pagando con nuestros impuestos su financiación por el sistema sanitario público para que puedan administrarse en los hospitales.

Son tratamientos para más inri muy poco efectivos pues apenas alargan o mejoran la vida de las personas enfermas (y ofrecen considerables reacciones adversas).

El actual sistema de propiedad intelectual deja en manos de las compañías farmacéuticas la fijación de los precios de los fármacos en detrimento del interés público que guía su investigación.

La investigación del fármaco Herceptin (trastuzumab), para el cáncer de mama, fue apoyada en gran parte por filántropos y fundaciones y casi el 50% de los ensayos clínicos se realizaron con presupuesto de universidades, centros de investigación o fundaciones sin ánimo de lucro. Hoy es uno de los productos estrella de Roche y ha generado más de 60.000 millones en ventas desde su comercialización.

En su trabajo Eficiencia de tratamientos oncológicos para tumores sólidos en España, la fármacoeconomista Itziar Oyagüez comparó precios de medicamentos usados en cánceres avanzados y reseña un tratamiento combinado de fármacos que cuesta más de 600.000 euros y que sólo consiguió que la persona enferma que lo recibió tuviera ¡un mes de vida más! ¿600.000 euros en fármacos para sobrevivir al cáncer un mes más?

En los casos de Lemtrada (alemtuzumab), del laboratorio Sanofi -muy preocupado por la salud pública, como saben las víctimas de sus fármacos Agreal o Depakine– y Avastin (bevacizumab) también de Roche -¿Derroche?, el informe de No es Sano revela que el 70% y el 50% de los ensayos clínicos, respectivamente, han sido financiados con dinero de la población.

La especulación es tan clara que hace unos años ya las autoridades antimonopolio de Italia multaron con 180 millones de euros a Novartis y Roche por estafar para manipular el mercado de medicamentos italiano.

Ambas alcanzaron un acuerdo ilegal para restringir el uso del medicamento Avastin.

En Estados Unidos (EE.UU.) se ha aprobado la comercialización de Kymriah (Novartis) y Yescarta (Gilead) con precios de salida que superan los 475.000 dólares en el primer caso y 373.000 en el segundo.

Son tratamientos novedosos que modifican las propias células del sistema inmunitario para que detecte y destruya a las causantes del cáncer. Gran parte de la investigación que ha dado lugar a estas terapias proviene de recursos públicos -más de 300 millones de dólares sólo en EE.UU.-; más del 60% de los ensayos clínicos se han financiado con dinero de la ciudadanía.

El Lemtrada de Sanofi multiplicó su precio por 15 en un año. El fármaco, destinado en un principio a tratar un tipo de leucemia, fue retirado por la empresa y lanzado de nuevo con otro nombre y otro fin: tratar la esclerosis múltiple. Entraba así en un nuevo mercado cuyos medicamentos son más caros. Esta especulación hay que dejar claro que es consentida por los gobiernos.

La citada estrategia es muy utilizada por las farmacéuticas para incrementar sus beneficios a costa de los sistemas sanitarios públicos e insisto, gracias a los políticos que lo permiten. Las ventas de Avastin superan desde 2004 los 61.000 millones de euros. Al parecer, el medicamento es útil también en el tratamiento de un tipo de ceguera. La compañía Genentech/Roche, en vez de solicitar la inclusión de esta enfermedad en el listado de indicaciones del medicamento, decidió crear uno nuevo a partir de Avastin, con similares resultados, pero con otro nombre y un precio ¡100 veces mayor!

Hoy NO podemos conocer los costes reales de producir medicamentos porque son secretos y los datos que se publicitan no tienen en cuenta la inversión pública. A la industria se le permite fijar los precios de los fármacos de manera arbitraria, según el mercado de cada país. Las negociaciones con las administraciones públicas están sujetas a acuerdos de confidencialidad que impiden hacer público cuánto se paga por los medicamentos.

Además, el peso presupuestario recae sobre las comunidades autónomas y el secretismo llega a provocar que los ya altos precios sean además diferentes entre regiones e, incluso, entre hospitales, un descontrol del que nace la corrupción… institucionalizada. En medio quedamos las personas, pagando, pagando, votando y muriendo pues las cifras de muertes por cáncer aumentan mientras pasa por delante de nosotros el fracaso de su tratamiento.

11 Comentarios a “Traficantes de cáncer: farmacéuticas que especulan con los fármacos para esa enfermedad”
  1. Carlos Ortiz de Zárate

    Muchas gracias por ofrecerme un tan intesesante debate. no solamente por el arículo y la moderación de Migel sino por una interactuación que no logro en mi blog, y que da mucha vida. Gracias, me habeís inspirado el artículo que colocaré en breve en mi blog

  2. Toni

    Javier, porqué dices que hay medicamentos que funcionan bien si año tras año muere más gente de cáncer?

    • Javier

      Porque año tras año aumenta el número de diagnósticos de cáncer (cada vez lo “pillamos” mejor y más a tiempo), y porque cada vez somos capaces de curar a un porcentaje mayor de los pacientes que diagnosticamos. Por desgracia, por la propia naturaleza del cáncer como enfermedad, nunca encontraremos (en mi opinión) una cura definitiva contra todos los tipos de cáncer y efectiva para todos los pacientes; no obstante, cada vez sabemos más, cada vez entendemos mejor cómo funciona la enfermedad y cada vez tenemos más herramientas para luchar contra ella.

      • José Mª Viñals Montaba

        La técnica estadística es muy fácil de manipular. Con las nuevas y revolucionarias técnicas diagnósticas pronto se podrá diagnosticar precozmente a la mitad de la población como “pre-cancerosa”, y luego se podrá alardear de “curar” a un número creciente de supuestos “enfermos”.

  3. José Mª Viñals Montaba

    Por otro lado, sigue la caza de brujas. El CoI·legi de Médicos de Barcelona sanciona con cinco años de inhabilitación a un médico por tratar el cáncer con métodos “sin evidencia científica”.
    Seguramente para evitar que la gente busque información sobre él, ocultan su nombre. Defendía la eficacia de la aplicación del “método Hamer”.

    http://www.europapress.es/catalunya/noticia-inhabilitan-anos-medico-tratar-cancer-metodos-evidencia-cientifica-20180410121251.html

    • Javier

      Un pequeño matiz: creo que en este artículo no se está debatiendo la eficacia de los tratamientos actuales contra el cáncer (los hay que funcionan bien, otros menos bien), sino su precio exagerado teniendo en cuenta que gran parte de su proceso de desarrollo y descubrimiento está financiado con fondos públicos. De ahí a afirmar que es todo un complot para no utilizar la medicina alternativa media largo trecho. La terapia que usted comenta, también conocida como nueva medicina germánica, básicamente establece como causa del cáncer una desafección personal profunda. NO es así, el cáncer comienza con una célula que se divide anarquicamente, sin control, pues tiene una mutación en su material genético que estimula su proliferación. En cuanto a porqué aparecen estas mutaciones, debemos tener en cuenta factores genéticos, ambientales y también de mero azar. Por último, sólo recordarte que correlación no implica causalidad: que muchos pacientes de cáncer puedan haber sufrido problemas emocionales antes de la aparición de la enfermedad (habría que ver si es así) no implica que ésta sea la causa del cáncer. Que tú cojas un paraguas cada vez que llueve no significa que la causa de la lluvia sea coger un paraguas.

      • José Mª Viñals Montaba

        Matizando el “pequeño matiz”:
        Es cierto que en este artículo se debate el precio exagerado de los tratamientos contra el càncer cuando gran parte de su proceso de desarrollo y descubrimiento se financia públicamente. Pero sostengo que la exageración de esos precios es posible porque al mismo tiempo al enfermo de càncer se le bombardea con el DOGMA DE FE de que la medicina oficial SABE PERFECTAMENTE lo que es el càncer y por tanto SABE PERFECTAMENTE que cualquier terapia de las llamadas “alternativas” no le va a curar el càncer. Si no fuera por este dogma de fe, nadie compraría unos medicamentos tan agresivos como los de la quimioterapia o la radioterapia…

        Usted dice que la causa del càncer NO es emocional, sino que el càncer “comienza con una célula que se divide anárquicamente, sin control, pues tiene una mutación en su material genético que estimula su proliferación… debemos tener en cuenta factores genéticos, ambientales y también de mero azar”.

        En la revista PNAS (Actas de la Academia Nacional de Ciencias de EEUU), en un artículo del 30 de Enero del 2012, exponen que “La exposición a medicamentos contra el cáncer puede provocar inestabilidad genómica transgeneracional en ratones”… y tal vez en humanos.
        http://www.pnas.org/content/early/2012/01/27/1119396109
        Este estudio plantea que “si este resultado de inestabilidad transgeneracional fuese extrapolable a los humanos, indicaría que los supervientes de la terapia anticáncer que más tarde tienen descendencia (los tratados en su etapa infantil y juvenil, por ejemplo), podrían transmitir a su descendencia una inestabilidad genómica de inciertas consecuencias.

        Evidentemente, correlación no implica causalidad. Pero tampoco la descarta, a priori.

        No sólo la Nueva Medicina Germánica del Doctor Hamer, sino también una enorme tradición médica occidental y oriental, a través de la Historia médica, ha tenido en cuenta LAS EMOCIONES como FACTOR A TENER EN CUENTA. Un saludo.

        • Javier

          La exageración de los precios de los antitumorales yo no la relacionaría con un dogma de fe inexistente. Nadie te va a decir que se sabe perfectamente lo que es el cáncer simplemente porque no es cierto. Sabemos algunas cosas, cada vez más, pero desconocemos otras muchas. Por eso seguimos investigando, porque queda mucho por aprender sobre esta patología. Ningún médico o investigador contra el cáncer debería asegurarte al 100% de certidumbre que se sabe todo sobre el cáncer; quien te lo asegure, no es médico o no es investigador, ni siquiera es científico, te diría.
          Pero hay una cosa clara que la gran mayoría parecéis empeñaros en no creer: los medicamentos aprobados como antitumorales y de uso actual están aprobados porque han mostrado su eficacia en distintas cohortes de pacientes. No significa que vayan a funcionar en todos los pacientes, no son ninguna garantía de curación, pero se ha demostrado que funcionan hasta cierto punto, que mejoran el pronóstico de la enfermedad, retrasan la progresión, mejoran la prevención o simplemente alivian los síntomas. Si no hubieran probado su eficacia en estudios preclínicos y clínicos no se hubieran aprobado, y a día de hoy son la mejor alternativa (al menos en mi opinión). Por supuesto que usted puede elegir el tratamiento contra el cáncer que más le agrade (como si quiere no tratarse), pero tenga en cuenta que mientras unos tratamientos están validados (se los aplicarán en un hospital unos médicos), otros no son más que meras suposiciones con escaso fundamento científico (y nulo rigor estadístico, ya me dirá con cuantos pacientes y con qué experimentos ha validado la medicina germánica nadie). A título particular, elija usted tratarse con el que desee, pero por favor, no equipare tratamientos contrastados con “tratamientos” sin contrastar, porque esa clase de afirmaciones cuestan vidas.
          Nadie afirma que los medicamentos contra el cáncer sean totalmente inocuos; no sólo no lo son, es que tales niveles de efectos secundarios no se admiten para ningún otro medicamento (para absolutamente ninguno, cualquier medicamento con esos niveles de efectos secundarios es siempre rechazado en los ensayos de toxicología previos a la fase II de pruebas clínicas). ¿Sabe por qué en el caso del cáncer se hace una “excepción? No, no es porque el lobby de las farmacéuticas haya presionado para ello. Resulta que es una enfermedad de vida o muerte, donde la ausencia de un tratamiento lleva en todos los casos (antes o después) al fallecimiento del paciente. En esa tesitura, hay que elegir entre lo malo (antitumoral con los efectos secundarios que implica) y lo peor (no aplicar tratamiento y esperar al fallecimiento).
          Estoy de acuerdo con su último párrafo, las emociones deben ser tenidas en cuenta. Numerosos estudios ya han relacionado el estado emocional con una mejor respuesta a los tratamientos, es algo innegable. Pero no vaya usted más allá, no afirme que son las emociones la causa del cáncer porque simplemente no es así. Las emociones son un factor sobre el que incidir durante todo tratamiento, pero no son la causa de esta enfermedad en concreto.

      • Francisco

        ¿Una célula muta para “matar” al organismo del que forma parte por azar?
        Eso no tiene nada de biológico, al azar es para la primitiva, Bonoloto y demás.
        En la naturaleza todo ocurre por algo.
        Y si una célula muta es por supervivencia.
        No sé realmente qué es el cáncer y no pasa nada, pero que tampoco lo sepan los oncólogos….es de pronóstico reservado.

        • Javier

          No muta “para”, es simplemente un hecho probabilistico. Cuando una célula se divide tiene que copiar su material genético, que consta de 3e9 (tres mil millones) de pares de bases. La probabilidad de un error es la que es, la célula tiene mecanismos moleculares para corregirlos hasta cierto punto, e incluso puede activar su propia muerte (apoptosis) si los fallos no son reparables. No obstante, tienes muchas células en división en tu organismo, copiando muchos pares de bases, con lo que a lo largo de los años es relativamente muy probable que acabe surgiendo una célula descontrolada, cancerosa. Qué tipo de fallos son los que conducirían a esta división descontrolada es otra cuestión; no obstante, la idea general es que un proceso muy improbable (una mutación al azar) repetido muchas veces (mucho trabajo de copia en muchas células simultáneamente) conduce a una probabilidad no despreciable de acabar padeciendo cáncer, sin que ello implique una conspiración de las farmacéuticas para venderte sus productos.

  4. Cecilia

    Muy buena información.
    Gracias !

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.