La Audiencia Nacional investiga por lo penal los daños del fármaco Agreal (y a Sanofi)

El diario on line El Confidencial publica hoy que la Audiencia Nacional ha comenzado las diligencias necesarias para un procedimiento que puede llevar a otro plano la batalla legal de las usuarias del fármaco Agreal, retirado en 2005 por sus graves daños. Por primera vez, una Asociación de Afectadas pide responsabilidad penal al Grupo Sanofi, con sede en Francia. Es el resultado de una querella interpuesta por nuestro Bufete Almodóvar & Jara ante un tribunal valenciano que, dado el alcance de la causa, se ha inhibido a favor del tribunal central.

Después de 22 años, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios decidió que los riesgos de Agreal superaban ampliamente a sus beneficios, pero las damnificadas nunca lograron recibir una compensación por los efectos adversos del medicamento. Sin embargo, como cuenta El Confidencial, hace unos años algo cambió: la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) pidió a Sanofi que respondiera a varias preguntas clave sobre la seguridad del fármaco. Y salieron a relucir las deficiencias del medicamento… aunque quedaron en secreto, algo entre la EMA y Sanofi.

Las enfermas del Agreal ante la Conselleria de Sanitat valenciana.

Hasta que en el Bufete conseguimos un documento clave que los magistrados de la Audiencia examinarán.

Se trata de un informe confidencial que Sanofi entregó a la Agencia Europea del Medicamento en 2007 y cuyo contenido provocó la retirada de Agreal del mercado continental.

Tras analizarlo durante dos años en colaboración con la Universidad de Alcalá, se somete ahora, por primera vez, a un juzgado español.

Como explicaban en un informe pericial Antonio Piga y Mª Teresa Alfonso, profesores en la citada Universidad que han trabajado el informe confidencial:

Estas insuficiencias hasta ahora se podían calificar de ‘diabólicas’, ya que la información necesaria para la demanda solo estaba en poder del demandado, Sanofi-Aventis, que la silenciaba, distorsionaba y negaba”,

Una vez conseguimos analizar el informe, pudieron realizarse nuevos diagnósticos de las mujeres.

Si hasta entonces teníamos solo las síntomas que nos describían las mujeres, ahora pudimos relacionarlos con los detalles de los estudios que están en el informe y con la literatura científica. Y vemos que hay síntomas que hacen pensar a una intoxicación por Agreal y que se puede hablar de ‘síndrome por Agreal’, añade en el citado diario mi compañero en el despacho, el abogado Francisco Almodóvar.

Sanofi España nunca advirtió en el prospecto del tratamiento de los riesgos que conllevaba prolongar el consumo de Agreal durante más de tres meses, pese a que lo sabían. Las mujeres dañadas (puede haber unas 4.000 demandas en los juzgados aún hoy) tomaron el que a la postre sería un veneno para ellas durante años. Sus sistemas nerviosos quedaron destrozados y las secuelas son crónicas.

En su respuesta a una de las preguntas de la EMA, la farmacéutica reconoce que

como la veraliprida [principio activo de Agreal] es un neuroléptico, pareció recomendable muy pronto en el desarrollo clínico del medicamento el reducir la exposición total” a un máximo de 90 días. Salvo en España, claro, como recuerdan bien los periodistas que firman la información.

Sanofi trató de enfermas a mujeres que lo único que sufrían eran unos sofocos, propios del fin de la edad fértil de la mujer, la llamada menopausia. Como explican los porfesores de la Universidad de Alcalá citados:

exclamar que una mujer con sofocos en menopausia tiene una ‘enfermedad subyacente’ es despectivo y discriminatorio para la mujer, ya que los sofocos de la menopausia son un trastorno pero no una enfermedad“.

Esperemos que estas mujeres, ya mayores y cuya salud está muy deteriorada consigan Justicia, entre motivos, porque su larga lucha legal es ejemplar. Más detalles y datos del caso en el trabajo de El Confidencial.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.