AESMI: “Medicina integrativa para prevenir enfermedades y tratar las crónicas” (I)

Los doctores Esther de la Paz y García y Santiago de la Rosa son presidenta y vicepresidente de la Asociación Española de Médicos Integrativos (AESMI) respectivamente. Definen la medicina integrativa como la fusión de la convencional con medicinas complementarias y la participación activa del individuo en su propio proceso de curación. Les entrevistamos para conocer esa visión que tienen de la medicina más integradora de disciplinas y publicaremos una segunda parte en la que nos hablan de la polémica en torno a las “pseudociencias”.

-Vuestra asociación defiende lo que se conoce como medicina integrativa. ¿Podéis explicarnos en qué consiste dicha interpretación de la Medicina?

La medicina integrativa lo que hace es fusionar y aunar los conocimientos científicos bajo el pluralismo científico. Se basa en tres pilares fundamentales: medicina convencional, medicinas complementarias y la participación activa de la persona en su propio proceso evolutivo. Medicina sólo es una y permite al médico aplicar sus conocimientos científicos en las diferentes áreas (siempre bajo criterios de seguridad, calidad y eficacia, con estudios científicos contrastados, tal y como lo recomienda la Organización Mundial de la Salud -OMS-).

-Entiendo que Medicina es la que es útil a las personas para sanar o mejorar ante una enfermedad.  ¿Por qué hace falta una etiqueta como “integrativa”?

Dra-de-la-paz1

Esther de la Paz.

No utilizamos etiquetas, la medicina es una, ha evolucionado hacia nuevos paradigmas de atención y nos basamos en la definición de salud como el estado de bienestar físico, psíquico, emocional y ambiental -cómo me afecta el medio que nos rodea-.

No es una etiqueta nueva, es tan antigua como Hipócrates y en China los médicos ya tenían una visión global del enfermo en sus hospitales. Ello se trasladó en la década de 1990 a Estados Unidos (EE.UU.) donde surge como una demanda social cada vez más permeable en Europa y actualmente se incluye en muchos sistemas de salud de la Unión Europea.

El término holístico no se ajusta a lo que es la medicina convencional o tradicional de occidente con sus tratamientos y protocolos para tratar las enfermedades. Lo lógico es aunar las terapias en un paciente.

Por ejemplo, si el enfermo tomando un antibiótico, darle además un pre y probiótico para recuperar la flora intestinal tras el tratamiento antibiótico, corregir la dieta en ese periodo y aumentar las defensas para que cuando termine el antibiótico el paciente no diga ‘estoy cansado, debilitado y con las heces sueltas, por ejemplo’.

El área de trabajo de la integrativa es, sobre todo, las enfermedades crónicas y en la prevención para no enfermar.

Santiago de la Rosa.

-¿Qué destacáis de la medicina convencional o tradicional, qué técnicas y tratamientos consideráis que son los más útiles y seguros y aplicáis en vuestras consultas?

Debemos ser positivos siempre y ver las cosas como son. La medicina convencional científico-técnica con sus avances es excelente en los procesos sobre todo agudos aunque no así en los procesos crónicos en los que se produce a veces una excesiva intervención, la denominada ‘medicalización’.

En ese aspecto, la medicina integrativa actúa a nivel preventivo. Como médicos que somos siempre utilizamos los sistemas de diagnóstico por imagen, laboratorio y el resto de exámenes que sean precisos en cada caso.

La medicina convencional está siempre intentando entender la materia del ser humano y de los animales. Buscando siempre dentro de la materia, comprender las reacciones de los tejidos duros y blandos para intentar conocer mejor las enfermedades, eso es muy positivo (conocer la fisiología) pero lo negativo es que cuando se descubre la causa de lo que provoca la enfermedad en vez de modular el problema, se intenta bloquear y entonces el organismo tiene que utilizar otras rutas para poder trabajar.

Es muy importante tener presente la vix natura medicatrix (el poder curativo de la naturaleza) como mecanismo autosuficiente y de regulación para restablecerse al completo, en la medida que sea posible el proceso

Un ejemplo sencillo es la inflamación. Ésta es positiva, se estudia en primero de Medicina porque es un proceso natural que permitir que el sistema inmune llegue con toda su batería e intente resolver el problema. Los síntomas son rubor, calor, dolor pero estamos muy habituados a pararla (a bloquear la inflamación), de manera que cada vez tenemos ‘menos capacidad de respuesta’ en nuestro sistema.

Las causas de enfermedades son muchas; unas estará bien bloquearlas y otras posiblemente sería mejor modularlas pero no se hace, porque no es el concepto científico del paradigma de la convencional.

Si buscamos lo que es un ser humano es la mezcla de materia y energía. Ésta última la medicina convencional no se dedica a tratarla, ni a investigarla, en una palabra, la ignora. Pero la energía hoy en día se puede medir con aparatos y se puede equilibrar. Si equilibramos la energía, con la dieta que necesita el paciente y equilibramos energético-funcionalmente al organismo, sea con acupuntura, homeopatía, biorresonancia, etc, conseguimos resultados positivos.

El trabajo de 30 años en consulta y de ver pacientes crónicos tomando química para eliminar sus síntomas y luego desintoxicándolos, cambiando su dieta y equilibrándolos con las citadas técnicas nos ha llevado a este conocimiento. Hay casos de personas que están tan intoxicadas que no existe esa fuerza de regeneración en su organismo y por tanto no vira hacia el alivio. Eso lo explica muy bien la tabla de la hemotoxicología del Dr. Hering que fue el alemán que estudió el espacio extracelular y es lo que estamos hablando.Tabla Hering

-Y de las técnicas y tratamientos no convencionales u oficiales, ¿cuales son los más avalados desde el punto de vista científico y por tanto, entiendo que recomendáis?

Lo que tenemos que tener presente es que somos un equipo con la medicina convencional, en el que cada individuo es una singularidad, lo que significa que tenemos diferentes abordajes desde el punto de vista científico para atender lo que sucede en el ámbito de la enfermedad.

Desde lo que sería acupuntura, acto médico cuya eficacia está reconocida en más 100 enfermedades por la OMS y que hay incluso estudios metaanálisis hechos en España que muestran evidencias de su eficacia; la homeopatía, que se dispensa regulada por la normativa europea; medicina biológico naturista, reconocida en 1929 como acto médico por un Real Decreto de aquella época y que tiene en cuenta la fitoterapia, nutrición, dietética, suplementación nutricional (recordar que la nueva pirámide alimentación ya lo incluye), ejercicio, oxigenación, reducción del estrés, descanso adecuado, encarrilamiento de la flora intestinal y la regulación del espacio extracelular -el espacio que rodea a nuestras células- al que ya prestó mucha atención Pasteur -el terreno lo es todo el microbio no es nada-; y las técnicas mente cuerpo con reconocida evidencia científica.

Las técnicas no convencionales más conocidas son la acupuntura, homeopatía y medicina naturista. Son las técnicas que más se utilizan en el mundo entero y las que más estudios científicos tienen (existe por ejemplo un Documento de actualización de las evidencias científicas en homeopatía). Por eso son las más conocidas y las que más se trabajan.

*Como cuento al principio esta entrevista tendrá en unos días una segunda entrega en la que los entrevistados opinan sobre la campaña que lleva a cabo la Organización Médica Colegial (OMC) contra algunas técnicas usadas en medicina integrativa.

Un Comentario a “AESMI: “Medicina integrativa para prevenir enfermedades y tratar las crónicas” (I)”
  1. Xavier Robinat Rivadulla

    La medicina alopatica de ha levantado de la mano de la farmacología. No hay que negar la excelencia alcanzada en algunas patologías bajo la mano de este dogma, pero a la par que no se niega la parte positiva tampoco se debe negar las consecuencias negativas, secundarismos y sobre todo cabe resaltar ese aspecto que ya señala el artículo de su función que no es otra que hacer desaparecer el síntoma, ignorando con demasía su sentido y función. No habéis nombrado una Terapia que trabaja muy de la mano de la regulación del espacio extracelular y de la cual existen artículos cientifico-funcionales de su modus operandi y su eficacia. Me refiero a la Neuralterapia o Terapia Neural que junto a la odontología neurótica constituyen un interesantísimo recurso ignorado por gran parte de la población.A través de una sustancia llamada procaina, se provoca un impulso inespecifico en el organismo que desencadena un proceso de autocuracion y modulación. Las teorías de Speransky, y otros muchos cientificos refuerzan sus fundamentos. Se trata al fin y al cabo de la escolarización de aquella membrana que ha perdido su potencial eléctrico. Resalta por encima de otros el concepto de “campo interferente” y entiende al organismo como un todo , red , que cuando recibe una injuria o era una en alguna parte de su recorrido o totalidad, puede interferir en el buen funcionamiento del resto del sistema. Es al fin y al cabo una cuestión eléctrica y de potenciales de membrana. El sistema nervioso es el responsable de todo, lo regula absolutamente todo, y el resto de sistemas dependen de su buen funcionamiento!!.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.