Querella por el medicamento Fosamax, que rompe los huesos pese a “prevenir” dicha rotura

Lo último que debería ocurrir cuando una persona toma un medicamento para prevenir la rotura de sus huesos es que el tratamiento se los rompa ¿verdad? Bueno, pues una de las terribles reacciones adversas del fármaco Fosamax es esa precisamente. F.G.N. tenía osteoporosis y para intentar que no fuera a más y se rompieran sus huesos tomó Fosamax. Y la estafaron pues lo tomó durante diez años, lo que le provocó que se le rompieran los dos huesos fémur. Por ello, el Bufete Almodóvar & Jara ha puesto una querella a Sanidad y al laboratorio Merck, Sharp and Dohme (MSD).

El Fosamax es un medicamento indicado, según la ficha técnica que ofrece sobre estos compuestos la Agencia Española de Medicamentos, para el tratamiento de la osteoporosis posmenopáusica. Su principio activo, el ácido alendrónico, se supone que reduce el riesgo de fracturas vertebrales y de cadera en las mujeres que lo toman. F.G.N. lo tomó desde diciembre de 2002 hasta 2012 que sufrió las fracturas del fémur (en ambas piernas). ¡Diez años de consumo! y secuelas de por vida pues no ha podido recuperar las movilidad en las piernas.Fosamax

La clave está en que el laboratorio farmacéutico Merck Sharp & Dohme de España no ha cumplido con sus deberes de farmacovigilancia y seguridad de su producto Fosamax, omitiendo información de manera intencionada, pues conocía con mucha antelación todos los datos negativos, en relación al consumo prolongado de su fármaco.

La Administracion sanitaria, por su parte, tampoco ha cumplido con su labor de seguimiento post comercialización del citado medicamento y de protección de la salud pública e individual, al permitir que el laboratorio comercializador continuara ocultando información de seguridad del tratamiento.

Y todo ello a pesar de que la red de farmacovigilancia mundial y la literatura científica del momento, ya advertía, claramente, de los riesgos del medicamento en su consumo prolongado. De hecho, la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos, ya había obligado al laboratorio MSD a modificar y actualizar la información de Fosamax para advertir de la relación de causalidad entre consumo prolongado y daño en el hueso fémur.

El laboratorio sabía perfectamente los daños que podía provocar su fármaco y la tardanza en actuar para advertirlo no es casual, ya que cuanto más tiempo tarde más dinero gana con las ventas que continúan generándose.

En el año 2009, la FDA obligó a MSD a cambiar la información del producto y avisar del riesgo de “osteonecrosis de la mandíbula”, una reacción adversa ya advertida durante muchos años por investigadores y médicos. Merck no lo reconoció hasta que la FDA le obligó a ello. Y lo hizo porque numerosos estudios anteriores a 2010 advertían del riesgo de

fractura atípica subtroncantéricas y diafisarias del femur asociadas al tratamiento con bisfosfonatos, principalmente en tratamiento prolongado para la osteoporosis”.

MSD se sacudió de encima el problema -los graves daños causados en muchas mujeres- afirmando que eran necesarias nuevas investigaciones para poder afirmar con rotundidad de este riesgo. Es decir, hizo uso de la práctica de wait and see (“esperamos y vemos”) lo que provocó que numerosas usuarias sufrieran daños en el fémur y que muchos médicos no fueran informados bien de ello.

Fosamax MSDEn España, el aviso del citado riesgo no se produjo hasta octubre de 2012, es decir, dos años después que la obligación de información impuesta por la FDA a MSD.

Los abogados del Bufete Almodóvar & Jara, del que soy socio fundador, con Francisco Almodóvar a la cabeza, consideran que nos encontramos ante un delito contra la Salud Pública y otro de lesiones. También de estafa y de publicidad fraudulenta.

Como comenta Almodóvar:

F. era una persona vital, que había desarrollado toda su vida con plenas capacidades y que una vez que inició el consumo del medicamento Fosamax por prescripción médica y tras más de diez años de su consumo, ha visto sufrir un debilitamiento general de sus estructuras óseas, principalmente a la altura del cuello del femur que finalmente cursó con fracturas.

Desde ese momento se encuentra aquejada de fuertes y contínuos dolores que le imposibilitan la realización de una vida normal, hasta el punto de serle reconocida por la Seguridad Social la incapacidad permanente en grado total para trabajar.

Todo ello ha sumido a la ahora querellante en una profunda depresión que aún hoy la aqueja y de la que pretende hacer valer esta realidad para que otras personas tengan conocimiento de lo ocurrido y que, consecuentemente, tratar de evitar que otras personas sufran este mismo resultado absolutamente injusto e indeseable”.

Existen numerosas demandas puestas en USA sobre Fosamax por fractura de fémur. Un informe corporativo de la compañía farmacéutica Merck explica que su medicamento Fosamax acumulaba, a fecha de septiembre de 2013, 5.535 demandas en los tribunales de Estados Unidos.

No es la única demanda que ha puesto nuestro bufete a MSD pues el laboratorio también está demandado por los daños de su vacuna del papiloma humano marca Gardasil.Gardasil vacuna papiloma

Y también es el protagonista del caso Vioxx, un fármaco para la artrosis retirado del mercado en 2004 porque causaba infartos de corazón y cerebrales.

La farmacéutica lo sabía con antelación y ocultó esos datos de seguridad (mejor escrito inseguridad) a la FDA. Se calcula que murieron en todo el mundo 350.000 personas que lo tomaron.

2 Comentarios a “Querella por el medicamento Fosamax, que rompe los huesos pese a “prevenir” dicha rotura”
  1. GpeMaldonado

    Yo tome por muchos años el fosamax y actualmente estoy tomando el risendronato quisiera saber si causa los mismos daños.
    Hasta la fecha no me ha corregido la osteopenia que se me detectó hace ya veinte años.
    Digo igual a pesar de los medicamentos tanto alendronato como risendronato

  2. José Antonio

    Desde luego los Big Pharma campan a su anchas.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.