Médicos que piden frenar las prácticas corruptas de la industria farmacéutica

Un grupo de reputados médicos, farmacéuticos y divulgadores científicos han difundido un manifiesto para pedir a los políticos que hagan algo para frenar las prácticas “oscuras” de Big Pharma, las grandes farmacéuticas. Se amplía así el abanico de profesionales de las ciencias de la vida que advierten en público sobre la corrupción de la industria farmacéutica y su impacto en la salud de la población.

En esta ocasión se trata del cardiólogo Aseem Malhotra; Richard Thompson, expresidente del Real Colegio de Médicos de Gran Bretaña y médico personal de la reina durante 21 años; John Ashton, presidente del Faculty of Public Health; el psiquiatra J.S. Bamrah, presidente de la Asociación Británica de Médicos de Origen Indio y director médico del Manchester Academic Science Centre; la cardióloga Rita Redberg, editora de la prestigiosa revista médica JAMA Internal Medicine; y el profesor James McCormack, reputado farmacéutico y divulgador científico.

Estos profesionales aseguran que hay demasiados fármacos inútiles y, en muchas ocasiones peligrosos. Que la industria farmacéutica engaña a médicos y población enferma. Que el NHS, el sistema sanitario público británico, no hace nada para evitarlo. Y que hay que hacer una investigación pública completa sobre cómo se asegura la eficacia de los medicamentos por la citada sospecha de que algunos tratamientos actuales sean mucho menos efectivos de lo que pensábamos.

En definitiva, lo que llevamos años denunciando en estas páginas. Del manifiesto se desprende que el derecho a la información de la ciudadanía en temas relacionados con su salud es vejado de manera sistemática por las industrias. Existe una “epidemia de médicos y pacientes desinformados”.

Peter gotszche

Peter C. Gøtzsche, autor del libro Medicamentos que matan y crimen organizado.

El sobrediagnóstico y la sobremedicación, principales males de los sistemas sanitarios ocicdentales, está conduciendo a una epdiemia soterrada de muertes y graves daños provocados por medicamentos.

Lo que estos especialistas influyentes indican ahora es lo que el médico danés Peter C. Gøtzsche, a quien tuve la suerte de conocer en Madrid con motivo de la presentación de su libro Medicamentos que matan  y crimen organizado. Cómo las grandes farmacéuticas han corrompido el sistema de salud, explica y documenta en ese trabajo.

Gotzsche ha trabajado en la industria farmacéutica y después se ha convertido en uno de los adalides de la llamada Medicina Basada en la Evidencia (MBE), que ha degenerado en el marketing de Big Pharma para vender medicamentos ineficaces y mortales -como asintió cuando le hice esta observación-.

Según el danés, hoy en los países desarrollados -qué paradoja- el consumo de medicamentos con receta es la tercera causa de muerte tras las enfermedades del corazón y el cáncer. Sólo en USA mueren cada año 200.000 personas por los daños de los fármacos.

Gotzsche es quizá el autor que ha usado el apelativo más duro con la industria pues lo de “crimen organizado” va porque considera que en muchas ocasiones las actividades de laboratorios y lobbies son como las de la mafia y dedica buena parte de su libro a explicarlo.

No es ni mucho menos el único médico que ha publicado en esos términos. La psiquiatra y profesora de Psiquiatría del University College de Londres, Joanna Moncrieff, ofrece en castellano su trabajo Hablando claro: Una introducción a los psicofármacos.Moncrieff-Hablando-claro

En él cuestiona las enfermedades mentales “inventadas”, la eficacia y seguridad de los medicamentos para la psique y el modelo actual centrado en la enfermedad mental que carece, indica, de evidencias científicas.

Crítico con la psiquiatría hegemónica hoy es Allen Frances¿Somos todos ya enfermos mentales?, se pregunta en un libro con dicho título y advierte de las graves consecuencias de la progresiva medicalización de la normalidad.

Frances, que fue uno de los consultores del DSM, la llamada “biblia de la psiquiatría” por ser un manual de descripción de los trastornos mentales, recopila los excesos del diagnóstico psiquiátrico y los desafíos asociados con una vida “normal” considerados hoy “trastornos mentales” que requieren tratamiento médico.Imprimir

El ámbito psiquiátrico está en crisis de identidad y otro autor destacado que aporta libro al debate es el periodista científico Robert Whitaker. En su Anatomía de una epidemia, retrata los medicamentos psiquiátricos, “el asombroso aumento de las enfermedades mentales” y la influencia de la industria farmacéutica en los sistemas de salud y en nuestras vidas.Robert Whitaker

Citaré por último en esta lista no exhaustiva de críticos de las irregularidades de las Big Pharma en el mundo anglosajón en los últimos años a Ben Goldacre, psiquiatra y colaborador habitual en grandes medios de comunicación.

En su libro Mala farma explica cómo las compañías farmacéuticas engañan a los médicos y perjudican a los pacientes. Mala farma desvela todas las malas prácticas relacionadas con la industria farmacéutica en especial relacionadas con los ensayos clínicos, en los que se basa, no lo olvidemos el marketing de los medicamentos.

Mala farmaY escribo de nuevo marketing porque queda claro tras leerlo que es lo que es; poca Ciencia y mucha estrategia de venta.

Cada vez es más habitual escuchar a prestigiosos médicos y divulgadores científicos criticar a las farmacéuticas, las administraciones sanitarias y muchos de sus colegas por sobremedicar peligrosamente a la población.

Acusan sin tapujos a ese cartel de medicamentos de causar más muertes que los cárteles de las drogas ilegales. Pero su crítica sólo llega con cuentagotas a la arena política. Algo que, parece, está empezando también a cambiar. Al menos en Reino Unido.

Por las páginas del manifiesto de los médicos británicos críticos se suceden como ejmeplos pelotazos medicamentosos como las estatinas para el colesterol o el del Tamiflu.

El cardiólogo Malhotra es muy contundente en la conclusión de su manifiesto:

El sistema está roto y no se va a arreglar poniendo más dinero. La codicia corporativa y el sistemático fracaso político ha dejado al sistema de salud de rodillas. Sin transparencia total ningún médico puede proveer lo que hemos prometido en la escuela médica y a lo que nos dedicamos en cuerpo y alma:

dar el mejor cuidado a nuestros pacientes.

Por el bien de nuestra salud y la sostenibilidad del sistema ha llegado la hora de emprender una verdadera acción colectiva frente a la cultura de la sobremedicación.

La ciencia médica ha dado un giro hacia la oscuridad. Y la luz del sol será su único desinfectante”.

16 Comentarios a “Médicos que piden frenar las prácticas corruptas de la industria farmacéutica”
  1. Teresa Muñoz

    Fármacos inútiles como el metilfenidato para diagnósticos inútiles como el TDA -H.
    Ojo al DSM-5 que nos diagnostica a todos.

    • Manuela

      Me puedes aclara lo q es DSM-5.Gracias. También queria preguntarte sobre el tratamiento con anti tnf,que efectos secundarios tiene y si es eficaz o experimental.

  2. Víctor Pérez

    El lobby farmacéutico es culpable. De eso no hay duda. Pero es una cortina de humo que esconde a los verdaderos culpables: los gobiernos que, por múltiples intereses, hacen dejación de su supuesta responsabilidad de vigilar el bienestar de los ciudadanos. También son culpables aquellos médicos que se dejan querer con demasiada facilidad, así como todos aquellos que, por comodidad y en un acto de fe, se limitan a ‘tirar’ de cualquier medicamento más o menos arropado que les acaben de proponer.
    Estas autoridades médicas a las que haces mención en tu magnífico artículo, Miguel, deberían servir de ejemplo para que todos aquellos médicos que, siendo aún íntegros, denuncien esas prácticas criminales. Y a nosotros, los usuarios, para que animemos a las asociaciones de consumidores a dar la batalla en ese terreno.

  3. Laura

    Hace ya muchis años pongo a mis alumnos la pelicula ” El jardinero fiel”, basada en una novela de Jhon Le Carré, que a su vez está basada en hechos reales conocidos por él…y por muchos de nosotros…ahí aparece reflejada la realidad de la mafia farmacéutica.

    • Diego

      Gran peli

    • Pilar FG

      Y Gran libro, intetesante leer las notas del autor

  4. Jordi

    No nos engañemos, hace mas de 50 años que la industra (mafia) farmaceutica funciona asi. He trabajado en ella 31 años. Los medicos en su gran mayoria lo saben y no hacen nada por evitarlo ( se dejan comprar a base de viajes, comidas, inscripciones a congresos suficientemente manipulados…y mas cosas). Los pacientes en su gran mayoria no tienen ni idea de que estan jugando con su salud…vamos a descubrir ahora la sopa de ajo??

  5. Juani Escamez

    Hola, gracias por el artículo. Desearía pedir que si alguien tiene conocimiento real de que el parkinsonismo se cura por favor se ponga en contacto conmigo. Tengo un familiar con esta enfermedad que toma medicación sin resultado ninguno y la ciencia se ríe de ella.

    • Toni

      http://www.operacionesycirugia.com/la-cirugia-que-cura-el-parkinson-y-la-esclerosis-multiple/

      Hola,estimad@ Juani , si te interesa, están en Madrid, es algo sencillo, pero debe valorarse.
      El tlf es 91 328 932
      Dr José Luis Castillo Recarte

      ¡Suerte!

      • Irene

        Yo tb tengo un familiar tomando la medicacion y he estado buscando informacion sobre el tema y he llegado hasta el doctor castillo, pero hay varias versiones sobre esta operacion, y al final te quedas sin poder resolver la duda y teniendo q jugartela. Es por eso q mucha gente acaba tomando medicacion o vacunando.

  6. Ignacio

    Ya era hora de que gente experta haga algo al respecto. La medicina se debería enfocar en curar las enfermedades definitivamente y no tratar de controlar las enfermedades con el fin de sacar mas beneficios económicos .

  7. Consuelo

    Desde luego que si todo esto no fuera así, la industria farmacéutica no tendría la perfecta organización y estructura que tiene. Está todo medido. Las jefaturas que hacen falta, los visitadores que deben poner en cada zona para atosigar a los médicos lo suficiente como para sacarles el jugo (recetas). Los estudios clínicos que han de aparecer en las literaturas para convencer al médico de turno de las virtudes del producto. Los incentivos que programan para que al vender x el visitador médico cobre x+1. En fin, algo casi cómico que tantas veces hemos advertido y nadie ha querido parar. Cómico porque siendo algo tan visible, ha funcionado igual desde hace muchos muchos años y no ha interesado pararlo. Las cenas, los viajes (ahora más camuflados), los obsequios (también camuflados ahora), almuerzos y tantas actuaciones por parte de los visitadores, siguen produciéndose en la actualidad.

  8. Elias

    Buen artículo, me quedo con la definición de Peter C. Gøtzsche: “crimen organizado”, aunque otros como el Dr. Virapen hablan de “mafia farmaceútica”, por ejm, aquí: http://sanandose.com/la-mafia-de-la-industria-farmaceutica-el-dr-virapen/ o Ghislaine Lanctôt que titula precisamente así: “La mafia médica”, a uno de sus libros: https://liberacionahora.wordpress.com/mafia-medica/, según ella: “La medicina actual está concebida para que la gente permanezca enferma el mayor tiempo posible y compre fármacos; si es posible, toda la vida”. El premio Nobel de medicina Richard J. Roberts también afirmaba algo muy similar y añadía: “Casi todos los políticos – y sé de lo que hablo- dependen descaradamente de esas multinacionales farmacéuticas que financian sus campañas. Lo demás son palabras…”. Una última cita ya puestos: “El poder en defensa de la libertad es mayor que el poder en nombre de la tiranía y la opresión”. Poco a poco…

  9. A. Vidal

    Muchas gracias por instruirnos y abrirnos los ojos con estos artículos tan interesantes e imprescindibles.
    El conocimiento y la información, es la mejor herramienta que tenemos las personas para combatir el abuso de las grandes corporaciones.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.