El último brote de paperas documenta de nuevo fallos de eficacia en esta vacunación

Hace unos días nos enteramos de que al menos dieciocho personas de Santa Coloma de Farners (Girona), de entre 26 y 35 años de edad, se vieron afectadas por un brote de paperas. Estaban vacunadas. ¿Por qué sufrieron las paperas si habían sido inmunizadas?

Al leer la noticia no he podido más que recordar que en junio pasado en Olot, población que dista menos de 50 kilómetros de la primera, se produjo otro brote, en esta ocasión de difteria, que acabó con la vida de un niño.

Como periodista que soy tampoco he podido evitar la comparación entre el ruido mediático que despertó este caso, que “avivó el debate sobre las vacunaciones”, en comparación con el de Santa Coloma, que ha pasado prácticamente desapercibido pese a que las dos principales agencias de noticias españolas, EFE y Europa Press, lo han difundido.Paperas

La diferencia parece estar en que el niño de Olot no estaba vacunado y los 18 jóvenes de Santa Coloma sí. O lo que es lo mismo, que por los motivos que sean no se trata igual un brote de una enfermedad vacunable cuando hay una víctima sin vacunar que cuando estas sí están vacunadas.

¿Por puede no interesar contar de lo ocurrido con las paperas? Durante el verano de 2012, la prensa de Asturias publicó que se había detectado un brote de paperas entre los veinteañeros de dicha comunidad autónoma.

No fue algo preocupante. Además, después de pasar la parotiditis (o enfermedad de las paperas), el paciente consigue inmunidad de por vida. Por lo general es benigna; sólo en un porcentaje muy pequeño deriva en algo peor, como meningitis.

Al poco tiempo se produjo otro de esos brotes de paperas en Madrid. Yo me pregunté en mi blog: ¿Seguro que no se ha hecho un uso ilegal de la vacuna? Un número indeterminado de jóvenes madrileños recibieron en su día dosis de esta inmunización de una eficacia más baja de la habitual, como reconoció el propio consejero de sanidad madrileño. El poder antigénico era del 58 por ciento; el de las de ahora es mayor, en torno al 85 o 88 por ciento. Pero no es efectiva 100% como muchas personas creen.

La culpa, según el experto de turno consultado por El Mundo, fue, como casi siempre, de los padres y madres, por “bajar la guardia”. Que estas vacunas presentasen esos sospechosos niveles de eficacia (el 42 por ciento de los chicos las recibieron para nada) no pareció alarmar a nuestras autoridades sanitarias.

La vacuna que les pusieron a los chavales fue Triviraten Berna, del laboratorio Instituto Berna. Esta vacuna sólo estaba indicada para quienes padecen alergia al huevo (numerosas vacunas se fabrican mediante cultivos de los agentes patógenos en huevo). Es probable que se utilizara en más de un chico que no cumplía esta condición.

La vacuna Triviraten tenía su uso restringido. Según las autoridades sanitarias:

No se recomienda su utilización en campañas de vacunación masivas ni en calendarios de vacunación de forma rutinaria y su uso está restringido al ámbito hospitalario”.

¿Sabían esto los afectados que se las pusieron y los familiares?, ¿y los médicos que las recomendaron?

Antonio Alemany, director general de Atención Primaria de la Comunidad de Madrid, declaró que en los días siguientes habría muchos más afectados, porque las paperas es una enfermedad muy contagiosa. Pero es “benigna”. Entonces, ¿para qué se utiliza una vacuna, de dudosa eficacia y cuyas reacciones adversas no son descartables, como las de cualquier medicamento por seguro que sea? ¿Estamos convencidos de que la vacuna no se aplicó fuera de su indicación, en cuyo caso su uso, además de insensato, quizá fuera ilegal?

Paperas vacunaLa alergia al huevo tiene una prevalencia que oscila entre el 0,5 y el 2 por ciento de la población infantil. La única indicación legal de la vacuna cuestionada, como he indicado, es para quienes padecen dicha alergia. Según El Mundo, se diagnosticaron 21 casos sólo en Madrid.

Es probable que fueran bastantes más. Durante el curso 1999-2000, en Madrid se matricularon en educación infantil 18.469 niños de cero a dos años. Es imposible saber cuántos niños más no estaban matriculados. Si calculamos un máximo del 2 por ciento de niños con alergia al huevo sobre esas cifras oficiales, podrían haberse vacunado 269 bebés con Triviraten Berna.

De ellos, dada la baja eficacia de la vacuna (sólo valía para el 58 por ciento de los vacunados), a 113 niños se la pusieron para nada. Así que pocos casos aparecieron, 21 sobre al menos 113 posibles. Eso contando que la vacuna se hubiera administrado estrictamente a quienes padecían alergia al huevo y no se recetara fraudulentamente a otros bebés, como suele ocurrir con tantos medicamentos.

En el caso de Santa Coloma sabemos por declaraciones a Europa Press que la responsable del servicio de epidemiología de la Conselleria de Salud en Girona, Neus Camps, ha atribuido el contagio al hecho de que las dosis que llevaban no eran efectivas y ha precisado que la mayoría de los afectados se vacunaron entre 1986 y 1989.

Queda claro pues porqué con cierta regularidad se producen en nuestro país brotes de paperas, porque la vacuna que se usó en su tiempo tenía una eficacia muy baja. Muchos jóvenes hoy no están protegidos. Esto abunda una vez más en la importancia de informar sobre la verdadera necesidad, eficacia y seguridad de las diferentes opciones de inmunización.

No pueden meterse todas las vacunaciones en el mismo saco. No es bueno hacer diferencias informativas entre casos de vacunados y no vacunados. Y no se puede catalogar de “antivacunas” a personas que no están en contra de las vacunas sino que quieren que el derecho a la información en temas de salud en general y de vacunas en particular sea efectivo.

5 Comentarios a “El último brote de paperas documenta de nuevo fallos de eficacia en esta vacunación”
  1. José Manuel

    Muchas gracias Miguel por esta información que la “democracia” y esos médicos cachondos no nos brindan.

  2. OSCAR FERNANDEZ

    Me remito al último libro de el Dr. Enrique Costa Vercher y Jesús García Blanca. “VACUNAS: una reflexión crítica”

    La era de Homo Sapiens Vacunados y la involución.

    UAdC

    • Clara

      El Dr. Costa:

      Médico especialista en Medicina Interna y Neurología, que hace más dieciséis años practica exclusivamente la Medicina Natural. En 1993 publicó el libro «Sida, juicio a un virus inocente», el primero escrito en España con un enfoque radicalmente distinto del oficial. En el negaba que el SIDA fuese una infeccion.

      El Colegio de Médicos de Valencia le abrió un expediente disciplinario porque su Consejo Deontológico consideró que las conclusiones de este trabajo de investigación constituían un peligro para la salud pública.

      Oscar Fernandez:

      Community Manager of aguapuraesvida.com

      En Aguapuraesvida.com comercializamos purificadores de agua por la convicción de los beneficios que producen en la salud, también damos peso al extractor de zumos o también llamado extractor de jugos por los beneficios nutricionales que aporta, obteniendo zumos no solo de frutas sino también de verduras, así como a las batidoras profesionales, y los deshidratadores de alimentos. Gracias al extractor de zumos o extractor de jugos muchas personas han podido llevar una dieta rica en vegetales que las han ayudado a superar enfermedades. Y los purificadores de agua, y las batidoras profesionales son ideales para complementar nuestra forma de vida saludable.

      Apostamos por sistemas tradicionales como hacer plata coloidal, por sus reconocidas características antibacterianas y fungicidas. Hacer plata coloidal es un perfecto compuesto para actuar como conservante al no permitir que se derralloen bacterias en su presencia. La forma más sencilla de obtener agua destilada para hacer plata coloidal es usar una destiladora de agua. La destiladora de agua te ayuda a obtener agua sin residuo seco que interfiera al hacer plata coloidal.

      Vendehumos ambos dos.

      • Francisco

        Yo prefiero los vendehumos a los vendevenenos.

        Un porcentaje de los que hacen caso a los vendevenenos acaban con la vida arruinada o muertos.

        Los que hacen caso a los que predican una vida sana y medicina natural, suelen mejorar su salud, pero en el peor de los casos no la empeoran, pues los vendehumos, como tú los llamas, no suelen emplear tratamientos peligrosos o agresivos como los vendevenenos.

      • OSCAR FERNANDEZ

        Hola Clara u Oscura no sé…

        No hay nada de humos en eso que compartes sobre mí:

        Los purificadores de agua, purifican agua.
        Los extractores de zumos, dan zumos de frutas y vegetales, facilitando la ingesta de los mismos.
        La plata coloidal es antibacteriana, por eso la usan en los desodorantes y en productos indistriales.
        No se puede obtener plata coloidal si al agua con la que se produce tiene residuos.

        Al que vendió las primeras lavadoras le trataron de vendehumos, pues a mano se lavaba de maravilla… AUnque este solo decía que la lavadora servía para no lavar la ropa a mano…

        Los que viven de envenenar a los demás, o viven de los que nos envenenan, se descubren rápido, solo difaman y personalizan.

        La gente ya no aguanta que la traten de estúpida. Diga lo que quiera no contestaré sus no argumentos, porque como hay quien vive de robar energía a los demás, puede contestar y contestar solo buscando las ideas preconcebidas fáciles e infantiles.

        Contesto para ver cómo se comportan los que andan entre dos aguas…

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.