A vueltas con el ibuprofeno y sus “alternativas”, en el punto de mira

Un reportaje, muy gráfico, del suplemento de El País llamado Buena vida aprovecha que las contraindicaciones del ibuprofeno han vuelto a la actualidad informativa para explicar cuales son las alternativas analgésicas y antiinflamatorias. Sólo que las alternativas también tiene sus “cosillas”…

Por ejemplo, se cita como sustituto del ibuprofeno el paracetamol, con o sin codeína. Pero como publicamos en el post Nuevas restricciones para el paracetamol por sus “daños al hígado y muertes”, la agencia de medicamentos de Estados Unidos (FDA) está recomendando a los profesionales de salud, que interrumpan la prescripción y dispensación de parecetamol.

Ibuprofeno paracetamolEn concreto, este órgano regulador se refiere a los productos de venta con receta con combinación a dosis fijas de fármacos que contienen más de 325 miligramos (mg) de paracetamol.

No hay datos disponibles que demuestren que tomar más de 325 mg de paracetamol proporcione un beneficio que compense los riesgos de daño hepático.

Hace poco también hemos sabido que el paracetamol es ineficaz en la reducción de ciertos dolores para los que se utiliza de manera común. El British Medical Journal (BMJ), ha publicado hace poco una revisión sistemática y meta-análisis de ensayos clínicos controlados que concluía que hay evidencia de calidad que sugiere que paracetamol esineficaz en la reducción del dolor y la incapacidad o en la mejora de la calidad de vida de los pacientes con lumbalgia.

La codeína por su parte es una sustancia muy utilizada con la infancia para calmar el dolor. Puede calmarlo tanto que tu hijo ni se entere; que lo mata, vamos. Por eso la Agencia Española de Medicamentos (AEMPS) ha emitido una nota que alerta sobre ello. También hemos publicado sobre ello en el post Codeína: el analgésico mortal para la infancia.

El reportaje explica sobre el metamizol. Hace unas cuantas semanas acudí a Urgencias del hospital más cercano tras sufrir un accidente con la bicicleta. Me atendieron muy bien, tanto que salí con una receta de variados medicamentos “por si te duele”: diclofenaco y un “protector gástrico”, omeprazol y si era necesario metamizol.

Éste es el conocido Nolotil del que podéis leer sus contraindicacioners, precauciones y reacciones adversas.

Le comenté a la doctora que prefería algo de ibuprofeno y sólo si era necesario pues este fármaco lo he tomado otras veces y con muy poquito surtió efecto; así lo hice.

También se cita como alternativa el tramadol. Como explica el blog psquiatrianet en su post Cómo nos drogan:

El tramadol (Adolonta, Tradonal…) es el opiáceo sintético que ahora más se receta y en un régimen más laxo: no hace falta la receta oficial de estupefacientes, sino que va como un medicamento normal. Si uno lo prueba, lo entiende: no vale para nada y tiene muchos efectos secundarios. Sin duda han dado con el analgésico ideal. A casi todos los ancianos reumáticos acaban recetándolo, pero les sienta tan mal que lo dejan”.

Ya he citado, porque me lo querían recetar, el diclofenaco, que también aparece en el reportaje que me sirve de “excusa” para escribir esto. Las autoridades sanitarias europeas están estrechando cada vez más el cerco a los analgésicos denominados AINES (antiinflamatorios no esteroideos). En el punto de mira está sobre todo el diclofenaco, un principio activo que en España se vende bajo el nombre comercial de Voltaren (y los diversos genéricos de este).

La Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) ya había publicado un informe con las recomendaciones a seguir para “minimizar los riesgos cardiovasculares” derivados de su consumo.

Esto también lo hemos publicado en este blog (que en El País supongo que consultan poco porque si lo hicieran tendrían que cambiar el nombre de su suplemento por el más riguroso de Mala vida -mira tú, como la canción de Manu Chao-. Lo hicimos bajo el título Voltaren y otros analgésicos, camino de su retirada del mercado.

No he terminado. Buena vida cita el naproxeno. Los institutos de salud de eStados Unidos advierten:

Las personas que toman medicamentos antiinflamatorios sin esteroides (diferentes a la aspirina) como el naproxeno pueden tener mayor riesgo de tener un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular, que las personas que no toman estos medicamentos. Estos casos podrían ocurrir de forma imprevista y hasta causar la muerte. Este riesgo puede aumentar en las personas que toman estos medicamentos durante mucho tiempo.

El País concluye con los inhibidores de la Cox2. Dice que no afectan al estómago pero te pueden hacer daño en el corazón. En 2013 un estudio publicado en la revista The Lancet ya sugería que los riesgos cardiovasculares de las altas dosis de ibuprofeno o el diclofenaco podían ser similares a los llamados inhibidores de la Cox2, que además son más caros que los anteriores.

Vioxx artritisUn “cox” famoso por las decenas de miles de muertes que produjo a comienzos de la década de 2000 y que fue retirado del mercado fue Vioxx, al que sus productores le dieron continuidad con otros “hermanos gemelos”.

Ya sé que no es fácil soportar ciertos dolores y que todos los medicamentos pueden provocar reacciones adversas pero como veis tratamos sobre “alternativas” que no lo son pues son iguales o peores que el ibuprofeno. Mejor informarse bien, calibrar y evitar riesgos.

Un Comentario a “A vueltas con el ibuprofeno y sus “alternativas”, en el punto de mira”
  1. Verónica

    Entonces, ¿qué alternativa menos dañina hay para el paracetamol y el ibuprofeno?

    Y en el caso de niños ¿qué sustituye al Apiretal? En mi caso, siempre he huido del Ibuprofeno pero mi hija se ha tomado 3 botes en 5 años de Apiretal, pensando que era menos malo.

    Me quedo sin opciones.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.