Fármacos que matan, ensayos manipulados y autoridades sanitarias que se cansan

Existe una epidemia soterrada de muertes por el consumo de medicamentos. Y ello es posible porque quienes los fabrican ocultan de manera sistemática datos sobre su seguridad. Pero la población, los científicos y las autoridades sanitarias, están cada vez más cansados de la situación.

Durante 2013 se produjeron 3.174 notificaciones de reacciones adversas a medicamentos, la mayoría comunicada por los profesionales sanitarios pese a que la ciudadanía puede notificar cada daño que le produzca un fármaco mediante esta web de la Agencia Española de Medicamentos. Existen dificultades para comunicar de manera eficiente estos efectos, lo que torpedea la función de la farmacovigilancia.

La cifra de notificaciones puede parecer muy alta pero es al contrario, muy baja. Se calcula que en España mueren cada año alrededor de 12.000 personas por daños provocados por fármacos y esas 3.174 incluyen todas las reacciones adversas, leves, graves y muertes. El dato de fallecimientos en Europa es cerca de 200.000 anuales. Una pasada. Comparad estas cifras con las de muerte por ébola en todo el mundo o las alcanzadas por accidentes de automóviles o las que se llevó por delante la gripe A. Cada día en la Unión Europea hay 548 muertos por medicamentos (75 por el tráfico automovilístico).

Medicamentos que matan libroLos decesos debidos a los medicamentos sólo son superados por las enfermedades del corazón y el cáncer.

Una de las claves para entender esta epidemia de iatrogenia, daños provocados por los tratamientos y prácticas sanitarias, es que los fabricantes ocultan de manera deliberada y constante datos de seguridad de sus productos que encuentran en los ensayos clínicos. Estos los realizan para justificar que lo que venden posee “evidencia científica”.

La evidencia como marketing que comentaba con el médico Peter Götzsche cuando vino a presentar a Madrid su libro Medicamentos que matan  y crimen organizado. Cómo las grandes farmacéuticas han corrompido el sistema de salud.

Para conocer todos los datos de los trabajos de las farmacéuticas es necesario que se publiquen y para ello existe una base de datos de ensayos clínicos en curso (en periodo de realización), donde normalmente se registran todos los análisis clínicos (aunque no es obligatorio, sí es bien visto por la comunidad científica).

Mal que le pese a la industria farmacéutica caminamos haca una era de transparencia. No puede ser que un sector que presume de ser clave para la salud de las personas sea año tras año el más opaco, el menos transparente.

La comunidad científica y la población en general presiona para saber toda la verdad sobre los medicamentos. Literalmente, nos va la vida en ello. Y en el ámbito de las autoridades sanitarias se han dado cuenta y comienza a actuar pese a sus muchos conflictos de intereses y presiones.

Los laboratorios se agarran a la excusa del “secreto comercial” para no soltar datos de sus ensayos sobre medicamentos. En las agencias de regulación de fármacos cada están más cansados de los ocultamientos deliberados de la industria, de ahí que la Agencia Europea de Medicamentos avise: decidir qué información comercial sobre fármacos es confidencial es cosa suya.

6 Comentarios a “Fármacos que matan, ensayos manipulados y autoridades sanitarias que se cansan”
  1. Nux

    Miguel, dices: “Los decesos debidos a los medicamentos sólo son superados por las enfermedades del corazón y el cáncer.”

    Dentro de las categorías “corazón” y “cáncer” es obvio que se esconden unos “cuantos” miles más de “decesos debido a los medicamentos”, muy enmascarados, eso sí.

    El emperador va desnudo, sin duda… pero tanta gente hay que no lo ve?? Que extraño…

  2. Luis Hurtado

    Señor Jara, una sentencia del tribunal de Milan ha declarado por primera vez en Italia que existe una relación causal entre la vacuna Infanrix Hexa Sk y el autismo de un niño.

    Aquí le dejo la noticia:

    http://www.ilfattoquotidiano.it/2014/11/25/vaccini-nesso-causale-esavalente-autismo-indenizzo-per-bimbo-9-anni/1232033/

  3. Ghermain Lancheros

    Apreciado Miguel;

    No tengo el gusto de conocerle, me agrada lo que publica en su página y muchas veces sus artículos los comparto en el Facebook en donde por ello me he ganado críticas, burlas e injurias; pero no por ello le restan crédito a sus exposiciones. En fin, eso no me molesta pues los tomo según de quien venga, en su mayoría gente que quiere figurar sin tener más bases que las que encuentra en Wikipedia o Google pero nunca por si mismos o experiencia propia.

    En la última crítica que me hacen, me colocan como gran “bandera triunfadora” un par de enlaces en donde lo colocan a usted en tela de juicio y en total descrédito, es normal, cada quien busca asidero de donde pueda cuando un barco se hunde.

    En el Facebook de Marita Blanco (https://www.facebook.com/marita.blanco3?fref=ufi) me dejan como punto final y remate estos enlaces que creo usted ya conoce:

    http://lacienciaysusdemonios.com/2011/09/09/carta-abierta-a-miguel-jara-2/

    http://yamato1.blogspot.com.ar/2011/09/probe-miguel-jara.html

    Solo quería con este comentario expresarle que respeto lo que hace y le admiro por su coraje y valentía para denunciar lo que muchos callan.

    • Miguel Jara

      Los conozco, gracias. Son gages del oficio. Si trabajas en un ámbito polémico y eres crítico es normal que no contentes a todo el mundo. Para mí lo importante es tener miles de seguidores como tú, muchas gracias.

  4. Alberto More

    ES UNA CAUSA QUE DEBEMOS APOYAR EN TODO EL MUNDO PUES EL PROBLEMA NO ES LOCAL Y ALENTAMOS TU ESFUERZO POR SEGUIR ADELANTE Y MUCHOS ÉXITOS EN TU NUEVO LANZAMIENTO

  5. Elias

    Ya hace unos siglos el inmortal Quevedo sabía que el asunto iba de lo que había en el “bolsón” y quien lo rapiñaba, también, entonces, como tú dices: “les iba la vida en ello”. Nos lo recuerda el gran Paco Ibañez: https://www.youtube.com/watch?v=GIHCgToozXw

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.