La Justicia se muestra temerosa a la hora de juzgar escándalos medicamentosos

Impecable reportaje de Daniel Jarreta en El Confidencial. Trata sobre medicamentos dañinos y cómo se enjuician (con diferentes resultados). Parte de la injusticia que se ha producido con las víctimas de la talidomida la semana pasada. Continúa con otros casos sonados como Agreal, Vioxx o vacuna del papiloma humano.

Cuenta Jarreta que Grünenthal, el laboratorio alemán fabricante de la talidomida que compró a los nazis ‘el invento’, ha asumido pública y mundialmente la responsabilidad por los daños derivados de la fabricación, distribución y consumo de los medicamentos con talidomida que produjo. Y sin embargo, la Audiencia Provincial de Madrid ha anulado, medio siglo después, el pago de una indemnización a los afectados, al considerar los hechos como prescritos. Avite, la asociación de víctimas de España, reclamaba el mismo dinero que recibieron los afectados en Alemania.Yasmin Yaz anticonceptivos hormonas eacciones adversas medicamento

La talidomida no es el único caso. El Agreal, un fármaco destinado a eliminar los sofocos derivados de la menopausia cuyo principio activo es la veraliprida, lejos de quitar los sofocos, provocó una serie de trastornos, depresiones, Parkinson y dependencia.

Así lo aseguran multitud de sentencia judiciales. Hace poco el Tribunal Supremo ha ratificado la condena por la que la multinacional farmacéutica Sanofi Aventis debe indemnizar con 765.000 euros a 146 mujeres que padecen secuelas irreversibles por el consumo del medicamento Agreal. Son compensaciones irrisorias; se necesitan nuevos enfoques jurídicos, hacer Justicia y mayores indemnizaciones.

La ‘superaspirina’ Vioxx, fabricada por el gigante Merck y ampliamente prescrita para combatir diferentes tipos de dolores, acabó siendo causa de coágulos, ataques al corazón y accidentes cerebrovasculares. En España el medicamento pasó prácticamente desapercibido. Sí que hubo una sentencia del juzgado de Primera Instancia número 56 de Madrid que condenaba al laboratorio estadounidense a pagar 50.000 euros a una paciente que sufrió un infarto cerebral tras tomar Vioxx durante más de dos años. 

Alicia Capilla, presidenta de la  Asociación de Afectadas por la Vacuna del Papiloma (AAVP), asegura que desde que se empezaran a utilizar las vacunas del papiloma humano –Gardasil y Cervarix-, en 2008, en el sistema sanitario español tiene constancia de al menos 737 notificaciones de efectos adversos al uso del producto. Médicos especialistas han apuntado en encuentros internacionales sobre la materia que el aluminio podría ser el causante de estos efectos.

Este será con seguridad el próximo gran escándalo medicamentoso y como le conté a Daniel, otro de los muchos grupos de fármacos problemáticos son los anticonceptivos hormonales, como bien plasma en su trabajo. Bayer destinará 1.800 millones de dólares a 8.900 mujeres dañadas por sus anticonceptivos. Leedlo completo, os lo recomiendo.

2 Comentarios a “La Justicia se muestra temerosa a la hora de juzgar escándalos medicamentosos”
  1. OscarFD

    La “Justicia” la hemos de aplicar los Seres Humanos. Si esperamos que una serie de “Entes” nos salvaguarden la Justicia y la Libertad… apañados vamos.

  2. Tasio

    Se cumple aquella frase que dice :

    “La Mafia mas poderosa del mundo es la española, por que a diferencia de otros países del mundo, oficialmente no existe…”

    (curiosamente también ocurre con la ultra derecha).

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.