El primer caso de ébola en Europa: protocolos, dimisiones, recortes y miedo

Como ya sabréis se ha producido en España el primer caso de ébola en Europa. Una auxiliar de enfermería que atendió al segundo misionero infectado de ébola que murió en Madrid el 25 de septiembre, Manuel García Viejo, ha dado positivo en las dos pruebas que se le han realizado para confirmar que está contagiada del virus. Analizamos algunos aspectos del caso.

La profesional sanitaria trabaja desde hace 15 años en el Hospital Carlos III. Un día después del fallecimiento de García Viejo se fue de vacaciones. Comunicó que tenía algo de fiebre pero no se activó el protocolo de seguridad dado que la Organización Mundial de la Salud (OMS) que es quien marca el procedimiento en estos casos dice que hasta que no se llega a los 38,6 grados de fiebre no se hacen los primeros análisis para descartar si el paciente sufre ébola. Es claro que el protocolo ya no sirve pues el virus que porta esta persona se lo ha saltado.

Ébola España madridSi el ébola provoca una enfermedad infecciosa, muy contagiosa y grave (muere alrededor de la mitad de las personas infectadas) el protocolo ha de ser más minucioso.

Quizá las personas que trabajan con estos enfermos (unas 30 han cuidado a los dos sacerdotes enfermos y traídos a España desde África) deban permanecer las primeras semanas en sus lugares de trabajo o cerca, mejor que de vacaciones, por si acaso portan el virus.

Y quizá sea conveniente intervenir al menor síntoma, no esperar.

Esta crisis del ébola en España hay que tratarla con serenidad, sin miedos que puedan entorpecer un sano actuar. Se publicó mucho sobre la conveniencia o no de traer a España a los sacerdotes. Independientemente de que pienso que es justo que una persona que ve que puede morir lejos de los suyos prefiera en último momento ser trasladado a su país, lo óptimo hubiera sido dedicar recursos a mejorar los sistemas sanitarios en los países que sufren el ébola desde que se descubrió.

Mejor, haber dedicado pues esto bien pudiera ser parte de los planes de ayuda al desarrollo del Gobierno español (y de los demás gobiernos que estuvieran interesados en intentar arreglar el problema en origen).

El protocolo de actuación es de la OMS, vale. Esta ha perdido legitimidad desde lo que ocurrió con la pandemia de gripe A que por suerte nunca llegó a ser tal pero sí un claro pelotazo de varias multinacionales farmacéuticas. Con la declaración de emergencia sanitaria por el ébola no queda claro a quién beneficia esta organización (una cosa es clara también, con dicha emergencia se logra preocupar a toda la comunidad internacional y por ello se abre un nuevo mercado, ahora sí interesante, para próximas vacunas y remedios).

Hay que saber que la OMS pese a que es un organismo que trabaja para la salud pública está financiado por entidades privadas. Es decir, está privatizada.

Es aquí donde quería llegar pues aunque creo que no es el momento de exigir dimisiones (ayer el hastag de Twitter que lleva el nombre de la ministra española de Sanidad, #AnaMatoDimision, no solo fue le más usado en España sino que también fue de los que más en el ámbito internacional y continúa vigente) sí que estas chapuzas son fiel reflejo de lo que ocurre con sistemas sanitarios desgastados por sucesivos recortes. Las dimisiones mejor tras arreglar el entuerto.

El desmantelamiento del Hospital Carlos III como referencia para el estudio, investigación y tratamiento de enfermedades infecciosas fue uno de tantos errores de la Consejería de Sanidad de Madrid, directamente relacionados con los recortes y el desmantelamiento de la sanidad publica.

Otra cosa a tener en cuenta. Como escribe el médico Javier Padilla:

Habitualmente los protocolos en materia de control de infecciones no fallan por problemas en la identificación de la fuente o vía de contagio sino porque la adherencia de los profesionales suele ser baja (en gran parte porque no tienen los conocimientos, los medios o la adecuación de las infraestructuras para ello)”.

Por último, cuidado con el miedo. Estos días, de nuevo los medios de comunicación se vuelcan en publicar sobre la noticia. Es lógico, necesitamos saber. Pero intentemos no provocar miedo. El miedo es un mecanismo de defensa que tiene el ser humano, un acto reflejo que le ayuda a escapar de una situación peligrosa. Pero el miedo también puede paralizar y conseguir que actuemos de la manera contraria, desviando la atención de los datos y hechos de verdadera importancia que rodean el caso.

20 Comentarios a “El primer caso de ébola en Europa: protocolos, dimisiones, recortes y miedo”
  1. Voluntarioso

    A ver , pregunta para el público en general.
    ¿ Quien fue el experto quien dijo que el EBOLA tenía cura con agua del mar , ozono y otros elementos de origen mineraloide ?

  2. Nils Bergman

    Cada vez que oigo hablar del ébola, me tiro un pedo, en honor al Ministerio de Sanidad y la OMS…

    • Silvana

      Hola Miguel,
      muy lindo tu articulo, quisiera sumarle un párrafo si me permites. Decir que la participacion ciudadana en las epidemias es necesaria, el miedo en es la primera reaccion y luego aparece el humanitarismo local, aquellos voluntarios que espontaneamente le hagan frente a una catástrofe. Es posible un modelo medico descentralizado e integrado con la comunidad local que evite que se militarice una epidemia. Organizar la sociedad en su poder colectivo para prevenir y tratar en centros comunales improvisados es la diferencia.
      Te dejo un facebook en donde estamos armando el contenido de como hacerlo…”voluntarios civiles ebola”…
      Cariños
      Silvana

  3. María Herrera

    Esto de acuerdo Miguel, pero creo que es preferible que las personas que están contagiadas no regresen a sus paises de orígen , creo que deberían ser mas cuidadosos en identificar la enfermedad y si salen positivos dejarlos en una zona donde puedan ser tratados en Africa, osea controlar los contagios en una sola área, adecuando una zona especial de Africa para que sean tratadas estás personas. Si siguen viajando a España u otros países la difusión del virus podría ser mucho más rápida y lo que necesitan es tiempo de acción y claro ser más responsables en los protocolos y en el manejo:

    “Esta crisis del ébola en España hay que tratarla con serenidad, sin miedos que puedan entorpecer un sano actuar. Se publicó mucho sobre la conveniencia o no de traer a España a los sacerdotes. Independientemente de que pienso que es justo que una persona que ve que puede morir lejos de los suyos prefiera en último momento ser trasladado a su país, lo óptimo hubiera sido dedicar recursos a mejorar los sistemas sanitarios en los países que sufren el ébola desde que se descubrió”.

    • Voluntarioso

      María , la crisis del Ebola se trató desde el minuto uno como un auténtico desastre .
      La regla de oro para frenar una enfermedad infecciosa es implementar la CONTENCIÓN y punto .
      El paciente quietecito y el microbiologo debe de acudir y determinar la gravedad , aquí se hizo todo lo contrario .

  4. Alredol

    En línea con la opinión de Javier, no con la de Elías, propongo que hay sospechas de dos escándalos notables:

    El ébola es diferente, desde el punto de vista de el negocio y la política, de las gripes-fábula porque aunque muy difícil de erradicar su contagio es por contacto directo y por lo tanto de expansión lenta, no tanto una epidemia como una endemia muy grave. Y esto en el Africa Ocidental. Así que ni las farmaceuticas ni los gobiernos vieron mucho de lo que beneficiarse o que temer. Si no hubiera habido ni enfermeras de ONGs, ni curas médicos la actitud, implícita y más o menos consciente, hubiera sido hablando en plata “que les den a esos negros, unos cuantos menos”.

    El segundo escándalo, este en España, es el fallo del protocolo, y peor aún, un seguimiento que llama la atención: siete días con fiebre y sin que sonara la alarma. Como el `protocolo decía que el ebola era de comienzo febril súbito, amen amen amen… pues eso. Aquí tenemos la sacralización de los protocolos y de la tecnología, el culto a las imágenes de prestigio de ciertas instituciones, las medallas y oscares y el destierro del sentido común y el hacer las cosas bien. Si el virus se ha escapado fuera de la enfermera y su marido, va a ser difícil controlarlo. Hay demasiadas fantasmadas y chapuzas barnizadas y en nuestro pais somos los mejores alumnos.

  5. Lídia

    España tenía que ser la primera, lo es en casi todo, chapuza de país. Muy de acuerdo con todo lo que expones, incluïda la relativa a la OMS.
    Saludos.

  6. Javier

    Miguel,
    Permíteme un nuevo comentario para suscribir algo que señalas y que me parece muy importante: “Las dimisiones mejor tras arreglar el entuerto.” Es muy cómodo dimitir ahora.

  7. Darío Rubén Montiel

    Hola Miguel:
    Una pregunta. ¿Tienes alguna documentación que hable acerca de que la OMS a pesar de ser una institución pública está financiada por fondos privados?
    Te lo pido, porque no he encontrado nada en la web.
    Saludos.

    • Rafael Garcia

      Cómo alteran las empresas privadas la agenda de salud pública mundial http://www.rebelion.org/noticia.php?id=139439

    • Miguel Jara

      Casualmente, leyendo esta entrevista a Teresa Forcades, ella ofrece otro dato concreto: la OMS (que, al nacer en 1948, se financiaba únicamente con fondos de sus estados miembros) ha pasado a depender de fondos privados que financian en más del 50% su actividad y no están interesados en que se publiquen determinadas informaciones y estadísticas. Los tres primeros donantes a la OMS son, ahora, la fundación Bill & Melinda Gates, Coca Cola y Nestlé http://www.alandar.org/spip-alandar/?Nuestra-salud-se-medicaliza-se#.VDTzB_l_uP-

      • Alredol

        Nestlé eh? ¿No son estos culpables de que en el subcontinente Indio se dejara de amamantar a bebés y muchos murieran de simples diarreas?

      • elias

        Hombre, mira tú por donde, a propósito de OMS, Gates, OMS y demás “filántropos”: http://www.rafapal.com/?p=27641

  8. Alredol

    Creo que hay que tener cuidado con mezclar dos cosas diferentes en su proyección económica además de realidad patológica. Como bien dices lo de la gripe A fue más un pelotazo que otra cosa pero lo del Ebola tiene toda la pinta de ser algo muy feo y peligroso.

    • Miguel Jara

      Sí, ambas comparten esa doble dimensión, la sanitaria y la económica pero es cierto que el virus de la gripe (y sobre todo aquel) no es ni de lejos el del ébola.

      • Elias

        Como dice el admirable Josep Pamies: ” es la misma jugada, primero el terror y luego…” Muy recomendable esta entrevista (para mi imprescindible): http://www.lacajadepandora.eu/2014/10/el-ebola-llega-a-europa-primer-contagio-fuera-de-africa-entrevista-a-josep-pamies/?zsid=24142ba81c5c088 Basta de mentiras, despertad de una vez a la realidad. Te pido que difundas esta entrevista Miguel, es lo menos que podemos hacer ante la valentía de hombres como este. Salud

        • Voluntarioso

          Totalmente de acuerdo contigo Elías.
          Una técnica muy interesante .. primero terror y luego…. lo que aquí mis colaboradores y yo no entendemos y seguramente algún lector no se ha dado cuenta es como la multinacional NATREEN cuya composición está el ASPARTAMO que según el Sr. Pamies es cancerígeno resulta que ahora NATREEN vende Stevia muy recomendado por el Sr. Pamies.
          Aquí hay un ligero tufillo de yo creo un terror y luego te vendo la solución.
          Esta claro debemos despertar tanto unos como otros venden su película o no? , habrá que tener cuidado con los charlatanes , que estos sí tienen doble moral no?

  9. Javier

    LA CHAPUZA NACIONAL O LA FE IDIOTA EN LA TECNOCIENCIA.
    A bombo y platillo se anunció la repatriación de dos españoles que, ejerciendo una abnegada labor ayudando a desfavorecidos, contrajeron el virus Ébola.
    Venían mal, moribundos… y murieron en su país, pero sin poder verlo pues sólo les fue posible contemplar en estado febril a gente enfundada en una especie de traje espacial.

    Nada sería tan espectacular en estos tiempos críticos para la sanidad pública, críticos por razones de avaricia de unos cuantos, como demostrar que se puede traer a un enfermo de Ébola a casa (Carlos III) y curarlo sin que haya efecto colateral alguno.
    Desde el sentido común se sabe que el riesgo de contagio, por mucho traje aislante, por mucho equipo estéril, por mucha presión negativa, por mucho de todo lo que se quiera (que parece que no era tanto) nunca es nulo. Lo señalé en un post previo.

    De la parafernalia con el primer traslado se pasó a una cierta alegría con el segundo. Se decía por la radio que el ambiente era de normalidad en el hospital.
    Ahora ya sabemos las consecuencias de frivolizar con una enfermedad seria y de no prestar atención con el seguimiento debido a la aparición de un brote por contagio. Lo que pretendió ser un logro técnico (pensando bien y no desde la óptica del beneficio que esto supondrá a quienes fabriquen fármacos contra ese virus) acabó siendo una auténtica chapuza, dando lugar a admitir tarde, mal y arrastro un contagio real y a ponerse a buscar a un número desconocido de potenciales infectados.

    Ante tanto despropósito, se alzan voces pidiendo la dimisión de Ana Mato y el Colegio Médico madrileño ve evidente que se ha producido un error (a buenas horas, mangas verdes). A la vez, la misma ministra del despropósito y políticos afines nos “tranquilizan” hablándonos de los excelentes profesionales que hay para estas situaciones. Pues bien. No seré yo quien defienda a la inepta política Ana Mato, pero sí me niego a admitir que todos los profesionales sean excelentes, en concreto los médicos que respaldaron por acción u omisión algo que sólo puede calificarse de chapuza. Esos no me parecen excelentes en su profesión. El primum non nocere ha de aplicarse de modo general. No se ha hecho, tomando a nuestro país a la ligera como tantas veces.
    Es muy probable que, tarde o temprano, el Ébola tocara a España (gracias en buena medida a la ineficacia de la OMS con los problemas que sólo afectan a pobres). Pero no había necesidad de correr a buscarlo.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.