Antes del fraude del aluminio en la vacuna Infanrix ya nos ocultaron muertes de bebés

Publicamos sobre un fraude a la salud pública en España con la cantidad de aluminio en las vacunas y resulta que la protagonista es la vacuna Infanrix, del laboratorio GlaxoSmithKline (GSK), que tiene un largo historial de daños y ocultación de los mismos. Os cuento.

La Asociación de Afectados por Vacunas (AxV) ha analizado en un laboratorio independiente los componentes de las vacunas administradas a dos bebés fallecidos tras sufrir encefalopatías postvacunales y ha hallado que llevan más aluminio (tóxico para el sistema nervioso) del que anuncia la ficha técnica de la vacuna.Vacuna Infanrix Hexa

La vacuna protagonista de los hechos es la Infanrix, conjugada contra varios tipos de virus. En el caso del bebé Luca se trató de la Infanrix hexa y en el de Álvaro de la Infanrix IpV+Hib, ambas quintavalentes.

Si bien es gravísimo que se oculte a la población los componentes reales de un medicamento y su cantidad exacta, agrava el problema que no es la primera vez que esta vacuna y este laboratorio se ven en semejante trance.

La vacuna Infanrix hexa ha provocado decenas de muertes de bebés. Lo supimos gracias a un estudio clínico confidencial realizado por la empresa farmacéutica y filtrado. Y fuimos desgranado el asunto:

Pedimos que la información del laboratorio llegue a la población.

Todo esto suscitó que Gaspar Llamazares , diputado de Izquierda Plural en el Parlamento español, llevara a la cámara varias preguntas al Gobierno por las muertes de bebés relacionadas con este medicamento.

La respuesta del Gobierno llegó a través de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS). Todo es correcto. No hay que preocuparse.

Pero eso fue en marzo de 2003 y claro que nos preocupamos ¿o que las cantidades declaradas de un componente de un medicamento que puede dar problemas de salud no coincidan con las reales no es para preocuparse?
2 Comentarios a “Antes del fraude del aluminio en la vacuna Infanrix ya nos ocultaron muertes de bebés”
  1. @asturiashlh

    Deberiamos prevenirnos de la medicina preventiva. Desconozco la evidencia cientifica si es que la hay, de la necesidad de las vacunas o de que su exito, total o parcial, no se deba a la mejora de las condiciones sanitarias y salubres de la poblacion en general.

  2. Jordi Ardit

    Esa vacuna le provocó a mi hijo Diego (a la edad de 18 meses) crisis convulsivas graves (hasta 20 convulsiones al día), todas con pérdida de consciencia, cianosis y dificultad para respirar. Tras un ingreso en la UCI y múltiples pruebas donde todo salía normal fue diagnosticado de “posible epilepsia”. Luego poco a poco fue perdiendo lenguaje, psicomotricidad y aislándose en su mundo. Pruebas particulares mostraron alta intoxicación por metales pesados y un nivel de amoniaco en sangre altísimo. Afortunadamente las convulsiones cesaron a los 3 años tras empezar tratamientos biomédicos y dieta. Ahora, con 6 años, va mejorando poco a poco y su psicomotricidad es normal.

    Puedes conocer su historia en este vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=IFRumjZpZwc

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.