De nuevo graves acusaciones contra el fabricante de la vacuna del papiloma por sus ensayos en la India

Hay nuevas y graves acusaciones contra Sanofi Pasteur Merck, Sharp & Dohme (MSD) en India por los ensayos clínicos que está haciendo de su nueva vacuna del papiloma denominada V503 que es nonavalente.

Ensayos India vacuna papiloma

Deepak en su casa de Indore, en la India. Uno de los miles de pobres, niños y analfabetos que están siendo reclutados para ensayos clínicos. FOTO DAVID JIMENEZ

El pasado mes de noviembre Sanofi Pasteur MSD informaba de que la vacuna nonavalente de Merck (V503) frente al virus del papiloma humano (VPH) que está en investigación, “previene frente a aproximadamente un 97% de las lesiones precancerosas de cuello de útero, vagina y vulva causadas por cinco tipos adicionales de VPH, según los resultados de un ensayo clínico pivotal de eficacia en fase III“.

A finales de junio pasado se ha publicado un informe completo de los resultados de la investigación de esta vacuna en India, escrito por el Dr. Anand Rai, Kelly O’Connor, Amolí Tuli y Anisha Bhattacharya.

En él alegan múltiples violaciones éticas que se añaden a otra acusación en curso ante el Tribunal Supremo.

Este informe se produce porque en 2010, el Gobierno de la India suspendió la vacunación contra el virus del papiloma tras haberse producido seis muertes y 120 casos de reacciones adversas al medicamento relacionados con el fármaco.

Las niñas participaban en un ensayo clínico de la vacuna patrocinado por su fabricante Sanofi Pasteur MSD. Tras estos graves sucesos el Parlamento indio consideró que el ensayo clínico con la vacuna del papiloma fue un abuso y una violación de derechos humanos (la cifra de muertes se elevó a siete).

Tanto la investigación de lo acontecido como la suspensión de la vacunación siguen vigentes. Pero, según SaneVax, la organización internacional que trabaja porque las vacunas sean necesarias, eficaces y seguras antes de aplicarse, que se basa en los datos recogidos en el citado informe, Merck ignoró la suspensión de los ensayos clínicos relacionados con el VPH y continuó con una prueba en fase III de la vacuna llamada V503.

Es decir, mientras el Gobierno indio prohibía continuar con los ensayos el laboratorio seguía haciéndolos. Y no sólo eso, en el informe se asegura que antes de experimentar con niños y niñas no se probó en adultos, violando así algunas leyes. También se pone en juicio el derecho a la información de los participantes pues sus padres y madres no fueron informadas de la participación de sus hijos en un ensayo farmacéutico o se hizo de manera tergiversada.

Hubo “desprecio por el consentimiento informado de los participantes”. Se experimentó con personas pertenecientes a castas tan pobres que nunca podrían pagar la vacuna que ensayan en ellos. Las pruebas previas a la participación en el ensayo de la vacuna destinadas a descartar a quienes no son idóneos fueron deficitarias e incluso hubo ocasiones que no se hicieron.

En fin, podríamos seguir pues el informe tiene 30 páginas. Que cada cual se haga su propia idea de cómo se está experimentando esta vacuna que tantos problemas da en todo el mundo.

4 Comentarios a “De nuevo graves acusaciones contra el fabricante de la vacuna del papiloma por sus ensayos en la India”
  1. Diana

    Yo vivo en India y la vacuna este en el calendario de vacunacion para niñas entre 10 y 12 años… la ginecologa me ofrecio ponerme esa vacuna , o sea, en los hospitales y clinicas la siguen dando , quiere decir que el gobierno ahora si permite la vacuna?

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.