Afectados x Vacunas: Necesitamos TODA la información para poder elegir

El trabajo de las familias afectadas por vacunas está dando sus frutos. Estos días se han sucedido entrevistas en medios de comunicación con padres y madres que viven el problema a diario. Os dejo un par de ellas, escuchad con atención…

En esta primera entrevista en el espacio Un mundo feliz de Radio Nacional de España (RNE3) podéis escuchar a Federico S-Apellániz, presidente de la Asociación Afectados x Vacunas (AxV), padre del bebé fallecido Luca que, con lucidez, desgrana algunos aspectos fundamentales para entender el problema. También interviene Alicia Capilla para resumir cinco años ya de compromiso a través de la Asociación de Afectadas por la Vacuna del Papiloma (AAVP).

Yo estuve en el estudio por lo que también podéis escucharme. La noticia que ha dado pié al programa es que el Gobierno de Japón ha dejado de recomendar la vacuna del papiloma por sus graves daños.

El programa de Radio Euskadi, la radio pública vasca, Hágase la luz también me entrevista por este asunto.

Como comento en uno de los dos espacios, asuntos como estos van más allá de lo sanitario. Se trata de democracia, de que nos merecemos vivir en una sociedad en la que dispongamos de TODA la información en asuntos que atañen a nuestra salud para así luego poder elegir con libertad qué utilizamos. Eso a día de hoy NO ocurre.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.