Alcohol, drogas, sexo Viagra e infartos

El medicamento Viagra, que se encuentra en genérico, es utilizado de manera abusiva y fuera de indicación por los jóvenes. Lo hacen sobre todo durante el fin de semana. Iván Gil cuenta  que en cualquier botica se pueden encontrar hasta ocho marcas distintas y mucho más baratas que la famosa pastillita azul de Pfizer, que de patente fue recetada a más de 37 millones de personas. El sildenafilo, principio activo de Viagra actúa dilatando los vasos sanguíneos del pene, permitiendo la afluencia de sangre cuando se está sexualmente estimulado.

Sildenafilo sólo te ayudará a conseguir una erección si te encuentras sexualmente estimulado. No debe tomar Sildenafilo si no tiene disfunción eréctil (DE). Por cierto, podéis cuestionaros si la DE es una realidad u otro producto del marketing en el post que titulé El perro se ha comido mi parche de testosterona.

ViagraLas mujeres no han de tomar el medicamento. Como describe Gil, estas indicaciones parecen no respetarse y las diferentes viagras se usan para potenciar el acto sexual tras la ingesta de alcohol y drogas duras. Un cóctel que puede ser mortal, por infarto de corazón.

Lo mínimo que te puede dar es dolor de cabeza, claro que si te atiborras a alcohol y drogas ya has hecho méritos. Los efectos adversos frecuentes (pueden ocurrir entre 1 y 10 de cada 100 pacientes) incluyen: enrojecimiento facial, indigestión, efectos sobre la visión (incluyendo percepción anormal del color, sensibilidad a la luz o visión borrosa o disminución de la agudeza visual), congestión nasal y mareos.

Efectos adversos poco frecuentes (pueden ocurrir entre 1 y 10 de cada 1.000 pacientes) incluyen: vómitos, erupciones cutáneas, sangrado en la parte posterior del ojo, irritación ocular, derrame ocular/ojos rojos, dolor ocular, visión doble, sensación anormal en el ojo, latido cardíaco irregular o rápido, dolor muscular, sensación de somnolencia, sensación al tacto reducido, vértigo, pitidos en los oídos, náuseas, boca seca, dolor en el pecho y sensación de cansancio.

Efectos adversos raros (pueden ocurrir entre 1 y 10 de cada 10.000 pacientes) incluyen: presión arterial alta, presión arterial baja, desvanecimiento, accidente cerebrovascular, sangrado de la nariz y disminución o pérdida repentina de la audición.

ViagraNo tiene porqué darte todo esto junto, al mismo tiempo, pero por si fuera poco adicionalmente, los efectos adversos notificados de la experiencia tras su comercialización incluyen: palpitaciones, dolor de pecho, muerte súbita, ataque cardíaco o disminución transitoria del flujo sanguíneo a partes del cerebro. También se han notificado casos de convulsiones o crisis y reacciones graves de la piel caracterizadas por erupción, ampollas, descamación de la piel y dolor que requieren asistencia médica inmediata.

Me lo estoy imaginando y vaya romántico fin de fiesta chicas. Acostarse con un tipo borracho, drogado y redrogado (medicado). Al que con probabilidad le duele la cabeza pero insiste en el acto sexual, indigesto, mareado, que te ve doble (supongo que por eso te desea tanto), somnoliento, con nauseas y que como te menees un poco más de la cuenta necesitarás una pareja de guardias civiles que hagan el levantamiento del cadáver. Vamos, el polvo del siglo.

3 Comentarios a “Alcohol, drogas, sexo Viagra e infartos”
  1. Jesus garcia moreno

    Me ofrezco para probar la vacuna contra la cocaina.

  2. Ingeborg

    No se si usan los jovenes de disco mucha Viagra o no; lo que si sé es que, junto al alcohol y otras drogas, se usan xots que llevan cantidades de cafeina, efedrina,ginseng y otras substancias mal llamadas estimulantes naturales y que pueden acarrear las mismas consecuencias que la tan traida y llevada viagra.

  3. Inhar

    Yo nunca he tomado estas cosas, no bebo, no me drogo ni fumo.

    Estas cosas al final son perjudiciales para la salud.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.