La “vacunología social” y la inmunidad de las vacunas

En Argentina, Brasil o Chile “exhiben” los éxitos conseguidos con la vacunación de la triple vírica, como si los problemas en Europa y Canadá y Estados Unidos se debieran a las personas que deciden no vacunarse, lo que en ciertos ámbitos interesados denominan “antivacunas”. Es una postura que ignora la complejidad de las vacunas, su inmunidad y los cambios sociales.

Existe lo que se denomina “vacunología social” -que trata de la historia de las vacunas y su relación con la sociedad- de escaso desarrollo, por cierto, en  una sociedad como la española en la que se multiplican sin cesar los expertos en vacunas y sus grupos, se mantiene la verticalidad de las decisiones vacunales, se explota el miedo a la vulnerabilidad y se demuestra escaso o nulo interés por las valoraciones críticas de vacunados (y de sus responsables legales y profesionales). Pero lo cierto es que  la vacunología social demuestra que hay cambios de la sociedad que influyen en la inmunidad y en las vacunas; por ejemplo, a embarazos más tardíos existe más susceptibilidad para contagio del sarampión al bebé por tener las madres vacunadas menos anticuerpos en sangre cuanto mayores son.

Según la Comisión de Vacunas de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS) la triple vírica es útil pero tiene problemas por evanescencia de la inmunidad a los 20-30 años de la vacunación. En Argentina, Brasil, Chile y otros países se “exhibe” el éxito de la vacuna contra el sarampión comparándolo con el fracaso en Europa con sus brotes, por los “antivacunas”. Grave error. El problema de fondo es el fallo de la inmunidad a largo plazo, y los cambios sociales, como el retraso de los embarazos.

En Holanda, vale la pena destacar los resultados de la comparación de tasa de anticuerpos en embarazadas vacunadas y no vacunadas (grupo protestante que se niega a toda vacunación). Como era de esperar, las mujeres embarazadas no vacunadas tenían más y “mejores” anticuerpos que las defendían a ellas mismas y sobre todo a sus bebés). La baja inmunidad de las vacunadas, un problema para sus bebés y para los “brotes” de sarampión: Children of mothers vaccinated against measles and rubella have lower concentrations of maternal antibodies.

Además, como se ha demostrado al estudiar un brote de sarampión en Canadá, la vacuna puede llegar a no tener efecto, incluso con dos dosis. Dos dosis no son suficientes para evitar el contagioCanada measles outbreak. Unexpected vulnerability in 2-dose recipients was taken into account.

Nos fijamos mucho en el número de personas que se vacunan en una comunidad pero tratamos menos la eficacia de las vacunas y la duración de la inmunidad que ofrecen. Un caso extremo es el que comentábamos el otro día sobre la vacuna de la gripe estacional, su inmunidad sólo dura unos meses. O los recurrentes brotes de paperas que se producen en España por la baja eficacia de las vacunas utilizadas.

3 Comentarios a “La “vacunología social” y la inmunidad de las vacunas”
  1. Carlos

    El sarampión, cuando yo era pequeño, se pasaba en casa, un poco de picazón, algo de fiebre, se acercaba al hermano/a menor para que se contagiara y así adquirir inmunidad. Y si te atendías con un pediatra homeópata, te daban la Pulsatilla 30 y el problema se revolvía en dos días. Vacunas? Gracias, yo paso.

    Saludos.

  2. He aquí el porqué un grupo de luchadoras del Agreal en España, hemos elegido al Bufete Almodóvar & Jara para que nos defiendan contra los Laboratorios Sanofi Aventis y Ministerio de Sanidad.

    – Son conocedores, como así lo demuestran en sus temas relacionados con los medicamentos en general y los daños que estos producen a la salud humana.

    – Investigan antes de publicar.

    – No temen a nada ni a nadie porque con la verdad de sus publicaciones lo pueden demostrar.

    – Un gran periplo en Europa sobre las RAM.

    Honradez que se nos ha demostrado en todo lo relacionado con los medicamentos. Los hemos elegidos porque al día de hoy y después de ocho años en nuestra lucha por el medicamento Agreal en España, ningún bufete nos ha demostrado su eficacia y conocimientos en este y otros asuntos que han perjudicado muy seriamente a la salud humana.

    ALMODÓVAR & JARA continúen siendo así.

    Gracias.

    La Secretaria

  3. Ingeborg

    Este verano hará 23 años…en aquel momento, unos padres primerizos, vacunaron de paperas a un niño con un angioma en la cara, estrabismo y otros síntomas que se le pasaron por alto a la pediatra y que responden a un síndrome muy concreto. En la víspera de S. Juan el niño entró en convulsión,status y coma superficial
    por hemorragia en un angioma cerebral! ya en el hospital,donde le estabilizaron,salieron unas paperas que hubo que tratar en casa. Despues de este infierno he tenido mas hijos y ….sólo hace 1semana que el mèdico de familia que nos atiende me reconoció que… pasaba esto con la vacuna de la parotiditis y me dijo porque no habiamos denunciado y le dije que no podia perder un tiempo precioso que necesitaba para recuperar a mi hijo!! No me arrepiento pero si que pido a todos l@s pediatras prudencia al vacunar y sobrevacunar sobre todo en niñ@s con TDAH y otros transtornos neurológicos.
    Apreciado Miguel presté mucha atención a la ortografía.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.