Japón deja de recomendar la vacuna del papiloma por los daños que causa

El Ministerio de Sanidad de Japón ha decidido no recomendar la vacunación contra el virus del papiloma humano por sus efectos adversos. En Japón, como en el resto del mundo, se utilizan las dos marcas existentes de dicha vacuna Cervarix fabricada por GlaxoSmithKline (GSK) y Gardasil, producida por Sanofi Pasteur Merck, Sharp & Dohme (MSD).

También existe en el país nipón, como en España y otros países, una asociación de padres y madres cuyas hijas han sido víctimas de la vacunación contra el cáncer de cuello de útero. Allí esta organización pide lo mismo que aquí la Asociación de Afectadas por la Vacuna del Papiloma (AAVP) una moratoria en la aplicación de esta vacuna.

No es la primera vez que sucede esto en Japón pues en 2011 se produjeron cuatro muertes relacionadas con la vacuna Prevenar de Pfizer (desaconsejada por científicos españoles independientes) y ACT-HIB del laboratorio ya citado Sanofi Pasteur Merck, Sharp & Dohme. También, en 2005 se había suspendido la recomendación de usar la vacuna contra la encefalitis japonesa.

Las autoridades sanitarias japonesas ofrecen datos que confirman lo que desde hace años advertimos en este blog, que la vacuna del papiloma es la que más reacciones adversas produce, algunas con resultado de muerte. Sabemos bien de lo que tratamos, en el Bufete Almodóvar & Jara -cuya marca específica de Reacciones Adversas a los Medicamentos es Bufete RAM– llevamos casos de graves daños provocados por esta y otras vacunas.

Estos laboratorios parecen ajenos a todo aspecto humano de su actuar. GSK intenta apropiarse del concepto Ciencia para hacer marketing entre colegiales, por ejemplo; la vida continúa. ¿Seguirá el Ministerio de Sanidad español diciendo que la vacuna del papiloma es “segura”? ¿Escuchará por fin a sus víctimas y suspenderá su comercialización? ¿Las jovencitas españolas están hechas de otro material que las japonesas?

11 Comentarios a “Japón deja de recomendar la vacuna del papiloma por los daños que causa”

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.